Por: Osmany Sánchez

 Hace pocos días conversaba con un amigo sobre los compañeros de aula y de beca que ya no estaban en el país pues emigraron a diferentes países, unos casados, otros por reunificación familiar o algunos que se “quedaron” luego de que le otorgaran alguna beca en el extranjero.

 Muy pocos están trabajando en lo que estudiaron y eso es una verdadera lástima pues se perdieron excelentes profesionales.

 Contrario a lo que algunos nos quieren hacer creer la “fuga de cerebros” no es un fenómeno exclusivo de Cuba sino que es un mal que desangra a todos los países del tercer mundo.

 Esa es una de las causas que más difícil hace la puesta en práctica de la anunciada reforma migratoria pues se debe buscar la fórmula que permita que todos los cubanos tengan el derecho a salir pero que a la vez nos proteja del robo descarado de profesionales que contra nuestro país tiene dirigido el gobierno de los Estados Unidos. Un ejemplo claro de esto es el programa creado para incentivar que los médicos cubanos que están de misión, salvando vidas en los países pobres, se presenten en las embajadas de los Estados Unidos donde reciben una visa y la residencia al año de permanecer en ese país.

Por: Alberto Manuel León Pacheco (estudiante de Periodismo)

 

Este post lo tengo atorado en mi mente desde hace mucho tiempo. Cuando estaba en 12 grado y había obtenido la carrera que anhelaba, el mundo se me antojaba pequeño por la felicidad que me embargaba. Luego de la euforia personal y familiar por mi éxito, vinieron los sinsabores.

La gente que me rodeaba, al saber que ya terminaba el preuniversitario, lógicamente, me preguntó por el camino tomado. Al responder que el periodismo era mi brújula  laboral, casi todos me contestaron:”El Periodismo es muy bonito (hasta ahí todo bien) lo malo es que no vas a poder decir lo que quieras (ahí mismo comprendí donde había caído).

 Quiero aclarar que los que me dijeron, y me dicen, esa frase (parece que todos se la saben pues es la misma que me repiten desde hace 5 años) me “sobrellevaron” por respeto o por la cercanía emocional. Los más, fueron tajantes:” Tú también vas a decir  mentiras”

¿Como creen ustedes que me sentí al escuchar esas palabras ofensivas a lo que tanto había luchado por obtener?

Por supuesto que eso me llevó largas discusiones con muchas personas. Si no defiendo mi profesión ¿qué me queda?: dinero no voy a ganar mucho, y con la opinión que tienen

Gabriel Torres.

Ha comenzado un nuevo curso escolar en Cuba. Todo un largo camino de 10 y tantos meses hemos emprendido: las fuerzas y el intelecto se alistan para someterse a duras pruebas del conocimiento y el arte de aprender algo nuevo cada día.

El reto no es sólo de los que estamos del lado de acá. También los docentes, los administrativos y trabajadores en general del sistema de enseñanza; los encargados de entregar una educación con calidad, con verdadera valía, tienen por delante un denodado duelo en pos de alcanzar nuevos logros, mejores indicadores y lo más importante: brindar a los educandos una verdadera información, no disfrazada de facilismos, ni frases hechas (Escuché a mi madre exclamar un día que lo mejor que puede hacer un profesor es enseñar a aprender a sus estudiantes)

En estos momentos, en Cuba, la educación superior se traza nuevas metas. Alcanzar la excelencia en todos los egresados de las universidades y propiciar el desarrollo del país en esferas tan dolidas como el sector agropecuario, la industria y el magisterio son algunos de los principales objetivos de este organismo.

Caricatura de Gerardo HernandezPor: Osmany Sánchez

Cuenta la historia que Penélope, esposa del Odiseo, tejió durante veinte años un sudario, elaborando el tejido durante el día y deshaciendo el trabajo durante la noche para de esa forma alejar a sus pretendientes a los que había prometido que se casaría con uno de ellos cuando terminara su obra. De esa forma pudo esperar durante dos décadas la llegada de Odiseo.

En el deporte cubano sucede algo parecido, pues nuestros entrenadores dedican su vida al entrenamiento de equipos deportivos y en muchos casos deben empezar desde el inicio cada año cual Penélopes modernos. Los motivos son varios. En algunas provincias vemos como los atletas que son estrellas en su paso por las categorías juveniles luego se incorporan a las filas de los equipos de primera categoría sin embargo en Matanzas por ejemplo esto no sucede así y muchos de ellos prefieren ir a trabajar en el turismo o estudiar una carrera universitaria que aunque alejada del deporte, ofrece mayores expectativas desde el punto de vista económico.

La causa fundamental sin embargo es el abandono del país de nuestros principales atletas para integrarse al deporte profesional. No quiero detenerme aquí en los que se van y no triunfan, esa no es la cuestión, sino actualizar el modelo deportivo cubano que tantas glorias le ha dado al país.

Es indudable que el desarrollo deportivo cubano es un logro dela Revolución pues basta con tener el talento para que ser captado por una de nuestras escuelas de iniciación deportiva, pero es que el acceso a las escuelas de arte y música también son un logro de nuestro sistema y sin embargo el tratamiento es totalmente diferente.

Es normal ver en nuestros programas de mayor Ratting en la televisión, 23 y M por ejemplo, como entrevistan a actores, actrices, músicos o a artistas plásticos y que nos cuenten de su reciente gira de 3 meses por Europa o de que está en Cuba de Vacaciones pues está contratado por tres o cuatro años en otro país. Por aparecer en estos espacios y por su obra estos son los cubanos, llenos de cadenas de oro y vestidos con “ropa de afuera” que sirven de referencia para nuestros jóvenes.

Por: Gabriel Torres

Al igual que en todas las instituciones educacionales del país, el día de ayer abrió sus puertasla Universidadde Matanzas Camilo Cienfuegos. Nuevamente los pasillos largos, las aceras y aulas se colman de jóvenes, de risas y murmullos, de profes en carrera. Los espacios universitarios vuelven a ser nuestros después de 2 meses de playa y sol, de viajes en familia. Y otra vez comienzan las dulces angustias de las clases, y la universidad cobra su razón de ser…

Para todos los que se inician en esta enseñanza será un nuevo reto, un camino largo a transitar, lleno de sorpresas, sinsabores, madrugadas extenuantes y también, porque no, de algarabías y de fiestas, de las novias y los novios, de los amigos para siempre. Para los que continuamos aquí, resulta la certeza de que queda mucho menos; nos queda menos cada día para separarnos de esta gran casa que nos acogió, nos recibió como una gran madre y nos legó sabiduría, madurez, grandes responsabilidades. Y sabemos que pronto saldremos de aquí, formados y seguros, para aportar, cada uno desde su puesto de trabajo, nuestro aporte al fortalecimiento de este país y su Revolución.

Por Manuel García
El 12 de julio de 2010 escribí un post sobre la graduación en una escuela primaria cubana y de la intervención en el acto de uno de los graduados.
¿Recuerdan que algunos cuestionaban que un niño de once años pudiera hablar así?

 

Pues la Revista Matanzas en el número que se presentó en la Feria del Libro, le publicó cinco poemas. Los poemas abarcan diferentes temas, el amor, la naturaleza, pero el que más me llamó la atención fue el siguiente:
Puedes sembrar un país en tu patio, pero no puedes sembrar la Patria.

Cuando terminó la presentación de la revista lo abordé y le dije:
¿Qué quieres decir en este poema?
Me contestó: No quiero decir nada, digo lo que ahí está escrito.
Para provocarlo, le dije: pero yo no lo entiendo bien.
Con seguridad me contestó: No sé por qué no entiende, ¿para Ud. es lo mismo país que Patria?
Y cortésmente se despidió de mí.
Aquel niño me puso a pensar: ¿Es lo mismo país que Patria?

El diario español El País escoge con pinzas a sus articulistas, estos a su vez manipulan y tergiversan la realidad cubana. Esta vez le tocó al blog de los jóvenes matanceros. La Joven Cuba responde.
El diario español El País escoge con pinzas a sus articulistas, estos a su vez manipulan y tergiversan la realidad cubana. Esta vez le tocó al blog de los jóvenes matanceros. La Joven Cuba responde.

Por: Harold Cárdenas Lema

Hace dos semanas un bloguero cubano publicó un artículo en El País sobre mi post La sospecha. Mario Armando Riva Morales me califica de mentiroso en su espacio personal Reflexiones de Manchiviri, alojado en la comunidad de blogs del diario español (sólo con mencionar este espacio ya le estoy dando la mayor promoción que ha recibido posiblemente pues apena nadie lee lo allí publicado, es raro el artículo que contenga comentario alguno). Aunque da vergüenza ajena tener que replicarle a un señor que casi podría ser mi abuelo, el que calla otorga y no tengo otra opción que responder de la manera más respetuosa posible.

Ya en el primer párrafo de su artículo se lamentaba de haber apostado inicialmente al caballo perdedor, (refiriéndose al proyecto socialista nacional), quizás ahora que le juega al caballo de los intereses foráneos su inversión le vaya mejor, aunque no apostaría mucho por su conciencia. A mí me enseñaron a no apostar mi patriotismo, a no tomar a la ligera mi lealtad con mi país y su circunstancia. Este hipódromo es del tamaño de una isla y mi corcel siempre se llamará Cuba, cambiar de caballo merece un montón de adjetivos que prefiero omitir.

No puedo evitar sonrojarme cuando le tengo que explicar a un veterano de Angola que ha viajado por tantos países cuál es el balance final de la historia de la URSS. Armando se refiere a su estancia en la Unión Soviética como estar en “las entrañas del monstruo”, curiosa selección de palabras pero la última referencia que tengo de ellas proviene del Apóstol nacional y en alusión a un país opuestamente contrario, casualmente un país con el mismo discurso inflamatorio que este señor. Me prometí no caer en el facilismo de una vendetta personal o un lenguaje ofensivo así que sólo me limitaré a replicar lo más decentemente posible los argumentos sostenidos por mi interlocutor.