Kaosenlared.net

Colaboración con La Joven Cuba.

Enviado por: Ricardo E. Trelles

Harnecker, escritora, miembro del Centro Internacional Miranda, acaba de ofrecer 3 libros, uno dedicado al tema del socialismo, y se hace pertinente preguntarle si éste no es un término desgastado.

Luego de la caída del socialismo soviético la izquierda mundial quedó perpleja: sabía más lo que no quería que se repitiera de ese socialismo, que lo que quería construir. Se criticaba la falta de democracia, el autoritarismo, el capitalismo de Estado, la planificación central burocrática que no toma en cuenta las necesidades de la gente, el colectivismo que pretende homogeneizar a todas las personas sin respetar las diferencias; el productivismo que pone el acento en el desarrollo de las fuerzas productivas sin tener en cuenta la necesidad de preservar la naturaleza; el dogmatismo que impide el debate y la crítica; el considerar que para ser socialista hay que ser ateo, porque la religiosidad de la gente es algo negativo, la existencia de un sistema político de partido único y sobretodo, la falta de protagonismo de la gente.

Cuando la propaganda conservadora habla de la muerte del socialismo, el escritor uruguayo Eduardo Galeano responde: «me han invitado a un entierro de un muerto que no es el nuestro». Nuestra idea de socialismo era la de un socialismo democrático, participativo, construido por la gente. Tampoco era la idea de Marx. Éste sostenía que la sociedad alternativa al capitalismo era aquella en la que el hombre se desarrollaría plenamente a través de la práctica revolucionaria, porque al ir transformando las circunstancias se iría transformando a sí mismo: idea que también está presente en el artículo 62 de la Constitución bolivariana, que hoy la oposición dice defender.

elintersocial.blogspot.com

Por Tatu

El diario rumano Journalul publica una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones CURS, en que se pueden ver resultados muy interesantes.

Según el diario el 52 % de la población afirma sentirse insatisfecha con su vida y el 72 % de los mayores de 38 años, que conocieron el socialismo y pueden compararlo con el actual régimen, se consideraba feliz o muy feliz cuando el socialismo.

El 77 % considera que la forma de vida previa a 1989, era muy positiva comparada con la actual, el 90% consideran que la pobreza es una amenaza seria para su vida. Más del 50% de los rumanos vive en la pobreza.

lachispadelhumor.blogia

Por: Guillermo

 

 El tema de la crisis económica ha sido recurrente en las publicaciones de La Joven Cuba, lo que me ha motivado a exponer algunas ideas esenciales respecto al tema. Es difícil escribir estas líneas, considerando que la crisis es quizás el fenómeno más complejo que atraviesa el capitalismo, pero por lo menos intentaré abordar algunas de sus facetas.

Desde sus propios inicios, los teóricos burgueses han tratado de buscar las causas de la crisis y  las posibles alternativas para su solución. Al calor de los acontecimientos se ha reavivado el debate entre neoliberales y neokeynesianos (el pensamiento de moda). Los primeros intentando defender la poca credibilidad que le queda al modelo basado en la desregulación, y los segundos intentando establecer diversas medidas  regulatorias que frenen un poco los excesos del capitalismo. Ambos, incapaces de comprender que las causas de la crisis están en las leyes económicas objetivas del sistema que se empeñan en defender.

Por Tatu

El tema de los disidentes cubanos se ha tratado en varias ocasiones y a quedado al descubierto que no son más que simples marionetas que utiliza el gobierno de los Estados Unidos en su enfermiza obsesión de derrocar a la Revolución Cubana, para aclarar dudas ver: http://jovencuba.com/2010/05/19/a-confesion-de-las-partes-relevo-de-pruebas-ii/, http://jovencuba.com/2010/05/18/usaid-invierte-mas-de-2-3-millones-en-propaganda-contra-cuba-por-internet/, http://jovencuba.com/2010/05/17/a-confesion-de-partes-relevo-de-pruebas/

La llamada oposición cubana se limita únicamente a criticar todo lo que sucede en Cuba y para eso cuenta con los servicios de los grandes medios de comunicación, que publican todo lo que dicen, sin hacer comprobaciones para confirmar la veracidad de estas informaciones.

Ninguno de ellos propone una solución que no sea el cambio de sistema, y de la necesidad de implementar la privatización. Aunque a Yoani Sánchez no le gusta esta palabra, ella prefiere “poner los recursos en manos privadas”.

Por Tatu

El anterior es el titular de la edición digital del periódico El Nuevo Herald, refiriéndose a las intervenciones de los campesinos cubanos, durante su congreso y que fue seguido por la prensa nacional y  contó con la presencia del Segundo Secretario del PCC.

Según Oscar Espinosa Chepe, a quien presentan como “economista y disidente”, “lo que los agricultores han dicho de la burocracia es tremendo” y agrega Chepe que “parece que el malestar en las bases es tan malo que ellos lo tuvieron que plantear”.

bdp.org.ar

Atilio A. Boron

El capitalismo tiene legiones de apologistas. Muchos lo hacen de buena fe, producto de su ignorancia y por el hecho de que, como decía Marx, el sistema es opaco y su naturaleza explotadora y predatoria no es evidente ante los ojos de mujeres y hombres. Otros lo defienden porque son sus grandes beneficiarios y amasan enormes fortunas gracias a sus injusticias e inequidades. Hay además otros («gurúes» financieros, «opinólogos», «periodistas especializados», académicos «bienpensantes» y los diversos exponentes del «pensamiento único») que conocen perfectamente bien los costos sociales que en términos de degradación humana y medioambiental impone el sistema. Pero están muy bien pagados para engañar a la gente y prosiguen incansablemente con su labor. Ellos saben muy bien, aprendieron muy bien, que la «batalla de ideas» a la cual nos ha convocado Fidel es absolutamente estratégica para la preservación del sistema, y no cejan en su empeño.

Tomado de diariodeunteleco.files.wordpress.com

Albert Einstein
Monthly Review, Nueva York, mayo de   1949.

¿Debe quien no es un experto en cuestiones económicas y sociales opinar sobre el socialismo? Por una serie de razones creo que sí.

Permítasenos primero considerar la cuestión desde el punto de vista del conocimiento científico. Puede parecer que no haya diferencias metodológicas esenciales entre la astronomía y la economía: los científicos en ambos campos procuran descubrir leyes de aceptabilidad general para un grupo circunscrito de fenómenos para hacer la interconexión de estos fenómenos tan claramente comprensible como sea posible. Pero en realidad estas diferencias metodológicas existen. El descubrimiento de leyes generales en el campo de la economía es difícil porque la observación de fenómenos económicos es afectada a menudo por muchos factores que son difícilmente evaluables por separado. Además, la experiencia que se ha acumulado desde el principio del llamado período civilizado de la historia humana —como es bien sabido— ha sido influida y limitada en gran parte por causas que no son de ninguna manera exclusivamente económicas en su origen. Por ejemplo, la mayoría de los grandes estados de la historia debieron su existencia a la conquista. Los pueblos conquistadores se establecieron, legal y económicamente, como la clase privilegiada del país conquistado. Se aseguraron para sí mismos el monopolio de la propiedad de la tierra y designaron un sacerdocio de entre sus propias filas. Los sacerdotes, con el control de la educación, hicieron de la división de la sociedad en clases una institución permanente y crearon un sistema de valores por el cual la gente estaba a partir de entonces, en gran medida de forma inconsciente, dirigida en su comportamiento social.
Pero la tradición histórica es, como se dice, de ayer; en ninguna parte hemos superado realmente lo que Thorstein Veblen llamó «la fase depredadora» del desarrollo humano. Los hechos económicos observables pertenecen a esa fase e incluso las leyes que podemos derivar de ellos no son aplicables a otras fases. Puesto que el verdadero propósito del socialismo es precisamente superar y avanzar más allá de la fase depredadora del desarrollo humano, la ciencia económica en su estado actual puede arrojar poca luz sobre la sociedad socialista del futuro.