Realidad y símbolo en la guerra cultural

por Giordan Rodríguez Milanés
1876 vistas
guerra cultural

Estamos ante un episodio de guerra cultural. El pasado 9 de febrero, un twitt del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, citaba un fragmento de un discurso de Fidel Castro Ruz en fecha similar del año 1990, ante un Congreso de Pedagogía:

«La independencia no es una bandera, o un himno, o un escudo; la independencia no es una cuestión de símbolo, la independencia depende del desarrollo, (…) depende de la tecnología, depende de la ciencia en el mundo de hoy».

Aunque el discurso es mucho más amplio y aborda otros múltiples problemas relacionados con la necesidad de una educación inclusiva y de calidad para los pueblos latinoamericanos, he querido detenerme en el enfoque semiótico, de tipo pragmático, del fragmento escogido.

Se repite mucho en ciertos círculos intelectuales cubanos, compulsados por una visión ideo-política autodenominada «clasista» que no pretendo cuestionar con este texto, que a Cuba se le hace una guerra de símbolos, la guerra cultural financiada por diversas organizaciones imperialistas que aprovechan el aumento de la conectividad a la Internet.

La identificación y el enunciado de esa guerra, su estrategia, sus tácticas, no es nada nuevo. Ha sido estudiado y ensayado desde que Napoleón usara los panfletos como quinta columna contra las naciones europeas antes de engullirlas. Quizás desde aquel argumento de la recuperación del Santo Sepulcro para justificar las Cruzadas. O desde las esgrimas retóricas en el fórum o el ágora.

En todos los casos, la re-adjudicación de sentidos a través de la manipulación simbólica ha constituido una metodología esencial del ejercicio del poder o su oposición. De tal modo, la llamada guerra cultural ni es nueva, ni es exclusiva –otros países también la sufren, desde Siria hasta China–; ni siquiera es muy creativa que digamos, pues reproduce los mismos cánones psicosociales ensayados y vueltos a ensayar en distintos momentos históricos con resultados más o menos exitosos.

Spring is coming?

Si la guerra cultural y simbólica nos puede hacer ahora más daño como sociedad que hace veinte o treinta años, según el énfasis que hacen esos círculos intelectuales –al punto de polarizarnos y amenazar con desmembrarnos, de amenazar nuestros universos significantes y valorativos–; si es más perjudicial en el ámbito axiológico actual, no es porque hayamos mejorado las tecnologías de la comunicación sino lo contrario.

Es porque no hemos aprendido a usarlas mejor y a generar contendidos más asociados a nuestra realidad e historia. Las causas no habría que buscarlas tanto en lo que hagan los adversarios, o los enemigos declarados, como sí en lo que hayamos sido incapaces de hacer como nación con el uso de los aparatos ideológicos del Estado, entiéndase la institucionalidad en aras de la inclusión, la decencia y el consenso.

La idea diversa de La Cosa en Sí, creada en la mente por el intérprete, se acerca mejor al conocimiento de la realidad mientras más fuerte sea el vínculo del sujeto con el objeto referido –entiéndase: La Cosa en Sí convertida en Símbolo mediante la semiosis.

Sin ese vínculo cultural estrecho con La Cosa en Sí, la semiosis suele ser demasiado deformada de la realidad misma al punto de enrarecer la comprensión de esta. Se aleja de facilitar la comprensión de esa realidad. Entonces, la devolución reelaborada del símbolo a la sociedad tenderá a una distorsión infinita camuflada estéticamente, la mayoría de las veces tendiente al hedonismo pueril.

Al asumir que La Cosa en Sí es el doble sabotaje contra el vapor La Coubre anclado en el puerto de La Habana, a  partir del cual se resignifica la consigna «Patria o Muerte», pero incapaces de mantener una conexión adecuada con ese suceso a través de la enseñanza eficaz de la historia y el uso de las plataformas mediáticas, entonces será fácil crear una interpretación distorsionada de la consigna que permita negarla con lo que, en apariencia y sólo en apariencia, sería su contra-símbolo: «Patria y Vida».

Fragmento del video de la canción «Patria y Vida».

La distorsión tiene a favor lo que algunos teatrólogos y dramaturgos le hurtan a la antropología y llamaron en los años noventa, el proceso de «de-culturación dramática» o de negación del objeto referido, en aras de la creación de un universo simbólico que ya no dependa de la producción de significados a partir de la relación tradicional entre texto y contexto, sino entre texto e intratexto.

La realidad no importa, ni menos la verdad, lo que importa es lo que el manipulador «prefiere» que se crea o «quiere» que se crea acorde a las reacciones emocionales que provoca en el manipulado. No digo nada que no se haya estudiado antes. Sólo explico el ejemplo.

O sea, sin una modificación concreta y tangible de la realidad a favor de nuestro sistema de valores que permita una conexión lo más directa posible del intérprete con La Cosa en Sí, la simbolización puede usarse con mayor facilidad para deformar la realidad.

Dicho en términos mundanos: el margen a la interpretación distorsionada de la realidad cubana y la guerra cultural es mayor mientras menos problemas culturales concretos de nuestra sociedad somos capaces de identificar anticipadamente y solucionar de forma creativa. Así de simple.

También es de Perogrullo que mientras mayores competencias axiológicas y normativas un sujeto posea –mejor conozca la Constitución, sus derechos, deberes y límites–, mientras mayores sean sus competencias en cualquiera de los otros órdenes –artístico, tecnológico, científico y religioso–; menores posibilidades tendrá de ser manipulado con éxito. Y no se logran esas competencias sin la educación del pensamiento crítico con la menor cantidad posible de sesgos ideológicos.

Otros podrán darse el lujo del autoengaño. Un patriota y revolucionario no debería jamás darse ese lujo a partir de la apotema de Romand Rolland, incorporado por Gramsci, de que «la verdad siempre es revolucionaria», a lo que el cantautor cubano Israel Rojas Fiel agrega: « (…) incluso cuando te la diga tu enemigo». El autoengaño es peor que la guerra cultural.

Someter la verdad al ámbito exclusivo de lo simbólico, según nociones políticas preconfiguradas, aparte de que la relativiza, la deforma y vuelve reaccionaria su distorsión: la convierte en contrarrevolucionaria, acrítica en el ámbito pragmático.

De tal modo, es una verdad que la bandera cubana surgió como símbolo del anexionismo y, como parte de esa verdad, está el hecho de que el uso sostenido y consensuado como estandarte en la guerra contra España, independientemente de su concepción original, la convierte en símbolo de la nación soberana y no anexada.

Sería una tontería sesgar la naturaleza de su origen para subrayar su posterior semiosis asociada al independentismo. O sea, los símbolos –y las consignas dada su relevancia simbólica– pueden cambiar de sentido acorde a los nuevos usos. El mundo no se acaba por eso.

El Grito de Oriente y la guerra de Martí

El gobierno cubano cada vez da más señales de entenderlo correctamente cuando vemos el énfasis que pone en impulsar la ciencia y la tecnología para coadyuvar a resolver nuestras dificultades socio-económicas, y la identificación crítica de nuestros problemas, aún con el asedio de las fake news, las provocaciones y las hiperbolizaciones en redes sociales. La guerra cultural es una arista más. 

Ahí hay, desde el punto de vista pragmático, un nuevo simbolismo que nuestros ideólogos no alcanzan –o no desean– subrayar en los medios cuando el Presidente reconoce críticamente los errores en la aplicación de los protocolos de contención de la Covid-19. Cuando el Primer Ministro Manuel Marrero llama a los aduaneros a hacer cumplir la legalidad en frontera con probidad, amabilidad y respeto. Cuando el Vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino  Murillo,  acepta los excesos y  las distorsiones en la aplicación de la Tarea Ordenamiento en detrimento de los más desventajados socialmente.

¿Cuántas veces aquellos considerados «El Enemigo», con o sin comillas, expusieron –acaso expusimos, catalogados como tal–, esas mismas problemáticas y muchas otras?  

Pero en los mismos medios y plataformas donde vemos esos indicios de comprensión de lo esencial por parte de altos funcionarios gubernamentales, también vemos su negación por los ideólogos –comunicadores profesionales y sus orientadores políticos– a escala simbólica y valorativa en una postura francamente contraria al enfoque pragmático que hemos citado del discurso de Fidel de 1990. Sobran ejemplos de acusaciones de guerra cultural que no eran tal. 

Pongo solo uno para no abusar del lector. Cuando en las redes sociales fueron criticados los precios del Sistema de Atención a la Familia (SAF), desde intenciones lo mismo contrarrevolucionarias que revolucionarias, un núcleo duro de la ortodoxia ideológica sesgaba el problema con énfasis en las presuntas intenciones desestabilizadoras de opositores a través de la guerra simbólica y solo aceptaron las evidencias cuando el propio Murillo criticó duramente en la Mesa Redonda el comportamiento de unos cuantos empresarios. Se rectificó el dislate.

El ordenamiento de la resistencia

Esa resistencia fatal al reconocimiento crítico de los acuciantes problemas sociales o un reconocimiento parcial y no pocas veces limitado de nuestras realidades. Y la justificación –que no argumentación– a partir de una presunta defensa ideológica clasista de la Revolución en el ámbito simbólico –bien podría ser tema de otro artículo– tiene un costo pragmático al polarizar la sociedad y contribuir, tanto como quisieran los enemigos de la Revolución Cubana, a nuestras divisiones internas.

No por gusto Fidel Castro Ruz en aquel discurso de Pedagogía 90, prefirió no adentrarse en los problemas ideológicos y sí centrarse en lo que, también para mí, es esencial: «Hay cosas que todos vemos muy claro, sea católico o sea protestante, musulmán, hindú, animista, cristiano, marxista, socialista o no socialista, y es que no somos nada; es decir, que estamos siendo saqueados, que un porvenir terrible nos espera…».

Entonces vuelvo a remitir al lector a la cita con que inicio este artículo. A buen entendedor…

20 comentarios

Orl 4 marzo 2021 - 7:38 AM

Giordan. Pregunta. ?Y no crees que un vídeo de un joven que saca su juguetito a la calle, un Mercedes Benz es un símbolo nefasto? ?Lo fabricó la CIA?

Orl 4 marzo 2021 - 7:42 AM

Gracias ! Qué emoción que el autor nos vuelva a recordar las palabras orientadoras del eterno e imbatible Fidel Castro Ruz!

José A. Huelva G. 4 marzo 2021 - 8:35 AM

A mas de 2 semanas del «Patria y Vida» y 3 milliones de reproducciones todavía resuenan los ecos del bombazo en Cuba. Que si me robaron los símbolos, que si los culpables somos nosotros, no ellos y Taca taca. Hay una realidad como una casa que los comunistas se empeñan en no ver: El tema caló profundo porque expresa la realidad que vive la gente. Esa misma que NO es realidad para el gobierno y sus acólitos. Han hecho varios temas de «respuesta» y ninguno ha alcanzado ni 30% de la resonancia del original. Al contrario. Lo que ha hecho la gente es corgarle dislikes para que mostrar su repudio. Si pudieran hacerle lo mismo al Granma y al Noticiero ya verían a donde llega su influencia. No sé, pero veo que es hora de pasar la página. La realidad nacional tiene muchos otros matices mas importantes que una canción. Creo que el tema solo ha servido de termómetro para mostrar el sentimiento social real del cubano.

tony crespo 4 marzo 2021 - 8:36 AM

……Mala suerte. Todo el esfuerzo en crear al hombre nuevo termina en un rotundo fracaso….los hijos del absolutismo y de la infalibidad son incapacesde defender y defenderse ante el avasallador empuje de la VERDAD frente al monopensamiento con verdades tan obvias y tan al alcance de todos que hoy día la llamada revolución está a la defensiva…..expuesta tal y como es la falacia del pensamiento del gran iluminado y se disuelve ante la realidad que ya no es posible ocultar….el que tanto dijo y se desdijo y volvió a decir en un remolino de incoherencias y contradicciones con la lapidaria frase ESTO NO FUNCIONA NI PARA NOSOTROS MISMOS confesion de un alma torturada, frustrada, agotada, desesperada como penitente ante un confesor….No arrepentimiento alguno más bien alivio y desahogo ante su impotencia frente a la realidad por el creada, sin una respuesta coherente…..esta escena me trae a la memoria a la NOCHE TRISTE de Hernán Cortez con la diferencia que Fidel Castro NO LLORO

Arturo Mesa 4 marzo 2021 - 8:52 AM

De lo mejor que he leído.

dario45666 4 marzo 2021 - 9:11 AM

con el mayor respeto,la comparacion de la bandera cubana,como simbolo,con el enganoso Patria o Muerte,es una aferenta a la historia de cuba.La bandera de cuba ,senala los esfuerzos de los cubanos para lograr la libertad y el progreso,y ademas,es simbolo de la patria anhelada por todos,desde las primeras luchas,donde la anexion no estaba renida con la independencia hasta hoy,incluyendolos a todos los que quieren eso : progreso y libertad,aunque tengan otras vias …….El Patria o muerte fue,como todo en la vida de un psicopata o un comunista,algo coyuntural,algo de ocacion ,que no significaba nada,como quedo demostrado en ese evento,tomado como pretexto para comenzar la invacion sovietica ,invasion que nos dejo como colonia ,no como semi colonia,sino como colonia,pues cuba nnca fue tan dependiente ni estuvo tan ocupada como en esa era que comenzo con el patria o muerte.A que Patria se refiere el slogan ?? A una Patria sin soberania del pueblo?,a una patria de emigrantes que huyen de todas formas a la casa de «enemigo»,a una patria de seres marcados por la mentira obligada y la «resolvedera » ??La Patria,como bien dice el autor,no es una quimera ,una utopia,la Patria debe ser ,una casa para todos,donde podamos vivir y desarrollarnos,con todos y para el bien de todos. Solo eso.

Esteban 4 marzo 2021 - 9:42 AM

La simbología de lo que algunos todavía insisten en llamar «revolución cubana» está muerta. Ya no funciona por más machacona que sea su repetición. De hecho, causa aversión.
El poder, para usar el ejemplo traído por el autor, respondió a Patria y Vida con un vídeo verdaderamente desastroso en todos los sentidos. Ello indica que los señores de la élite monopartidista ya no tienen nada que ofrecer en esta guerra de símbolos. Solo les queda ser reactivos, defensivos y represores.
Ser hoy un revolucionario cubano significa oponerse al sistema y modelo implantados. Ese disparate ni es revolucionario ni podría serlo. De hecho, nunca lo fue.
Ser patriota no significa estar dispuesto a morir por un proyecto inviable para la patria ni ser revolucionario significa ir en contra del concepto.
Todo está distorsionado allí.

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 4 marzo 2021 - 10:41 AM

Me centrare en el analisis del video oficialista, de entrada me parece que fuese hecho por la CIA, deplorable desde todo punto de vista y que refleja la muerte de la revolucion no solo en años sino tambien de sus protagonistas, gente mal vestida, sin creatividad, sin alma, cantando cosas incoherentes, nada de arte, en fin ni se salva la bandera que parece vieja y desteñida, y esa es la simbologia aquii, el poder no puede dar nada mas que pobreza, material e intelectual , ver a esos artistas lucen como si fuesen opositores a los cuales se les sometio a un mitin de odio y despues a la fuerza subidos a patrullas y obligados a cantar, es increible la pobreza conceptual, visual e ideologica de este monumento que mas moonumento parece un mausoleo a la «revopucion castrista» porque en ultimas eso fue lo que paso en Cuba, y para rematar los simboilogia vemos al nietecito del difunto haciendo alarde de su juguetico y diciendo sin pudor que hay muchos mas ocultos, creo que esto acabo y ese mundo ideal en que todo es color de rosa es ingenuo o perverso, el Mercedes Benz del principito asi lo indica, dar la vuelta a la pagina, ser un pais moderno y civilizado se impone, como aceptan esa locura de crear vacunas para la pandemia, ante todo con fines propagandisticos y economicos con su maquillaje de «humanismo»? todos los dias se mueren e infectan cubanos pero al regimen no le importa,, y xq no le importa? los fines son lo mas importante, se sacrifica al pueblo como se hace y ademas la nomenklatura esta vacunada, es la unica explicacion, para eso tienen el poderf, parra eso pueden ocultar y sacar jugueticos cuando les de la gana esa gente merece paredon Batista era un niño ante estos monstruos.

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 4 marzo 2021 - 11:19 AM

Por cierto la filtracion del video del nietecito capitalista, solo indica que hay una faccion entre la cupula dominante o mas abajo que esta conspirando para sacar del poder a la corrupta, cinica y manipuladora elite que queda del 59 y sus complices, es mi modesta opinion, es mostrar al capitalismo como la via para acumular «jugueticos» como el de Sandrito y vivir la vidacomo ser humano y no como un esclavoi socialista.

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 4 marzo 2021 - 11:31 AM

Los tre eventos, Patriayvida, patriaymuerteparalavida?y el nietecitocapitalista, son eventos para nada desligados, tienen un hilo comun y a mi parecer es una lucha interna en el poder para imponer el rumbo en los proximos años en Cuba, la del video oficilista no ofrece nada que ya no ha ofrecido antes y que nunca dio, la de patriayvida da esperanzas y la del nietecito es una evidente oda al capitalismo, el unico que le puede ofrecer al cubano progreso material y economico, aqui como dice el autor los SIMBOLOS HABLAN. y ahora le toca al cubano escoger con cual de los dos videos se identifican para como Sandro poder tener prosperidad y bienestar en su vida..

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 4 marzo 2021 - 11:35 AM

para quienes no lo hayan leido:El mejor de todos los comentarios

DIOS JUZGARÁ A LOS INICUOS

il y a 10 heures

CARTA DE UN REVOLUCIONARIO

«Revolución, te nos metiste dentro muy de prisa, nos trajiste paz, tranquilidad, alfabetización… Nos trajiste tanto, que nos inspiraste a soñar… Nos inspiraste tanta confianza que te hemos puesto incondicionalmente por delante incluso de nuestros seres queridos. ¿Hoy te lo mereces?

¿Qué representas tú hoy? ¿¿A quién defiendes??

Nos trajiste la ilusión de un futuro mejor… ¡¡Pero el Futuro ya llegó!! Hace 20 años pasamos el año 2000 y nada, seguimos solamente sobreviviendo. ¿Cuál es tu objetivo hoy?

Nos educaste… Y ahora no podemos decir lo que pensamos, si eso que decimos o pensamos, no te conviene.

Limpiaste el país de políticos que pensaban que Cuba era suya y creímos en ti por ello, pero no quieres limpiarlo ahora de esos mismos a quien entonces confiamos la limpieza y hoy creen que Cuba es su propiedad y su pueblo sus ciervos incondicionales. Donde los nietos de sus gobernantes viven mejor que los nietos de los más ricos del mundo. ¿Quién limpiará todo esto ahora?

Nos ayudaste a tener pan en nuestras mesas cada día, nos enseñaste a no amar demasiado el dinero, incluso a odiar a quienes lo tenían o intentaban tener más, y creímos que eso nos hacía mejores personas. Ahora todo es por dinero como antes de que tú llegaras, con la diferencia de que no nos enseñas a ganarlo y nos prohíbes generarlo.

Hoy sólo tú tienes el derecho a vender y vendes solo en dólares que ningún cubano gana. Y con los precios impuestos por ti, más caro que en ningún país del Mundo. Nos prohíbes cosas absurdas como vender lo que producimos o traer de fuera lo que necesitamos y tú no nos puedes dar. Eso nos hace vulnerables, incapaces y envidiosos. ¿Quién pone el pan dignamente en nuestra mesa hoy?

Lo ponen los hijos de Cuba que viven fuera, a quienes nos enseñaste a odiar y excluir de nuestras vidas. Son esos que se revientan trabajando honestamente en el extranjero (por ellos y por nosotros) y nos envían dinero para mantenernos, esos a quienes aún hoy despreciamos al filo de la doble moral impuesta.

Revolución, si no cambias, si no te adaptas, si no entiendes que el capitalismo en estos 62 años ha seguido evolucionando y ya no es aquel bicho malo que era cuando llegaste, y si no comprendes que tú no eres tan buena como esperábamos de ti cuando llegaste alumbrando nuestro camino, tendré que abandonarte. No podré seguir defendiéndote, porque ya no seré yo, seré una mala persona y no estoy dispuesto a vender mi alma de ese modo tan vil.

Cuando llegaste no eras ni socialismo ni comunismo, eras solo Revolución.

Nos trajiste tantas ilusiones y cosas buenas que confié a ciegas en ti.

Acepté comunismo porque aceptaba lo que viniera de ti, daba por correcto todo lo que de ti o de tus dirigentes viniera.

Ahora entiendo que no me importa el nombre, comunismo o capitalismo. Me importan mi Cuba, mis familiares y amigos y me importa el futuro de todos los cubanos. Quiero una Cuba próspera y libre de tanto odio a los americanos, al vecino con dinero, al compañero de aula que dejó la Patria, al que piensa diferente….

Me metiste en la sangre un amor por mi país tan fuerte y ligado solo a cosas que tú me indicabas, que me confundí pensando que Revolución y Patria era lo mismo. Me confundí pensando que nuestra Patria era solo de quienes creíamos en ti, Revolución.

Hoy sé que no es así y que todos tenemos derecho a nuestra Patria, independientemente de cómo somos y cómo pensamos.

Por eso fue por lo que lucharon los Mambises. Hasta el año 1959 NINGÚN CUBANO luchó por un comunismo. Y a día de hoy ha demostrado ser tan ineficiente que el pueblo tampoco lo quiere.

El pueblo lo que quiere es Libertad, Paz social, Prosperidad. O lo entiendes o te abandono. Y escucha cuando te digo que no soy el único.

Pido perdón a todo cubano que ha tenido que abandonar nuestra Cuba y a sus familiares para vivir mejor y poder ayudar.

Pido perdón porque con mi ceguera y mi silencio he ayudado a convertir a mi tierra en un lugar inhóspito para todo aquel que piensa diferente.

Pido perdón a mi familia por no haberla valorado como debía y no haberle dado una vida digna.

Perdón a quien di la espalda por miedo o para mantener mi puesto de trabajo.

Pido perdón a quienes le arrebataron su Patria, no imagino cómo podría yo vivir sin ella. ¡Cuánto dolor, Dios mío!

A ti Revolución, te pido que nos permitas vivir con dignidad, que permitas que entre la nueva Revolución que intenta abrirse camino en todo este caos.

Que hagas honor al significado de la palabra «REVOLUCIÓN»

Porque en el diccionario y en el sentido común Continuidad es antónimo de Revolución».
Tony _Cuba
Tony _Cuba
hace 3 minutos

Luiso 4 marzo 2021 - 12:05 PM

A veces pienso que desde el Gobierno hay una campaña para matar las ideas de Fidel,,,como mismo hicieron con todos los que fueron parte de su Gobierno,,,Fidel prohibio por ley que usaran su imagen y hoy la vemos en l9s peores actos de esta plebe que gobierna ,,,1 minuto de Canel, Murillo o Alejandro Gil hace mas daño a la nación que cualquier campaña …solo recuerden la NUEVA NORMALIDAD O ANORMALIDAD de estos 3 que trajo tantas muertes pero todos siguen en sus cargos,,a pesar de que no hacen nada bien ,son nefastos para la PATRIA …

tony antigua 4 marzo 2021 - 12:05 PM

Todo el universo simbólico descansa sobre la base de la vida material de la sociedad.
Un análisis de contenido de la foto nos muestra el dolor ante los muertos de una agresión injustificada, pero al margen, como en un plano que a la vez que contextualiza también en parte es protagónico, una ciudad espléndida que apenas asoma a la imagen pero dibuja una esencia perdida que solo conocen los que vivieron aqui de 1970 hacia atrás.
Sesenta años después (quien no tome en cuenta esa dimensión temporal, está ignorando una variable decisiva), si el dolor es el mismo o no, depende de cada cual. Hay múltiples factores etarios, axiologicos, culturales que condicionarán una interpretación diversa sobre el símbolo » en si».
Lo que nadie puede negar es que la ciudad, que aparece en la foto no es la misma y ahi hay una «cosa para nos» un deterioro material que no soporta ningún debate medianamente aterrizado.

Observador 2021 4 marzo 2021 - 1:59 PM

Bueno, yo todavía no he visto ningún gesto de auténtica inculpacion de la máxima dirigencia del pais por los errores cometidos en esta crisis económica, sanitaria y cultural. Incluidos los diluidos golpes de pechos en el reciente Consejos de Ministros publicados hoy.

Para sintetizar mas el asunto de “la cosa en si”, podemos dejarlo en “la cosa” y aplicarle el comentario general de “la cosa está…” o mas enfaticamente “la cosa esta de…” y que dejo al lector completar la frase agradeciéndole en lo posible no usar lenguaje de adultos.

Hoy precisamente se conmemora el 61 aniversario de los sucesos que generaron la frase opcional “Patria o Muerte”, a la que años después se le adjunto la redundante “Socialismo o Muerte” y tan solo unas semanas atras se le replica con una inclusiva “Patria y Vida” que a su vez ha generado una contrarréplica horrible y patética con video y canción incorporada que augura un record aplastante de rechazo .

José Raúl Rodríguez Rangel 4 marzo 2021 - 3:16 PM

«La verdad siempre es revolucionaria», dijo Gramsci. Entonces queda claro lo que Carlos Varela cantó: «la verdad de la verdad es que nunca es una, ni la mía, ni la tuya, ni la de él…», ni de clases sociales, grupos transnacionales, religiones, gurúes, etcétera.
Pareciera que de esta forma la verdad anda volando o volátil como el éter, pero no es cierto, hay varias herramientas antropológicas, como los valores, instituciones, tradiciones, usos, costumbres, que nos permiten, si bien no hacernos de manera individual con la verdad, por lo menos sí compartir y acompañar la verdad, esos valores de tolerancia y respeto por el otro, libertad y decoro, derechos humanos universales, compartidos, indivisibles, que deben ser protegidos y promovidos, son inalienables.
Entonces, cómo vamos a acompañar la verdad en un país donde un policía con total impunidad golpea una ciudadana. Serán los esteriotipos de bárbaros atilas que nos envía la muerte?
Cómo vamos a ver la verdad impersonal, en medio de un acto de repudio a otra ciudadana que decidió pensar diferente.
Cómo vamos a ver la verdad cuando el partido comunista se pronuncia con una canción como Patria o Muerte por la Vida, que a decir de 14 y Medio es un acto de repudio con música.
En fin, son tantas y tantas inexactitudes políticas, ideológica, simbólicas, que hacen lucir como adefecio al representante de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos, ONU, dónde su versión de los hechos es que el Imperio culturalmente avanza sobre la «soberanía patria», que en última instancia solo sirve a los soberanísimos empresarios, Sandro Castro, y Castro Santana.

Marcos 4 marzo 2021 - 9:46 PM

Revolución es SILVIO y PABLO cantando juntos una vez más… un concierto de ellos por su significado semiótico y sintáctico hará britar las semillas de hombres nuevos que duermen en la sociedad cubana… pero esta vez es necesario que no los detengan

El hombre nuevo está en Cuba… pero hay que dejarlo ser… no hacerlo partir…

Guillermo 4 marzo 2021 - 11:17 PM

Para hacer una «Guerra», hay que estar bien convencidos respecto a muchas cosas; entre ellas hay que saber «Los Objetivos por los cuales se luchará» en este caso de Cuba, si lucharemos por una Constitución ya establecida, que marca unos objetivos claramente soberanos, orientada a garantizar ante todo las necesidades fundamentales de toda la población, que priorice, el desarrollo gradual de toda la sociedad, sin discriminación de ninguna índole; una Constitución que, aunque requiere «Ajustes y algunas modificaciones, eliminaciones y/o inclusiones, está concebida con mucha mas Justicia para la Gran Mayoría de toda la Población; una Constitución que, aunque concibe el desarrollo de todos según los esfuerzos y aportes a la Sociedad, evita el «desigual e indiscriminado desarrollo» de ningún grupo social…. Hay que saber, si se luchará por una Constitución orientada al desarrollo desigual, según las Clases Sociales conocidas en el mundo con sus divisiones y sub divisiones, donde al final de cuentas los que realmente «Dirigen el país», no son los gobernantes ni los partidos políticos ni ninguna organización civil, nacional o extranjera no, los que realmente dirigen al país y a toda la Sociedad, son aquellos «Grandes Grupos de Poder Económicos» que radican en cualquier lugar de este planeta pero mueven sus hilos cómodamente sentados para decir lo que hay que hace , donde y cuando….Hay que saber, si se luchará por arreglar un Gobierno que no responde correctamente a la Constitución vigente, sea por desconocimiento, prepotencia, ambiciones personales, mostrando incapacidad para mantener los objetivos y conducir a su pueblo a una lucha justa, manteniendo la moral de lo que de sus cargos y obligaciones se espera…..Hay que saber, si se luchara contra Ignorantes, antisociales de todo tipo, oportunistas con amplia, escasa mediocre o, ninguna cultura….Sean Nacionales o extranjeros porque al no incorporarse como amigos en la lucha, simplemente son «Enemigos sin importar donde se encuentren»….
La Guerra en Cuba, no es solamente Cultural; la Guerra mas importante que en estos momento tiene que enfrentar Cuba, es «La Guerra Económica» con todo lo que en ello está implícito, la Producción Interna (agrícola e industrial) incluyendo el Turismo y todas las fuentes posibles y actuales de Exportación y, la Comercialización correcta y controlada de todas las actividades; como única forma de poder mantener las garantías fundamentales de vida para toda la Sociedad. Hay que hacer «Cambios Administrativos», transformar Organismos, de manera que ejerzan realmente como Controladores en lugar de estar intentando desde los Ministerios, estar metiendo las manos en las funciones de las Empresas indicando con ello que en lugar de realizar la actividad de Control y Recolector Económico, están tratando de «mojarse» en esas aguas turbias empresariales… Hay que dejar la dependencia económica y comercial con los EEUU; olvidarse de intentar ser «El Destino Turístico» de los estadounidenses; evitar el cruce de los USD (todo tipo de MLC) por las fronteras nacionales….. Que toda y única transacción de compra venta, sea en la MN (para todos los cubanos y los extranjeros que vivan, residan o, que trabajen en Cuba……La otra Guerra es por la Sociedad, donde todos los cubanos, independientemente de «Sus Ideas Políticas, religiosas, sexuales, étnicas», de su nivel Cultural, Profesional o Científico; puedan Mantener todos sus Derechos en Cuba, sin importar el país donde residan «SIEMPRE Y CUANDO» sean capaces de reconocer y respetar la Sociedad ya establecida y mantenga sus «Obligaciones con Esa Sociedad» de manera que Los Derechos Sociales se ajusten a los Deberes Sociales…. No se le puede dar derechos a ningún individuo que Irrespete la «Sociedad de su País», viva o resida en el lugar donde viva ya que «Los Antisociales» no pueden tener derechos que no sean a la «Reeducación Social». Los Anti Sociales, no tienen ni cultura, ni política, ni religión ni preferencias definidas, son oportunistas que viven de la ocasión, sin preferencias sociales de ningún tipo que se venden y/o traicionan hasta entre ellos mismos….

Guillermo 5 marzo 2021 - 12:01 AM

Para ser Enemigo de una Sociedad, no hay que ser «Ignorante ni Docto», no hay que pensar diferente ni distinto, ni contrario a los principios de esa Sociedad… Se es enemigo «No» cuando se hacen mal las cosas o, cuando no se hacen bien.. Se es realmente enemigo, cuando las cosas no se hacen ni bien ni mal, cuando no se critica lo que hay que criticar o, cuando se critica inadecuadamente , de la forma que no se debe criticar, cuando no se critica en el lugar donde hay que criticarla y, ante quien se debe criticar….Se es enemigo de una Sociedad, cuando nos dedicamos a hacer «teorías» generales y cursis, sin dirigirlas donde realmente hay que dirigirlas para ayudar y, no ser un enemigo mas de esa Sociedad que, entre otras cosas, con miles de errores, con miles de personas desconocedoras del «como hacer» nos elevó el ego personal de manera que hoy en día lo poco, o mucho de la «Cultura que mostramos», se la debemos a los hombres que lograron esa sociedad…

Manuel* 6 marzo 2021 - 7:12 PM

Es mala táctica atacar al lema «Patria y Vida», porque podría parecer que uno ataca a la Patria y a la Vida.

Eva 7 marzo 2021 - 12:23 PM

Sin aceptar las diferencias y sin la unidad de todos en la voluntad y el amor no habrá reconciliación para sacar de la miseria a nuestra patria
Es muy triste sentir que se ha confiado tanto en un sistema que nos ha fallado y cuyos principales responsables continúan cometiendo gravísimos errores y no son capaces de accionar con justicia sobre ellos para recuperar la fe y volver a creer que se puede vivir en paz en la tierra donde nacimos y que amamos.

Los comentarios están cerrados.