De seguir el rumbo capitalista no parece probable que Cuba hubiera sido un paraíso, más bien un infierno controlado por la mafia

Anuncios