El reto de esta época lo hemos aceptado y lo enfrentaremos. En este pueblo hay cultura y madurez para entender que, aunque Obama es el presidente del país que nos ha tratado de asfixiar durante décadas, merece un tratamiento respetuoso, sin odio, sin revanchismo, como presidente de una nación que ha establecido relaciones diplomáticas y como tal será recibido.