Salvar La Habana, salvar Cuba

por Abel Tablada
La Habana

Este 16 de noviembre La Habana cumple 503 años de fundada. Elegida como una de las siete Ciudades Maravilla en 2014, presenta enormes desafíos para mantener su liderazgo en el Caribe y satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos y visitantes.

Otrora cosmopolita y vibrante, actualmente es una urbe que, a pesar de sus indiscutibles encantos envejecidos, belleza natural y carácter abierto; atrae a pocos para residir en ella, con la excepción de compatriotas de otras provincias, a veces de paso. Para mayor tristeza, La Habana ve partir a diario a muchos de sus hijos, mayoritariamente jóvenes pero también adultos mayores, que nunca pensaron terminar sus días en otras geografías. Esto revierte su tendencia histórica como ciudad de inmigrantes que buscaban un clima moderado y condiciones propicias para prosperar.

La Habana

Celebración del aniversario 500 de La Habana frente al Capitolio. (Foto: Abel Tablada)

La Habana, ciudad que adoro y prefiero por sobre muchas otras que he visitado, se halla en una situación que no anima a celebrar sus logros e historia como hicimos en el aniversario 500. En estos momentos es necesario reivindicar su protección y reflexionar sobre su destino y supervivencia. La ciudad vive un panorama tan sombrío como el del planeta, en medio de una lucha contra el cambio climático que se pierde cada año a pesar de discursos y promesas.

Y si me refiero a La Habana en términos apocalípticos, también podría hacerlo hablando del país, por ser este una extensión maximizada de los problemas de la capital, donde ya no se está seguro caminando por una acera debajo de balcones en barrios del centro, ni durmiendo bajo un techo centenario o manejando por una de sus calles con baches y socavones con aguas albañales.

La Habana

Derrumbe en una esquina de la Avenida San Lázaro, La Habana. (Foto: Abel Tablada)

Es por esta acumulación de peligros que sobrepasa los números, que los arquitectos, urbanistas y decisores ya no deberíamos hablar solo de la recuperación física de uno o varios edificios, de una calle o Plaza, del arbolado o de las redes técnicas de un barrio. Son necesarias miradas y reflexiones más profundas, y eso trato de hacer en mi doble papel de arquitecto y ciudadano.

Por una parte, imagino lo que pudiera arreglarse y lo hermosa que se vería una esquina de la ciudad, me alarmo ante un añadido poco estético en una casa ecléctica del Vedado, por el color azul intenso dado a algún edificio moderno o por la tala excesiva de árboles a lo largo de una cuadra. Pero, por otra, me digo: no se puede ser superficial queriendo lograr una imagen bonita de la ciudad cuando otras metas sociales y económicas deberían ser prioridades.

Al contrastar ambas visiones, medito sobre lo que en un principio pudieran parecer frivolidades de arquitectos hipercríticos, y concluyo que son consecuencia también de problemas sistémicos más profundos que —sin que descartemos las sanciones injustas de EE.UU. a Cuba—, ocasionan gran escasez de viviendas, alimentos y medicinas; generan barrios y hábitats precarios y poco higiénicos, provocan la reducción del valor de los salarios y por consiguiente la pobreza de muchos ciudadanos y entorpecen la capacidad del país y sus ciudades para generar riquezas y ser sostenibles. La imagen de una ciudad, si se la recorre más allá de los lugares que aparecen en las postales, es un reflejo de su historia y de las sociedades que la construyeron y la habitan en el presente.

Un nuevo plan de ciudad y país

La Habana requiere con urgencia un nuevo plan de ordenamiento y gestión, que debe ir a la par de otro a escala de país encaminado a reestructurar sus instituciones y la forma de funcionar, participar y generar bienestar ciudadano. Debe ser un plan aún más revolucionario, integrador, innovador y resiliente que el creado en su momento a menor escala por el recordado Historiador de la Ciudad Dr. Eusebio Leal Spengler y su competente equipo de colaboradores, al cual tuve el privilegio de pertenecer.

La Habana

El Dr. Eusebio Leal Spengler en el balcón lateral del Palacio del Segundo Cabo después de una reunión privada con el Arq. Abel Tablada, el 29 de junio de 2018, La Habana. (Foto: Abel Tablada)

Con el Plan Maestro del Centro Histórico, que defendió un actuar pragmático y a la vez utópico, La Oficina del Historiador de la Ciudad fue capaz de romper falsos mitos y aunar personas portadoras de diferentes visiones, pero con un amor común hacia la ciudad, la cultura y la belleza. Consiguió enamorar a los optimistas y a los pesimistas y logró que hasta los detractores respetaran ese gran proyecto, quizás el más premiado, admirado y beneficioso de toda Cuba.

Pero La Habana es más grande y compleja que su Centro Histórico y, mientras se derrumba junto a un país, no podemos seguir cantando cual si no pasara nada. Muchos no miramos para el otro lado, pero tampoco hemos logrado mayor sensibilidad por parte de las autoridades a diferentes niveles, pues ni los lugares y momentos supuestamente adecuados —como asambleas populares o congresos de gremios—, parecen poder llegar a acuerdos que compensen los graves problemas y cambien, para bien, las realidades de la ciudadanía.

La Habana

Calle Infanta, La Habana. (Foto: Abel Tablada)

Por más que mis colegas hayan hablado, enviado cartas fundamentadas, escrito artículos y culminado investigaciones por varias décadas; para algunos temas —como el del derecho de arquitectos e ingenieros a ejercer de forma independiente y realizar proyectos o consultas técnicas, o la traducción de resultados investigativos en acciones concretas—, se mantienen oídos sordos o respuestas que evidencian soberbia, irrespeto y falta de sensibilidad con las dificultades del país, junto a una gran hipocresía.

Para otros temas, las autoridades a diferentes niveles se comprometen a resolver los problemas, pero se quedan en la superficie en vez de aplicar los principios marxistas de ir a la raíz. Más bien aplican los de toda élite que permanece en el poder por mucho tiempo: cambiar algunas cosas para contentar a las masas y evitar rebeliones, pero sin modificar la esencia del sistema para mantener su poder y privilegios, con lo cual limitan el verdadero mejoramiento de la vida de los ciudadanos, que no se circunscribe únicamente a lo material.

La ciencia y el desempeño de las ciudades

La calidad de vida en una ciudad incluye mucho más que la belleza y el estado físico de sus edificaciones. Esta se puede medir de acuerdo con índices que toman en cuenta indicadores de: seguridad, equidad, higiene, asequibilidad de la vivienda y la canasta básica, calidad de servicios, educación, salud, acceso a actividades artísticas y deportivas, cuidado del medio ambiente, conectividad, confianza en las instituciones, poder de decisión, libertades económicas y cívicas, entre otras.

La Habana

Dimensiones de la Rueda de Prosperidad Urbana a partir de UNHabitat (2016).*

La Organización de las Naciones Unidas para el Hábitat (UNHabitat) ha elaborado recientemente el Índice de Prosperidad Urbana, que mide el desempeño de las ciudades en base a cinco parámetros principales:  productividad, infraestructura, calidad de vida, equidad e inclusión social y sostenibilidad medioambiental. Puntualiza para ello a dos elementos cohesionadores: instituciones gubernamentales con su sistema legislativo, y el planeamiento urbano.

Dicho índice sirve para establecer metas y objetivos que apoyen la formulación de políticas urbanas y planes bien fundamentados y medibles. La Habana, por la falta de datos, no aparece en muchos de esos estudios. Pero si lo hiciera, no creo que obtendría buenas calificaciones en algunos indicadores. A pesar de que los gobiernos locales tienen conocimiento de agendas urbanas con vistas a lograr la sostenibilidad para 2030, estas todavía no logran articularse y traducirse en planes e inversiones con una visión holística de los problemas urbanos. En consecuencia, las acciones que materializan, no contribuyen a la mejoría de la calidad de vida del ciudadano promedio.

La existencia del habanero/a, más allá de apagones recurrentes que son menores que los sufridos en otras provincias y ciudades, se vuelve agotadora por la pérdida de tiempo y el esfuerzo necesario para transportarse y realizar tareas diarias. Añádase a ello que para muchos es también una vida miserable dada la imposibilidad de obtener con sus ingresos, no ya una vivienda digna, sino una mínima cantidad de alimento y sustento material. La suma de dificultades en el día a día es inmensa y, como se ha señalado, provoca que tanto la ciudad como el país se tornen, además de improductivos, casi invivibles. Se crea así un círculo vicioso conformado por un ambiente obstaculizador del desarrollo, baja calidad de vida y poco incentivo para trabajar y generar nuevos valores.

La Habana

Bodega en 25 y 24, Vedado. (Foto: Abel Tablada)

Si bien es cierto que en La Habana no todo es oscuro y calamitoso, pues se rescatan algunos edificios y entornos urbanos valiosos en el Centro Histórico, se realizan acciones de mejoramiento en barrios precarios, los niños van a sus escuelas y juegan en las calles sin peligro de ser secuestrados, se vuelve a activar la vida cultural, hay muchas personas solidarias, algunos funcionarios dedicados y respetuosos y hasta algún vendedor honrado en el agro; también es cierto que la dura realidad que se vive, el malfuncionamiento de instituciones y servicios, las muy pocas opciones para mejorar —aun realizando estudios superiores— y lo absurdo y demorado de muchas decisiones; provocan malestar, desánimo, desesperanza, desesperación y deseos de emigrar.

Retos y consensos

Los nuevos planes a corto, mediano y largo plazo que necesita La Habana —liderados por servidores públicos competentes y representantes elegidos, pero apoyados por un equipo multidisciplinar con poder de acción que no existe actualmente en instituciones civiles—, deben considerar tanto la recuperación, mejoramiento y conservación de infraestructuras y edificaciones, como la forma de generar riquezas y mantenerlas en el tiempo.

Más desafiante aún es no cometer en esos empeños los mismos errores de otras muchas ciudades, que a la par de generar riquezas aumentan las desigualdades, la violencia, la corrupción y, sobre todo, el daño al medio ambiente. El reto mayor es alcanzar el balance entre satisfacción de la ciudadanía al generar hábitats dignos y seguros, sin sobrepasar la línea de la huella ecológica per cápita permisible para mantener el planeta dentro de los límites aceptables de supervivencia de los ecosistemas.

La Habana será realmente maravillosa, solo si a la par de recuperar su aspecto físico muy deteriorado, sus redes técnicas y su sistema de transporte; también recobra su brío, su deseo de vivir, tener y ver crecer hijos. Será una ciudad atractiva, si además de redimir y crear belleza, también incentiva el buen funcionamiento de sus instituciones y servicios, el buen trato entre sus ciudadanos y la elección de delegados y gobernadores, no por una simple hoja biográfica impersonal, sino por las ideas, planes y aspiraciones de los que van a representar y servir.

Será una ciudad próspera y sostenible si después, ese representante elegido tiene el poder para al menos influir en los cambios graduales que sean necesarios sin que un poder oculto, que no rinde cuentas, los detenga.

La Habana

Edificio restaurado y vida callejera en Calle Obispo y Mercaderes, La Habana. (Foto: Abel Tablada)

Hay tanto por hacer en La Habana, y en Cuba, que solo un gran diálogo nacional entre todos los cubanos (los de adentro, los de afuera y los itinerantes; los de izquierda, los de centro y los de derecha; los poderosos de ambos bandos y la mayoría silenciosa que no decide y debiera), podrá comenzar a dibujar un futuro posible. Y esta vez, al no excluir a ningún sector, será un futuro consensuado que podrá salvar La Habana, y por tanto a Cuba, con el fin de que recupere su belleza, pero más importante aún, sus deseos y posibilidades de vivir.

***

* Fuente: Ricardo Cuberos (2016): «Indicadores territoriales para desarrollo sostenible de la frontera colombo-venezolana». Tesis de Doctorado.

 

39 comentarios

Manolo. 16 noviembre 2022 - 7:26 AM

En la mayoria de los casos, es tarde para salvar muchas cosas.
El artículo, dadas las condiciones actuales, es solo desiderativo, no pasa de ser un sueño.
Hoy Cuba es un país más dividido que nunca, no hay concenso posible que pueda salvar nada. Los milagros no existen.

Sonia Bravo Utrera 16 noviembre 2022 - 4:36 PM

Sí. Pienso casi igual, aunque con los días no descarto nada que conduzca a un CAMBIO.

Supongo las mejores intenciones en esta opinión y saludo su preocupación urbanística.

Sin embargo, creo que el artículo se parece mucho en su posible ingenuidad a “Alicia en el país de las maravillas”. La propuesta de diálogo luego del discurso sobre la capital resulta incongruente en la propia lógica del tema tratado.

Amén de que La Habana y toda Cuba deben ser salvadas, y en primera instancia, del totalitarismo económico y político . Lo demás viene per se.

No dudo que Tablada comparta esta idea. Únicamente que habría, a mi juicio, que haberla explicitado mejor.

José A. Huelva G. 16 noviembre 2022 - 7:38 AM

La Habana (como toda Cuba), necesita un CAMBIO DE SISTEMA. A la ciudad no la salva un historiador, la salva su gente.

Esther 16 noviembre 2022 - 8:22 AM

Excelente, Abel, muchas gracias. La Habana no ha sido una ciudad querida por nuestros gobernantes. Sus problemas son historicos. El movimiento para su cambio, su desarrollo parece que tendria que venir de abajo, desde nosotros. ¿ Como empezar? ¿ Como nos organizamos?

Manuel Figueredo 16 noviembre 2022 - 12:41 PM

Todos sabemos como se salva La Habana y como se salva a Cuba y sus habitantes. Hay que ir por las provincias más orientales para observar toda la destrucción que ocasiona una revolución de los
” Pobres y para los pobres ”
Es posible que a la hora de redactar este comentario se cayó un balcón en
cualquier lugar de la República.
Con esta gente gobernando sin lugar a dudas no se salva La Habana, porque
son demasiado los depredadores que la exprimen.

Godofredo 16 noviembre 2022 - 9:17 AM

La Habana sufrio un fenomeno que el gran urbanista Mario Coyula, fallecido en 2014, analizo en su ultimo articulo donde visualizaba tres escenarios futuros para la Habana … El llamo al fenomeno “La Ruralizacion de la Habana”, algo que ni siquiera Eusebio Leal vio y que es material pero tambien cultural, subjetivo, objetivo y MUY complejo pues se dejo correr por muchos años. Quien puede revertir eso hoy por hoy? Hay un problema de fondo de tal magnitud que aun si los Rockefeller se vuelven locos y regalan toda su fortuna a Cuba, la cosa no se arregla. Que triste …
Pero si nos vamos a otras provincias … Ni que decir!!!

Karen Díaz 16 noviembre 2022 - 9:37 AM

Ése índice de Prosperidad Urbana en la capital está muy comprometido. Los 5 ramales no veo que se cumplan en prácticamente ningún barrio capitalino. Calidad de vida es un concepto tan amplio que abarca desde el sistema educativo hasta la acera y calles que transitamos, desde el plato en la mesa al espacio de ocio y divertimento. Cuándo se vive sumergido en el estilo de vida de vamos a ver mañana, se va perdiendo la perspectiva de mirar al futuro, planificarlo. Cuando miras los discursos (y más discursos) llenos fe verborrea esperanzadora PERO que no brinda soluciones, el ciudadano cae en la apatía y en la búsqueda de su solución, su pedacito, su escape.

Sanson 16 noviembre 2022 - 9:49 AM

En realidad las ciudades en la mayoria de los paises son un producto natural del desarrollo economico, no solo del pais sino del area donde se levanta y crece la vida local. No nacen de la nada. Tampoco mueren por si solas. Sufren las altas y bajas del desarrollo y crecen y subsisten o se mudan con sus habitantes a otos lugares, como ocurrio y sigue ocurriendo en nuestra Habana
La Habana en los annos despues de la Segunda Guerra Mundial crecio a un ritmo fantastico y al llegar los fatidicos barbudos, estaba llena de negocios, fabricas, talleres, tiendas, servicios y lugares publicos. Tenia una vida comercial envidiable en el Hemisferio que se abrio despues que se termino el coloniaje que habia existido por siglos. Desde los barrios perifericos hasta el centro existian lugares donde la gente VIVIA en el sentido exacto de la palabra. Se ganaba la vida en empleos, negocios y compannias que hacian que la gente tuviera un poder adquisitivo suficiente para tener una vida muy diferente a de hoy en todos los sentidos.
Cines, restaurantes, centros nocturnos, hoteles, teatros y otros lugares de esparcimiento existian porque los habitantes de la ciudad tenian dinero para ir a menudo sin necesidad de que viniera alguien de otro pais u otra ciudad a invitarlos. Tiendas, comercios y servicios de todo tipo existian y poseian una infraestructura para el movimiento y el establecimiento.
Ahora existe una ciudad destruida y sucia que aun asi no esta al alcance de la mayoria que pulula y bagabundea y al final termina en el malecon (gracias a Dios que no han podido secarlo) o simplemente en una equina obscura como unica parada.
Hablando de la ciudad, que danno le hicieron y le siguen haciendo esos cabrones a La Habana.
Cuando se iran ?.

Sanson 16 noviembre 2022 - 10:02 AM

La Historia ha demostrado que el comunismo abre por regla general, el negocio de mudanzas. No solo en cuba, sino en todos los paises donde se mete.
En el caso de cuba no es solo en la Capital.
Todas las ciudades se mudan rapidamente a otras ciudades donde quiera que estas lo permitan. No importa la distancia, el clima o el idioma.

Livio Delgado 16 noviembre 2022 - 10:53 AM

A ver como digo todo lo que llevo dentro con el menor número de palabras, acabo de regresar de tres días en La Habana, entre por Varadero así que pase por la zona del litoral Matancero que me sorprendió por su aparente vida y las obras de arte instaladas en la ruta a La Habana. En mi corto caminar por la Habana “maravillosa” me demostró que el Vedado y esa área de Miramar relacionada con la vía de movimiento de las máximas autoridades, es cada día una bien diferenciada barriada dentro de una ciudad de edificaciones y calles en mágica estabilidad de inminente derrumbe, la falta de alimentos y la paupérrima situación económico-social se ve en los cuerpos de sus ciudadanos, desgastados y descoloridos, y en las mentes de todos los que alguna palabra intercambie en mi corta visita, ese fenómeno de la “ruralización de la Habana” que el Sr. Godofredo menciona fue una idea del arquitecto Mario Coyula es mas que clara cuando tan fácilmente es visible y vivible los resultados de una emigración de escape desbordada e imparable, visite edificios propiedad horizontal de mayoría de pisos apagados y vaciaos con sus dueños residentes viviendo fuera de Cuba a la espera, entre de chismoso a un bar, Marina E/ Vapor y Hornos que increíblemente estaba lleno y no precisamente de turistas extranjeros, en donde un Daiquiri cuesta 700 CUP una Margarita 800 CUP y un trago de tequila Don Julio añejo 1920 CUP, mi padre, con sus premio nacional de cine por el trabajo de toda una vida recibe de pensión 1500 CUP, de todo tengo fotos para la historia o la histeria, además de esas horribles “obras de arte” sin relación ninguna al medio donde están depositadas que vemos en algunas entre calles de los parques de la Avenida de las Américas hoy 5ta Avenidad, evidentemente autorizadas por el más alto nivel y de cuestionable calidad artística en avanzado estado de corrosión, como reflejo de como veo el país, o esa imagen final del aeropuerto internacional terminal 3 en donde llegamos 6:30 de la mañana, vuelo atrasado hasta las 1:00 pm y no existe un solo asiento en ese gran salón de despacho de pasajeros, en donde una tienda donde todavía se comercializan CD como reflejo de una sociedad detenida en el tiempo y por ultimo ya dentro de la sala de embarque, ese truco mágico de precios en USD, moneda por demás en la que no puedes pagar, solo tarjeta o las otras monedas duras reconocidas que les aplican el cambio del día si quieres pagar cash, y ese vuelto final en CUP a tasa de cambio de 24 que normaliza un robo institucional que los ciudadanos del mundo reciben de despedida.

Esto quisiera que lo leyera el ministro del turismo o autoridades del sector, vivo en Toronto Canadá como saben, la opinión de retorno de los turistas hoy es que el servicio de los hoteles es de muy baja calidad en general, viejos turistas repitentes regresan asombrados del turismo post Covid, sobre todo en la comida que solo cubre para los primeros momentos de apertura de los restaurantes, me han dicho claramente que hoy mejor no visitar Cuba ni inclusive aceptando las ventajas aparente de esos bajos costos de los paquetes que se comercializan, porque en este amplio mercado tan competitivo otros destino de sol y playa, Cancún, Dominicana les ofrece mejores dividendos, acá ayer comenzó a caer la nieve invernal, en otros momentos marcaba el momento en donde los canadiense en masa reservaban sus vacaciones de invierno a Cuba, no se sorprendan si el volumen de reservaciones y arribos desde el previo primer emisor se mantienen bajos o muy bajos en esta temporada recién iniciada.

Y para los que deciden recordarles que “La obstinación es una falta de temperamento. La terquedad y la intolerancia a la contradicción son el resultado de un tipo especial de egoísmo, que eleva por encima de todo el placer de su intelecto autónomo, ante el cual otros deben inclinarse”, nadie ha de inclinarse ante el fracaso continuado de un obstinado equipo de gobierno que hoy compromete a todos por igual, de dentro y de fuera, de izquierda, de derecha o de centro, Cuba y sus gente hoy languidecen.

cubano de antes 16 noviembre 2022 - 11:49 AM

Sr. Tablada ….. empezamos mal: Quien “eligió” a LA Habana “ciudad maravilla” ? Maravilla de que? A no ser del ARTE DE HACER RUINAS….

cubano de antes 16 noviembre 2022 - 12:12 PM

Se.Tablada: Sinceramente Ud cree, como afirma, que las condiciones de la ciudad actual son peores que la situación cuando el 500 aniversario? La ciudad “material” quizá…hay muchas más ruinas…,.pero la ciudad “espiritual” siempre ha estado en una crisis permanente y si hablamos de las libertades o derechos humanos, como dicen los médicos, el estado del “paciente” es ESTABLE ( con un brevísimo periodo1959/60 en que se disfruto de ellos) Después con la llegada de los “redentores inexistentes hasta los días de hoy

Observador 2022 16 noviembre 2022 - 12:16 PM

La Habana forma parte del desastre y como capital y sede del gobierno y del PCC no puede escapar de sus pésimas gestiones y desempeños, de entrada sus principales cuadros dirigentes no son habaneros (ya de por si un disparate y un irrespeto), que asumen sus cargos por ser leales y confiables, no por capacidad y mérito . La incompetencia y la desidia abarcan la inmensa mayoría de su gestión, para agravar aun más la miseria y la destrucción propia de la falta de recursos. El daño de la ciudad no ha sido mayor porque no se construyó tanto en los últimos sesenta años y pudo mantener su arquitectura y su expresión urbana de hasta la primera mitad del siglo pasado, que es su gran atractivo y su gran legado. Aun asi, las inserciones de edificios prefabricados y los edificios de microbrigadas en varios repartos han logrado la consecuente depreciación del entorno. También la ha dañado el desordenado, profuso y prolongado cambio de funciones y de uso en innumerables inmuebles, convirtiendo almacenes y comercios en viviendas, viviendas en oficinas, y un larguisimo etcetera de esa inagotable capacidad del sistema en caotizar todo; y para guinda del pastel, la improvisación y la falta de control, alterando fachadas, construyendo barbacoas, cobertizos en azoteas, y todo tipo de violaciones de regulaciones constructivas y urbanisticas por quienes abrumados por necesidades o por simple indisciplina hacen lo que les viene en ganas . Para no hablar de las redes colapsadas e insuficientes, salvo las necesarias para el aseguramiento de hoteles e instalaciones turisticas. Hasta el encanto de esa población amable y educada aun en su pobreza, se ha visto contaminada por el maldecir, el malvestir y la especulación, incluso de los nuevos e incultos adinerados. Ha sido una heroicidad la labor de la Oficina del Historiador en recuperar una buena parte del centro histórico, merito de Eusebio y su equipo, que en su imperdonable adulación agradece al Comandante y obvia el protagonismo innegable de su icono en el gran desastre.
La pobre Habana, aun encantadora, aun preciosa en su miseria y herida con ese engendro de 42 pisos en su Vedado de maravillas, tendrá que esperar que la nación se salve de sus depradadores y esquilmadores que la deshonran. No hay de otra.

Maritza 16 noviembre 2022 - 5:58 PM

Cuba toda está en ruinas material y moralmente, con este régimen no hay arreglo,con lo que pueda venir en un futuro democrático tardarán años para recuperarnos porque el mal es crónico , este gobierno no acepta diálogos sólo el Poder

cubano de antes 16 noviembre 2022 - 12:38 PM

Sr. Tablada: Ud. afirma supongo sin ninguna sonrroja(no puedo ver su cara)”La ciudad vive un panorama tan sombrío como el del planeta, en medio de una lucha contra el cambio climático que se pierde cada año a pesar de discursos y promesas.”…, Asociar la DESTRUCCION de la ciudad y por ende de TODAS las ciudades de Cuba,(capitales de provincia, pueblos y barrios) al “panorama sombrío del planeta” como usted afirma sin embalajes ES FALSO….Si usted como presume de haber visitado otras capitales NO ha visto bien, ni aún las más decrépitas como lo son las de las naciones africanas después de de la salida de los poderes coloniales lucen como su querida La Habana….y en nuestra America ni Haití después del desbastador terremoto de hace unos años…. Quizá Berlín y otras ciudades europeas hace casi 80 años al terminar la 2 da. Guerra Mundial….La Habana hoy después de 63 años de ABANDO parece una ciudad BOMBARDEADA mi respuesta a su osadía es referirlo al famoso documental de años atrás sobre la HABILIDAD del desgobierno cubano en EL ARTE DE HACER RUINAS ciertamente NADIE lo supera

Alejandro 1 16 noviembre 2022 - 12:38 PM

“….y concluyo que son consecuencia también de problemas sistémicos más profundos que —sin que descartemos las sanciones injustas de EE.UU. a Cuba—, ocasionan gran escasez de viviendas, alimentos y medicinas; generan barrios y hábitats precarios y poco higiénicos, provocan ……….”
¿Alguien pudiera explicar cómo es posible que las “sanciones injustas de EEUU a Cuba” no afectan los barrios ni las construcciones de los militares ni las residencias de toda la nomenclatura en la isla, pero sí las viviendas de Liborio? Agradecería mucho la aclaración, para poder entender cómo es que hay materiales para unos sí y para otros no.
Es que no pueden escribir y criticar a la dictadura si para “limpiarse” no mencionan primero al “lobo” imperialista.

Cubano de antes 16 noviembre 2022 - 2:08 PM

….y que me dices de los hoteles de lujo por todas las cañerías y la ciudades capitales. Me parece que el “bloqueo” es selectivo NO afecta las empresas de los militsres(GAESA), ni otros monopolios estatales como ETECSA ect….el sr Tablada tiene la cara tan dura como su apellido

Esteban 16 noviembre 2022 - 1:08 PM

“Hay tanto por hacer en La Habana, y en Cuba, que solo un gran diálogo nacional entre todos los cubanos…”
xxxx
Los comunistas en el poder no van a dialogar mientras tengan a las fuerzas represivas de su lado. Solo lo hacen cuando el agua les llega al cuello o son oposición.
De parte de la dictadura solo espere golpizas, cárcel, destierro, muerte, miseria y desesperanza.
Así que si sus sueños de ver una Habana más bonita y funcional pasan por un diálogo nacional en que participen los comunistas en el poder, mejor vaya preparándose para seguir viendo cómo se termina de destruir la que fue una de las ciudades más hermosas del mundo.

cubano de antes 16 noviembre 2022 - 1:14 PM

Sr. Tablada: …,a medida que me “adentro” en su APOLOGÍA del DESASTRE causado NO por el embargo si no por la DESIDIA, POLÍTICA OFICIAL DE ABANDONO y VENGANZA PERSONAL del INFIDEL hasta que 30 años más tarde recapacita ante TODO SUS FRACASOS de casi todos sus planes faraónicos y se da cuenta que lo que está destruyendo poco a poco FUE, ES y SERÁ y por “arte de magia” surge el “VIVO” Dr.Eusebio Leal(leal SÓLO a Eusebio) y “historiador” designado transformado de la noche a la mañana en un “rey midas”( las ruinas las convierte en oro) y empieza la llamada “reconstrucción” de lo arruinado por el mismo sistema que lo ahora lo financia y con el tácito permiso para enriquecerse el y sus socios(Forbes cálculo la fortuna personal del tal Eusebio en 150 millones de $$$US…Esta es la historia de la reconstrucción de LA Habana y una de las pocas historias dignas de celebrar a pesar del ENRIQUECIMIENTO de y CORRUPCIÓN.de los que lo llevaron a cabo….la obra, aunque poca…. queda para la posteridad

narciso 16 noviembre 2022 - 1:28 PM

La habana tiene los mismos problemas que ciudades como rio de janeiro que estan rodeadas de favelas villas miseria es el capitalismo y en el caso de cuba agravado por el bloqueo para los del foro la culpa la tiene de todo los comunistas aunque las grandes ciudades latinoamericanas estan rodeadas de mucha insalubridad y alli nunca ha habido capitalismo

Sonia Bravo Utrera 16 noviembre 2022 - 2:32 PM

Este comentario es torpe. No se conoce la historia de la ciudad cosmopolita que fue la capital de Cuba. La comparación con otras ciudades latinoamericanas no es precedente.

Sonia Bravo Utrera 16 noviembre 2022 - 5:09 PM

Mil gracias.

Me recuerda usted páginas muy hermosas de mi vida y mi quehacer profesional. Su percepción de México y su valoración de “ropa occidental” son arcaicos y falsos. Con dicha ropa, la misma que usaban en su día a día de mis colegas y alumnos de muchas ciudades y varias etnias indígenas de ese México, que usted da la impresión de no conocer, recorrí sola y acompañada ciudades y pueblos. Allí tengo amigos, hermanos, colegas y alumnos. Inolvidables.

El resto de sus observaciones lo dejo al análisis de expertos. Ni siquiera me detengo en ellos. No es el medio adecuado.
Saludos.

Sanson 16 noviembre 2022 - 1:39 PM

Por supuesto que apoyo las sanciones a la tirania de los castro,sus peleles y sus esbirros. No vieron las barrigas que tiene que parecen hernias?. Es la ansiedad que los consume aunqe no lo demuestren. Estan jodidos. Se suicidaran o moriran jovenes como el tal Callejas.
Muchos “equivocados” se apoyan del hecho de que las sanciones contra la dictadura y sus principales esbirros no ayuda.
Claro que ayuda, sobretodo en el hecho de que al no obtener creditos los comunistas no pueden seguir endeudando el pais y dejarle esa herencia a los cubanos, aun despues que ellos hayan huido a gastarse lo robado.
Esa es la primera razon para desear, actuar y hasta rezar para que esos bastardos vayan a la carcel. Como se puede aceptar que ellos que nos metieron en toda esa mierda del embargo y las sanciones se suban en un pedestal para que la porqueria que crearon no los toque y se la dejan a usted para que la limpie.
Pero el argumento mas fuerte que me hace apoyar las razones es el siguiente; Supongamos que usted “sennor enemigo del bloqueo” espera que los barrigones castro y sus peleles le daran algunas limosnas cuando pasen a su lado y usted les extienda la mano con lo cual ira a la tienda y comprara una libra de harina y un boniato. Eso es lo que desea?. No preferiria poder abrir un negocito y vivir de el sin necesidad de concesiones, estipendios o mas propiamente hablando, limosnas. No preferiria un buen empleo en una compannia donde su dinero y su nivel de vida suba con regularidad?
Si su respuesta a mi pregunta es no y usted se conforma con limosnas y prefiere no tener que vivir bajo la presion del trabajo , nuestra conversacion se acaba aqui mismo y le dejo a usted el camino libre para que siga abogando por su conforme vida de pediguenno habitante.
Otra. Posiblemente usted ya haya salido de cuba, pero tiene alla a personas que le piden, que digo e piden, casi le exigen que les mande su substento, su ropa y hasta algo para ir a divertirse y eso lo tiene haciendo malabares con su sueldo de alguien que acaba de llegar y gana poco. Lo entiendo. Entiendo que sienta lastima por su familiar pero quisiera que su familiar afloje un poco en sus demandas y usted consiga enderezar, asi, su economia. Su familiar se ha convertido y seguira siendo un parasito por siempre ya que se ha resignado a vivir con la tranquilidad que usted le “garantiza”. Usted tiene una gran parte de la culpa
No le esta haciendo un favor. Siempre sera el clasico lumpen al que nunca le alcanza lo que le regalan y a la primera que falle usted en mandarle le llorara inconsolable par despues mandarlo al infierno.
Ojo que me refiero a los familiares aptos para trabajar, manifestarse o escapar. A los viejos,esos comunistas no nos han dejado otra que pagarles sus retiros y por mi parte les deseo una larga vida y la mejor vejez posible en esas circunstancias.
Gracias

Manolo. 16 noviembre 2022 - 1:42 PM

La diferencia es que en Brasil no hay un Gobierno eterno que se considera el único digno de dirigir el pais, ni se hizo una Revolución que ha solicitado esfuerzo y ga costado el sacrificio de varias generaciones más la división de las familias, para al final venir a decir que tenemos los mismos problemas que ellos.

Sanson 16 noviembre 2022 - 3:05 PM

La unica diferencia es que nosotros no queremos cambiar al gobierno de Brasil.
Eso le corresponde a los Brasileros.
Nosotros solo queremos cambiar al de cuba. Los cubanos solo quieren cambiar al gobierno de cuba.
El gobierno de Brasil puede esperar. El regimen ladron de la Habana debe ser cambiado desde YA.

Manolo. 16 noviembre 2022 - 6:21 PM

Se le olvidaron los argumentos, Sr. Izquierdo.

cubano de antes 16 noviembre 2022 - 2:49 PM

toma dado CubaNet.

“Sobre la fecha y el lugar exacto donde se creó La Habana todo son especulaciones y mitos alentados por los historiadores Emilio Roig de Leuchsenring y Eusebio Leal Spengler. Para escoger la fecha del 16 de noviembre, Roig de Leuchsenring, primer historiador de la Ciudad de La Habana, se basó en la celebración religiosa del patrón de la villa, San Cristóbal (era costumbre que al fundar un poblado, se agregara el nombre del santo que correspondía a ese día en el calendario de la Iglesia Católica).

Su sucesor al frente de la Oficina del Historiador de la ciudad, Eusebio Leal Spengler, mantuvo la fecha, y agregó una serie de festividades que son celebradas durante varios días. Entre ellas incluyó darle la vuelta a la ceiba y echarle monedas para pedir deseos; un ritual carnavalesco que se ha vuelto tradición y convoca cada año a centenares de personas, nacionales y extranjeras”.

Godofredo 16 noviembre 2022 - 5:23 PM

Es cierto, Emilio Roig y Eusebio Leal eran agentes de la Seguridad del Estado y el Comandante en Jefe les orientó, por un oscuro motivo, inventar la fecha de la fundación de la Villa de San Cristóbal de la Habana!! Lo de la Ceiba fue una idea de Celia Sánchez. Ese es un tema para un nuevo libro de Leonardo Padura.

Sanson 16 noviembre 2022 - 3:31 PM

Los castro se han robado el diamante del capitolio que marcaba el km cero de la carretera central.
castro decia que batista era un ladron pero cuando se fue Batista el diamante estaba alli y permanecio alli
Supongo que Machado lo dejo tambien cuando lo tumbaron.
Los castro le han cosatado a los cubanos de cuatro generaciones y media mas que un hijo bobo estudiando en la universidad.
Y lo que seguiran robandose. Hasta los escombros de la Habana lo van a vender como arena.

Manolo. 16 noviembre 2022 - 6:24 PM

Definitivamente se produjo un relevo de Izquierdos. La versión actual es mucho peor y falsa.

Godofredo 17 noviembre 2022 - 2:25 AM

Si, hubo relevo de “izquierdos”. Los que están ahora son los que se robaron el diamante del Capitolio para entregárselo al Comandante!!

Sanson 17 noviembre 2022 - 5:12 AM

Nah! . Los que estan ahora, escriben aqui en este espacio y les dan una meriendita mal oliente y un refresquito azucarado (en una Isla donde no se produce azucar eso es una innegable ventaja) posiblemente nunca hayan entrado al Capitolio. Lo del diamente posiblemente lo haya heche personalmente su Comandante que ordeno a uno de sus escoltas traerselo para proponerselo barato a algun coleccionista.

Manolo. 16 noviembre 2022 - 6:25 PM

Actualicenos Izquierdo. Lo debemos llamar Sr o Sra Izquierdo.

Comunista hasta la Muerte 16 noviembre 2022 - 6:53 PM

Ramon Izquierdo:
ja,ja,ja…..que no te guste Diaz Canel se entiende. Pero, a que no hubieses resistido a nuestro fallecido monarca?. . Ser la novia del estafador mas grande de Cuba es honor que no rechazarias…..
Te imaginas: “Raul, la reina de Cuba”…..

Rolando López 16 noviembre 2022 - 7:10 PM

Disculpe, Manolo, ¿Usted no ha escuchado una canción que dice “Uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser”?

Comunista hasta la Muerte 16 noviembre 2022 - 7:53 PM

Salvar a la Habana no es posible. Estamos endeudados al punto que lo poco que producimos es para pagar algunas de las deudas viejas y para poder venderle al pueblo suficientes alimentos para una comida al dia. (tal vez en unos meses sea una comida cada dos dias).
La unica solucion es el Socialismo Ecologico. Que los turistas vengas a ver las ruinas de lo que un dia fue la ciudad mas linda del Caribe.
Que vean a nuestro pueblo cazar y recolectar. Cocinar con marabu. Vestirse con hojas de platano.
Como destino turistico no tendriamos competencia. Seria como viajar al mundo pre-historico.
Solo la Edad de Piedra es compatible con la capacidad destructiva de los militares que nos gobiernan de por vida.

Cubano de antes 16 noviembre 2022 - 9:49 PM

El “puesto a dedo” salió, dicen algunos, en peregrinación a suplicar por un milagro o como dicen otros, como limosnero a pedir limosnas , también se dice que como vendedor ambulante de las pocas riquezas que le quedan a la nación cubana en precio de remate a lo que den: Rusia en una guerra que le puede costar el poder al puto de Putin, China en medio de una explosión dedujo per inflado mercado inmobiliario El “puesto a dedo” salió, dicen algunos, en peregrinación a suplicar por un milagro o como dicen otros, como limosnero a pedir limosnas , también se dice que como vendedor ambulante de las pocas riquezas que le quedan a la nación cubana en precio de remate a lo que den: Rusia en una guerra que le puede costar el poder al puto de Putin, China en medio de una explosión causada per el inflado mercado inmobiliario Argel dátiles o camellos? Porque petrolio sin cash nananina y Turquía a ver si le prorrogan las deudas de los barcos/plantas generadoras de electricidad operando actualmente en el país.Promesasde pagos futuros y extensión de los pagos vencidos más el gasto millonario de una comitiva( incluyendo a su mujer) de chupa sangres inútiles e impresentables

Rodo 21 noviembre 2022 - 8:09 PM

El único cambio que veo posible es una Revolución dentro de otra Revolución este gobierno no da tranza a nada

Los comentarios están cerrados.