Cuba está en su momento más importante desde la década del 60, en un contexto de agresión externa y problemas de administración interna, solo el pensamiento crítico puede salvar al país. Solo una sociedad civil que con su participación activa regule la gestión estatal, podrá presentar una alternativa viable a esta isla agotada. 

Pensar-Cuba Emocionante relato de un niño descendiente de cubanos emigrantes que describe la Cuba que jamás ha visto pero que conoce profundamente a través de los ojos, los recuerdos y el amor de toda su familia !!!

Mira, abuelo , tengo una sorpresa para ti, en la escuela me pidieron que escribiera “algo” y yo escribí de tu Cuba . Escucha abuelito: “Cuba es una palabra SAGRADA. Es la palabra que más yo he escuchado en mi vida. Si mal no recuerdo las primeras palabras que escuché al salir del vientre de mi madre fueron las de mi abuelo gritando: “¡Carajooo, llegó al mundo otro cubano!

Cuba es una palabra que cuando el noticiero la menciona yo sé que me tengo que quedar callado y si no me callo tengo que escuchar a toda la familia engañándome y diciéndome: “¡Cállese la boca, muchacho, que están hablando de Cuba!” “Y si en la televisión americana la palabra QUIUBA ya yo sé que tengo que escuchar y estar listo para traducir, porque el abuelo inmediatamente, como un resorte, me va a preguntar: “A ver, a ver, qué están diciendo de Cuba, chico ?” “Pero a mí alrededor Cuba no es una palabra, Cuba es como un credo, como una religión. Tal parece que todos en mi casa tienen a Cuba en un altar. Cuba es una obsesión. Yo me imagino que hasta el agua bendita de las Iglesias debe de venir de algún río de Cuba . Y con lo fuerte que es mi abuelo, con lo mucho que me ha repetido en mi vida que “los hombres no lloran”, él llora cada vez que menciona a Cuba .”

“Cuba es como una sombra que me sigue a todas partes, Cuba está en las conversaciones, en las discusiones, en las fiestas, en los velorios, en los periódicos que lee mi abuelo, en forma de islita en una cadenita que me regaló mi abuelita, y hasta en la fiesta de quince años de mi hermanita se hablo mucho de Cuba .”

 

La_Caridad_del_Cobre Por Eduardo

Desde la semana pasada, he estado buscando un pequeño espacio de tiempo para sentarme a escribir algunas líneas relacionadas con el acontecimiento más importante ocurrido en la isla por estos días; la visita a Cuba del Papa Benedicto XVI. Creo que la cobertura mediática del suceso, que abarcó la casi totalidad del programa elaborado por la Santa Sede, y en la cual participaron una considerable cantidad de medios de prensa y profesionales de la noticia, me deja bien poco que aportar en el campo noticioso. Sin embargo deseo reflexionar un poco y expresar mi opinión acerca de un suceso aislado, al cual los medios de desinformación, y la blogosfera contrarrevolucionaria al servicio de los Estados Unidos de Norteamérica le han tratado de asignar un protagonismo superior al de las exitosas jornadas de la visita pastoral efectuada por el Santo Padre en nuestro verde caimán.

Durante la Santa Misa efectuada en la Plaza de Revolución “Antonio Maceo” en Santiago de Cuba, un nematelminto de la fauna intestinal del monstruo norteño, saltó el cordón de seguridad gritando: ¡Abajo el Comunismo! Un cubano con toda la dignidad que le asiste a los defensores de la Revolución, ante la provocación no pudo contener su indignación con la mesura necesaria, y la emprendió a golpes con el sujeto. Los miembros de la seguridad asignada al evento intervinieron para mantener el orden y el contrarrevolucionario fue retirado de la Plaza.

Por extraña “casualidad”, el altercado fue filmado y transmitido inmediatamente a todos los canales de televisión de Miami, y reproducido por la blogosfera contrarrevolucionaria con el avieso propósito de convertir un suceso aislado en

Por Yasel Toledo Garnache. Estudiante de la Universidad de Holguín. Oscar Lucero Moya.

Sentí orgullo con mezcla de asombro cuando en el sitio digital del New York Times, periódico más importante de Estados Unidos, leí un trabajo del periodista Randal C. Archibold, publicado este 8 de noviembre, que resalta los esfuerzos y logros de los clínicos cubanos en Haití.

Publicaciones norteñas habían tenido el cinismo de asegurar que nuestra nación era una de las pocas del Caribe que no brindaba ayuda a las víctimas del terremoto. Sin embargo, el altruismo y la heroicidad no pueden ser ocultados y vencen la censura mediática.

Archibold reconoce la profesionalidad de nuestros especialistas cuando confiesa: “No hay duda de que la misión cubana ha sido vital. Fue uno de los contingentes más grandes de ayuda internacional en responder después del terremoto en enero de 2010”. También declara que  “mientras

Por: Osmany Sánchez

El presente y el futuro de la Revolución cubana están en sus jóvenes, de ahí que la esperanza es que nosotros nos decepcionemos y optemos por la emigración o por la apatía que irremediablemente destruiría nuestro sistema social lo que constituye el sueño de algunos desde hace más de 50 años.

Yo pudiera hablar aquí de las muchas razones que tengo para continuar confiando y defendiendo la construcción del socialismo en Cuba pero me voy a limitar a una de ellas.

A algunos les llamará la atención pero sí, yo “cargo mis pilas” cada vez que leo lo que escriben los supuestos patriotas que bajo el manto de “disidentes” o “independientes” pretenden “liberar” a Cuba.

Hace poco uno de estos personajes