En lugar de un decreto 349 debería haberse convocado a un debate nacional sobre política cultural en Cuba

Anuncios