Por: David Pérez Guerra

Cuando se publique este post, ya el congreso del Partido Comunista habrá terminado. Allá se habrán debatido los cambios trascendentales que inevitablemente tendrán que ocurrir en la sociedad cubana, y los que por supuesto ya están en marcha.

No están lejos los tiempos duros del período especial. ¿Qué adulto en la actualidad no recuerda la época donde la libra de arroz valía 60 pesos o un par de modestos tenis artesanales 2000? ¿O los esfuerzos de nuestras valientes mujeres en la cocina, intentando preparar un plato de harina como única comida para sus hijos? Fueron tiempos duros. Y en gran medida, pasados.

Por: Esteban Morales (Recomendado por Harold Cárdenas Lema)

Periódico Granma. Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba.
Estimados Compañeros Jean Guy Allard, Marina Menéndez y Daisy Francis Mexidor.
En la sección La razones de Cuba. En el articulo ¿AGENTES PARA EL CAMBIO? Parte Hipocresía Imperial, p.05, se dice lo siguiente:
“En la actualidad, concursos promovidos desde la Oficina de Intereses también buscan acercarlos e imponer en su obra
la agenda con que Estados Unidos pretende dividir a la sociedad cubana, trasladando a ella-o magnificando-conflictos
inexistentes aquí como lo relacionado con el tema racial.”
Aunque se trata de un buen y merecido artículo, no comparto este párrafo, pues lo considero inadecuado, debido a las
razones siguientes:

Por Raúl Felipe

 

 

 

 

Siempre que leo un artículo o un escrito cualquiera de Che me maravillo como además de vislumbrar su profunda humanidad, su espíritu de luchador incansable por un mundo mejor, incluso su internacionalismo, uno se da cuenta que el Che era un pensador profundo, era una persona que tenía un gran entendimiento de su presente y del futuro de muchos. Sus palabras tienen una gran vigencia y sus ideas una enorme importancia.