¿Un pretexto para controlar las redes sociales?

Que medios del Partido se financien con publicidad no es novedoso en Cuba

El Presidente dijo mucho pero solo ha trascendido una parte

La política de «se es o no se es» lejos de fomentar la unidad, divide y se aleja de la tradición revolucionaria cubana

Los medios existentes pueden mejorar y estoy seguro de que algún día lo harán. Pero la única garantía verdadera de que en Cuba se haga una prensa revolucionaria libre de censura que es que existan medios que no estén bajo el absoluto control estatal.

portada-cubaperiodistas-upec-cubaPor: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

El lunes 26 de mayo de 2014 el sitio oficial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) publicó una nota donde informaba los resultados de una investigación realizada sobre un lamentable acto de violencia policial. Este “caso” fue denunciado en La Joven Cuba con anterioridad y finalmente podemos hacer balance de lo sucedido. Vayamos por partes.

Comienzo destacando los resultados de la comisión de trabajo que estudió el tema y aplaudo lo publicado en la nota. En todo caso me hubiera gustado saber cuestiones tales como: ¿qué medidas se tomarán con los responsables? ¿Quién cometió la alteración del orden público: las fuerzas del orden o la afición matancera? Estos son algunos cabos sueltos pero no demeritan el trabajo de una comisión que se nota fue serio. Un último detalle al respecto, la próxima vez deberían publicar una nota aclarando que el tema está en proceso de investigación para no dar una imagen de pasividad, hace tiempo aprendí que no se trata solo der ser sino también hay que parecer.

El modelo de prensa cubano nació en el

titulo 1121226

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Hoy participé en el panel “La prensa del Partido”, dentro del Festival en Holguín. Mi inclusión me había sorprendido. Hasta me cuestioné si no sería demasiado atrevido que hablara sobre el tema alguien que todavía está en la Universidad y no posee tanto repertorio de anécdotas, ni la experiencia de profesionales para ilustrar deformaciones provocadas, en gran medida, por la regulación excesiva.

Me incomodaba la ausencia de funcionarios del Partido y directores de medios, de personas con tanta implicación en los problemas de la prensa como los propios periodistas y, por tanto, tan importantes como ellos en su solución. Así parecía que el destino de nuestras palabras era rebotar en la sala, rebotar y rebotar hasta que nosotros mismos las recogiéramos y bajáramos por las escaleras un poco deprimidos, porque debatir los problemas siempre entre nosotros, cocinarlos en olla tan estrecha, puede ser decepcionante.

La prensa por la prensa no existe. Gravitan demasiados factores a su alrededor, por eso se necesita la voluntad de todos para revertir la situación. Miguel Díaz Canel, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, lo dijo en el Congreso de la Upec: “El problema no es sólo de los periodistas, ni es sólo de los medios, es del Partido en primer lugar, y nosotros también tenemos que autocriticarnos en lo que no hemos logrado para potenciar nuestra prensa, para facilitar el trabajo de nuestra prensa (…) Y es una problemática de la sociedad en sentido general”.

Al principio de mi intervención, me hice interrogantes: ¿Acaso los sujetos de la prensa y del Partido debieran convertirse en uno o la relación debiera ser tan vertical? ¿La verdad periodística siempre es igual a la verdad en política?

bloguero cubanoPor: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

Soy un pecador, cometí el pecado original de no tener una formación como periodista o comunicador social y aún así pretender dar una mirada sobre mi realidad. Comprendí mi grave error cuando leí un artículo publicado el 26 de septiembre en el sitio oficial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC). Yo que creía ser bloguero aprendí en ese texto que esa palabra no existe, no se menciona, soy solo un «escribidor de blogs» que no está afiliado al movimiento periodístico nacional.

Resulta difícil no sentirse aludido en un escrito tan ambiguo. En él se dice que los medios nacionales están mejorando en la lucha contra el secretismo, una opinión que comparto pero la considero un resultado multifactorial, un producto de la acción constante de los inconformes en nuestra sociedad, algo a lo que han contribuido también los blogueros cubanos y el autor desconoce.