Por: Harold Cárdenas Lema

“La operación Cóndor invadiendo mi nido,
perdono pero nunca olvido…”
Calle 13  (Latinoamérica)

Quizás mi primer recuerdo de las dictaduras latinoamericanas vino a través del cine, recuerdo cuando era aún muy niño y vi De amor y de Sombras. A través de la película (mucho después me enteré de la novela y leí a Isabel Allende) se me mostraba una realidad a la cual era absolutamente ajeno. Desde la Cuba del siglo XXI es muy difícil imaginar los horrores del Chile de Pinochet o del “Proceso” en Argentina.


Camila Vallejo rechazó las condolencias del PC chileno por muerte de Kim Jong Il

Por: Harold Cárdenas Lema

Hace unos días la dirigente estudiantil chilena Camila Vallejo hacía declaraciones públicas criticando la actitud del Partido Comunista chileno (al cual pertenece) por una carta de condolencias que enviaran luego de la muerte del líder norcoreano. Hace unos días me enteré del luto oficial decretado en Cuba al conocerse la muerte del dirigente asiático, me pregunté entonces: ¿qué motivos tengo para sentir empatía por Kim Jong Il? ¿Cuánto conozco de él? ¿Debo sentirme en duelo por su muerte?

Lo cierto es que en Cuba se sabe poco y se habla menos de Corea del Norte, sabemos que es un autoproclamado modelo comunista (algo fácil de decir pero difícil de hacer) pero con una aureola no muy feliz. De hecho, lo único que conozco del país es su peculiar sistema electoral: por designación paternal.


Por: Roberto G. Peralo

… Meditando sobre todas esas historias, de complot, subversión, guerras y asesinatos para mantener el orden económico actual a través de la violencia y el terror. Me resulta interesante ver cómo éste sistema ha continuado casi de la misma manera durante años, y años, excepto que los mecanismos se han ido perfeccionando, pero la esencia es la misma. Las historias se repiten en el presente. Honduras, Venezuela, Ecuador, Bolivia, aunque en muchos de estos casos no han alcanzado sus objetivos. Los pueblos han aprendido de su historia.

El escenario ha cambiado de lugar geográfico. El pretexto lucha contra el terrorismo, sin olvidar también que no puede faltar, los derechos humanos, dictadura y la democracia. Se invade Afganistán para


Por: Roberto G. Peralo

 Cuando Mossadegh fue elegido democráticamente en Irán a principio de los años 50 del siglo pasado. Fue considerado la “Esperanza para la democracia” en Oriente Medio. Fue el “Hombre del Año” de la revista Time. Pero, una de sus ideas y que empezó a implementar fue que los iraníes debían beneficiarse de su propio petróleo. Extraña política,

Por supuesto que eso no gustó, estaba naciendo una dictadura. Entonces se envió a un agente de la CIA, Kermit Roosevelt, un pariente de Teddy Roosevelt. Kermit fue allí con unos pocos millones de dólares, a combatir tal dictadura, y fue muy pero muy efectivo. En poco tiempo, se las ingenió para derrocar a Mossadegh. Democráticamente trajo al Sha de Irán  para reemplazarlo,  quien restableció el control del petróleo a sus “verdaderos dueños”, las transnacionales.

Cuando Árbenz se convirtió en presidente de Guatemala, el país estaba en manos de la  compañía “United Fruit”, la gran corporación internacional. Y Árbenz basó su campaña en un lema que decía, “Queremos  devolverle la tierra a la gente”. Y una vez que tomó el poder implementó políticas que harían exactamente eso.

A “United Fruit” no le gustó mucho eso, así que contrataron firmas de relaciones públicas para hacer una


fuente http://www.etmedia.it/comunidad.php?comunidad=27Las políticas neoliberales de las que son sujetos no pocos pueblos de América Latina evidencian una vez más  la clara intención de someter al gran capital, los orígenes, cultura y tradiciones que forman la identidad latinoamericana. En el caso particular de Chile, país que sufrió la crueldad de una dictadura militar bajo el influjo de los asesores de Washington, la educación es muestra evidente de ello.

Hoy el estudiantado chileno no puede acceder a la educación sustentada en el principio de oportunidad para todos. La mercantilización de tan elemental derecho, dada por la privatización de la enseñanza, el aumento de los precios de matrículas y gastos corrientes de las carreras universitarias, deja desamparada nuevamente a la clase trabajadora y hace elitista el sistema educacional chileno.

Ante la inaceptable situación, la Federación Estudiantil Universitaria de Cuba (FEU), fiel defensora de la verdad y la justicia, antiimperialista por convicción y ferviente representante de los intereses del estudiantado, portadora del más profundo sentimiento latinoamericano y caribeño,  hace suya la causa de los educandos chilenos y les manifiesta su apoyo en la lucha. Condena la brutalidad y el uso de la fuerza utilizada que viola constantemente sus derechos a la libertad de reunión y de expresión e insta a que  sean escuchadas y atendidas las demandas de los estudiantes; sobre la base del diálogo y el entendimiento pacífico.


Por: Osmany Sánchez

Desde su surgimiento la Revolución cubana fue faro y guía para los que en cualquier lugar del mundo decidían tomar las armas para luchar contra los regímenes que oprimían sus pueblos. Cincuenta años después nuestro país continúa inspirando a jóvenes en todos los rincones del mundo.

En más de 20 meses y más de 100 combates y batallas nunca el Ejército Rebelde asesinó a un prisionero, política que permitió que los soldados del ejército de Batista se entregaran en masa, conscientes que se les respetaría la vida. En el libro “Misiones en Conflicto”, Piero Gleijeses nos narra cómo en Angola los combatientes enemigos buscaban las zonas donde combatían los cubanos para entregarse conociendo el respeto con que trataban a los prisioneros.

Nuestros enemigos se han empeñado en desacreditar a Cuba y a sus principales líderes históricos conscientes del peligro que representa nuestro ejemplo para sus intereses. Continuamente vemos cómo se refieren a los “miles y miles de muertos de la dictadura castrista”. ¿Quiénes son esos muertos? ¿Dónde están documentados? ¿Existen pruebas?


Por: Roberto G. Peralo

Los jóvenes cubanos de hoy en día tienen una identidad sui géneris y particular y, por lo general, subvalorada y no tenido en cuenta a la hora de hacer un análisis político de la sociedad cubana por cualquier medio y especialista, que no siempre entiende bien nuestras formas de actuar, nuestros valores y como asumimos nuestra realidad.  En los casos que intentan realizar algún análisis lo hacen a través de prejuicios y cliché equívocos, en lugar de encuadrarlas en el contexto histórico que rodea a la juventud actual. Sería impensable comparar a los jóvenes que vivieron la dictadura de Batistas como mi abuelo con los jóvenes que vivieron en el proceso revolucionario que lo enmarcó la guerra fría y el mundo unipolar como mi papá, y estos a su vez con nuestra generación, que pudiéramos llamarla “la generación del período especial”.

Por lo que me voy a referir desde mi visión, desde mi punto de vista como un miembro más de esa generación “PE” sobre la democracia cubana y la implicación de sus jóvenes.


Por: Harold Cárdenas Lema (Guiteras)

No hace mucho, conversando con un joven de mi universidad, este se cuestionaba por qué se maneja el término Patriotismo indisolublemente ligado al de Revolución. Era una pregunta válida, mi primera reacción fue un cuestionamiento a la superioridad de un proyecto político (Revolución Cubana) sobre la identidad de una nación, cosa seria. Es un hecho que lo más importante para todos nosotros es nuestra identidad, lo que nos hace cubanos y nos motiva a defender lo nuestro. Ahora, ¿es un pedazo de suelo lo que defendemos? ¿Es un concepto de país por lo que luchamos? Después de mucho darle vueltas al asunto alcancé mi verdad al respecto (que no tiene que ser la de otros), mi conquista personal sobre un asunto cardinal en lo que a política se refiere: el orden de prioridades.