Foto Raúl Ángel Pupo Olivares

Por: Harold Cárdenas Lema

Hace unos días leo un artículo del Granma sobre la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) que me da la impresión tenía como objetivo moverle el piso a un par de gente, pero se queda corto, y lo entiendo, hay cosas que no se dicen en la prensa, pero aun así es valiente y válido el intento. Veremos hoy qué le falta y qué le sobra a esta organización a la que pertenezco.

El Granma reconoce que “dejó de ser de vanguardia cuando empezó a ser masiva”, pero olvida cómo ocurrió esa masificación. Ese proceso premiaba años atrás a los centros que más jóvenes incorporara a sus filas, le exigía a los municipios y provincias cuotas de ingreso a sus filas, porque si no era así, no estaban trabajando bien. De la noche a la mañana la cantidad sustituyó la calidad, y nadie pudo detener ese fenómeno.

Fui uno de los muchos militantes que criticó esto, pero como venía “de arriba”, no nos prestaron atención alguna. Ahora reconocen que les salió mal la jugada pero ¿de quién fue la culpa? Habría que ver dónde están los que promovieron esas políticas y si aún continúan con nuevas ideas calenturientas en otros lugares.

 

 

Manuel Alberto Ramy

Por Manuel Alberto Ramy

Corresponsal de Progreso Semanal en Cuba

El PCC en función de la economía

Diseño es político: un nuevo modelo de socialismo

Este año las medidas de mayor calado

Rejuvenecimiento paulatino del 20% del CC

Desde que concluyó la conferencia del Partido Comunista de Cuba (PCC), tenía pendiente una conversación acerca del tema con Francisco Aruca, director de Radio Progreso Alternativa (RPA).

Como estaba sobre aviso, me dediqué a buscar en los medios nacionales (prensa escrita y TV) toda la información publicada (discursos y fragmentos de intervenciones). Primero la dejé reposar, y luego medité serenamente para mantener en el análisis con Aruca el hilo conductor inicial de lo que está ocurriendo en Cuba desde hace unos cinco años.  Me interesaba dejar en claro que la Conferencia no fue un hecho aislado, sino la continuación del proceso político-económico-humano que está desarrollándose en el país y que, a mi juicio, será profundo. El ritmo y la velocidad de los cambios son factores del mismo, más no limitan la hondura que puede vislumbrarse. Se puede lograr profundidad gradualmente. Paciencia y alcance no son excluyentes.

Este es el resultado de la conversación con Aruca.

Francisco Aruca (FA): ¿Qué es lo más importante de lo sucedido en la Conferencia?

Manuel Alberto Ramy (MAR): Raúl Castro, en su condición de primer secretario, logró algo esencial: poner la estructura partidista en función de los cambios económicos. La primacía de lo económico se impone sobre la  política, que había disfrutado de la primacía durante muchísimos años.

FA: ¿A qué se debe este giro?

MAR: A la realidad. Ya fue dicho en su momento con otras palabras: o se producen cambios de fondo o

Primera Conferencia del Partido Comunista de Cuba

Por: Harold Cárdenas Lema

No puedo comentar mucho sobre una reunión a la que no asistí ni tengo mucha información al respecto precisamente por no pertenecer al Partido, aunque lo allí discutido no incumbe solo a sus militantes, sino al pueblo en general. Puedo decir las muchas expectativas que tengo con ella, puedo comentar mi optimismo con el rumbo que toma el país y puedo expresar mi recelo con el hecho de ver a muchas personas dogmáticas, apropiarse del discurso del cambio de mentalidad, o que difícilmente aquellos que fueron formados bajos los cánones del fracasado Socialismo del siglo XX, puedan crear el modelo verdaderamente socialista que necesita el país y nos merecemos los cubanos.

Me hubiera gustado ver las sesiones de trabajo, escuchar de primera mano a las personas que representan al pueblo cubano dar sus opiniones sobre cómo mejorar el funcionamiento y la mentalidad de un partido que al igual que la nación, necesita actualizarse. Pero no me extraña que no haya podido observar la Conferencia íntegramente, cuando ya estoy resignado a que me represente una Asamblea Nacional de la que sólo puedo observar “momentos”, cuidadosamente seleccionados por alguna persona que aparentemente sabe qué puedo saber y qué no, cuando pasan estas cosas de repente no me siento en el país más culto del mundo, ni siento que se confíe en la formación que se me ha dado, quizás el presupuesto de la Universidad para Todos sea demasiado alto o inútil.

Por: Gabriel Torres

Al igual que en todas las instituciones educacionales del país, el día de ayer abrió sus puertasla Universidadde Matanzas Camilo Cienfuegos. Nuevamente los pasillos largos, las aceras y aulas se colman de jóvenes, de risas y murmullos, de profes en carrera. Los espacios universitarios vuelven a ser nuestros después de 2 meses de playa y sol, de viajes en familia. Y otra vez comienzan las dulces angustias de las clases, y la universidad cobra su razón de ser…

Para todos los que se inician en esta enseñanza será un nuevo reto, un camino largo a transitar, lleno de sorpresas, sinsabores, madrugadas extenuantes y también, porque no, de algarabías y de fiestas, de las novias y los novios, de los amigos para siempre. Para los que continuamos aquí, resulta la certeza de que queda mucho menos; nos queda menos cada día para separarnos de esta gran casa que nos acogió, nos recibió como una gran madre y nos legó sabiduría, madurez, grandes responsabilidades. Y sabemos que pronto saldremos de aquí, formados y seguros, para aportar, cada uno desde su puesto de trabajo, nuestro aporte al fortalecimiento de este país y su Revolución.