¿Quién leerá el periódico ahora?

por Alfredo Herrera Sánchez
1837 vistas

El pasado 10 de diciembre el número de contagiados por la pandemia no fue lo que mantuvo en vilo a los cubanos. En la noche, el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, anunció que solo tres semanas después, a partir del 1ro de enero de 2021, comenzaría a implementarse lo que habían decidido llamar Tarea Ordenamiento, una nueva estrategia para tratar de encaminar la economía del país.

Pocos días más tarde, el 14 de diciembre, el Grupo Empresarial Correos de Cuba publicó el listado de los nuevos precios de sus servicios. Inmediatamente los comentarios estallaron. Las suscripciones a los medios de prensa, así como el valor de estos, habían subido dramáticamente.

Para los diarios con veintiséis tiradas o más al mes, la suscripción sería de dieciséis pesos, a lo que habría que sumar al precio del periódico que aumentó cinco veces su valor –de veinte centavos a un peso–. Las publicaciones de hasta veintidós tiradas mensuales, tendrían un precio de suscripción de $13.55; las emitidas cuatro o cinco veces al mes, de $3.10; y los medios quincenales o mensuales, una suscripción de $1.25.

Hace algunos días, motivado por las quejas de la población y las solicitudes de baja, el Grupo Empresarial Correos de Cuba publicó un reajuste en sus costos de distribución de la prensa. La suscripción a los diarios bajó de dieciséis a diez pesos, La medida atenúa el problema, pero el precio del periódico continúa cinco veces superior a su valor precedente.

Una rápida operación matemática muestra que para recibir el periódico Granma deben pagarse 36 pesos mensuales. Si también se espera tener el Juventud Rebelde, entonces serían otros 36 pesos mensuales. Como por cualquier otra suscripción de menor frecuencia que el lector reciba deberá pagar 1 peso por cada una, el acceso a Juventud Rebelde sumaría otros 23 pesos. En total 59 pesos, sin pensar siquiera en recibir una revista. Estas nuevas realidades plantean preguntas: ¿Quiénes consumen la prensa escrita? ¿Es eficiente el servicio de Correos de Cuba como para aumentar sus tarifas? ¿El contenido de la prensa estará a la altura de los nuevos precios? ¿Las personas dejarán de leer los periódicos a raíz de estas tarifas?

Correos de Cuba, ¿al servicio de todos?

Correos de Cuba tiene dispuestas 841 oficinas en todo el territorio nacional, un promedio de cinco por municipios. Sin embargo, generalmente el servicio es de baja calidad. En algunos lugares de la capital, los diarios pueden llegar al final del día o incluso, con uno o dos días de retraso. Mientras, en el interior de la Isla, en ocasiones el cartero aparece solamente una vez a la semana con los ejemplares acumulados. El periódico entonces pasa a desempeñar funciones de envoltorio, papel higiénico, y un sinfín de etcéteras.

El propio Granma reconoció en el trabajo publicado el 3 de enero de 2020, Diario Granma en 2019: Más de 8 mil noticias y 40 millones de lecturas, que los ejemplares «llegaron a destiempo a no pocos hogares debido a los horarios de cierre de cada edición y el déficit de transportes de Correos de Cuba».

Este escenario hace que las nuevas tarifas de la empresa despierten preocupaciones. Por ejemplo, la periodista avileña Yeilys Rodríguez Sánchez, comentó en su perfil de Facebook: «Muy lamentable la situación con la prensa impresa, conozco a mucha gente que ha tenido que renunciar a ella por el aumento excesivo de los precios. Jubilados que han tenido que quedarse con uno solo porque el impuesto es alto».

Por su parte, el estudiante de periodismo camagüeyano José Luis Tan Estrada, ante un post en la misma red social que expresaba preocupación por la extinción del impreso, comentó: «Lo que se extingue es el dinero… de contra que siempre te lo entregan (el periódico) al otro día o a los tres días, te suben el precio…pues la cuenta no da». 

Para el profesor del Departamento de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Matanzas, Raúl Martínez Rodríguez, no ha sido difícil deshacerse de varias suscripciones porque «al final el contenido de todos los diarios es casi el mismo, y la televisión y la radio son gratis».

En los estanquillos, el panorama es desolador, pues generalmente están desabastecidos y tienen horarios poco estables. Hace algunos días me acerqué a uno que tenía cinco publicaciones. Le pregunté a la señora:

-¿Tiene Juventud Rebelde?

-¡No! Tengo lo que ves en la pared– respondió ríspida.

Pedí un Somos Jóvenes y resulta que el que estaba disponible era de abril de 2020. ¿Puede un servicio como este subir sus precios sin mejorar la calidad? 

Darío Alejandro Escobar, editor web en la revista El Caimán Barbudo y exdirector de Somos Jóvenes, entiende que el problema va más allá del dinero. «Me parece bien que se aumenten los precios de las revistas y los periódicos. La idea es que la mayoría de los medios de comunicación se conviertan en empresas o cooperativas mediáticas y que se hagan rentables. El tema de la suscripción debe revisarse. Tiene que funcionar bien. Y no debería ser una sola empresa la que se haga cargo de la distribución. Los monopolios no son buenos, ni en el capitalismo ni en el socialismo y Correos de Cuba ha demostrado en muchísimas ocasiones su ineficiencia».

El gestor en Comunicación Institucional y Marketing de la Fiscalía Provincial de Santiago de Cuba, Leoannis Carbonell, en un debate en Facebook dijo: «Creo que eso (la subida de precios) obligaría a un mejor trabajo por parte de los periodistas, que permita serles más atractivos a la gente…y también creo que exageran un poco los precios. Es otra cosa más que revisar como la electricidad, el helado, el transporte…según lo veo hay que reordenar el ordenamiento».

La prensa impresa en Cuba: el cuento de la buena pipa

El debate sobre el buen periodismo en Cuba tiene ya sus años, se renueva una y otra vez y parece que jamás va a solucionarse. No acontece solo en espacios del gremio, sino en los lugares más insospechados. Es común desde hace mucho escuchar en cualquier esquina eso de que solo hay comida en el periódico o en el noticiero. En las redes sociales, por ejemplo, el hashtag #NTVMiente también ha ganado popularidad en los últimos tiempos.

Aunque existen ejemplos de un ejercicio profesional admirable, en muchos de los medios hay poco que destacar. Incluso, algunos intelectuales defienden la idea de que no hablamos de periodismo, sino de propaganda.

Por ejemplo, Enrique Ojito Linares, Premio Nacional de Periodismo 2020, planteó en un pleno de la UPEC en el 2013, la necesidad de «desmarcarnos de la condición de divulgadores, de repetidores acríticos de informaciones de ministerios. No ser amanuenses ni voceros administrativos».

Para el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Aurelio Alonso,  la prensa cubana se caracteriza por «(…) la desinformación, la retención temerosa de lo que es noticia; el sometimiento vertical de los diarios (y otras publicaciones periódicas) a un criterio externo, oficial –el de una instancia del Partido (Comunista de Cuba), aunque igual daño haría que lo fuera de un ministerio u otra institución política–; la falta de confrontación, el rechazo al disenso en la selección de lo publicado, la censura (…) y la autocensura (…);  el  desencanto  profesional  que  me  imagino  deben  sufrir  gran  parte  de  los periodistas».

Por otra parte, la vicepresidenta primera de la UPEC, Rosa Mirian Elizalde, publicaba en el 2013 un listado de variables fundamentales que resumían el estado de la prensa cubana: «1. Deficiente conectividad y tecnología informática. 2. Graves limitaciones materiales y presupuestarias. 3. Pérdida de la cultura profesional. 4. Bajos salarios. 5. Incoherencia en la aplicación de la política informativa. 6. Baja representación de la agenda ciudadana. 7. Ocultamiento de la información (secretismo)».

Para llegar a esas conclusiones, Elizalde hizo un extenso estudio entre septiembre y diciembre de 2012 por todo el país a raíz de encuentros y debates entre los miembros del gremio periodístico. Han pasado ocho años de la publicación de esos resultados y la situación de los medios sigue casi igual o peor.

A principios de 2018, se aprobó una nueva política de comunicación. Entre sus objetivos figura lograr un cambio en el modelo de prensa en Cuba. Tres años después, ese mecanismo continúa sin instrumentarse.

En este contexto, el ascenso del mundo digital ha puesto las noticias a la altura de un clic y la prensa impresa pierde adeptos por día en todo el mundo. En Cuba ya existe un amplio catálogo de medios independientes que no se rigen por la política informativa dictada por el PCC, y que, en mayor o menor medida, con periodismo de más o menos calidad, ganan seguidores.

¿Qué hacer entonces?

En su tesis de grado del 2018, el periodista Darío Alejandro Alemán Cañizares recoge una entrevista al doctor en economía política Esteban Morales Domínguez, que expone la necesidad impostergable del cambio:

«La prensa debe respetar al pueblo y no engañarlo. Sobre todo, a este pueblo que no recibe solo lo que le dan nuestros medios. Hubo un tiempo en que nosotros solo podíamos leer el Granma, pero ahora tenemos computadoras, correos electrónicos, Internet, una prensa alternativa que anda por ahí y lo publica todo –para dañarnos, por supuesto–. Todo esto quiere decir que nuestra prensa tiene que acabar de mejorar, para acompañarnos realmente en esta lucha, que es una lucha ideológica».

Sobre los retos de la prensa impresa cubana, el editor web de la revista El Caimán Barbudo considera que la cuestión pasa por mejorar contenido y diseño. «Salvando las excepciones que validan la regla, el diseño de nuestros medios impresos es malo, aburrido. Y los contenidos en general, también. En demasiados casos todavía son más propaganda política, publicidad indirecta, que periodismo de calidad», asegura.

Otra mirada aporta el periodista José Alemán Mesa, del diario avileño Invasor, quien considera que el ejercicio periodístico debe acoplarse a los cambios sociales por los que atraviesa el país. Para él, eso no se traduce solamente en «ponerle colores a los diarios de papel, sino a la dinámica de los cubanos, que pagarían sin chistar por verse en el periódico como si fuera verse en un espejo. Existe una multiplicidad de intereses a conjugar y de necesidades a satisfacer».

Según el reportero avileño, «toca primero eliminar un mal mayor: la predisposición de los públicos hacia lo que ofrecemos. Toca colocar al ser humano en el centro, sin actores y sectores selectos, y reflejar lo nuevo que ese ser genera en su acción diaria, así como aquello que traba su bienestar, su desempeño. El formato impreso es para contadores de historias, para la interpretación, profundización y develar lo oculto u ocultado».  

Consecuencias de un ordenamiento desordenado

En el país existen solo dos diarios de circulación nacional: Granma y Juventud Rebelde. Pese a todos los problemas expuestos, la falta de opciones hace que el público continúe leyéndolos y los más asiduos a estos tabloides son los ancianos.

Según un estudio de 2008 realizado por la empresa ComScore, en el mercado de la prensa norteamericana, «los lectores de periódicos en papel pertenecen a los mayores tramos de edad: los lectores que tienen 65 o más años, tienen una probabilidad tres veces superior a la media, es decir son tres veces más propensos que la media de ser “grandes lectores de periódicos”».

Una encuesta realizada por Juventud Rebelde en 2015 a más de 3 mil personas de once provincias del país, muestra que los principales lectores del diario tienen entre 46 y 65 años de edad (34.1%), seguidos por el grupo etario de 65 años y más (25.9%). Los adultos mayores son ávidos consumidores de un medio de prensa que se autodefine como «diario de la juventud cubana».

Para conservar esa audiencia, Cuba no puede obviar su realidad. Con más de un 20% de la población por encima de los sesenta años, no pocas personas pueden dejar consultar su principal medio de información. La periodista Yeilys Rodríguez Sánchez lo tiene claro: «Pensemos en nuestros abuelos, padres, que no tiene internet y para ellos es un hábito leer el periódico».

Ya se han abandonado muchas suscripciones en respuesta a las nuevas tarifas impuestas. Recientemente CubaPeriodistas se hacía eco de que al menos el 15% de los usuarios en Cienfuegos renunciaba a los periódicos. Aparentemente asistimos a la acentuación de la crisis del consumo de la prensa impresa cubana.

Subir los precios puede ser un mecanismo para ponerse a tono con la nueva estrategia que rige nuestra economía, pero pagar más por un servicio generalmente de mala calidad no es justo ni razonable. Entiéndase y atiéndase la fuerza de este catalizador en la ruptura público-prensa, y podrá detenerse un fenómeno que no traerá beneficios.

 

***

Súmese a la iniciativa del Consejo Editorial de La Joven Cuba y firme la Carta Abierta al presidente de Estados Unidos solicitando el fin de las sanciones contra Cuba.

Carta Abierta al presidente Joseph R. Biden, Jr.

28 comentarios

Orl 12 febrero 2021 - 7:20 AM

La suscripción a los diarios bajó de dieciséis a diez pesos, La medida atenúa el problema, pero el precio del periódico continúa cinco veces superior a su valor …como papel sanitario de mala calidad.

Fernando Pereira Bretas 12 febrero 2021 - 7:40 AM

Sou um brasileiro, professor de história e amante de Cuba e que luta pelo fim do bloqueio e por uma Cuba socialista e de fato governada pelo poder popular. Quero me somar a esta iniciativa e ter meu nome inscrito nesta carta.
 Fernando Pereira Bretas +55 31 99877-4321  

Orl 12 febrero 2021 - 7:49 AM

Los laboratorios cubanos colapsaron hace rato. Han dejado de hacer exámenes cuando resulta tarea obligada su realización. Perdieron la capacidad de seguir los protocolos establecidos. Reina el caos y la desinformación.

El documento que establece los trabajos por cuenta propia que se prohíben está pésimamente redactado, prácticamente ilegible además está plagado de prohibiciones ridículas. Van a tener que reditarlo pronto.

El caos es total, inclusive la policía está dejando que la gente haga lo que le de la gana en las calles.

El pueblo, enfrascado en la misión imposible de echar comida al estómago o morirse de hambre, ha dejado de preocuparse de la terrible enfermedad.

Se tardan demasiado tiempo dar los resultados de los exámenes provocando que el virus se propague. Inclusive, hay quejas de que algunos exámenes se han extraviado. Para que los hospitales no colapsen, pienso que están acelerando dar de baja a muchos enfermos y algunos morirán sin recibort atención médica.

Si tuvieran un mínimo de dignidad, toda la gente del gobierno, no solo el tipo del manotazo, deberian renunciar en pleno.

Alfonso Rojas 12 febrero 2021 - 8:22 AM

Dos observaciones, lo que se publica en los medios alternativos, no es para hacer «daño» es para decirles que se vayan del poder porque perdieron hace tiempo la legitimidad para hacerlo y con los ancianos, hagan como la película aquella donde a la anciana lle simulaban que la RDA no había caído, hagan un periódico donde simulen que la Cuba que conocieron NO se acabo y den paso a la nueva Cuba que esta emergiendo.

dario45666 12 febrero 2021 - 9:03 AM

estimado Periodista coterraneo : los cubanos ahora,bajo la guia surema del PCC ,sic… (el partido de los mejores) esta aprendiendo el abc del capitalismo liberal,a saber: para tener hay que crear ,no se puede dar lo que no se tiene,primero el $$$$ y despues la mejora en la distribucion.Claro se pudiera pedir un prestamo y aplazar la deuda o,la mejor opcion,quizas venezuela,rusia o china ,nos lo pudiera regalar !!!!Por lo demas,los periodistas cubanos solo pueden decir lo que les dejan decir,pues el compromiso en cuba entre empleador de la esfera ideologica es vinculante….y el ejercicio del periodismo esta prohibido en cuba.No es asi en otros paises donde la pertenencia a un medio no te obliga a pensar y actuar de un modo y si te aprietan,te puedes ir a otros……La excepcion gracias a la internet ya las conocemos !!!

Fer 12 febrero 2021 - 9:31 AM

No dude ni un instante en abandonar la suscripción del Granma, el alza del precio fue la gota de agua. Se convirtió en un medio propagandístico muy eficiente, no es un medio informativo en absoluto. Me nutro de la información de Internet, muy variada y con infinidad de temas. Saludos.

Jagger Zayas Querol 12 febrero 2021 - 10:00 AM

Que bueno que las suscripciones y el precio de esos periódicos hayan subido! De esa manera, se reducirá el gasto de papel, tinta y energía eléctrica así como combustible para su distribución por algo que no aporta nada más que propaganda complementaria a la TV noticiosa. Es mas, pueden eliminar la prensa plana y no pasa nada!!
Para eso está además la Mesa Redonda y Cubadebate que no debate nada!!

tony crespo 12 febrero 2021 - 10:42 AM

Sr.Zayas omitió el uso generalizado de”papel sanitario”…resulta caro

Carlos 12 febrero 2021 - 11:06 AM

No todo el mundo puede comprar papel sanitario en Cuba. La prensa impresa tiene otros usos tambien.

Carlos 12 febrero 2021 - 11:10 AM

También nuestros ancianos y personas discapacitadas se benefician del periódico impreso, lo revenden, o lo usan para hacer cucuruchos de maní o envolver una «coladita» de café. En nuestra patria todo tiene su uso y créame nada se desecha o es inservible.

Carlos 12 febrero 2021 - 10:00 AM

¿Alguien esta sorprendido por esto? La decadencia de la prensa impresa en Cuba empezó hace unas seis décadas. Antes, se enviaba una carta de Oriente a Occidente y llegaba en cuestión de días, ahora ni siquiera llegan. Lo mismo para el servicio de telegramas o giros postales.

Se hunde el barco.

alfredo 12 febrero 2021 - 10:45 AM

Si se imprimiera La joven Cuba tendria mas seguidores que todas las impresiones de los periodicos nacionales y provinciales. Soy un fiel lector de diarios nacionales e internacionales pero sin dudas el que mas representa al pueblo es este. Muchas felcidades por su trabajo.

Ivette 12 febrero 2021 - 11:11 AM

Gracias al autor por ofrecernos este panorama sistematizado. La falta de credibilidad de los medios oficiales es un signo muy negativo hace tiempo. Pero acoistumbrados a no ir a las causas sino al efecto, seguimos no en las mismas sino peor.
Sin embargo, para los abuelos, es otro golpe. Claro, no es a ellos a,quienes va dirigida la propaganda, por ellos no se rectificará esa decisión.
El problema no es que se rectifique algo del ordenamiento, que es obvia su complejidad. El problema es que cuando usted cada año tiene que decir que crecimos por debajo de lo planuficado, o ahora tiene que rectificar tantas cosas en,sectores y temas tan diversos, entonces usted no planificó adecuafamente y tampoco legisló correctamente.
Y lo interesante es que en ambos casos el parlamento ni la prensa desempelaron el papel que les corresponde. El primero por su eterna unanimudad, que en este mismo caso del ordenamiento cuestiona mucho si son parte del pueblo o no, a quiénes realmente representan si no podían prever ni hablar sobre ninguna de esas cuestiones. Y los segundos, la prensa oficial, es una verguenza el papel que está desempeñando, propaganda, respaldo acrítico de todo lo oficial. El colmo es que cuando el funcionario invitado es moderado en su explicación, los periodistas a cargo, hacen preguntas intencionadas y ponen palabras en boca del entrevistado, que este no ha dicho, tidas con el mismo fin de justificar y respaldar todo lo oficial. A veces he pensado que es preparado porque es dificil asimilar tanto servilismo y falta de responsabilidad siendo una profesión tan importante para un país.
Ojalá duerman tranquilos unos y otros. Ojalá nunca tengan que responder a la pregunta de ¿y tú dónde estabas, qué hacías cuando todo eso estaba pasando?

Eva 14 febrero 2021 - 11:45 PM

Es una idea genial. De imprimirse creo que más de 6 millones de cubanos dentro del país lo buscarían y lo estudiarían
Que gran utilidad poder imprimirlo y hacer llegar a nuestros amigos
La cultura política nos educa en cualquier circunstancia. Y el momento actual con todas las condiciones subjetivas y objetivas merece periodismo certero, crítico, y respetuoso de la ley y la libertad de pensamiento tan importante como la libertad de expresión en el respeto de todos y por el bien de todos.
Sería bueno calcular cuánto se pierde en las imprentas con la prensa oficial que dice lo mismo sin mejorar nada y podría muy bien ser una sola y el resto utilizarlo en producir papel sanitario 🧻 Vergüenza de un país pobre que no recicla nada y no tiene ni papel sanitario

Laura Sanchez 12 febrero 2021 - 11:02 AM

Saludos a La Joven Cuba:

Los leo todos los dias y me parecen geniales, serios y profesionales. Seria mucho pedir si analizaran la prohibicion de entrada al pais por 8 años que aplica el gobierno actual en Cuba a decenas de miles de cubanos medicos, artistas, deportistas? Podrian hablar algo por favor de como esta medida viola la Carta de Derechos Humanos de la ONU y el Derecho Internacional? Podrian hablar sobre la separacion familiar a la que son sometidos forzadamente ? El sufrimiento de miles de madres, padres, hijos, hermanis, abuelitas, amigos? Podrian?
Saludos cordiales

Sofia. 12 febrero 2021 - 2:49 PM

Muchas gracias sr.Alfredo Herrera Sánchez por su análisis objetivo
del criterio ciudadano y de otros periodistas. El desarrollo tecnológico
ha desplazado otros medios de comunicación como la prensa escrita,libros,
satélite ,televisión etc, claro esta ,NO ES EN SU TOTALIDAD. En el mundo la prensa
sirve a su dueño, pocas veces es independiente, hoy día el INTERNET es
el DUEÑO del mundo, con un solo clic estamos enlazados con 5 continentes
además la mayoría de la población mundial tiene acceso al Internet. Así que
al subir los precios a estos medios creo que es fatal para el Estado.

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 12 febrero 2021 - 3:34 PM

cada dia decepcionan mas vetado por pedirles coherencia deplorable.

Orl 12 febrero 2021 - 3:42 PM

Sacaron un artículo en Cuba debate explicando que en la etapa actual las perspectivas de la cultura cubana se encuentra en muy buenas manos
.. pero censuraron irracionalmente mí aporte a la entrada, a pesar de que contaba solo con cuatro letras añadidas a la palabra «mano» ..tazo

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 12 febrero 2021 - 4:02 PM

sigo esperando el manifiesto abierto firmado por todo el que quiera en contra del embargo interno, todas esas reflexiones y demandas que durante años han expuesto en su pagina, sin ese levantamiento del embargo interno, cualquier levantamiento del embargo externo, no serviria de mucho acabarlo, eso les daria estatura moral y politica para pedir los cambios que necesitan, les aseguro que seran millones los que la firmarian, y forzarian al gobierno a definiciones y posiblemente a negociaciones con su propio pueblo, si no lo hacen en verdad es deplorable su posicion, pues si de verdad les importa su pais hay que meter toda la carne en el asador, no como la facil y mediatica carta a Biden, eso dice de su poco compromiso con el cambio que tanto reclaman, el toro se toma por los cuernos y no por la cola como comodamente uds han hecho.

Jose A. Huelva G 13 febrero 2021 - 12:37 AM

Algo similar comenté en el artículo de la Carta abierta a Biden. Mi comentario se fué al inframundo. Dije algo como que hacer eso es fácil. Lo difícil es hacerle la carta al Gobierno de Cuba y esperar después las consecuencias, pero eso es lo que realmente resuelve el problema.
En lo único que discrepo con ud, es en el hecho de que millones firmarían la carta al Gobierno. Los cubanos tenemos mas miedo que dinero. Lamentablemente, por eso estamos como estamos. Por eso nadie haría una carta reclamandole al regimen, por eso hay tanto intelectual de «Si pero No», por eso tantos confusos y pocos hablan claro (incluso viviendo fuera de Cuba por años).

Manuel* 12 febrero 2021 - 4:51 PM

La prensa cubana no es cara. Aparenta serla para los cubanos por el bajísimo poder adquisitivo de la población.

Alfredo Herrera 12 febrero 2021 - 5:59 PM

En realidad no es cara, pero responde a un sistema que siempre ha ponderado el alcance de su propaganda ante señas comerciales.

Joaquin Benavides 12 febrero 2021 - 5:52 PM

Buen articulo. Refleja la realidad en que se encuentra la prensa escrita cubana. Sin embargo hay algo que no veo que aborda: el precio del papel en el mercado mundial. No veo claro que con ese incremento del precio de los periodicos oficiales,, que efectivamente es alto, dada la capacidad de compra del cubano medio, sera suficiente para amortizar los precios internacionales del papel. Es un problema que tiene la prensa en todo el mundo, del cual depende en no poca medida su independencia informativa.

Wanda 12 febrero 2021 - 7:46 PM

Cuando quiero leer noticias sobre Cuba o el resto del mundo invariablemente las busco en Internet y solo en contadas excepciones en algún periódico de este país. Hay algunos artículos que aparecen en la prensa estatal que lejos de informar hacen desborde de arrogancia y autobombo subliminal del autor como si solo ellos tuvieran la verdad. No confío en el »periodismo» estatal cubano pues llevan años insultando la inteligencia de los lectores, por ejemplo, sobre las últimas elecciones parlamentarias en Venezuela, el Granma en una escueta nota del 7-dic-2020, solo se refirió al triunfo del chavismo sin referencia alguna a la altísima abstención que hubo de votantes, situación de la que se había hecho eco malanga y el puesto de vianda. Al día siguiente un periodista en el mismo periódico, continuó la noticia diciendo en el medio de su artículo y sin querer darle mucha importancia: »Y aunque algunas agencias de prensa priorizan en sus reportes el bajo nivel de participación…» EUFEMISMO total para lo que estaba sucediendo pues todo el mundo lo estaba reportando y con cifras estadísticas. Y como este ejemplo hay muchos. No se puede estar con dios y con el diablo, el periodismo entraña muchas responsabilidades que no quieren asumir los que deberían en la prensa estatal y que sin embargo lo están haciendo, mejor o peor pero haciéndolo, periodistas y otros profesionales, en la prensa independiente cubana, felicidades a estos.

Sofia. 12 febrero 2021 - 8:24 PM

Estoy de acuerdo con sr. Joaquín, todo hay que importarlo, papel,
lápiz, bolígrafo, tinte para la imprenta etc, sobran los dedos en
una sola mano para mencionar la palabra (MADE IN CUBA.)
Quizás tendremos la esperanza en biocubafarma., / económica./

Orl 13 febrero 2021 - 12:40 PM

Copio

Recientemente La Joven Cuba, un proyecto que dice «trabajar por un país justo, democrático y sostenible», envió una carta al presidente norteamericano Joe Biden en la que le pide…


Oye. Pero denle un chance a los de la Joven Cuba….. ellos disparan duro y el Gobierno los tiene obstinados, en la mirilla

Miguel Alfonso Alvarez Fornaris 14 febrero 2021 - 7:43 PM

Hay un factor que se menciona poco: las paginas de las publicaciones se han ido reduciendo progresivamente. En el caso del Orbe, semanal, tiene las 8 de otros…y subio a 5 pesos. Me desuscribi. Creo que en general es un problema bien serio.

Alfredo Herrera 14 febrero 2021 - 11:23 PM

Ese es otro punto importante. Granma hace muy pocos años llegó a tener dos ediciones de 16 páginas a la semana. Una salía el miércoles y otra el viernes, pero la escasez de papel obligó a eliminarlas. En fin cada día la prensa impresa en Cuba se pone (y al parecer se pondrá) peor.

Los comentarios están cerrados.