Max Lesnik conversa con La Joven Cuba

Segunda y última parte de la transcripción del encuentro de La Joven Cuba con el periodista cubano radicado en los Estados Unidos Max Lesnik.

Joven Cuba- En nuestro país pretendemos construir una sociedad socialista más justa, donde el fruto del trabajo se reparta lo más equitativamente posible y dándole a cada cual según su esfuerzo. Ahora, el nuestro es un país pobre, con limitados recursos naturales y que sufre un cruel bloqueo a su economía. Todo esto hace de la tarea de minimizar las desigualdades y de brindar una calidad de vida al pueblo con estándares aceptables a nuestros principios y compromisos, una tarea de titanes: ¿Como podría nuestro país insertarse en esa economía mundial tan cruel y excluyente sin tener que ceder un ápice de nuestra soberanía? ¿Qué papel juegan en esto los países del ALBA? ¿Pudiera ser más activo el ALBA?

Max-Considero que la economía cubana en su primera etapa transitó del capitalismo tradicional, el de libre empresa con todas las manchas que eso conllevaba a un estatismo que, en mi opinión no es realmente el socialismo al que aspiramos, es capitalismo de estado y el objetivo es el socialismo. No es sustituir a los capitalistas explotadores por un estado que no tiene la intención de explotar pero que no puede abarcarlo todo.

¿Qué tiene que ver el socialismo con un puesto de fritas?

El estado en un momento de emergencia asumió no sólo la dirección de la gran empresa, las básicas, que siempre se aspiró a que las manejara el estado llegando a progresar hasta el punto, si es que se puede llamar progreso de intervenir las peluquerías, barberías, limpiabotas .No voy a discutir si estuvo bien o mal hecho, yo comparto la ofensiva del 68, aquí no podía quedar

Max Lesnik conversa con La Joven Cuba

Hace ya algunos meses los miembros de La Joven Cuba tuvimos la oportunidad de conversar con Max Lesnik, periodista cubano radicado en los Estados Unidos. Durante el encuentro nuestro invitado tuvo la amabilidad de responder nuestras preguntas.

Esto no pretende ser una entrevista. Es sólo la transcripción de un encuentro entre cubanos de distintas generaciones:

Joven Cuba Usted sufrió la intolerancia de la derecha de Miami cuando fundó la revista Réplica en los años sesenta. Algunos dicen que eso quedó atrás y que en la actualidad es diferente y citan como ejemplos a Radio Miami y al programa de Edmundo García y Francisco Aruca “La tarde se mueve” ¿Cree usted que los tiempos son diferentes ahora y que se puede hacer un periodismo libre sobre Cuba en esa ciudad?

Max– Todos los tiempos son diferentes y depende de las circunstancias. Cuando la revista Réplica sale a la palestra pública como una publicación al estilo de lo que fue Bohemia en la lucha inicial contra los gobiernos de la corrupción auténtica y el batistato .Era una revista que le daba a todos los segmentos de la población cubana de Miami el material de entretenimiento, crucigramas, astrología y todas las cosas que hay en una revista general y de política le dábamos espacios a todos los segmentos, derecha, izquierda, centro. No había veto para que nadie opinara lo que quisiera.

Pero la derecha no se conformaba con que nosotros le diéramos un espacio. La derecha quería que la revista pensara como ella, y como la publicación estaba dispuesta a darle espacio a aquellos que no pensaban como nosotros pero que no estaban dispuestos a renunciar a la independencia que nos habíamos dado como meta y objetivo empezó el hostigamiento de la derecha, bombas, intentos de asesinato, todo eso para decirlo claro con la protección de las autoridades norteamericanas a nivel de la policía de Miami, a nivel de la policía del condado y del aparato federal. Giraban la cara y en ese proceso a Réplica le pusieron 11 bombas y lograron mediante la intimidación a los anunciantes y a los puestos de distribución (habían 800 comercios en donde se vendía la revista) mediante el terrorismo lograron estrangular a la revista.

Bueno… y la pregunta es: ¿eso ha cambiado?

findisplays.com

Por: Osmany Sánchez

Desde hace mucho tiempo cuando hablamos de los cubanos de dentro y de fuera, nos referimos a “nosotros” y “ellos” sin embargo la vida nos ha enseñado que no todos los que están dentro son “nosotros” ni todos los que están fuera son “ellos”.

¿Qué es lo que decide entonces? A mi juicio lo que decide no es el lugar donde uno viva sino la posición que adopte sobre lo que sucede dentro de Cuba.

REPLICA EN RADIO MIAMI
Max Lesnik

Por: Max Lesnik

Lo que los cubanos de la isla tienen garantizado desde hace casi medio siglo, un sistema de salud gratuito proveído por el Estado a cada uno de sus ciudadanos- aún siendo Cuba un país del Tercer Mundo- es lo que en Estados Unidos, la nación más rica y poderosa del planeta no le ha podido suministrar a su pueblo por más que el Presidente Obama esté haciendo ahora los mayores esfuerzos por alcanzar ese encomiable objetivo, el más humano de todos los Derechos Humanos, que es el derecho a la vida.