El soberano sin trono

por Alina Bárbara López Hernández
1284 vistas

-I-

Nunca fue más honesta —cínicamente honesta—, nuestra clase dirigente que cuando presentó a la aprobación de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) el proyecto de Constitución, antes de que pasara a discutirse en consulta popular. La Comisión de los 33, responsable de la redacción y revisión del documento, había permutado del lugar 3 (que tenía en la Constitución del 76), al 10, el artículo que declaraba que la soberanía reside en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado.

Era un desliz conceptual y estructural tan evidente en el texto de una Constitución que, por demás, declara irrevocable al socialismo, que de la obediente Asamblea se levantó una voz. La diputada por Santiago de Cuba Mariucha Eduviges Lenzano Pascual, con toda razón, manifestó su discrepancia con que la declaración de soberanía popular se pusiera por debajo de la del papel del PCC, la UJC, las organizaciones políticas y de masas, el Estado, etc.; ya que si todo el poder emana del pueblo —explicó— entonces las instituciones y organización que este se dé para gobernarse derivan de su carácter soberano y, en consecuencia, deberían ir después en la estructura del articulado constitucional.

Si ya era escandalosa la modificación, la discusión del asunto alcanzó ribetes impúdicos cuando José Luis Toledo Santander —paradójicamente el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la ANPP—, defendió el criterio de los redactores e instó a dejar en el décimo lugar al referido artículo. Lo que ocurrió a partir de ese momento fue digno de análisis y motivó un artículo que en su momento escribí, «El orden de los factores», y del que cito un fragmento:

Al preguntarle Homero Acosta [secretario de la ANPP y del Consejo de Estado] si mantenía su propuesta, la legisladora, contrariando la actitud habitual en la mayoría de sus colegas, insistió en su tesis, por lo que hubo que someterlo a votación por la Asamblea. Resultado: igual que Fuenteovejuna, todos a una contra el planteamiento. En consecuencia: las manos arriba, el pueblo abajo (en el orden del articulado quiero decir).

Ya fueran las críticas recibidas en artículos de opinión de medios alternativos, redes y sitios digitales, o los planteamientos hechos en consultas públicas; lo cierto es que en la versión definitiva de la Ley de leyes, el artículo subió de nuevo a ocupar su lugar preeminente. Pero cambiar la letra y el lugar de esta es fácil, lo verdaderamente difícil es cambiar el espíritu de la ley.

A fin de cuentas, el único pecado de nuestra burocracia fue su exceso de transparencia, porque si algún lugar ocupa el pueblo es evidentemente por debajo de todo el aparato del Partido/Estado/Gobierno. No importa que nos hayan ascendido astutamente para darse golpes de pecho de democracia socialista y participativa.

-II-

El Buró Político del Partido (BP) se reunió hace pocos días. Debatieron allí los documentos que deberán presentar en el VIII Congreso de la organización. Uno de ellos se relaciona con la «“Evaluación del cumplimiento de la Resolución del VII Congreso del Partido acerca de los objetivos de trabajo de la Primera Conferencia, relacionados con el funcionamiento, la actividad ideológica y la vinculación con las masas. Proyecciones para perfeccionar el trabajo en las actuales y futuras circunstancias”. También formó parte de la agenda un análisis del “Estudio del clima sociopolítico de la sociedad cubana”», según reseñó Cubadebate.

Me parece una idea excelente que el BP, máximo órgano real de dirección del país, tome en cuenta el clima sociopolítico de la sociedad cubana. Me parece mejor aún que traten de concebir la actividad ideológica relacionada con el clima sociopolítico de la sociedad, cosa que evidentemente no logran hoy. Pero me parecería todavía mejor que compartieran con nosotros, con «el soberano», con los que estamos por encima de ustedes en el articulado constitucional, lo que saben de nosotros o, para ser más precisos, lo que creen saber.

¿Cómo se diagnostica el clima sociopolítico de la sociedad? ¿Quiénes lo hacen? ¿Con qué frecuencia? ¿Se tienen en cuenta esos datos a la hora de tomar decisiones e implementar políticas públicas? Tales interrogantes son cruciales. En mi artículo «Asignatura Pendiente», escrito hace más de dos años, alertaba:

Los estudios masivos de opinión a través de encuestas que respeten el anonimato para la implementación y evaluación de decisiones políticas, resultan una asignatura pendiente en Cuba. Habiendo pasado por años iniciales de efervescencia revolucionaria, en los que pocos cuestionaban el modo colectivo y multitudinario de aprobar determinaciones gubernamentales en plazas, desfiles y actos políticos; convertimos este proceder en una manera controvertible de legitimar las disposiciones de nuestro gobierno. A tenor con esa práctica, extendida en etapas como la actual en que ya los consensos no son tan evidentes, hemos perdido la posibilidad de conocer las opiniones reales de las personas y sus tendencias porcentuales, desaprovechamos entonces al verdadero asesor de la política de los gobiernos: la ciudadanía.

Es común que los estudios de opinión se usen como herramientas para medir los índices de aprobación de una política o de una figura de gobierno, o para predecir la elección de un candidato. El primer ejemplo conocido de un estudio de opinión fue una encuesta sin valor científico realizada en 1824 por el Harrisburg Pennsylvanian, que mostraba una preferencia en la intención de voto por Andrew Jackson sobre John Quincy Adams para la presidencia de los EE.UU.

En 1916, el Literary Digest predijo correctamente la elección de Woodrow Wilson y de las siguientes cuatro elecciones en aquel país; pero en 1936 utilizó una muestra de 2.3 millones de votantes que indicaban una preferencia por el Partido Republicano, que a la postre resultó equivocada. En esa misma contienda electoral, George Gallup condujo una encuesta más pequeña, pero con mejor base científica, ya que utilizaba muestras demográficas representativas. De ese modo logró predecir la victoria de Roosevelt y convertirse en una encuestadora muy utilizada.

Para la década del cincuenta las encuestadoras se habían extendido, y a comienzos del siglo XXI tienen presencia en casi todos los países del mundo. Los estudios de opinión no poseen relevancia solo para la política sino también para el mercado y el comercio. Por mucho tiempo se realizaban cara a cara, tanto en las calles como en los hogares de las personas. En algunos países se ha hecho común el uso de llamadas telefónicas por ser una vía más fácil, rápida y barata. En las últimas décadas se van tornando populares los sondeos vía internet, a pesar de las dificultades para lograr muestras científicas representativas, en gran medida por la dificultad del acceso de sectores significativos.  

En Cuba no ocurre así. El estudio de las opiniones políticas es competencia exclusiva de las Oficinas de Opinión de la Población, adscriptas a las direcciones provinciales del PCC. El Partido es juez y parte del proceso, lo que enrarece la confiabilidad de los resultados, que en general tampoco son difundidos, sino utilizados internamente.

Por otra parte, hasta donde conozco, los métodos que se emplean para obtención de datos no se basan en instrumentos como el cuestionario o la entrevista, sino en recibir criterios de informantes sobre los principales comentarios que pueden generarse entre un grupo de personas que conversa en una parada de guaguas, una cola u otro lugar similar.  

Los científicos sociales cubanos no podemos realizar estudios de opinión sobre el gobierno y sus políticas. Hasta para aplicar una encuesta masiva relativa a la utilización del tiempo libre o a los hábitos de lectura debemos ser autorizados previamente.

Hace alrededor de quince años, una profesora de la Universidad de Matanzas desarrollaba su investigación para una tesis doctoral en Ciencias Filosóficas. Estudiaba la participación popular en una circunscripción del Poder Popular del Reparto Armando Mestre de esa ciudad. A pesar de que su tema había seguido el camino establecido para ser aprobado: Consejo Científico de la Universidad, del Instituto de Filosofía y finalmente del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA); en determinado momento, ya comenzada la investigación, se le orientó detener el proceso y presentar toda la documentación sobre la misma a la ANPP, que durante tres meses analizó las pretensiones de lo que no era más que un Estudio de Caso, una metodología que impide apreciar tendencias y generalizar opiniones sobre determinados aspectos o fenómenos. Solo después de ello pudo concluir y defender su doctorado, con tres meses de retraso en el cronograma.

Sirva este ejemplo para comprender que en Cuba, saber lo que piensan las personas sobre el gobierno es tarea y ámbito exclusivo de este. Al menos lo era hasta que las redes sociales comenzaron a funcionar como un termómetro social.

-III-

La frase Clima sociopolítico de la sociedad cubana no es más que un eufemismo para disfrazar que de lo que se trata es de las opiniones de las personas sobre el modo en que se gobierna el país. Porque en Cuba, por razones obvias, no hay que hacer predicciones de candidatos elegidos. Entonces, ¿qué datos ofrecería a la burocracia política el informe presentado por el BP? Si la soberanía popular es el criterio primero que guía a la República, ¿por qué ocultar esa información?

Si las opiniones no son positivas —lo que cabe esperar ante una crisis enorme debida principalmente a la lentitud del gobierno en poner a funcionar el proyecto de reformas que excede a una década de promesas incumplidas, muy anteriores a Trump y a la Covid-19—; si la gente impugnara decisiones que dan una peligrosa vuelta atrás y dejan indefensas a millones de personas, como la apertura de tiendas en MLC para desamparar, en plena escasez, a las tiendas en CUC; si la ciudadanía impugnara le demora de la ANPP en habilitar los derechos jurídicos como ordenó la Constitución; si fuera rechazada la conducta de los órganos de Seguridad del Estado y la represión desmedida e ilegal a los opositores; si se demuestra que ha crecido la desconfianza en los dirigentes… Aun así, tenemos todo el derecho a conocerlo y a exigir al gobierno que actúe en consecuencia.

Los habitantes de este país, que algunos dicen empujar, se han dado cuenta del verdadero lugar que ocupan. Y no les gusta. El presidente llama constantemente a pensar como país, pero… ¿cómo piensa el país? Sería muy saludable divulgarlo. ¿Quién es el soberano aquí?, o mejor, ¿quién está ocupando un trono que no le pertenece?

Para contactar con la autora: alinabarbara65@gmail.com

47 comentarios

Camacho 23 noviembre 2020 - 7:49 AM

Primero y principal, donde están los ciudadanos, hay ciudadanos o súbditos del PCC? Simple la cúpula del PCC está en el trono, el ciudadano no existe, está por ley subordinado y sin derechos bajo la férrea bota de la élite partidista y lo peor que según la ley, eso es irrevocable y a perpetuidad. Todo lo demás, ya es secundario.

Raúl desde Costa Rica 23 noviembre 2020 - 7:54 AM

Muy bueno el artículo de la profesora. Las encuestas profesionales tienen que realizarse de manera inteligente y deberían los medios independientes explorar estas vías para divulgar estados de opinión a pesar de la dificultad existente en Cuba de obtener resultados objetivos debido al miedo existente dentro de la población a expresar libremente su opinión a terceros desconocidos. Las preguntas deberán formularse de una manera indirecta pero precisa para lograr una aproximación más cierta de la realidad actual sociopolítica de la isla. La publicación de las encuestas tienen al mismo un efecto boomerang al afectar estas mismas el estado de opinión de muchas personas, es por ello que el gobierno se cuida mucho de que esta información no se haga de dominio público. Ningún estado totalitario se puede dar el lujo de permitir la libertad de expresión mediante la publicación de encuestas que atenten contra las políticas desarrolladas por el gobierno.

Miguel Ángel mesa 23 noviembre 2020 - 7:59 AM

Leyendo este artículo he recordado que en el próximo congreso del PCC el actual secretario gral debe dejar el cargo para que lo asuma otro. Mis preguntas son ¿ quién asumirá ese cargo, se volverá a cometer el mismo error de que el presidente sea el secretario gral del PCC, hay algún líder (verdadero lider) a la vista y reconocido por el pueblo que sea merecedor de tan importante cargo??

dario45666 23 noviembre 2020 - 9:12 AM

Evidentemente,la sola existencia de una » vanguardia de los mejores para la conduccion del Estado»,al menos para mi ,es un retroceso a las condiciones pre-revolucion francesa » Todo por el pueblo, pero sin el pueblo. » seria el lema del gobierno comunista,o mas bien neo-despotismo ilustrado. La elte en el poder no respeta a los gobernados,gente alborotadora e inconsciente a la que hay que educar para que,algun dia comprendan todo lo que han hecho por ellos,sus magnificos dirigentes,conocedores de La Verdad .Los enganos y padecimientos sufridos por esta plebe,solo son ostaculos menores necesarios para la superacion,subir escalones haca el Mundo que es posible.aunque ellos,los pobres,no comprendan nada de esto.Es una lastima ver este espectaculo tan deplorable,pero sigamos mejor viendo las elecciones en EEUU y la apertura a las remesas y viajes a ver a las novias !!!

Alexei 23 noviembre 2020 - 9:16 AM

Excelente artículo! Para mi tesis licenciatura me propuse conocer las percepciones ambientales de los periodistas de la página web de la UCI. Pues bien, tuve que presentar el cuestionario en el Comité Municipal del PCC de La Lisa, y esperar que no se quien lo aprobara. Nunca recibí una notificación por escrito, nada. Una amiga recepcionista que entonces trabajaba en el Comité, me avisó de la aprobación por teléfono.

Son muchas años sabiendo de primera mano, de qué pata cojea esa vaca y que leche de la chiva.

Jagger Zayas Querol 23 noviembre 2020 - 10:03 AM

Estimada profesora Alina, concuerdo casi íntegramente con lo expuesto en este post suyo y los antecedentes que usted digna y civicamente ha publicado en ocasiones anteriores.
Sin embargo, discrepo respecto a su disyunción que reza «lo que saben de nosotros o, para ser más precisos, lo que creen saber.»
Ellos saben perfectamente de nosotros, del estado de animo e inconformidad de la población desde hace mucho tiempo porque a pesar de planes, acuerdos y «políticas» seguimos en el mismo lugar, dando vueltas a los problemas sin darle solución.
Otra cosa muy diferente es la versión de «realismo socialista» que indican comunicar a los medios de difusión, como si este fuera el mejor pais del mundo, aunque sin llegar a las ridiculeces noticiosas de Corea del Norte.
Ellos saben cuál es la presion de la caldera, conocimiento necesario para darse cuenta de la ineficacia del trabajo «politico e Ideológico» para seguir tratando de tapar el sol con un dedo y por supuesto, tratar de encontrar nuevos ardides para ganar tiempo (despues de la inmensidad de tiempo perdido en 60 años) y convertir sus promesas en realidad.
Veremos los futuros acuerdos del VIII Congreso y el slogan de «manden más que estamos ganando».
Lamentablemente, es mas de lo mismo y nos acercamos más al borde del abismo que indiscretamente se les escapó, al aumentar la marginalidad, el incivismo y la ingobernabilidad como expresión de la pérdida de valores en nuestra población acercandonos peligrosamente a las caracteristicas de algunas poblaciones latinoamericanas cuya miseria y pobreza los sitúan en el lumpen proletariado.
Ante la Historia, serán responsables de este desastre.

Genaro 23 noviembre 2020 - 10:18 AM

Todo lo critican, no reconocen nada de lo que ha echo la revolución, por estas razones, la mayoría del pueblo cubano no les creen.

Miguel Fergoz 23 noviembre 2020 - 6:15 PM

Genaro, lamentablemente, la mayoría del «pueblo cubano» no puede leer LJC. LJC critica, en mi opinión, lo que debe ser criticado, sin ser infalible, claro está. Igual, si lo que quiere leer son alabanzas a la Revolución, siempre tiene la opción de Granma y JR.

José Angel 23 noviembre 2020 - 6:51 PM

Es de lo mas cómico ver como algunas personas pretenden que, para criticar, haya que hacer, previamente, una lista de éxitos, eso ha sido un mensaje permanente, que ha condicionado esos discursos patéticos que abundan, que tienen esa estructura.

Eva 23 noviembre 2020 - 8:19 PM

A quien hace muchísimo tiempo el pueblo no les sigue ni les cree es a la burocracia que mal gobierna este país País al que le han vilipendiado todo desde la libertad de ser y decir lo que Se piensa Hasta La alegría de los cubanos.
Vergüenza de país continuidad de la buena vida que se dan y todos sus privilegios eso es lo que ellos defienden eso es lo que apoya la seguridad del estado. No el bienestar y la prosperidad de la gente que ya está cansada de abusos y mentiras
Por mi parte considero cada texto aquí en este blog como una muestra de los muchos cubanos que sabemos distinguir con argumentos el montón de palabras w que ellos dicen y el cinismo de luego no hacer lo que el pueblo reclama
Felicito y agradezco a la profesora Alina por su obra revolucionaria es en esa trincheras donde quiero estar del lado de la verdad y no al lado de los corruption privilegiados
Gracias a LJC

zenon 23 noviembre 2020 - 10:25 AM

La llamada siempre fue a pensar pero sin hacer sinapsis, lo que, obviamente, es imposible. Ergo: nunca ha querido que pensemos, sino que almacenemos bits de información y que luego, ante el estímulo apropiado, las devolvamos. Ahora que las redes permiten sinapsis quasi espontáneas y aleatorias, el esfuerzo mayor del administrador de la red es evitar que las sinapsis ocurran intencionalmente enfocadas. La formación de consensos en Cuba, sin la mediación del estado, o de sus organizaciones políticas, siempre fue vigilada, cubierta de sospecha, o reprimida. Esa fue la causa principal de la postrimera entrada de los cubanos al mundo de internet. En su papel de iglesia medieval o de poder colonial, nuestros protohombres, superpadres, nos intentaban mantener encapsulados, esgrimiendo justificaciones economicistas o de justicia: internet para nadie si no puede ser para todos. Por supuesto, con el matiz elitista que este Todos y Nadies siempre adquiere en el discurso del poder. Ellos son Nadie, el astuto Odiseo que engaña al pueblo, gigante poderoso y ciego. Así, Nadie tenía internet antes que Todo, como mismo tuvo Resonancia Magnetica antes el CIMEQ que los hospitales de mayor volumen asistencial de Cuba. Es fácil observar en la manera en que se asedia a las voces disonantes más recientes, dónde se pone el énfasis. Se les impide salir de sus casas, se les arrebatan los teléfonos, se les «corta» la internet. Se saca a la palestra a un «guerrero cubano» que puede decir consuetudinariamente, con menos empaque y matizado de detalles sórdidos, lo que antes llegaba un día, como última opción, al noticiero. Las acusaciones son las mismas: asalariado, mercenario, etc, como si el hipertrofiado aparato de vigilancia no se alimentara también de las remesas, de la jugosa productividad de los cubanos en el extranjero. Ahora que sabemos que son empresas militares las que manejan todas esas finanzas, el nexo de la seguridad del estado con la mafia cubano-americana, es mucho más claro. Ahora mismo, un grupo de cubanos, que se parece tanto a la Cuba actual como se le parecen las policías chusmas, los segurosos machangos, los aduaneros cínicos; un grupo de gente que llevan tatuajes o no, que hablan con aspavientos o no, que expresan grandes ideas o no, que tienen toda la razón o solo una parte, decide ejercer su derecho de discrepar, de conectarse, de actuar coordinadamente, de querer mostrarlo, con el valor para todo esto a sabiendas de a dónde pueden conducir esos actos en las últimas décadas de rebalsamiento de la historia cubana; con la inocencia y la fe -y la inteligencia y la determinación- necesarias para intentar derrotar cualquier destino manifiesto. Entonces, nuestras cabezas parlantes que en público invitan a pensar, herederos plenipotenciarios del ideario martiano, guardianes del espíritu rebelde de Fidel y el Che, se alarman ante dichos insurrectos de la comuna de San Isidro, y en privado maquinan para quitarles la voz a esas neuronas de abrazos abiertos que han logrado identificarse con códigos de amistad, de sociabilidad, de rebeldía artística, de inconformidad militante. Las cabezas parlantes cuchichean sus órdenes, enfocadas a transmutar las esencias en formas apedreables, desoibles, silenciables, empiezan a cercenar las dendritas, a reventarles los axones….

Gustavo Arcos 23 noviembre 2020 - 11:06 AM

Buen texto pues se adentra en esas zonas ( que parecen ser ya, todo un territorio) oscuras de nuestro sistema jurídico y procedimientos parlamentarios. De todas formas, aunque ellos escucharon(¿?), la voluntad popular,e Partido sigue siendo juez y parte en todo lo que aqui acontece. Sus miembros son una minoría pero sus ordenanzas y acciones determinan practicamente todo lo esencial que sucede en el país. La insatisfacción y frustración crece por día entre los ciudadanos, los «nuevos cuadros» del Partido o de las instancias de gobierno repiten los gestos y palabras de toda una vida como si el mundo se hubiese congelado. La televison y la prensa nacional reportan un país que no existe, convirtiendose en el hazmereir de la población, mientras que un show humorístico, resulta mas serio y objetivo que todos los discursos oficiales juntos. Cuando los dirigentes se pasan años prometiendo y justificando sus errores la enajenacion ciudadana crece y los valores sociales se trastocan.

Miriam 23 noviembre 2020 - 9:29 PM

Totalmente de acuerdo con usted, dan pena muchas cosas absurdas que oímos y vemos diariamente en tv, como si los que las recibimos nos hubieran borrado la memoria y tuviéramos que volver a creerlas.

TERE 23 noviembre 2020 - 11:43 AM

Leyendo sobre soberanos y tronos me vino inmediatamente a la mente Nicaragua. .,…¿Los actualizados podrían informarme en qué etapa está el canal que en colaboración con China se iba a construir en ese país? Discúlpenmepor salirme del tema.

Jesús Arencibia 23 noviembre 2020 - 1:34 PM

Excelente, admirada Profe. Certero, claro, valiente. Diciendo lo que toca decir, sin darle vueltas al asuntos. Ya lo compartí en mi FB. Gracias por estas reflexiones.

MARLENE AZOR HERNÁNDEZ 23 noviembre 2020 - 1:37 PM

Como ciudadana cubana doy las gracias a la Joven Cuba por defender los derechos del Movimiento SAN ISIDRO y señalar la ausencia de acción del gobierno que no asume sus responsabilidades: Efectivamente, ni el presidente del tribunal supremo, Rubén Remigio Ferro, ni Homero Acosta, ni José Luis Toledo Santander secretario y presidente de la comisión permanente de asuntos jurídicos del parlamento, han detenido y revisado, la demanda del Movimiento San Isidro, por la ilegalidad del arresto al rapero Denis Solís, el juicio sumario sin abogado defensor, y la ilegalidad del tribunal que lo condenó a 8 meses de cárcel en tres días. Todo este proceso es ilegal y aunque se manipula la ley penal, viola asimismo la CONSTITUCIÓN vigente. Sin embargo, ya una asociación de abogados internacional española ha analizado y concluido la ilegalidad de las autoridades cubanas en el arresto, juicio y condena contra Denis Solís, según el derecho nacional e internacional. Lamento que se distancie La Joven Cuba de los principios y acciones del Movimiento San Isidro que sólo tienen principios y acciones de derechos ciudadanos. Este distanciamiento es oportunismo político frente a la brutal represión que están sufriendo los jóvenes artistas y activistas por parte de la policía política y la policía nacional, además de los tribunales. Frente a un Gobierno y PCC arbitrarios que se esconden y no actúan frente a los represores, accionar sistemático del poder cubano frente a la ciudadanía, es muy lamentable la ausencia de solidaridad. Hanna ARENDT, fue muy vapuleada cuando señaló la colaboración de algunos dirigentes judíos con los nazis, algo que de no darse hubiera disminuido en miles de muertes el Holocausto. Nosotros en Cuba tenemos las mismas condiciones totalitarias y represivas de las instituciones nazis contra los discrepantes y los judíos. Hoy San Isidro, como toda la oposición al régimen estalinista cubano somos los judíos, es decir, no personas, y hay que exterminarlos porque son un ejemplo del civismo que nos han arrebatado como pueblo. CubaPosible censuró a los que el gobierno no quería y enmudeció frente a la represión en Cuba. Pagó por ello aunque sus ideas sobre Cuba no estuvieran nada mal encaminadas hacia la Cuba que merecemos. Ergo, distanciarse de los oprimidos que defienden derechos ciudadanos, es éticamente despreciable. El poder totalitario, descansa en la arbitrariedad impune y en la ausencia de solidaridad entre los ciudadanos.

Alina Lopez 23 noviembre 2020 - 5:26 PM

Marlene, ha dejado su escrito en el artículo equivocado, debió hacerlo en el editorial que salió ayer, no debe agradecernos por un deber cívico y ético que es defender que se actúe dentro de la ley. Los derechos de las ciudadanas y ciudadanos que conforman ese movimiento deben ser tan dignos del respeto como el de cualquier cubano. En cuanto a su lamento, menciona usted principios del MSI cuando ellos mismos han negado que estén unidos por un programa o ideología, existen ahí personas que respeto y otras que rechazo profundamente por sus actitudes entreguistas, pero estoy en contra de que no se intente una negociación para que termine una huelga de hambre que nunca debió comenzar. La ética y el civismo son más importantes para mí que una postura ideológica de atrincheramiento, pero no voy a idealizar al MSI ni a sublimar las actitudes de todos sus integrantes por igual, deseo que no pongan sus vidas en peligro para que se siga luchando por su derecho a disentir. Ese es el principio que comparto con ellos, el único pero pienso que es lo que importa. Saludos.

MARLENE AZOR HERNÁNDEZ 24 noviembre 2020 - 5:54 AM

ALINA, colgué mi comentario en el post que dijiste y me lo censuraron. Ahora revisé y no aparece. Lo colgué también acá. En cuanto a tu comentario sobre lo que lamento, demuestras una ignorancia supina sobre los derechos humanos que no son una ideología política ni un programa político, usas las palabras sin conocer su contenido alegremente y para desresponsabilizarte de tu falta de solidaridad. Los derechos ciudadanos universales, consenso desde la segunda guerra mundial entre 193 países que conforman la ONU, ese consenso al cual pertenece el gobierno de Cuba, y que viola de manera sistemática, son los derechos que defienden los jóvenes de San ISIDRO. Tu soberbia al responder me habla de una muy mala persona que además tiene mucho miedo. Entiendo que tengas mucho miedo, pero tu soberbia se basa en tu ignorancia. Ni ideología política ni programa político. Tu ignorancia es soberbia y nadie se la tiene que tragar. Si visito esta página es porque ustedes me mandan el link. Pero ahora los dejo con su mierda. No me interesa el intercambio con soberbios ignorantes. Espero que esta vez no me censuren.

Benito 23 noviembre 2020 - 9:28 PM

Bueno, no tan sin trono. Se sabe dónde está dicho trono y quienes lo ocupan.
Creo que muchos de los que votaron contra la Constitución lo hicieron en primer término por el Cap. 5, que no es más que una autoproclamación oligárquica descarnada, casi teocrárica –y contradictoria con la luego proclamada soberanía del pueblo-, y en segundo término por la elección indirecta de las autoridades.
El trapo rojo que sacaron con el asunto del posible ‘matrimonio igualitario’ fue una jugada ridícula, pero calculada y lamentablemente efectiva. Y digo ridícula porque ¿qué importa el hecho de que dos gays PUEDAN casarse comparado con las más perentorias necesidades cívicas que determinan el futuro del país?

Roberto M. Yepe 23 noviembre 2020 - 2:35 PM

¡Oh! Qué buen artículo este. Creo que deberían leerlo incluso (o especialmente) quienes pudieran no coincidir con las opiniones de la autora.

Carlos 23 noviembre 2020 - 2:38 PM

Muy bueno, sin dudas seguimos pataleando en la trampa que el PCC nos ha tendido. Es un ejambre maquivelico dificil de sobrevivir.

Saludos.

Adelina 23 noviembre 2020 - 2:45 PM

Es una pena que la doctora Alina Bárbara nuevamente caiga en el error de hablar de lo que no sabe. Cualquier “aspirante a investigador” conoce que el primer paso para emitir un juicio acerca de cualquier asunto, es “contrastar fuentes”. Algo que evidentemente la Dra. Alina no sabe u obvia. Si lo hubiera hecho sabría que el “Sistema de Estudios Sociopolíticos y de Opinión”, creado por el Comandante en Jefe hace ya más de 50 años, posee “varias líneas de trabajo”, una de ellas es la que se encarga de estudiar las opiniones espontáneas de la población, valiosa información pero que resulta insuficiente para hacer un estudio de Clima Sociopolítico. El trabajo con las opiniones de la población ha sido ampliamente divulgado y utilizado por el propio Comandante en Jefe, al que le dedicó muchas reflexiones acerca de su importancia, Todo lo cual es público y está a la disposición de cualquiera que desee conocer acerca de estos asuntos. En principio esa búsqueda básica la Dra. Alina la obvió.
También conocería, si así lo hubiese querido, que el Sistema de Estudios Sociopolíticos tiene una línea de investigación sociopolítica, que emplea técnicas cualitativas y cuantitativas para el desarrollo de investigaciones que van desde la aplicación de cuestionarios, la realización de entrevistas grupales y otras técnicas empleadas por las ciencias sociales y que se auxilia de poderosas y actualizadas herramientas de análisis estadísticos multivariados para hacer triangulación de la información. Esto también es público pues nuestra prensa recoge la realización de eventos científicos del Sistema de Estudios Sociopolíticos y de Opinión donde se presentan sus resultados.
Hay muchas cosas lamentables en el trabajo de la Dra. Alina.Aquí dejo algunos ejemplos que evidencian la ¿ignorancia? De la Dra. Alina. QUE PENA.
http://www.ult.edu.cu/viii-conferencia-cientifica-nacional-los-estudios-sociopoliticos-y-de-opinion/.
http://www.acn.cu/cuba/51905-sesiona-conferencia-cientifica-del-sistema-de-estudios-sociopoliticos-y-de-opinion

Alexei 23 noviembre 2020 - 5:42 PM

Doña Adelina, buenas tardes. Dónde se pueden consultar los resultados de las valiosos invesitagaciones que usted cita? No me refiero a las opiniones de Fidel y ni a sus reflexiones, sino al material bruto. Pudiero usted explicar dónde y cuáles son los protocolos a seguir para tener acceso a esa información.

Gracias.

Eva 23 noviembre 2020 - 8:26 PM

De que sirven esas investigaciones si cada año se deteriora más la existencia de los cubanos? Hay que ser de verdad contraproducente o ciego, sordo mudo, no solo es un problema de comida es mucho más que eso va desde la higiene, la alimentación el salario digno el respeto al ciudadano( hay que ver cómo y en que condiciones asquerosas despachan una vez al mes picadillo de soya y una libra de pollo) vacaciones que ni siquiera pueden tomarse en el propio país. Etc etc etc

Yeyo 23 noviembre 2020 - 5:43 PM

Podría Usted dar información acerca de dónde buscar los estados de opinión del pueblo?. Ya que es información pública me gustaría saber donde encontrar esa información.

Jagger Zayas Querol 23 noviembre 2020 - 7:46 PM

Doña Adelina, he vivido con uso de razón desde el triunfo de la Revolución. He estado incorporado a las tareas de los Revolución durante todos esos años las que incluyen Estudio, Trabajo y Fusil. (Ni sé si usted sabe qué es eso).
Nunca he visto la realización de tales encuestas y estudios de opinion. Puede que como usted dice, existan tales metodologías. Científicos sociales, psicólogos y matemáticos ha graduados la Revolución por miles y algunos muy buenos.
Pero, de qué sirven las metodologías y los científicos si no cuentan con datos fidedignos y sinceros? Para qué los resultados si no son los que quieren oír los.dirigentes o al menos, no quieren que sean publicados?
La falta de honestidad que los caracteriza en el ocultamiento y manipulación de la verdad para con el pueblo, impide cualquier transparencia.
Esto es lo relativo al estudio de la opinion pública.
Ah! Otra cosa es la información de los servicios secretos y de inteligencia. A esos sí que no se les escapa nada. Por ellos la dirigencia sabe a ciencia cierta todo lo que sucede,lo que opina la población sobre las políticas, sobre los dirigentes, sobre la corrupción, las malversaciones no autorizadas y lo que opina la gente sobre las malversaciones autorizadas.
No pude ser de otro modo. El PCC, su cúpula que es la que decide, esta por encima de la Constitución, del Estado y del Gobierno y cuentan para ello, como en cualquier régimen, con los órganos represivos y judiciales.
No hay que darle mas vueltas al asunto.
Le recomiendo a Doña Adelina que busque el discurso de Fidel en Camagüey el 4 de enero de 1959, en ocasión de la escala allí de la Caravana de la Victoria. Ahí cuando se lo lea, podrá comprender si usted tiene o no razón en sus razonamientos y argumentos. Le pido disculpas si su lectura le produce decepciones sobre sus mismos -los de usted- puntos de vista.
Qué pena!
Gracias!

Observador 2020 23 noviembre 2020 - 9:17 PM

Muy valioso y valiente artículo, a la vez que necesario para conocer hasta donde se desprecia el pensamiento ciudadano por los detentores del poder en nuestra nación, al mismo tiempo que cinicamente se declaran sus defensores.

Realmente asombroso el comentario de Adelina, absolutamente sin credibilidad para la inmensa mayoría. Para botón de muestra, la encuesta que esa dependencia, dirigida por el furibundo intolerante Dario Machado, publicó a los pocos dias del fusilamiento de Arnaldo Ochoa reflejando que el 100% aprobaba esa ejecución, cuando todos sabemos el disenso que produjo ese hecho. Pero bueno, si el Granma, JR y el NTV basan su línea editorial en las encuestas entregadas por esa dependencia, ya sabemos exactamente la credibilidad y eficacia de ellas.

Si la Dra Alina está equivocada y es una ignorante sobre lo que escribe, parece que esto serían mas pruebas…. del buen trabajo de ese Sistema de Estudios de Opinión. Que pena.

Sobre la denominación del “clima socio político” parece un nuevo termino del vocabulario de nuestra dirigencia para torear la realidad, que se unen a otros muchos, entre ellos los de larga data como periodo especial (crisis economica) trabajo por cuenta propia (negocios privados), deambulantes (mendigos), interruptos (desempleados), regulados (limitados en sus derechos), cooperativas no agropecuarias (!!!) brigadas de respuesta rápida (grupos de represión y amedrentamiento) grupúsculos (grupos opositores), desafectos, disidentes, escoria y gusanos, etc, etc. Sería conveniente, aprovechando el momento de apogeo de reuniones con científicos, que expertos linguistas asesoren a los decisores para evitar el uso de terminos risibles y evasivos de lo que pretenden definir.

Respeto y admiro también la postura de LJC con los sucesos de San Isidro. Con equidistancia y lucidez, han sabido apoyar lo que es necesario y deslindarse de lo que no se considera afin a su ideario.

Alina Lopez 23 noviembre 2020 - 5:11 PM

Estimada Adelina, como podrá leer en mi artículo, aclaro que «hasta donde conozco» funciona de ese modo, es lo que conozco del asunto por personas que llevan años como informantes colaboradores del la Oficina de opinión de la población del PCC, una de ellas me enseñó los apuntes que tomaba cuando algo despertaba su atención. En los muchos años en que trabajé como profesora en un Departamento de Marxismo-Leninismo, jamás llegó una convocatoria para los profesores . a eventos organizados por el Sistema de Estudios Sociopolíticos y de opinión, de ahí mi desconocimiento. Ahora, revisando los enlaces que amablemente ha dejado, veo que la convocatoria a tales eventos incluye a: «funcionarios, investigadores, especialistas, activistas, adiestrados y colaboradores del Sistema de Estudios Sociopolíticos y de Opinión, cuadros del Partido y la UJC, así como profesores del Sistema de Escuelas del Partido y otros profesionales del campo de las Ciencias Sociales». Entonces creo justificado mi desconocimiento del asunto, no estoy reflejada en ninguna de las categorías necesarias. Veo con interés que el evento al que se refiere la noticia menciona una alta cifra de ponencias presentadas. ¿Podría dejarnos el enlace para acceder a ellas? ¿Es información pública? ¿Se hacen estudios de carácter nacional con grandes muestras? En fin, agradecería nos informara para saber.
Sin embargo, el punto esencial de mi artículo es el control de los estudios de opinión por el Partido, y los enlaces que usted nos deja, en lugar de demostrar mi error, fortalecen esa tesis. ¿Podríamos conocer el informe discutido en el Buró Político? Lo conoce usted? Saludos.

Aurelio Castellano 23 noviembre 2020 - 5:54 PM

Pero q movimiento san isidro ni ocho cuartos esos represores no perdonan nada si FC desde q triunfo en el 59 solo hizo reprimir a todo aquel q trato oponerse a sus politicas nefastas y malvadas

Jose 23 noviembre 2020 - 6:08 PM

Adelina pero en 60 anos no han salido en las encuestas que el sistema no funciona; que defiendes?

Katia De Llano 23 noviembre 2020 - 8:32 PM

La UJC tiene un centro de estudios sobre la juventud y en ocasiones han informado por la televisión los resultados de sus estudios, que han arrojado el apoyo amplio de los jóvenes a la revolución y su disposición a asumir las tareas que se le asignen. Nada de problemas o inconformidades. Todo perfecto ¿se lo creerán? Tengo la esperanza de que en alguna instancia, conozcan cómo realmente piensa el pueblo y especialmente los jóvenes.

Sofia. 24 noviembre 2020 - 12:22 AM

Katia los jovenes / no todos/ solo piensan como emigrar,es muy doloroso saberlo.

Alejandro Muñoz Mustelier 23 noviembre 2020 - 8:38 PM

Muy buen artículo, profesora, completo, inquietante.

Azul 23 noviembre 2020 - 10:44 PM

Con el permiso de la profesora Alina ( No tengo nada que decir acerca del artículo ; el que calla otorga ).

Pero permiso para decirle algo a Adelina,y de paso a los demás que no lo sepan. En la protesta del movimiento San Isidro, ya sólo no se refiere al señor encarcelado (con razón o no, desconozco ). Además también están protestando para pedir le cierre de las tiendas en MLC abiertas por el gobierno cubano. Señora Adelina,le pregunto ¿ Ha hecho el gobierno algún estudio acerca de las opiniones del pueblo acerca de este tema ? Y en caso de haberlos hecho ¿ La continuidad de la existencia de esas malditas tiendas responden verdaderamente a los deseos de este pueblo ?

Ernesto 23 noviembre 2020 - 11:06 PM

Soy odontologo cubano y quiero decir que me encanta la forma en que este sitio digital aborda los temas más urgentes de la actualidad cubana, espero que cada vez más cubanos puedan acceder a información alternativa a lo que nos brinda la prensa oficialista en Cuba, muchas felicidades y espero que continúen expandiendo su trabajo por toda la isla para lograr un cambio en el pensamiento de las bases populares en Cuba

Nilda Bouzo 24 noviembre 2020 - 8:00 AM

Todas esos resultados de investigaciones, de opiniones del pueblo y todo lo que los que dirigen necesiten saber (y a nosotros también nos interesa saber) el gobierno lo tiene a su disposición, lo conoce. Es a nosotros a quienes no nos dan esa información.
Muy interesante tu artículo, querida profe Alina, como siempre.

Camacho 24 noviembre 2020 - 8:29 AM

Ser ciudadano significa participar activamente en la vida social, política y económica de tu comunidad y de la sociedad. Como ciudadano puedes y debes informarte sobre lo que sucede a tu alrededor para aportar ideas, promover y apoyar cambios, mejoras y expresar tus opiniones con libertad y respeto.

Cuando esto se cumpla para el pueblo de Cuba, muchas cosas tomaran su lugar y estaremos discutiendo de otras cosas más avanzadas para el bien de nación. La devolución de los derechos ciudadanos y el respeto de este, como soberano, por encima de cualquier partición política de élite, es el primer paso para empezar a ver luz, en este largo camino.

MARLENE AZOR HERNÁNDEZ 24 noviembre 2020 - 9:53 AM

Celia Gonzalez está con José Raúl Gallego y
36 personas más
.
14 h ·
Carta en solidaridad con el Movimiento San Isidro con 233 firmas de artistas, intelectuales y académicos de Cuba, México, Argentina, Colombia, Chile, España, Venezuela, Brasil y Estados Unidos. Seguiremos incluyendo firmas, todo el que se quiera sumar puede dejar su nombre aquí.
23 de noviembre del 2020
Carta de artistas, académicos e intelectuales de la escena internacional en apoyo a los miembros del Movimiento San Isidro
Desde el pasado 18 de noviembre 9 integrantes (artistas, activistas, científicos) del Movimiento San Isidro (MSI) comenzaron una huelga de hambre y sed en La Habana, Cuba, para pedir la liberación del músico Denis Solís, condenado a 8 meses de prisión sin cargos legales en un juicio sumario por el delito de Desacato a las autoridades.
El Movimiento San Isidro, creado por un conjunto de artistas, entre ellos Luis Manuel Otero Alcántara, ha estado enfocado en la lectura de poesía, performance, intervenciones en el espacio público y el trabajo con la comunidad. Su sede se encuentra en la residencia de Luis Manuel, ubicada en San Isidro, un barrio mayoritariamente negro y empobrecido de La Habana Vieja. Sin embargo, sus miembros han sido perseguidos y encarcelados continuamente, se les ha restringido la movilidad nacional e internacional y además se les han fabricado causas en torno a delitos inexistentes.
El 9 de noviembre ante la detención arbitraria del músico Denis Solís, los miembros del MSI decidieron citarse frente a una estación de policía de La Habana Vieja con el propósito de leer poesía para exigir su libertad. Allí fueron detenidos de forma violenta durante varias horas y dos de ellos, por más de 72 horas. Ante la imposibilidad de diálogo pacífico con las autoridades (Ministerio del Interior), decidieron congregarse en la sede del movimiento para juntos leer poesía y pedir la liberación de Denis Solís. Luego de dos días de lecturas pacíficas con vigilancia permanente de la Seguridad del Estado, la policía interceptó a la vecina que llevaba regularmente los alimentos a la sede del movimiento, quitándole las provisiones y cortaron de esta forma toda fuente de sobrevivencia del MSI para permanecer en protesta. Ante estos hechos, 9 de sus miembros decidieron entrar en huelga de hambre y en huelga de hambre y sed por dos razones: primero, porque era la forma de sostener la protesta pacífica dentro de la sede del movimiento, segundo porque de este modo alguno de ellos como Omara Ruiz Urquiola, enferma de cáncer, podría continuar alimentándose con las pocas provisiones con las que contaban. Además, el 19 de noviembre, fue lanzado ácido a la fuente de agua de la sede del movimiento. Ese mismo día, los huelguistas decidieron sumar a su pedido de libertad para Denis Solís, el cierre de nuevas tiendas abiertas por el Gobierno durante la Pandemia en las que solo es posible pagar en dólares, moneda que no circula en el país.
El 21 de noviembre, ante la imposibilidad de diálogo con las autoridades, Luis Manuel Otero luego de tres días de huelga de hambre y sed, convocó a una manifestación pacífica en los parques centrales de cada provincia. Como consecuencia, ese mismo día en la noche fueron atacados en la sede del MSI por un sujeto que agredió a Luis Manuel y después lanzó botellas de cristal hacia el interior del recinto poniendo en peligro sus vidas. El 22 de noviembre fueron detenidas 16 personas que intentaron hacer presencia pública en las plazas. Hasta el momento se encuentran en huelga de hambre: Luis Manuel Otero (artista y activista), Maykel Castillo (músico y activista), Esteban Rodríguez (reportero), Osmani Pardo Guerra (activista), Oscar Casanella (bioquímico), Iliana Hernández (periodista) y Katherine Bisquet (poeta). Los dos primeros, también en huelga de sed.
Es muy importante recalcar que todas las acciones realizadas por los miembros del MSI, y de quienes los apoyan, han sido completamente pacíficas. Ellos reclaman la libertad de Denis Solís y esto implica la posibilidad de expresarse sin miedo a ser asediados, encarcelados e incomunicados.
Ante la magnitud y gravedad de estos sucesos, expresamos nuestra solidaridad con el MSI y le pedimos al Gobierno cubano que libere al músico Denis Solís y que acceda así a establecer un diálogo pacífico con el MSI y escuche sus demandas. No dejemos que estas personas mueran. Nuestro llamado es a defender la vida por sobre todas las cosas y a respetar el derecho a la libre expresión, apelando a valores de solidaridad y humanidad.
Firmantes:
Abel González Fernández, Cuba
Abisay Puentes, Cuba
Adrián Melis, Cuba
Adriana Guzmán, México
Adrianna Maldonado, México
Ailyn Sánchez Amaro, México
Alejandra Labastida, México, MUAC
Alejandra Petersen, México
Alejandro Alfonso, Cuba
Alejandro Sin Barreras, Cuba
Alenmichel Aguiló, Cuba
Alessandro Questa, México
Alexander Pozo, Cuba
Alicia Hernández Moreno, Cuba
Alix Almendra, México
Álvaro Álvarez, Cuba
Amanda de la Garza, México, MUAC
Amanda Torres Acevedo, Cuba
Amed Aroche Hernández, Canadá
Amed Roche, Cuba
Amethyst Beaver, Estados Unidos
Amparo Moreno Narro, Cuba
Ana Aragón Calvo, Cuba
Ana Karla Bustamente, México
Ana Tomé Díaz, España, Fundación Museo Reina Sofía.
Anabel Alpízar Ravelo, Cuba
Anaeli Ibarra Cáceres, Cuba
Andrea Giunta, Argentina, Crítica e Historiadora del Arte
Andrea Villers, México, AURA
Andrés Isaac Santana, Cuba
Anet hernández Agrelo, Cuba
Ania Rodríguez Alonso, Cuba/Brasil
Anne Johnson, México
Ariadna Landaburo, Cuba/México
Armando Chaguaceda, Cuba/México
Arnaldo Trujillo Falcón, Cuba
Aryam Rodríguez Cabrera, Cuba
Brenda Pichardo, México
Camila CR, Cuba
Camila Lobón, Cuba
María Caridad Cumaná, Cuba/ Estados Unidos
Carla Scolari, Argentina
Carlos A. Aguilera, Cuba
Carlos Aníbal Alonso, Cuba
Carlos Ernesto Sampson Sánchez, México
Carlos Manuel Alvarez, Cuba
Carlos Lechuga, Cuba
Carlos Quintela, Cuba
Carmen Bueno, México
Carmen de la Peza, México
Carolina Barrero, Cuba
Carolina Ferrer Celma, Cuba
Carolina Sampson Sánchez, México
Celia Irina González Alvarez, Cuba
César González- Aguirre, México.
Cirenaica Moreira, Cuba
Claudia Garibaldi, México
Claudia Genlui, Cuba
Claudia González Marrero, Cuba
Claudia Petricia, Cuba
Coco Fusco, Estados Unidos/Cuba
Cristina Parra González, Cuba
Cristóbal Jácome, México
Cuauhtémoc Medina, México, MUAC
Cynthia Francica, Chile, Universidad Alberto Ibáñez .
Daleysi Moya Barrios, Cuba
Danae C. Diéguez, Cuba/Estados Unidos
Danay Vigoa, Cuba
Dani Eliot, Cuba
Daniel Antonio Sampson Sánchez, México
Daniela Fernández Rodríguez, Italia
Dashel Hernández, Cuba
Diana Carolina Puente Aguirre, México
Diego Doñate, Cuba
Donovan Hernández Castellanos, México
Dorota Biczel, Estados Unidos
Douglas Arguelles, Cuba
Edén Bastida Kulick, México
Edgar Chávez Hernández, México
Edgar Pozo, Cuba
Eduardo Andión, México
Eduardo Abaroa, México
Elena V. Molina, Cuba
Eloy Moreno Navarro, Cuba
Emilio Nocedal, México
Erick Alvarez, Cuba
Eric Silva Blay, Cuba/México
Erick González León, Cuba
Ernesto Fundora, Cuba/México
Ernesto Romero García, Cuba/México
Fernando Mosqueira, México
Florencia Boasso, Argentina
Florencia Firvida Martín, Argentina
Francisco Robles Gil Martínez del Río, México
Frida Gorbach, México
Gabriela Vargas Cetina. México
Gerardo Zapata, México
Giovanna Castillejos Saucedo, México
Graciela de la Torre, México, Cátedra Inés Amor-UNAM
Grethel Domenech Hernández, Cuba
Grethell Rasúa, Cuba
Guillermo Navarro Fernández, México
Guiomar Rovira, España/México
Gustavo Rodríguez, Cuba
Hamlet Lavastida, Cuba
Héctor Trujillo, Cuba
Helena Chávez MacGregor, México, Instituto de Investigaciones Estéticas
Heidy Hernández Bretón, Cuba
Henry Eric Hernández, Cuba
Hidei Hassan, Cuba
Ibrahim Hernández Oramas, Cuba
Ileana Diéguez, Cuba/México
Iñaki Bonillas, México
Irving Ariel Díaz Lago, México
Isabel Gil, México
Ithandehui Cruz Méndez, México
Iván De la Nuez, Cuba
Janet Batet, Cuba, Estados Unidos
Jerónimo Repoll, Argentina/México
Jerónimo Rosales, México
Jesús Ballosta Flores, Cuba
Jesús Jank Curbelo, Cuba
Jesús Torrivilla, Venezuela/México. Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM
Jorge Enrique Rodríguez, Cuba
José Luis Aparicio Ferrera, Cuba
José Manuel Mesías, Cuba
José Raúl Gallego, Cuba
Juan Enrique González, Cuba/México
Juan Manuel Tabio, Cuba
Juan Miguel Pozo, Cuba
Juan Sí González, Cuba
Juliana Rabelo, Cuba
Julieta González, México/Venezuela
Julio García Murillo, México, MUAC
Julio Hernández Moreno, Cuba
Julio Llópiz-Casal, Cuba
Julio Lorente, Cuba
Karen Cordero Reitman, Estados Unidos/ México
Karime Rajme, México
Kiko Faxas, Cuba
Ladislao Aguado, Cuba
Laura Barrón Echauri, México
Laura Cortés, México, SOMA
Laura Hernández Moreno, Cuba
Leandro Feal, Cuba
Legna Rodríguez Iglesias, Cuba
Lester Álvarez, Cuba
Lester Dube Pita, Cuba
Liatna Rodríguez López, Cuba
Linet Cums Yumar, Cuba
Liset Muñoz, Cuba
Liz Solange, Cuba
Lourdes Berruecos, México
Lucía Rentería Tamayo, Colombia
Luis Adrián Vargas Santiago, México, Instituto de Investigaciones Estéticas
Luis Alberto Mariño Fernñandez, Cuba
Luis Alfredo Briceño, Venezuela
Luis Alfredo Briceño, Venezuela
Luis Enrique Fernández, Cuba
Luisa Margarita Fernández, Cuba
Luz Escobar, Cuba
Lydice Fernández, Cuba
Maai Ortiz, México
Maga Merega, Argentina
Mairen Fernández Castillo, Cuba
Manuel Carpio, México
Marco Antonio Galicia Praskauer, México
Marco Diego Vargas Ugalde, México
Margarita Reyna, México
Margarita Zires, México
Maricarmen Martínez, México
Mari Claudia García Ruiz, Cuba
Mari Rodríguez, Estados Unidos, Williams College
María de Lourdes Fernández Mariño, Cuba
María del Carmen Szymanski, México
María Karla Olivera, Cuba
María Lucía Paneque, Cuba
María Matienzo, Cuba
María Minera, México
María Salomé García, Cuba
Marialina García Ramos, Cuba/México
Mario Luis Reyes, Cuba
Mario Ramírez Méndez, Cuba
Mario Rufer, Argentina/México
Marta María Ramírez, Cuba
Miryorly García Prieto, Cuba
Mitzi Elizabeth Robles Rodríguez, México
Mónica Amieva, México, Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM
Nirvana Paz, México
Octavio Fossey Loyden, México
Osmany Suárez Rivero, Cuba
Osmy Moya, Cuba
Pablo Martinez Zarate, México
Patricia Villareal Ávila, México
Paulina Romo, México
Paulina Rosas, México
Pedro Enrique Moya, Cuba/México
Pedro Ovando, México, INAH
Rafael Luis Muñoz, Cuba
Rafael Mondragón, México
Rafael Paneque, Cuba
Rafael Rojas, México
Raquel Cruz Crespo, Canadá
Raychel Carrión, Cuba
Raymundo Mier, México
Rebeca Ramos Moreno, México
Reinier Quer, Cuba
Reyna Sánchez, México
Reynier Leyva Novo, Cuba
Ricardo Acosta, Cuba/ Canadá
Roberto Rodríguez Reyes, Cuba
Roger Magazine, México
Ronald Paéz Olivera, Cuba
Rosario Monter, México
Sandra Cordero, Cuba
Sara Makowski, Argentina/ México
Saudy Hernández Bretón, Cuba
Silvia Gutiérrez, México
Simone García Bacallao, Cuba
Sofía Marqués de Aguiar, Cuba
Sol Henaro, México, MUAC
Solveig Font, Cuba
Susana Maray Naranjo Acosta, Cuba
Suset Sánchez Sánhez, Cuba/España
Taiyana Pimentel, Cuba/México
Tamara Díaz Bringas, Cuba/España
Tania Bruguera, Cuba
Tatiana Reinoza, Estados Unidos, University of Notre Dame
Valeria González Mendoza, México
Wendy Amigó, Cuba/México
Yerko Castro, Chile/México
Yimit Ramírez, Cuba
Yissel Arce Padrón, Cuba/México
Marlene Azor Hernández, Cuba.

Alina Lopez 24 noviembre 2020 - 10:28 PM

Marlene Azor, quien se precia de haber sido una profesora universitaria y una intelectual como usted, deja mucho que desear por su lenguaje soez, por sus ofensas gratuitas y, sobre todo, porque se ha construido un escenario que solo existe en su mente calenturienta y prejuiciada.
1 usted no es censurada aquí, verá todos los comentarios que ha querido poner, aún los que contienen lenguaje que jamás uso para tratar a nadie
2 yo no tengo que demostrarle nada a usted, ni a nadie, acostumbro a actuar por convicciones y no por impulsos instintivos. Por eso he publicado aquí mismo y desde hace años, varios artículos denunciando el trato violatorio que se da a la oposición en Cuba por la SE, igual que en su momento fui de los 14 intelectuales firmantes de una carta donde se denunciaba la expulsión ilegal de profesores de universidades cubanas y ayer mismo participé en un programa invitada por El Toque jurídico donde ponía por encima de cualquier consideración de tipo ideológico el derecho al disenso que tienen los integrantes del MSI. Conozco y defiendo los derechos humanos y me preocupa sobremanera la posibilidad de que muera cualquiera de los huelgistas. Pero usted quiere otra cosa, usted quiere una declaración de aceptación total y de apoyo ideológico a un movimiento que no es coherente, que supedita su huelga a la liberación de una persona que fue condenada en un proceso evidentemente manipulado pero donde sí hubo actos de desacato, como bien explicó un jurista de El Toque, entiendo la amistad que tienen con Denis Solís, pero debieron asumir la huelga por motivo de todas las violaciones de los derechos que durante meses lleva violentándoles el aparato de SE, hubieran sido más coherentes. Porque los gritos de «Trump es mi presidente» a mí al menos no me permiten empatizar con él. Por eso decía que no puede idealizarse, porque ahí hay personas que están por ideales, y las respeto y admiro, junto a otras con las que no concuerdo. Pero yo defiendo los derechos de todos, eso nos une, Cuba necesita democratizarse y ellos están mostrando un grupo de personas decididas a enfrentarse. En realidad, lo que piense usted no me importa en lo más mínimo. Yo he aprendido a tener un pensamiento independiente de todo tipo de lastres.

MARLENE AZOR HERNÁNDEZ 24 noviembre 2020 - 9:55 AM

SI USTEDES TAMBIÉN JUEGAN A LA CENSURA, SON CÓMPLICES DE LA REPRESIÓN EN CUBA.

Eva 26 noviembre 2020 - 1:53 AM

Sra. Creo que Ud. Esta muy afectada y no ha comprendido ni leído los artículos de la profesora Alina.
En cuanto al MSI he tratado de abrir los link para firmar las dos peticiones y no me abren!!!
Conociendo el peligro para la vida de esta determinación de un grupo de valientes cubanos creo que la sociedad civil debe enterarse de esto y no todos en cuba usan sus datos en internet para noticias como esta lo cual imposibilita a miles de personas apoyarles
Que se puede hacer? En mi caso he compartido con mis contactos en cuba y en el extranjero tanta noticia recibo sobre este movimiento, aunque considero que fue muy precoz esta decisión me solidarizo con ellos y espero que no se pierda una sola de estas vidas porque será nuevamente responsable no solo el gobierno y todas sus parentelas , también cada cubano que conociendo esto quede en silencio

Sofia. 24 noviembre 2020 - 10:51 AM

Sra. Adelina Ud pone tanta verborea cientifica, que no responde a nuestra realidad. Hace tiempo que la teoria se divorcio de la practica.

Ramon Izquierdo 24 noviembre 2020 - 1:24 PM

Sra Alina
La Constitución cubana seguramente es imperfecta, pero hay dos cosas que llaman la atención de ella: fue aprobada en referéndum por el 86 % de la población (seguramente usted es una de los 14 cubanos con derecho a dicho referéndum que no la aprobó, algo que me parece muy libre si así fue el caso); y lo segundo, es que pese a todas sus imperfecciones es una de las Constituciones más democráticas del mundo, no obstante el papel que le reserva al poderoso y único Partido Comunista.
Porque le digo que es una de las más democráticas:
1. Por la abrumadora mayoría con que fue aprobada.
2. No tiene en la letra (que es lo que hacen los estudiosos, leer la letra) ningún líder supremo o autoridad dinástica (por ejemplo, la de España garantiza un jefe de Estado por el que nadie vota ni elige, y nadie se atreve a decir que España es un país antidemocrático, mas de Cuba sí)
3. Muchos derechos consignados en la Constitución cubana son refrendados en el día a día por la práctica de la Revolución (derecho al trabajo, gratuidad de todos los niveles de enseñanza), igualdad de raza, sexo y religión, etc (en países desarrollados, España por caso, país en el que he vivido y conozco, la Constitución declara el derecho de todo ciudadano a la vivienda, sin embargo, si el capitalismo te deja sin trabajo eres expulsado y desalojado por la Policía y la Guardia Civil de tu casa a punta de pistola). Hasta ancianos han sido expulsados de su vivienda, ¡hasta ancianos Sra Alina a punto de irse ya al “otro mundo”!
4. Garantiza una de las elecciones de segundo grado más democráticas del mundo, superior a la de EE. UU., por ejemplo, donde el ganador puede ganar el voto mayoritario de la población y sin embargo perder las elecciones, como ocurrió a la Sra Clinton (y no soy devoto de ella ni mucho menos) en las pasadas elecciones frente a Trump; o en España, donde el Sr Mariano Rajoy ganó las elecciones de 2011 con mayoría absoluta de diputados, mientras que solo votaron por él, 31 de cada 100 ciudadanos españoles con derecho al voto, ¡Sí Sra Alina la democracia española contradice hasta las reglas de una ciencia exacta como las matemáticas!: mayoría absoluta 31 % de votantes y no 50% + uno.
5. En Cuba no hay analfabetos, mientras que 800 millones de habitantes en este mundo ejercen el derecho a votar siendo analfabetos ¿tendrán alguna idea de por qué o por quien votan?
No enumero más, porque esto es un foro.
Me parece bien que su grupo político liberal burgués vinculado a la propiedad privada presione al gobierno cubano (el otro sector, también liberal burgués de la sociedad cubana vinculado a la propiedad estatal) en todos y cada uno de los aspectos que estime conveniente, pero las Constituciones que sus pares en Europa del Este redactaron cuando el socialismo “pariente” del cubano cayó, ni siquiera han superado (en el papel ni en el espíritu) las Constituciones precedentes. Si algunos países como Polonia han mejorado económicamente, no se debe ni al pluripartidismo ni a los preceptos de la nueva Constitución que sucedió a la de la era comunista, sino que se ha convertido en una “colonia” del capital alemán; baste decirle que cerca de ¡dos decenas! de fábricas de automóviles y de vehículos automotores se trasladaron al país.
No es Sra Alina, en última instancia (utilizo la archipolémica frase de Engels) los preceptos que refrenda una Constitución lo que hace a un país próspero y su población satisfecha de su sistema político, sino el lugar que ocupa en la división internacional capitalista del trabajo (la única que existe), lo demás es buscar algún tema que sirva de sparring para la lucha política de los grupos en pugna en el país concreto que se trate lucha que, en última instancia (con el perdón de Engels otra vez) se da por determinar la cuantía en la redistribución de la renta nacional del país dado. Hay personas, decía el CHE que cuando le aprieta el estómago, solo piensan con el estómago.
Saludos y que tenga un feliz día

Sofia 24 noviembre 2020 - 9:23 PM

Sr. Izquierdo,
Creo que sería justo y correcto respetar la pluralidad de voces
nobles. Para mi es un lujo leer opiniones objetivas y constructivas
de nuestros intelectuales. Lo que se trata de España es solo la
consecuencia del país que fue más atrasado de Europa, también
es un país que tuvo una Guerra Civil, igual que los países de Europa
del Este que fueron destruidos por la 2 da Guerra Mundial. Por lo
tanto no se debe hacer las comparaciones.
Lo referente al desalojo es un crimen, pero ¿Cómo califica Ud el caso
de Cuba? La revolución ha entregado la vivienda a los desposeídos,
entre ellas las mansiones de lujo con toda la propiedad incluyendo el
suelo en el cual se asienta el Inmueble ,y ¿Qué paso? La población
perdió el sentido de pertenencia. Las mansiones se han convertido
en solares (ciudadelas) y los patios perdieron los jardines, solo crece
la hierba y nos queda como testimonio una forma de vida diferente.
El MINSAP nos garantiza la salud, también hace aporte a la economía
nacional, sin embargo hay personas inescrupulosas que van al hospital
y roban una pila del baño público.
Lo otro es verdad que hay 800 millones de analfabetas en el mundo,pero
para saber leer y escribir no significa que somos cultos y preparados.
Tenemos el nivel o el título universitario y estamos bullendo en una olla de
Santeria, donde en la cual se pierde el aspecto y cultura social.
Ahora ¿como esta nuestro ecosistema urbano? ¿Cómo esta nuestra biodiversidad? Muchas veces tenemos la ley de la selva para resolver al
precio que sea necesario. Algunos piensan en ganar dinero sin tener
en cuenta el aspecto creativo, el robo esta destoletante.
Yo me siento analfabeta comparándome con la gran profe. sra.Alina,por
eso cada cual percibe su realidad particular, hay veces nuestras opiniones
se basan en la incontinencia verbal, que solo es VERBORREA y la realidad
tiene sus propios matices y también es verdad que en lugar de cabeza pensamos con el estomago, sobre todo hoy en día. Mis respetos señor.

Charito 26 noviembre 2020 - 3:22 PM

Sofía creo que no hay respuesta más certera que lo expuesto por usted aquí, tratando de que el sr. Izquierdo baje de la nube. La realidad de nuestro país en estos instante es triste.

Esther 26 noviembre 2020 - 2:10 AM

Muchas gracias, Alina. Me parece muy preciso tu texto. Creo que resulta un asunto central sobre el cual amerita regresar una y otra vez este del lugar de cada quien y la comparación entre cómo está construida , de palabra, la estructura de poder, y cómo es que ella funciona. Hay que terminar de entender y asumir el lugar del Pueblo en este proceso, pues es el Pueblo –que componemos quienes aquí escribimos, entre millones más– el Soberano y es a él a quien hay que servir. Ara, no pedestal dijo el Maestro.

El soberano sin trono - CódigoAbierto360° | CódigoAbierto360° 30 noviembre 2020 - 8:12 PM

[…] Camacho 23 noviembre 2020 At 7:49 AM […]

Los comentarios están cerrados.