Trump debería escuchar algún cubano además de Marco Rubio. Hoy decimos NO al sabotaje de la normalización entre Cuba y Estados Unidos