mercenario-cubaPor: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu)

En una ocasión un amigo se incomodó conmigo porque le dije que no podíamos ser ingenuos, esa palabra le molesta y no carece de razón, muchas veces la escuchamos en reuniones donde a falta de argumentos pues nos dicen que no podemos ser ingenuos y con eso se da por zanjado el asunto. Cuando hace unos días vi el llamado que alguien hacía a la “reconciliación nacional” no me quedó más remedio que emplear –con el perdón de mi amigo- el término ingenuo para referirme a su autor.

En múltiples ocasiones y por disimiles vías nos han propuesto a los miembros de La Joven Cuba que tengamos un encuentro con los llamados “disidentes” para intercambiar ideas y opiniones sobre el presente y el futuro de Cuba. Siempre –apuntan- con respeto mutuo, en nombre de la democracia y la libertad de expresión. No pretendo definir si hacerlo es correcto o no, esa es una decisión que debe tomar cada cual, solo voy a dar mi opinión sobre el tema.

Creo que Cuba puede y debe abrir sus brazos a todos aquellos que un día emigraron buscando mejores oportunidades económicas y que quizás hoy esperen la oportunidad de regresar y reintegrarse a su profesión, aportando con ello al país. Hacerlo, lejos de perjudicarla, la engrandece. Cuántos ingenieros, científicos, profesores, etc, andan hoy por el mundo desempeñándose en otro tipo de trabajos, subutilizando así el talento que la propia Revolución les ayudó a desarrollar. La tozudez no los debe mantener lejos de su patria. No es más patriota un funcionario corrupto solo por quedarse en Cuba como tampoco es menos digno otro cubano solo porque un día decidió emigrar.

Los administradores de La Joven Cuba celebran este 50 aniversario junto al tanque de la Victoría .

Por: Harold Cárdenas Lema y Roberto G. Peralo
Desde el mes de septiembre se nos ocurrió la idea de conmemorar el 50 aniversario de la victoria en Playa Girón, en coordinación con la UJC provincial y con el apoyo de varios organismos pudimos hacer la caminata que habíamos proyectado. Un trayecto de 65 kilómetros desde la Comandancia en el central Australia hasta las arenas de Playa Girón, en el que cada uno de los 50 jóvenes representaba un aniversario de este suceso histórico.
Salimos de la Universidad el domingo 17 a las 2:00 p.m., curioso el trayecto al central porque fuimos a Girón precisamente en una guagua Girón, que no son las mejores ni las más cómodas pero son las que teníamos. Al llegar a Australia (el central) dimos un recorrido por el museo donde radicara el puesto de mando revolucionario en el año 1961 donde Fidel dirigió todas las operaciones. En el museo vimos las armas y paracaídas que usaban los mercenarios y poco faltó para que pidiéramos prestado el uniforme con protector de mosquitos que traían los invasores. Pero lo mejor de todo fue encontrarse a un gusano como mascota de los mercenarios, parece que el nombrecito no se lo pusimos nosotros y si fue así, pues lo acogieron muy bien, lástima que ninguno de estos gusanos sea de seda (al menos así serían productivos).