titulo 11212 Por: Roberto G. Peralo

Como el resto de los trabajadores cubanos tuve la oportunidad de participar en la asamblea sindical donde se debatió El Anteproyecto de Ley del Código de Trabajo. En lo personal, me gusta este método de participación. Por unas horas me sentí Diputado de la Asamblea Nacional y aunque en la práctica no apruebo la Ley, mi criterio al igual que el del resto de los trabajadores serán tenidos en cuenta para confeccionar el documento final.

No comparto la opinión (ínter-pasillo) de un colega, antes de comenzar la asamblea dijo: “Esta reunión es puro formalismo, ya esa ley está aprobada”. Este ejercicio de participación es similar al aplicado con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución y en aquella ocasión el 68% de los lineamientos fueron modificados.

Me habría gustado ver la presencia en la reunión de algún Diputado. Los canales de comunicación serían mucho más directos y no se correría el riesgo de que una idea importante se pierda entre los cientos de actas, transcripciones de las miles de asambleas que se realizan por todo el país