Inicio » Posts tagged 'historia'

Tag Archives: historia

YO APOYO AL PALMAR DE JUNCO.


Palmar de JuncoQueridos compatriotas y amantes de la Historia del Béisbol:

Un principio justo, desde el fondo de una cueva puede mas que un Ejército.

Con este postulado martiano, quiero dar inicio a este sencillo, pero sentido trabajo, sobre la amenaza que se cierne sobre los Orígenes del Béisbol en Cuba y en particular con ese sitio emblemático de la geografía cubana, donde se yergue majestuoso, el Estadio de Béisbol en activo mas antiguo del mundo, condición que le valió que el 24 de Julio de 1991, le fuera otorgado la condición de Monumento Nacional, única Instalación beisbolera en el país en otorgarsele esa distinción, y donde el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), a través de su titular en ese entonces el Lic. Conrado Martínez Corona con motivo de celebrarse en Cuba los XI Juegos Panamericanos, consideró rendirle homenaje al Palmar de Junco, situándose en sus Instalaciones el Hall de la Fama.

Ahora bien, durante los días 7 y 8 de noviembre de 2014, se celebró en el Estadio Latinoamericano un Coloquio con la participación de Cronistas e Historiadores del deporte, de todo el país, creándose la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol Cubano, para dar los pasos iniciales para la instauración del Salón y Museo de la Fama del Béisbol Cubano. Después de un amplio y profundo debate, franco y abierto se decidió, elaborar un Proyecto de Acuerdos que fue aprobado de forma mayoritaria por los sesenta y ocho especialistas convocados, recogiéndose específicamente en el acuerdo  número 4, lo siguiente:

Recomendar al INDER y a la Dirección Nacional de Béisbol, a partir del Proyecto debatido, en este Coloquio, que incluya además dentro del mismo como extensión imprescindible al Estadio Palmar de Junco. Con este acuerdo se daba continuidad a lo establecido en la Resolución 104 del año 1991, de la Comisión Nacional de Monumentos, del Ministerio de Cultura, presididas en ese entonces por los extintos Dr. Antonio Núñez Jiménez y la Dra. Marta Arjona Pérez, Presidente y Secretaria Ejecutiva de dicha Comisión respectivamente.

Sin embargo, en el primer semestre del año en curso, el Comisionado Nacional de Béisbol Cubano Heriberto Suárez de forma unilateral y arbitraria e infringiendo flagrantemente lo acordado de forma democrática, por los referidos Especialistas convocados en representación de todas las provincias del país, decide cambiar la Sede del referido Salón y Museo de la Fama, para el Estadio Latinoamericano, abrogándose un derecho que no le asiste, pues la ignorancia o la ocultación de acontecimientos históricos importantes constituyen un obstáculo para el entendimiento mutuo, la reconciliación y la cooperación entre las partes involucradas. Pensábamos que después de mas de 23 años, de enconados encuentros y desencuentros, habíamos llegado a un consenso, que posibilitaría un destino mas luminoso de la bien llamada ¨pelota cubana¨, que es la doctrina mas extendida en la mente y el corazón de nuestros compatriotas y amantes del béisbol mundial y tratándose de los cubanos, es parte indisoluble, de una manera u otra, de su identidad.

No obstante, pensamos que la razón y la justicia se impongan mas temprano que tarde, porque debemos de apartarnos de chovinismos o regionalismos estrechos, pues somos del criterio que el béisbol moderno en Cuba, emergió en diferentes sitios del país, casi simultáneamente, como La Habana, Matanzas, Cárdenas, Sagua la Grande y Remedios,y que debemos dejar a un lado las bizantinas discusiones en torno a los términos de cuna o donde se jugó por primera vez, porque los mismos guardan cierta ambigüedad, mientras que preferimos el de ¨patrimonio histórico¨, que no busca más que enaltecer y registrar, in situ, a ese lugar donde el béisbol se jugó de manera temprana y donde el hecho está debidamente documentado.

Quiero terminar mi trabajo, evocando las palabras del insigne historiador mexicano y Asesor del Salón de la Fama de dicho país Cesar González, y esperemos que pueda servirnos de arbitro en este enconado litigio, cito……creo que el béisbol necesita un lugar simbólico para honrar sus inicios. Así como en EE.UU. existe Cooperstown, sin ser la cuna histórica, si es una cuna simbólica, porque ese lugar sirve para que la gente honre los inicios del béisbol, creo que en eso se convertirá el Palmar de Junco, hoy lo asiste la verdad histórica, pero si un día se encuentra evidencia histórica mas antigua en otro lugar de Cuba, el Palmar seguirá siendo el lugar para honrar al inicio del juego, porque cumple con ese lugar físico, preciso y tangible en donde se practicó béisbol antiguo y que servirá como un lugar casi de peregrinaje. Somos historiadores, pero también somos amantes del juego y además de buscar la verdad histórica queremos símbolos tangibles, que sigan de pie, para poder honrar este juego………

Por tanto sin que nadie se ofenda, no es nuestra intención; tenemos que concluir diciendo que este privilegio que le correspondió al PALMAR DE JUNCO implica que las generaciones actuales tendrán que hacer el máximo esfuerzo para llevar adelante esta obra colosal que es el Salón y Museo de la Fama del Béisbol Cubano, pero pienso que con la unión de todos lograremos obtener la victoria y así saldar una deuda, con las generaciones que nos precedieron, y poder, a la vez, transferir a las futuras esta joya del Patrimonio Nacional y Mundial.

Lic. Alfredo Lauro Santana Alonso.

Historiador de Béisbol.

FRANCISCO DE ARANGO Y PARREÑO


Por:Autor: Sabdiel Batista Díaz

Nació el 22 de mayo de 1765.

Murió el 21 de marzo de 1837.

El político, abogado y economista Francisco de Arango y Parreño ocupó durante finales del siglo XVIII y principios del XIX múltiples cargos comerciales y políticos en Cuba. Desde todos estos cargos y a partir de sus informes y publicaciones modeló el pensamiento económico cubano de la primera mitad del siglo XIX. Sus trabajos contribuyeron enormemente a sus propósitos de llevar la economía cubana a una estructura diferente.

Francisco de Arango y Parreño nació en la Habana en 1765, de una familia acomodada y con tradición de servicio público. Precisamente unos años antes ya Cuba se incluía entre las naciones americanas consideradas “potencias” en la producción azucarera, por detrás de Santo Domingo y por encima de Jamaica y es ese auge de la plantación azucarera lo que ve Arango y Parreño como el motor fundamental de la economía cubana, y a la mano de obra esclava como fuerza de trabajo fundamental, elemento este criticado por muchos pensadores contemporáneos, pero consecuente con el momento histórico en que planteó su ideario económico.

Desde muy niño gustó más de libros que de juegos y bullicios. Su inclinación a los estudios se hizo pasión. En el Seminario de San Carlos cursó humanidades con Domingo Mendoza. A los catorce años entró a manejar los cuantiosos intereses de su familia, tarea en la que dio muestras clarísimas del gran talento que poseía en el orden económico administrativo. Terminado el curso de filosofía, ingresó en la Universidad a estudiar leyes. Graduado de bachiller en derecho, pasó a Santo Domingo, asiento de la Audiencia antillana, con el fin de encargarse de la defensa de su familia en un pleito que en su contra sostenían poderosos señorones, y en el cual, autorizado para abogar como defensor, hizo gala de su saber y de su poderosa inteligencia, logrando al cabo resolución pronta y favorable.

Por sus intereses económicos los hacendados criollos se mantuvieron ajenos a la lucha independentista desarrollada en todo el continente durante el primer cuarto del siglo XIX, pues la guerra implicaba su ruina como clase social; quedaron atrapados en un conflicto insoluble: necesitaban libertad para su clase y esclavitud para los negros. A finales del XVIII (Revolución Haitiana, 1791–1804) los hacendados cubanos vieron de cerca lo volátil que podía ser una economía monoproductora y basada en el trabajo esclavo. De ahí salieron valiosas lecciones para los cubanos también y grandes ventajas económicas, pero no vieron las limitantes del trabajo esclavo.

francisco-arango-parreño2En su condición de flamante Apoderado del Ayuntamiento de La Habana en la Corte, Arango y Parreño, se anotará como éxito, en favor de la incipiente sacarocracia cubana, la real cédula del 6 de febrero de 1789, promulgadas por Carlos III, donde se autoriza la libre introducción de esclavos en la colonia, lo que garantizará la fuerza de trabajo necesaria para expandir la industria azucarera. Será pues, indirectamente y a tenor de sus conceptos esclavistas, Francisco de Arango y Parreño, uno de los responsables del incremento del factor africano en el componente etnocultural del pueblo de Cuba.

Pero no sólo la economía preocupaba al patricio Cubano, también temía, con el fomento de la importación de esclavos que el mismo ya había auspiciado, un levantamiento de negros y mulatos que repitiera en Cuba las sublevaciones que desde el año 1791 acontecerían en Haití.

Como remedio Arango propone el fomento de poblaciones blancas en el campo, como elemento de freno a una posible rebelión. Arango vivirá para conocer de tales rebeliones, fomentadas no sólo por el crecimiento de la masa esclava, sino también por la conspiración del enemigo histórico de España: el agente inglés.

Habiendo promovido con todo éxito el incremento de la importación de esclavos en Cuba, Francisco de Arango y Parreño se verá en situación de tener que defender la esclavitud como fundamento de la economía Cubana.

Uno de sus esfuerzos intelectuales más importantes como reformador administrativo ha sido su célebre Discurso sobre la agricultura de La Habana y medios de fomentarla, escrito en 1792. En este documento el ilustre habanero hace un llamado a los españoles para que dejen de llorar por sus problemas en América y encuentren las raíces del mal, particularmente los que adolecen la colonia de Cuba, que para él radica en la preferencia por la minería y en los métodos miserables de ejercer el comercio. El habanero recuerda que la riqueza proviene de la agricultura, el comercio y las artes (entiéndase la técnica) y sobre este postulado el reformador destaca la desatención que sufría Cuba.

Hay que destacar que Arango es reconocido también por ser un lector asiduo de los más avanzados textos de economía política de su tiempo, entre ellos la obra de Adam Smith; se nutrió a no dudar de las ideas económicas, sociales y políticas de ese momento histórico singular en que el capitalismo emerge con fuerza incontenible en el escenario mundial.

En fin, la figura de Arango y Parreño significó una impronta para el pensamiento cubano, sobre todo desde el punto de vista económico y político y marcó el ritmo de la economía y el comercio cubano durante casi medio siglo. Sus ideas se inscriben también en una época clave de surgimiento de otros pensadores en las esferas sociales, políticas, educacionales y culturales, por lo que sería desacertado analizar su figura sin tener en cuenta el contexto social en que se desarrolla y la situación económica-social en que se encontraba Cuba.

Objetivos económicos de Arango
En su función de Apoderado del Ayuntamiento de La Habana, Arango formuló los siguientes objetivos principales para su labor, que se convirtieron en las causas de toda su carrera:

  1. Aumentar la producción agrícola mediante el aumento de obreros, logrado por la facilitación de la importación de esclavos del África.
  2. Supresión de las trabas que impedían el comercio con el extranjero.
  3. Abolir o disminuir los derechos que oprimían los productos cubanos y proporcionar mercados para estos.

Y es a partir de estos objetivos que en 1792 plantea la propuesta titulada “Discurso sobre la Agricultura de La Habana y Medios de Fomentarla”, que el gobierno español aceptó. A partir de las propuestas de Arango se emitieron las disposiciones del Primer Ministro Manuel Godoy. Este decreto reconoció la labor de Arango y estableció las siguientes medidas:

  1. Simplificó las regulaciones sobre la importación de esclavos a Cuba.
  2. Permitió a los españoles llevar directamente los productos a los puertos extranjeros, obligando solo que las embarcaciones pasasen por España en su viaje de regreso a la América.
  3. Exentaba de derechos al azúcar transitado o depositado en España, pero reexportado a países extranjeros.
  4. Declaró exenta de todos los derechos y diezmos por diez años las cosechas de algodón, café y añil.

Limitantes del pensamiento de Parreño
Su ideal socio-económico tiene sus limitaciones. La implementación de muchos de los cambios que propugnaba, incluyendo los tecnológicos, responden a los intereses de una nobleza plantacionista y se excluyó el resto de las clases sociales. Otra de sus limitantes fue intentar aplicar una política de desarrollo hacia formas capitalistas sin tener una sólida base económica y social para el proyecto, de ahí las contradicciones internas e inconsecuencias que generó esta política en general.

Bibliografía:

  • Arango y Parreño, Francisco: Discurso sobre la Agricultura en La Habana y medios para fomentarla en Pichardo, Hortensia: Documentos para la Historia de Cuba, Tomo I, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1973.
  • Francisco de Arango y Parreño, Obras Completas I y II, Colección Biblioteca de Clásicos Cubanos, No. 22, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana, 2005
  • Arango y Parreño, Francisco: Obras, Publicaciones de la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación, Tomo I y II, La Habana, 1952.
  • “Próceres” por Néstor Carbonell con ilustraciones o “Lápices de” Estebán Valderrama editado en 1919 por Imprenta “El Siglo XX”, Teniente Rey 27 en La Habana.

Fuentes:

Francisco de Arango y Parreño, precursor del pensamiento económico cubano.

Más que en la camisa, en el alma


Por: Guillermo Carmona

Hoy la historia se tasa en monedas. Las ideas son a veces un mercado ilimitado de ganancias millonarias. La superficialidad se apodera del pensamiento y la moda cubre el físico, pero olvida el espíritu.

Desde un pedazo de tela, una boca me sonríe o exhala una bocanada de humo; una mano mueve una pieza de ajedrez o unos ojos soñadores miran a la eternidad.

Tal vez Korda al tomar la instantánea que inmortalizó a Ernesto Guevara no imaginó la explosión mediática que ocasionaría y que se mantiene desde los sesenta hasta hoy.

Los comerciantes en una muestra de buen olfato para una potencial venta, han aprovechado la publicidad de esta figura para surtir el mercado con una amplia variedad de productos: pulloveres, mochilas, llaveros, fotos y carteles.

Así el Che se ha transformado en uno de los estereotipos con más rentas.

Otras personalidades son condenadas a iconos de multitudes: Albert Eistein, Charles Chaplin y John Lenon. Sus rostros no están patentados por Nike o por Coca Cola; tal vez, en última instancia, encuentran puntal en su legado.

Quedarse solo en lo externo es como no querer entrar en una librería por su pobre fachada, sin saber las ediciones que aguardan dentro.

El problema no está en que los vistan, sino que lo hagan sin buscarle su verdadero significado, sin que las razones sean solamente de carácter estético.

Las Cumbres y la Naturaleza Imperial de los Estados Unidos


Por: Nyls Gustavo Ponce Seoane.

Destacados comentaristas y analistas de temas internacionales, ante el impacto político ocasionado por las declaraciones de Raúl Castro y Obama el día de San Lázaro (según el santoral católico), han hecho hincapié en las palabras de Obama reconociendo el fracaso de la política de los EEUU hacia Cuba, dando a entender,con esto, la victoria de la Isla después de una prolongada resistencia. Surgía así cierto hálito de esperanza optimista de cambios reales en la política de los Estados Unidos.

Sin embargo, algunos omitían las declaraciones de Obama en su discurso donde señalaba que eso solo consistía en un cambio de táctica, pero que se mantenía el mismo fin estratégico de derrotar al sistema económico, político y social existente en Cuba, contrario a sus intereses, según ellos.

Entonces, cabe preguntar: ¿ han cambiado verdaderamente de política manteniendo sus mismos fines?, En realidad ha sido un cambio parcial de una línea dura a otra aparentemente más suave. Sencillamente, han aplicado al mismo objeto, que en este caso es Cuba, su ya clásica política del garrote y la zanahoria (the big steak and the carrot). Son las dos caras de una misma moneda, por lo que no ha habido cambio de política alguna, más bien, si acaso, es la manifestación, con ella, de su doble moral.

Que la naturaleza ambiciosa e insaciable del Imperio continúa siendo la misma lo demuestra el hecho que a los tres meses de “reconocer” el fracaso de su política hacia Cuba, el Presidente Obama emite “sorpresivamente” una orden ejecutiva declarando a Venezuela un peligro para la seguridad nacional de los EEUU y sanciona económica y políticamente a siete personalidades del gobierno venezolano aplicándole sus leyes extraterritorialmente, como acostumbran a hacer, ¿No es eso ilegal conforme a los cánones del derecho
internacional?.

Anteriormente su política sanciones duras a otros países y sus personalidades, como parte de su política había sido llevada y aplicada a Irán y Rusia, por ejemplo, la cual fue y ha sido seguida por sus aliados de la Unión Europea, con amenazas, además, de su brazo armado de la OTAN. ¿Quién les ha dado esa injerencista potestad que viola los más elementales principios que ellos mismos siempre han proclamado?

Lo mismo se le había aplicado a Cuba con la oportunista “posición común europea” con el el intento de no solo aislarla económicamente, sino de aplastarla y estrangularla en todos los aspectos para el exterminio de su sistema también.

Empero, la Isla pequeña, sin grandes recursos naturales y económicos ha sabido resistir largamente en actos de heroicidad sin precedentes en la historia, convirtiéndose en paradigma de dignidad para sus futuras generaciones y para otros pueblos, grandes y pequeños, en especial para los de América Latina que ahora intentan liberarse del yugo neocolonial que durante más de un siglo han sido sometidos por el Imperio yanqui.

Fidel Castro en su inolvidable, para quienes lo vimos y escuchamos por la televisión, primer discurso ante la Asamblea General de la ONU pronunciado el 26 de septiembre 1960, manifestó en dirección al Imperio que: “Las guerras, desde el principio de la humanidad, han surgido, fundamentalmente, por una razón: el deseo de unos de despojar a otros de sus riquezas. ¡Desaparezca la filosofía del despojo, y habrá desaparecido la filosofía de la guerra!” Pero, evidentemente, con tales acciones imperiales ni ha cesado la filosofía del despojo, ni ha cesado la filosofía de la guerra. Los ejemplos que han sucedido de guerras y despojos a lo largo de la historia hablan por sí solos. Ahí están los ejemplos de México, Cuba, Puerto Rico, Irak, Libia y Afganistán, entre otros.

Por eso, como no han cambiado la política del despojo, no debe asombrar el hecho de que la Subsecretaria de Estado del gobierno norteamricano para América Latina, Roberta Jacobson, la haya reafirmado cuando recientemente exteriorizó sus molestias ante el apoyo que ha tenido Venezuela por todos los gobiernos de nuestro continente, incluyendo a los más conservadores, ante las pretensiones norteamericanas. Vuelven a estar aislados, diplomática y
políticamente, como lo estuvieron con Cuba. ¿No aprendieron la lección del susodicho fracaso de su política con Cuba?, ¿ahora la quieren repetir con Venezuela?, ¿no quieren asimilar las lecciones de la historia y quieren chocar con la misma piedra dos
veces?.Indiscutiblemente, mantienen sus ansias de poder, hegemónicas e injerencistas, como lo demuestran las declaraciones de la propia Jacobson sobre la economía de la Argentina, diciendo que andaba mal. Declaraciones estas que fueron refutadas sólidamente por el canciller argentino Jorge Timerman, que señaló que para los norteamericanos la economía argentina se encontraba en buen estado cuando más crisis tuvo en su etapa neoliberal. Y eso sin contar el apoyo que le brindaron a Inglaterra cuando la guerra de las Malvinas.

EE.UU se acostumbró, desde la Conferencia de Washington celebrada en 1889 con el propósito de implantar su neocolonialismo
político-económico sobre los pueblos de nuestra región, a
considerarlos y tratarlos como un trasero que los seguían en su política, automáticamente, a una señal de ellos. Para lograrlo se aliaron a una burguesía nacional indolente y traidora. Así, entre 1889 y 1954 fueron celebradas 10 Conferencias Panamericanas, La Oncena, que debió celebrarse en Quito, Ecuador, en 1961 fue aplazada.

Los antecedentes de esas conferencias, según algunos historiadores, están en el Congreso Anfictiónico de Panamá convocado por Simón Bolívar en 1826, que concluyó en fracaso. Después se reunieron los hispanoamericanos en varias ocasiones, aunque nunca tuvieron éxitos.

La falta de éxito de dichas conferencias y la Doctrina Monroe permitieron a Estados Unidos mostrarse como el heredero de los Congresos por la Unión Hispanoamericana de 1826, 1847, 1856 y 1865. Fue por lo que EE.UU. convocó a la mencionada Primera Conferencia de 1889, proponiendo un sistema de “cooperación” comercial y técnico que respondía a sus intereses y que fuera brillantemente reportada y descrita en sus verdaderas intenciones por el cubano José Martí.

Posteriormente, los EE.UU. crean una legislación y diplomacia hemisféricas dentro del llamado sistema interamericano con la Organización de Estados Americanos (OEA), que se crea en la
Conferencia Panamericana de Bogotá, Colombia, en 1948.

Por último, continuando con su verdadera línea de intereses imperiales (simplemente, “el mismo perro con distinto collar”), los EE.UU, “auspiciadas por la OEA”, ha convocado, desde el año 1994 a la fecha, a siete Cumbres de las Américas, reunión de los jefes de estado del Hemisferio Americano que se constituyó para implantar y generalizar en la región el sistema económico neoliberal del “Área de Libre Comercio de las Américas” (ALCA).

En la primera reunión de estas últimas Cumbres, celebrada en Miami, Florida, se reunieron 34 estados del continente con la excepción de Cuba, que fue excluida, como había sido antes excluida de la OEA, en 1962. Y ahora, de la misma manera que la OEA dejó sin efecto, en el 2009, la exclusión de Cuba de su sistema por presión política y diplomática de los pueblos y gobiernos del continente, se deja sin efecto también la exclusión de Cuba en las Cumbres de las Américas, donde participará en los próximos días, en la Cumbre de Panamá, que de por sí, por este solo hecho, será histórica.

Esta participación de Cuba, ¿no es un síntoma de que corren nuevos tiempos en América Latina?. Organismos puramente latinoamericanos, ahora sin la presencia de los EE.UU, como UNASUR, el ALBA y la CELAC, manifiestan su desacuerdo y ya no apoyan como hacían con anterioridad la posición de los EE. UU. contra Cuba, y aún más, tampoco apoyan la nueva orden ejecutiva barackobamense contra Venezuela. Ya en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, Argentina, en el año 2005, los países del área hicieron fracasar la generalización del ALCA aplicada a ellos.

Desde luego que el Imperio de los Estados Unidos no se da por vencido y, nuevamente, como cuña divisionista contra las cooperaciones económicas latinoamericanas, promueven la Alianza del Pacífico. Sin embargo, esta misma reacción, ¿no indica que soplan aires de los nuevos tiempos en la región?. Al parecer, como “no hay peor ciego que el que no quiera ver”, no lo han entendido, ni quieren entender cegados por sus espurios intereses egoístas.

En este caso, más que destacar los fracasos de sus políticas, los comentaristas deben señalar, destacar y advertir además que los EE. UU. no han cambiado para nada su naturaleza imperial. Hacerla cambiar debe ser el objetivo de pueblos y gobiernos, pues se precisa salvar al mundo y a la humanidad.

Tenemos que acabar por darnos cuenta y tener conciencia de que somos la mayoría. Y la mayoría es la que debe determinar

La Habana, 7 de abril de 2015

[

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.962 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: