Giordan Rodríguez, un manzanillero en salvaguarda de la memoria

por Lecturas sugeridas
Giordan

Por Alejandro A. García Ortega*

Hace poco más de un año, el 19 de mayo de 2020, Giordan Rodríguez Milanés realizaba un viaje en bicicleta de 110 kilómetros desde su hogar en Manzanillo hasta Dos Ríos. En ese entonces, mientras pedaleaba, grababa y publicaba en Facebook lo que iba observando en el camino. La crónica hipermedial se acompañaba además de pequeños textos que publicaba en el blog Segunda Cita, del trovador Silvio Rodríguez, donde muchos segundaciteros, de manera virtual, realizaban el viaje con él.

La anécdota antes relatada dibuja un poco para el lector quién es Giordan: un hombre de metas, martiano decidido a honrar la memoria del Apóstol en el aniversario de su caída en combate; una suerte de periodista apasionado del ejercicio físico y el ciclismo. Este manzanillero es un cubano que sueña con un país mejor y desde su localidad trabaja para ello incansablemente. Recientemente publicó en sus redes sociales que espera terminar pronto el documental Más allá de la figura, acerca del pintor y escritor Julio Girona.

Esa buena nueva para los centropablianos y para la cultura en general permitió que contactara con Giordan, vía Whatsapp, un viernes temprano. Luego de que terminara su rutina de ejercicios matutinos accedió a tener una charla conmigo. Aquí va:

¿Giordan, si tuvieras que hacer una autobiografía casi al vuelo, qué pondrías?

Pondría que nací en un barrio aledaño a la estación del ferrocarril donde Casillas asesinó a Jesús Menéndez, donde las riñas callejeras –a veces tumultuarias– eran tan cotidianas como las mesas de dominó, y nuestro «deporte» favorito era saltar de un vagón de carga a otro del tren en marcha, o llevarnos las señales de Pare frente a la patrulla para que nos cayeran atrás y escabullirnos en bicicleta.

Escribiría sobre mis abuelos. El materno, linotipista de la imprenta El Arte en Manzanillo. Además de montar los números de la revista literaria Orto –ahí publicó parte de la mejor intelectualidad cubana y latinoamericana hasta 1958–, reprodujo la propaganda de cada proceso revolucionario que hubo en Cuba durante casi todo el siglo XX, y que tuvo resonancia en un Manzanillo con una clase obrera muy combativa, rebelde.

Giordan (1)

Mi abuelo materno trabajó en la base naval yanqui de donde tuvo que salir en forzosa retirada -no puedo decir «huyendo» porque vuelve y me da un pescozón–, por sindicalero. Toda la vida sufrió en silencio, desde su espiritismo, tras la penumbra porque quedó ciego, no haber estado cuidando a Paquito Rosales, como tantas veces hizo, el día que capturaron en Guantánamo al primer alcalde comunista de Cuba, para luego asesinarlo.

Pondría a mi madre, quien se plantó ante los que le pedían organizara un acto de repudio en 1980 a nuestro vecino Juan Luis que se iría por El Mariel. «Si ustedes quieren aportarle vergüenza en vez de logros a la Revolución, hagan un acto de repudio pero conmigo no cuenten», les dijo. Pondría a mi padre, a quien no he visto dejar de trabajar con sus manos un solo día de mi vida a su lado, y ya tiene 77 años. Y no podría dejar de mencionar que, desde que tuve uso de razón, los vi leyendo. Mi madre solo dejó de leer el día de su muerte hace 14 años. Mi padre aún lee. Por suerte, mi hija también.

Y aparecerían mis maestros y maestras. Desde Zoila Carballo, que me enseñó a escribir, pasando por Acacia, que ahora es mi vecina, y me enseñó a amar la Historia, el profe Calzada de Física en la Secundaria. Las de marxismo que, además, me enseñaron en el pre la etiqueta al comer hasta los doctores Mario Nieves y Rojas Bell del ISA de Holguín, gracias a los cuales me enamoré de la Teoría de la Comunicación y la Semiótica. Y a aquella soviética, Irina, que me obligó a leerme La guerra y la paz en ruso.

Sé que estuviste mucho tiempo trabajando en la radio. ¿Eres periodista de profesión?

No soy periodista de profesión. No tengo una profesión. No tengo un título que pueda enseñar, a no ser el de bachiller que, creo, se me ha extraviado. Cuando abandoné mi primera carrera -una carrera militar–, mi padre me dijo: «Ahora te tienes que poner a trabajar», y habló con un discípulo técnico suyo que arreglaba los equipos electrónicos de la emisora para que fuera su ayudante, y aprendiera el oficio. Un día alguien necesitó que escribiera un guión, y la entonces asesora Ana María Ugalde, ahora no sé cómo ni por qué, se fijó en «el muchacho del taller» y así comencé a hacer guiones.

El primero de mayo de 1993, luego del desfile, el entonces jefe de programación de Radio Granma, el maestro José Luis García Barbán, me entrego un recorte de papel que decía: «A partir de este domingo te encargas del programa Sonando», y así comencé a dirigir y producir. 1993 fue para mí un año muy confuso.  Debía haber ido para una unidad de castigo a culminar mi servicio –que era el destino de los que causábamos baja en academias militares, según me dijeron– pero eso nunca pasó.

Luego matriculé Derecho en la modalidad por la libre y vencí más de la mitad del contenido mientras también cursaba –clandestinamente porque no se podían estudiar dos carreras a la vez– dirección de cine, radio y televisión en la Facultad de Medios de Comunicación del ISA en Holguín, carrera que también abandoné al terminar cuarto año.

Fui guionista, sonidista y director de radio durante 22 años y, eventualmente hice producción y dirección de espectáculos y documentales para la TV. Y otras cosillas.

Cuéntame del documental en el que estás trabajando, ¿podríamos decir que Más allá de la figura intenta rescatar a una personalidad del olvido?

La idea de un documental sobre Julio Girona, el pintor manzanillero de mayor trascendencia universal, no es mía sino de Ramón Cabrera Figueredo, realizador manzanillero y miembro de la FIPRECI (Federación Internacional de Prensa Cinematográfica) que, siendo estudiante del ISA hace más de veinte años, entrevistó a Girona para su examen estatal, un documental que llamaron él y Eduardo Bertó: Manzanillo, tercera versión de la ciudad.

Giordan (2)

Julio Girona

Sin embargo, el testimonio que lograron de Girona no les «cuadraba» en el superobjetivo del documental aun con su gran valor. Y decidieron guardarlo para un trabajo posterior.

Antes de que decidiera optar por el Premio Memoria, Víctor Casaus me había referido la importancia que el Centro Pablo le ha dado a Girona. Y yo, con ese oportunismo que el ejercicio mediático da, me fui por ahí sin tener aún una idea clara del tipo de material que saldría de mi investigación. Entonces una tarde en que Israel Rojas y yo fuimos a casa de Ramoncito en La Habana, Cabrera me habló del documental inconcluso con la entrevista inédita a Girona, que había presentado un corte tentativo en el Festival de Invierno de Cineclubes de Santa Clara pero que tenía problemas de audio.

Al regresar a Manzanillo vi lo que había hecho Cabrera y, francamente, me pareció que el valor testimonial de Girona al hablar de su infancia y Manzanillo, se diluía en el intento de contar sobre su obra, acerca de lo cual ya hay otros antecedentes audiovisuales. Otra vez, de modo oportunista, llamé por teléfono a Cabrera y le propuse que cambiáramos el punto de vista, que lo centráramos en la impronta de Girona en Manzanillo, y viceversa. Y él respondió: «Haz con eso lo que te dé la gana. La única condición es que pongas en los créditos a mi equipo técnico, los que pasaron hambre conmigo aquí para lograr aquella entrevista». Y cerramos el trato. El primer reto fue restaurar el audio.

Un documental, en sí mismo, no saca a nadie del olvido. En todo caso, sería la divulgación y promoción que se le dé a ese documental lo que podría contribuir a sacar a alguien como Girona del olvido. Cuento con el Centro Pablo para eso, si el producto audiovisual resulta loable.

¿Quiénes son los testimoniantes?

En primer lugar el propio Julio Girona. El pintor y promotor de las Artes Plásticas Manuel Olivera (MOA), el miembro de la Academia de Historia de Cuba Delio Orozco González, el periodista Pedro Enrique Vera Portales y el crítico de arte, curador e historiador Carlos Escala Fernández. También algunos manzanilleros cuyas familias tuvieron algún vínculo con la familia de Girona, entre ellos la pedagoga y psicóloga ya jubilada, Olga Arias, tía del reconocido escritor y cineasta Arturo Arango.

Giordan (3)

Delio Orozco

¿Qué podemos esperar de ese documental?

Al menos un acercamiento al Girona niño y adolescente, a sus vivencias personalísimas, y a su familia. Quizás algo más.

He leído algunas de tus anécdotas en Segunda Cita (SC). Sé que has pensado escribir un libro con tus vivencias de la etapa en que trabajabas en la radio de Manzanillo. ¿Estás trabajando en algún libro? ¿Has publicado alguno?

Mi proceso creativo es caótico e inconstante. Esta semana puedo estar escribiendo en tres libros y la que viene pensando en los marañones de la estancia. No es una virtud, es un serio defecto. Tengo sellado –los libros nunca se terminan– un libro de relatos llamado Dogmamorfosis y ahí hay un cuento que estoy ampliando a ver si sale una novela.

Tengo escrito un libro de ensayos sobre filosofía de la comunicación en Cuba, a partir de mi experiencia como consultante de tesis de diplomantes de Comunicación Social y Periodismo –no puedo ser tutor porque no tengo título universitario– pero no he encontrado a nadie interesado en publicarlo.  Ediciones Orto me publicó en 2010 El casi libro del inconforme. Retazos de la censura, con reflexiones sobre temas socioculturales.

A propósito de Segunda Cita, ¿qué crees de ese blog?

Si al sitio web La Joven Cuba le debo no haber quedado en el ostracismo (llevaría una larga explicación que no es pertinente aquí), a SC le debo no haberme dejado llevar por la soberbia, mi hipercriticismo, y encausar mi rebeldía sin poner en riesgo las esencias de un cubano que, más equivocado que acertado, quiere lo mejor para su Patria tanto como lo querría el Presidente de la República. 

Eso se lo debo a SC, no sólo a Silvio, a quien quiero como a mi propio padre, sino a cada uno de sus foristas, especialmente, a quienes les «exploto los pistones» con mis interpretaciones de la realidad cubana, como me ha dicho la guajira Lien.  Y también se lo debo a Israel Rojas Fiel, el cantautor, que es una especie de Pepe Grillo sin que él se lo haya propuesto, aunque no es asiduo al blog.

¿Crees que espacios virtuales como éste contribuyen a construir un mejor país? ¿Por qué?

SC es la expresión a pequeña escala de la Cuba de mis sueños aun cuando en su fórum interviene gente de todo el mundo. Una Cuba donde el Partido sea como el de la canción Ala de Colibrí compuesta por el anfitrión de SC.

Una Cuba donde podamos dirimir con respeto nuestras diferencias sin que nos consideremos enemigos irreconciliables unos y otros. Pero una Cuba que no sea ingenua ni tonta ante los enemigos reales. Hay que saber deslindar al odiador de aquellos que, por diversas razones, lanzamos a tierra de nadie y luego pasan a formar parte de ese coro inaudible de destructores de utopías. No los justifico pero los entiendo porque yo también he estado, de algún modo, en tierra de nadie, hasta que encontré SC y a las personas que allí opinan.

Cuando acabe la pandemia ¿en qué proyectos piensas enfocarte?

Un ser caótico y contradictorio como yo no tiene proyectos, sólo sueños. Me he propuesto ir de La Demajagua a San Lorenzo en bicicleta, como homenaje a Carlos Manuel de Céspedes. Le debo a mi ciudad un documental acerca del vínculo de los mambises y los revolucionarios –comunistas incluidos- con el espiritismo de cordón.

Tengo a medio terminar Las aventuras de Mía y Papo, un libro para niños y niñas con muchas de las historias que escribí para la radio entre 2001 y 2007, un regalo que quiero darle a mi esposa Magalis. Y tengo todas las noches que responderle al Viejo la pregunta: «¿Qué comemos mañana, compay?».

 

*Esta entrevista fue publicada originalmente en el sitio del Centro Cultural Pablo de la Torriente.

22 comentarios

Orl 12 junio 2021 - 1:07 PM

Entonces, Edu.

Debemos estar eternamente agradecidos a la revolución.

Te copio otra opinión.

Ares dijo:
O sea que me pagan en CUP, me venden los productos de primera necesidad en USD, y resulta que ahora esos USD ya no los puedo depositar…. Y debo estar agradecido la verdad ya no entiendo nada.

Manuel Figueredo 12 junio 2021 - 6:07 PM

Giordan Rodríguez Milanés toda una leyenda del Manzanillo indómito, hombre de una excelente cultura hecha sobre la base de esfuerzos y sacrificios. Su derecho a la vida, a la supervivencia lo ha tenido que soportar con valentía y humildad, siempre defendiendo a la ciudad que lo vio nacer. A sido incomprendido y muchas veces lo han relegado a un segundo plano,pero él de ha mantenido firme en sus convicciones siempre con la frente en alto y confiando en un futuro prometedor. Las artes Manzanillera tienen una deuda con este excepcional hombre

Joaquin Benavides 12 junio 2021 - 1:44 PM

Una excelente entrevista a un manzanillero de pura cepa al que sin conocerlo personalmente me ha sido posible admirarlo como un verdadero cubano revolucionario a traves de su participacion en Segunda Cita.

Orl 12 junio 2021 - 2:20 PM

Si le permiten publicar en la Segunda Cita y es amigo del otro, ya se sabe más o menos por dónde vienen los tiros. Una de cal y una de arena.

dario45666 12 junio 2021 - 2:25 PM

bueno,manzanillero,padre comunista,socio de Silvio ( cuyo blog es ejemplo de elitismo revolucionario) y de Israel…..pues todo esta bajo control….si mi padre hubiera sido comunista o combatiente,yo no hubiera ido a la UMAP y quizas hubiera escrito cuentos…..Por cierto,sigo buscando quien me explique que hay que agradecerle a la Revolucion no caso concretos,como Silvio,hablo del pueblo de Cuba …….

Orl 12 junio 2021 - 2:31 PM

La red en MLC se mantiene, no sufre ninguna afectación o transformación, de hecho, nos proponemos extenderla”, dijo en la Mesa Redonda de este viernes Leticia Morales González, viceministra primera de Economía y Planificación.
____
Obvio. El negocio del siglo. Lo mismo hacia el capitalista que le pagaba a sus empleados en un vale que solo servía en su propia tienda. ! Cómo criticaban esa explotación!

Orl 12 junio 2021 - 8:05 PM

El señor de la vieja trova comenzó a criticar el nuevo cerco o corralito que le han puesto al dólar, ….para enseguida desviarse a decir que la lucha contra la pandemia es todo un éxito. Parece que no escucha al Dr Durán ni lee comentarios como este de Cubadebate.

Tony dijo:

20 730 muestras para 1370 casos .imagínense ud si se hubieran procesado 25 000 muestras como otras veces. Estamos peor cada mes que pasa.

Orl 12 junio 2021 - 8:05 PM

Parece que Silvio no escucha al Dr Durán ni lee comentarios como este de Cubadebate.

Tony dijo:

20 730 muestras para 1370 casos .imagínense ud si se hubieran procesado 25 000 muestras como otras veces. Estamos peor cada mes que pasa.

Orl 12 junio 2021 - 8:36 PM

Cuba no quiere admitir más dólares.

Habría que tener una gran necesidad de ir a Cuba para incurrir en los costos y los trámites de hacerte con Euros a no ser que vivas en Europa. Y luego cuando estés en la isla y te estafen, más nunca te darían deseos de regresar.

Orl 12 junio 2021 - 9:01 PM

Copio

Banco Central de Cuba dijo:
Estimado Richel:

Cadeca no podrá vender dólares porque esas divisas ya están comprometidas para realizar determinadas transacciones internacionales.
Saludos cordiales


Caen en una contracción tras otra. Si los dólares que tienen ya están comprometidos para
transacciones quiere decir que SI tienen manera de usarlos a pesar del embargo. Además, entonces dónde está la super abundancia de esa moneda que les impide recibir más depósitos. Mí pronóstico. Luego del día 21 van a quitar la prohibición, solo que van a volver a penalizar al dólar.

Victor Manuel 12 junio 2021 - 9:58 PM

Mis respetos para Giordan Rodríguez, a quien he tenido la suerte de leer tanto en sus publicaciones en LJC como en los comentarios de Segunda Cita.
Respecto a su criterio personal del blog Segunda Cita, para usted puede ser “una representación a pequeña escala de la Cuba de mis sueños…” , pero realmente no lo es de una Cuba totalmente inclusiva y democrática que tantos anhelamos, pues sus publicaciones y comentarios pasan por el filtro de lo que su anfitrión define como “revolucionario”.

Giordan Rodriguez Milanés 13 junio 2021 - 9:42 AM

Victor, discrepamos, sus publicaciones y comentarios pasan por lo que sus moderadored (Que no es solo Silvio) definen como decente a partir de una etica acordada tácitamente por los foristas habituales. Todas las sociedades sanas tratan de filtrar la indecencia de algun modo y acuerdan qué aceptan y qué no aceptan.

Sanson 13 junio 2021 - 8:57 AM

Y por que Silvio no hace ahora una cancion donde proteste por todas las barbaridades que hace ese gobierno solo para mantener el lujo en que vive la claque en el poder y sus esbirros mas cercanos?.
Muy comodo ponerse a vivir en Cuba como si vivieras en otro pais y apoyar ese regimen solo porque a diferencia del resto la policia no se mete contigo y la comida la pagas en moneda de otro pais. Ah! y al pueblo ese que vive mas alla del lugar lujoso donde llegas por la tarde solo verlo como si fuera por la TV en una pelicula de horror.
Y todavia un mentecato que asoma por aqui a veces me recomendo la cancion en Harapos. Bueno pues con el devenir de los annos esa cancion deberia pasar de ser una critica a la Izquierda acomodada que vivia en los paises capitalistas a un repudio al miserable proceder de esos dictadores del regimen y sus panzas enormes.
Me quitaria el sombrero si en alguna presentacion hiciera ese preambulo antes de comenzar a rasgar los acordrs y a cantar su cancion en harapos y la adaptarla en tiempo y espacio a la realidad.

dario45666 13 junio 2021 - 12:26 PM

muy sencillo: Silvio es una persona que si le debe su carrera y su eito a la Revolucion.La revolucion,le aparto todo tipo de competencia y el sobresalio en medio del desierto artistico y despues,la Logia Izquierdista,le hizo el trabajo internacional,asi vive como profeta en un asilo de esquizofrenicos y elevado en medio de un desierto ciudadano…
Nota : espero mi comentario sea “decente”…

Mike L Palomino 13 junio 2021 - 11:20 AM

Hay dos menciones del abuelo materno y ninguna del paterno. Parece que es un error.

Victor Manuel 13 junio 2021 - 7:15 PM

Señor Giordan Rodríguez:
Claramente discrepamos, o quizás sea que la definición de decente realmente esté algo trastocada en el concepto de los que “filtran” los comentarios en el blog Segunda Cita.
Mis comentarios en ese blog, tanto como en este, son sumamente respetuosos, usted lo podría comprobar, aunque realmente carece de importancia el asunto. Esa decencia de mis comentarios es la misma con la que imparto mis clases en la U.H, donde nunca me han tildado de indecente, como si lo ha hecho usted sin el más mínimo cuidado.
El blog Segunda Cita, tanto como su anfitrión Silvio Rodríguez, tienen mi admiración, a pesar de que en reiteradas ocasiones he comprobado directamente lo que comentaba. Creo dicho blog muestra en gran medida la diversidad de la Cuba que muchos soñamos, pero para algunos, parece que en esa Cuba no cabemos todos. Soy asiduo lector de las publicaciones del blog, y de sus comentarios. Me interesa muchísimo la diversidad, el respeto, la hermandad que percibo en ese espacio, pero igualmente creo que el filtro de la decencia no puede diseñarse teniendo en cuenta el color político de las publicaciones.
También ser decente es respetar las diferencias políticas, siempre que vengan abordadas con respeto. Igualmente se muestra decencia cuando no se asume a priori la indecencia de otros, sobre todo cuando los criterios se exponen públicamente.

Victor Manuel 13 junio 2021 - 7:20 PM

También los que no apoyamos la “Revolución” podemos ser decentes.
O no?

Giordan Rodriguez Milanes 13 junio 2021 - 9:53 PM

Señor Victor:
Desconozco las características de los comentarios que a usted le puedan haber censurado. He leído criterios muy duros, sumamente críticos, con la Revolución en SC, y no han sido censurados cuando son debidamente argumentados. El uso de la falacia, la mentira, las medias verdades y las tergiversaciones son, en mi opinión, (y parece que también para los moderadores de SC) expresiones de la indecencia que nada tienen que ver con la ideología polìtica sino con la expresión de una determinada ética.
Otra cosa que no suele tolerarse mucho en SC, y esto no por el anfitrión sino por todos nosotros, los foristas, son los alias y el anonimato sea cual sea la creencia del portador.
Yo he dicho en SC que creo que la Revolución ha muerto, que no creo en el PCC, o que Diaz-Canel dice una cosa en público y luego se hace lo contrario. ¡Y no me lo han censurado! En cambio, Silvio ha invisibilizado comentarios irrespetuosos y provocadores contra LJC e, incluso, una vez se disculpó conmigo por permitirle a un bocoyotero que fuera a SC a provocarme por publicar en este blog. Por eso digo, y sostengo, que no se trata de apoyar o no la Revolución (que hay una linea muy fina entre “lo revolucionario” y lo “no revolucionario) sino de dar argumentos, ser respetuoso, en fin: ser decente.

Carlos 14 junio 2021 - 12:47 PM

¿Giordan, como puede morir algo que nunca existió?

Victor Manuel 14 junio 2021 - 8:34 AM

Señor Giordan Rodríguez:
Evidentemente no tenemos la misma experiencia en Segunda Cita. Vuelve a asumir usted públicamente una postura sobre mis criterios sin haberlos leído, o al menos eso es lo que interpreto de la frase “ El uso de la falacia, la mentira, las medias verdades y las tergiversaciones son, en mi opinión, (y parece que también para los moderadores de SC) expresiones de la indecencia que nada tienen que ver con la ideología polìtica sino con la expresión de una determinada ética”.
El Blog Segunda Cita es un blog personal, y como tal el anfitrión y sus designados, pueden excluir los criterios como estimen pertinente. Eso está muy bien para un Blog cualquiera, pero no para uno que pretenda ser una representación de la Cuba diversa y plural que muchos queremos, y que estoy seguro usted también desea. Solo que puede que esa no sea la pretensión del blog, y lo entiendo.
Qué bueno que a usted le han publicado, he leído sus comentarios en el blog. Existen posiciones más críticas que la suya y que la de algunos de los participantes en dicho blog sobre determinados aspectos, y no por eso dejan de ser éticas.
Sus dos comentarios dirigidos a mi, han sido descuidadamente irrespetuosos, y faltos de argumentos, supongo que así ha sido for su carencia de tiempo en el análisis de lo que ha escrito, antes de atribuirle alguna escasez de la ética que con tanta insistencia me ha mencionado.

Victor Manuel 14 junio 2021 - 9:36 AM

A continuación copio uno de los varios comentarios que me han sido “filtrados” en el Blog Segunda Cita:
“Ante tanta arbitrariedad es mejor callar? Para no hacerle el trabajo al enemigo es mejor callar?
Mercenario, negro o blanco: si tus derechos son pisoteados tienes mi apoyo. Aunque no pienses como yo tienes mi apoyo. Eres cubano, nadie tiene el derecho de llamarte de otra forma!
Hermano delincuente, lo que haces está mal, pero debemos ayudarte. Nadie tiene derecho a quitarte la vida. Tú también tienes derechos.
Hermano negro cubano, mereces que exijamos tus derechos como lo hacemos por los de George Floyd, por ser cubano no eres menos.“
Este comentario fue motivado por el silencio absoluto en el blog Segunda Cita, y en la mayoría de los medios en Cuba, ante la penosa y dudosa forma de la muerte de un negro cubano a manos de la PNR. La forma de la muerte de ese ciudadano, en cualquier otro país habría motivado al menos el mayor de los debates, y la exigencia de una transparente investigación de los hechos, que luego se hiciese pública. Pero el mundo intelectual cubano eligió el silencio para no “hacer el juego a las campañas del enemigo”.
Mi comentario, en este caso, venía dado por un hecho reciente que podría admitir diversas interpretaciones, pero debía ser tratado. Admito que como humano puedo estar equivocado, pero existe algo de “falto de ética” en ese comentario?

Victor Manuel 19 junio 2021 - 5:55 PM

Señor Giordan Rodríguez:
He leído un comentario suyo en el blog Segunda Cita, donde expone el tipo de “indecencia” al que se refería en estos comentarios.
Tendría que ser usted adivino para endilgarle a mis comentarios “censurados” algún tipo de indecencia sin siquiera haberlos leído.
Usted ha tergiversado totalmente mis comentarios aquí, o simplemente no los ha leído y se responde a sí mismo. Yo no he “denunciado” nada del blog Segunda Cita. Simplemente he comentado que los míos allí no se han publicado y ninguno de ellos tiene ni el más mínimo indicio de la “indecencia” que usted ha decidido atribuirle a todo el que se “censura” en Segunda Cita.
En rigor, y apegado a la definición de decencia que aquí usted mismo ha enfatizado, para hacer una afirmación generalizadora debería comprobar antes que un comentario es filtrado en Segunda Cita solo si es “indecente”, para lo cual no le quedaría más remedio que leerlos todos, y luego clasificarlos de acuerdo a su definición. De lo contrario estaría cayendo en una afirmación sin argumentos sólidos, que lo ubicarían en el grupo de los no publicables en dicho blog.

Los comentarios están cerrados.