Inicio » Posts tagged 'Cubanos'

Archivo de la etiqueta: Cubanos

Obama y la clave de Alan Gross


Alan-GrossPor: Esteban Morales

El  Sr. Alan Gross, ya lleva cuatro años preso en Cuba y el presidente Obama no termina de entender cuál es la clave de su liberación.

Sin algún asesor, conocedor de cómo han sido, durante más de 50 años, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que tal vez Obama no termine de entender porque hace muy poco que nos conoce, estoy seguro que el Presidente, una persona inteligente y pragmática, no podrá entender cuáles son los pasos a dar para lograr la liberación del Sr. Gross.

Ha sido una constante de la política de Estados Unidos hacia Cuba, creerse, entre otras, dos cosas: la primera, que Cuba siempre estaría dispuesta a incumplir sus compromisos políticos con tal de satisfacer intereses de Estados Unidos; y segundo, que Cuba estaría dispuesta a aceptar de manera incondicional las peticiones que el Gobierno Norteamericano le haga.

Sr. Presidente, el caso de Alan Gross, está claro desde el punto de vista legal. El propio Gross y su familia lo entienden. Por eso ahora se preocupan de que Usted le vaya a dejar al Sr. Gross, abandonado a su suerte en Cuba.

Además, Sr, presidente, usted ha cometido un persistente craso error, al decir que el Sr. Gross debe ser liberado de manera incondicional. Puede usted estar seguro de que eso no va a ocurrir y se ha cerrado Ud. mismo el camino al hacer esa declaración. Declaración con la que al parecer quiere Ud. infundir  temor a Cuba, cosa de la cual, los cubanos de acá, nunca hemos padecido. Para la inmensa mayoría de este pueblo, la dignidad vale más que la vida.

Cuba no puede acceder a liberar incondicionalmente al Sr. Gross, como usted tampoco aceptaría, que Cuba lo obligara a hacer algo de manera incondicional. Y Estados Unidos es una potencia mundial, la potencia mundial por excelencia. Mucho menos Cuba estaría dispuesta a hacer nada de manera incondicional, pues en ello le va la vida, siendo una nación además, que debe cuidar con extremo celo su seguridad nacional. Si Estados Unidos siempre se ha creído en el derecho de imponer cosas a Cuba de manera incondicional, imagínese usted que ocurriría si Cuba aceptase semejante posición de su parte. Sería generar un precedente imperdonable para la seguridad de la Isla.

Negocie Sr. Presidente, que Cuba está dispuesta a entregarle a Alan Gross a su familia;  pero no de manera incondicional como usted ha dicho. No le dé más vueltas a la “noria”, que usted es un brillante abogado y sabe que los cuatro cubanos que continúan encarcelados en Estados Unidos, son una injusticia y una mancha en el sistema legal de la sociedad norteamericana. Liberándolos,  ganaría, pues no haría Usted más que limpiar esa mancha.

Termine de convencerse, de que usted no estaría cambiando a “cuatro espías” por un ciudadano norteamericano inocente. Eso usted lo sabe, por lo cual sería Cuba la que le haría una concesión humanitaria a la familia de Gross si se lo entregara y usted nos diera a cambio los cuatro cubanos que allá permanecen presos: esos sí, de manera injusta e ilegal.

Gross es una persona de más de sesenta años, con una situación familiar que  no le ayuda emocionalmente y usted no debe alargar más su agonía, por razones Sr. Presidente  que usted sabe que no son reales ni defendibles  políticamente.

Sr. Presidente, el mundo entero y cientos de miles de personas en los Estados Unidos saben que los cuatro presos cubanos son inocentes; mientras que Ud. carece de razones para defender la inocencia de Alan Gross. Reconociéndose,  el mismo, como engañado por su gobierno, del grado de peligrosidad que tienen las acciones que él vino a realizar en Cuba.

A lo único que Ud. puede estar esperando Sr. Presidente, es a que le baje el nivel de su prepotencia, para ceder ante las exigencias de un país pequeño, que no representa ningún peligro para la seguridad nacional de su país. Pero que si vería muy comprometida su seguridad si cede ante sus demandas de incondicionalidad. Cualquiera que se respete dentro de su equipo de gobierno y que conozca cómo han sido nuestras relaciones por más de 50 años, podría decirle que por el camino que Usted ha seleccionado, Sr. Presidente, para reclamar la libertad de Alan Gross, no va a llegar a ninguna parte. Y quiera Dios, no se percate de ello, cuando ya sea demasiado tarde.

Texto tomado del blog: http://dialogardialogar.wordpress.com

Cuadro, ¿cuadrado?


cuadro-dirigente-cubaPor: Yeilén Delgado

¿Cuándo y cómo habrá comenzado a llamárseles cuadros a los dirigentes en Cuba? No lo sé, pero definitivamente no me gusta. Algunos podrán decirme que un término más o menos no resulta significativo. Tal vez tengan razón, pero de igual forma me preocupa que tal palabra haya perdido mucho de su contenido positivo para transformarse en sinónimo de funcionario con “camisa de cuadros”, intransigente, que habla demasiado y exhibe patrones de pensamiento rígidos y poco prácticos.

Me consta que no son así todas las personas con responsabilidades políticas o administrativas en Cuba. Sin embargo, alrededor de los cuadros se ha tejido un imaginario sumamente negativo que me preocupa, ¿por qué? Sin dudas, porque se ha cometido el error de colocar en puestos claves a gente extremista y poco preparada. No se puede caer tampoco en la ingenuidad de obviar que fuera de Cuba hay muchos interesados en que el pueblo reniegue de quienes los dirigen.

Para detener la pérdida de credibilidad se precisan acciones concretas, por ejemplo, evitar los discursos trillados, plagados de lugares comunes y lenguaje de barricada.

Hay que desterrar de una vez por todas las justificaciones. Las explicaciones directas, sencillas y claras, por muy duras que resulten, siempre serán mejores que los rodeos. Nos hemos adaptado a temerle a las verdades dolorosas, a evitar decir en público nuestras deficiencias, a estar preocupados siempre por el uso que de las palabras por nosotros dichas puedan hacer los detractores del proceso. Eso, a la larga, nos hace más daño y nada tiene que ver con el momento que vive el país.

El  socialismo nuestro, cubano, construido con la sangre, el sudor y las ideas de los mejores cubanos debe ir hacia la horizontalidad y no la verticalidad.  Corresponde aprovechar al máximo los espacios de participación política; la inercia y la pasividad no valen. Todos debemos prescindir de las posturas cuadradas – no solamente asumidas por los cuadros- en nuestros espacios de desenvolvimiento.

Cuba no necesita de cuadros cuadrados, más bien rectos o circulares, personas dinámicas que comprendan que solo partiendo de la contradicción se genera el desarrollo y que el consenso social se construye día a día, desde la base, con acciones y discursos coherentes.

Fuente: De Lupas y Catalejos

La corrupción en Cuba: enfermedad crónica


corrupcion_cuba Por: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)

No deben quedar muchos cubanos sin ver el video donde se muestran dos casos de corrupción en instituciones estatales. Una vez más el canal de televisión “Memory Flash” divulga, con mucha eficacia, cómo un grupo de funcionarios del Estado, directivos empresariales y los trabajadores de un centro comercial utilizan su poder, el descontrol y la indolencia para robarle a la sociedad cubana.

Uno de los materiales explica cómo el centro comercial “Carlos III” en la Habana, se constituía epicentro de una red comercial para suministrar productos de ferreterías y piezas de autos, al por-mayor, en el mercado negro. Las mercancías eran clasificadas como deterioradas y automáticamente pasaban a merma. Como nadie los controlaba, esta supuesta merma iba a parar a cinco casas particulares que se encontraban a los alrededor del centro comercial. Dos de ellas servían como almacén y en las otras tres se comercializaban dichos productos, muy tranquilamente y a la vista de todos.

La gerente de la tienda, en persona, explica en el audiovisual como utilizaban “los vales falsos para multar a los clientes, para al final del día cuando se pasara por su código real, esa ganancia se repartía entre todos los trabajadores del lugar”. Traduzco: le ponían a las mercancías que vendían, un precio superior al establecido, robándose la diferencia.

(más…)

Un poema para los “disidentes” cubanos


Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu)

Para que no digan que siempre le estoy “tirando” hoy les dedico un poema a los “disidentes” principalmente a los que son favorecidos por los grandes medios de comunicación donde como buenos actores siguen sumisos el guión trazado por sus empleadores.

Hablan en español pero piensan en inglés. Son útiles mientras estén aquí, sirviéndoles, luego son abandonados sino vean a los que están protestando en España pero bueno ellos se esfuerzan por ser “auténticos americanos”.

La rana que quería ser una rana auténtica

Augusto Monterroso

Había una vez una rana que quería ser una rana auténtica, y todos los días se esforzaba en ello.

Al principio se compró (más…)

Ley del Código de Trabajo: oportunidad única


titulo 11212 Por: Roberto G. Peralo

Como el resto de los trabajadores cubanos tuve la oportunidad de participar en la asamblea sindical donde se debatió El Anteproyecto de Ley del Código de Trabajo. En lo personal, me gusta este método de participación. Por unas horas me sentí Diputado de la Asamblea Nacional y aunque en la práctica no apruebo la Ley, mi criterio al igual que el del resto de los trabajadores serán tenidos en cuenta para confeccionar el documento final.

No comparto la opinión (ínter-pasillo) de un colega, antes de comenzar la asamblea dijo: “Esta reunión es puro formalismo, ya esa ley está aprobada”. Este ejercicio de participación es similar al aplicado con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución y en aquella ocasión el 68% de los lineamientos fueron modificados.

Me habría gustado ver la presencia en la reunión de algún Diputado. Los canales de comunicación serían mucho más directos y no se correría el riesgo de que una idea importante se pierda entre los cientos de actas, transcripciones de las miles de asambleas que se realizan por todo el país (más…)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.360 seguidores

%d personas les gusta esto: