Por Roberto G. Peralo

El discurso de Raúl Castro el 23 de diciembre en la Asamblea Nacional ha sido interesante. Entre los temas variados que tocó el más importante, a mi entender, fue los párrafos que le dedicó a la corrupción. Comparto con el la idea de ver a la corrupción como el problema más grave que enfrentamos y el más difícil para solucionar.  Voy a discrepar con Raúl en un tema y lo desarrollo a continuación:

corrupción en historia

El administrador del centro recreativo “Cuba Libre” presta el local para la fiesta de cumpleaños del hijo de Bolaños director de la “Empresa Integral”. En el servicio le incluye algunos productos gastronómicos y el audio. En esta prestación de servicios no intervino ninguna relación monetaria. Bastaron las relaciones de trabajo de algunos años, donde se crearon vínculos personales de una amistad incumbida.

Meses  antes el administrador Contreras del centro recreativo “Cuba Libre” se encontraba en la difícil tarea de reparar su vivienda. Consiguió a través de su “amigo” Bolaños algunos sacos de cementos y par de cajas de lozas que le eran prohibitivos para el salario que percibía.

Estas historias se repiten a diario en todos los escenarios de la vida socioeconómica de Cuba. Resuélveme: unos

Alberto Manuel León Pacheco (estudiante de periodismo camaguey)

En estos días se habló muchísimo en los medios sobre la inclusión de Fidel Castro en el libro de récords Guinnes por la cantidad de atentados contra su persona. Desde que conocí el internet siempre he buscado la famosa información “de afuera”, o sea de los medios no cubanos para ver como es la información en el otro bando.

Cual sería mi sorpresa al leer el Nuevo Herald, El País, Univisión y otros, y ver que lo que estaba leyendo no era lo que estoy viviendo. Detenciones en las calles, represión, falta de libertad de expresión, derechos humanos violados y la hecatombe en esta isla es lo que leí( y leo) a diario.

Otro de los términos usados constantemente es el de”dictadura de los castros”. Una dictadura que lleva 50 años. Pero ¿Quiénes lo llaman así? Primero fueron todos los que perdieron sus propiedades por las nacionalizaciones y en revancha lo llaman de esa manera, luego están

http://www.cubadebate.cu/fotorreportajes/2009/10/12/boca-sama-pueblo-pescadores-cubanos-atacado-cia-alpha66/
Nacy Pavón muestra uno de sus pies amputado. Provocado por el ataque terrorista ordenado por la CIA y ejecutado por ALPHA 66 al poblado de pescadores de Boca de Samá, en el municipio de Banes, Holguín.
Por: Osmany Sánchez
Hace pocas fue recibida como una heroína en Miami Reina Luisa Tamayo. Las organizaciones del “exilio” se disputaban un lugar ante las cámaras y las promesas llovían. Durante los próximos días aparecerá en todos los programas de televisión y será tema principal en los medios de prensa que tienen como objetivo principal el ataque frontal contra el gobierno cubano, pero ¿qué pasará después?

En sus primeras declaraciones Reina Luisa dio las gracias “al pueblo de los Estados Unidos, al gobierno y a todas las personas que han luchado para que hoy, nosotros, nuestra familia, se encuentre en un país libre” y afirmó que “Esta madre, esta familia, va a continuar su lucha porque los Castro tienen que desaparecer…”

El colmo del oportunismo llegó cuando la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos Brigada 2506, anunció que los restos de Orlando Zapata descansarán en uno de los nichos del Mausoleo de los “Héroes de Bahía de Cochinos”.

Fuente: BBC Mundo

Por: Fernando Ravsberg

Dicen que la primera víctima de una guerra es la verdad y esa podría ser una de las claves para entender el diferendo entre Cuba y EE.UU. A uno y otro lado del estrecho de la Florida la información está tan politizada que apenas deja ver la realidad.

En la isla el problema es menos grave dado que los medios de prensa tienen poca credibilidad. Me atrevería a decir que gran parte de los ciudadanos saben que nunca se les cuenta toda la verdad, en particular si ésta afecta los intereses del gobierno.

Sin embargo, en la otra orilla existe una gran credulidad a la hora de consumir noticias sobre Cuba y no es algo nuevo. En estos días se cumplieron 50 años de la invasión de Playa Girón, cuyo fracaso se debió, entre otras cosas, a la desinformación.

Salim Lamrani

Revisado por Caty R.
La prioridad Yoani Sánchez

La diplomacia estadounidense ve en la bloguera Yoani Sánchez una alternativa creíble a la disidencia tradicional y confía en ella, lo que explica su fama internacional mientras que es une total desconocida en Cuba. “Pensamos que la joven generación de disidentes no tradicionales, como Yoani Sánchez, puede desempeñar un papel a largo plazo en una Cuba post-Castro”. Farrar aconseja así al Departamento de Estado que concentre sus esfuerzos en esta disidente y le brinde más apoyo. 36

En efecto, la historia atípica de Yoani Sánchez suscita algunos interrogantes. Después de emigrar a Suiza en 2002, decidió regresar a Cuba dos años después, en 2004. En 2007, decidió integrar el universo de la oposición en Cuba al crear su blog Generación Y, y se vuelve una acérrima detractora del gobierno de La Habana. 37

Sus críticas son acerbas y poco matizadas. Presenta un panorama apocalíptico de la realidad cubana y acusa a las autoridades de todos los problemas. Según ella, Cuba es una inmensa prisión con muros ideológicos” 38, un “barco que hace aguas a punto del naufragio” 39, donde “seres de las sombras, que como vampiros se alimentan de nuestra alegría humana, nos inoculan el temor a través del golpe, la amenaza, el chantaje.40 El blog de Yoani Sánchez describe la realidad cubana de modo terrorífico y ningún aspecto positivo de la sociedad cubana aparece. Del mismo modo, elude minuciosamente el singular contexto geopolítico en el que se encuentra Cuba desde 1959.

cubasi.cu

Por Baro

Denota como algo absolutamente normal que las televisoras europeas y estadounidenses, hipercríticas del gobierno cubano, cuestionen una vez más el tema de los derechos humanos en nuestra isla. Es harto conocido, además, que la prensa occidental anticomunista se caracteriza por su elevado sentido de la “democracia” y el respeto por los “derechos humanos”, cosa  de la que se congratulan; sin embargo, yo resaltaría (después de haber tenido la oportunidad de escucharles) además la “imparcialidad” con que manejan estos temas en cada uno de los espacios.

REPLICA EN RADIO MIAMI
Max Lesnik

Por: Max Lesnik

Lo que los cubanos de la isla tienen garantizado desde hace casi medio siglo, un sistema de salud gratuito proveído por el Estado a cada uno de sus ciudadanos- aún siendo Cuba un país del Tercer Mundo- es lo que en Estados Unidos, la nación más rica y poderosa del planeta no le ha podido suministrar a su pueblo por más que el Presidente Obama esté haciendo ahora los mayores esfuerzos por alcanzar ese encomiable objetivo, el más humano de todos los Derechos Humanos, que es el derecho a la vida.

Por InaoY

La Ley Helms-Burton ve la luz el 1ro de marzo del año 1996, después de ser aprobada por el Congreso de los Estados Unidos ese mismo año, llamada oficialmente “Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubanas de 1996” o “Ley Libertad”, esta busca, como queda establecido en su cuerpo, procurar sanciones internacionales contra el Gobierno de Castro en Cuba, planificar el apoyo a un gobierno de transición que conduzca a un gobierno electo democráticamente en la Isla, entre otros fines. Este documento flagela vergonzosamente los derechos elementales de de Cuba como nación, la cual tiene un enfoque que tiende a engañar al lector pues se enuncia como un conjunto de restricciones que afectan al gobierno de Castro, cuando en realidad incide sustancialmente en la realidad económica del pueblo cubano, el cual es el principal afectado de esta patraña jurídica, las razones concretas de ello abordado con profundidad serán reflejadas en un segundo artículo. Ahora queremos dedicar la atención aun grupo de conclusiones a las que arriba el Congreso registradas dentro de la ley en su Sección 2, solo mencionaremos las de nuestro interés en aras de ser concretos y efectivos. En otro momento volveremos con análisis de otras partes del documento.
El Congreso llega a las conclusiones siguientes: