25.8 C
Havana
viernes, octubre 30, 2020

La ruta hacia la verdad

René Fidel González García
René Fidel González García
Doctor en Ciencias Jurídicas. Profesor de Derecho. Ensayista

(A propósito de una información publicada por el Periódico Granma sobre las cartas de la ciudadanía)

Es justo apreciar el ejercicio del deber de transparencia que hizo el periódico Granma en la edición del pasado viernes 13 de julio en relación a la explicación de la ruta que dentro de esa publicación sigue la correspondencia dirigida a su Dirección, al balance general que hace del funcionamiento en el primer semestre de éste año de la sección encargada de seleccionar, publicar y dirigir a los organismos competentes las misivas recibidas, así como de los criterios que establece a esos fines. Como sabemos, la transparencia es una de las reglas a la que debe atenerse estrictamente cualquier institución que funcione dentro de los marcos de la esfera pública, pero es también, esencialmente, uno de los valores superiores que entraña el Socialismo como idea y praxis emancipadora.

En cambio, que se hiciese pública hace apenas unos días la carta que una intachable comunista cubana dirigió como ciudadana a la actual Directora de ese medio con la finalidad de que fuese publicada, y que esa dirección – como la anterior –  desestimó como susceptible de serlo es, en sentido estricto, y como el otro lado de una misma moneda, un sencillo y limpio ejercicio ciudadano del derecho a la transparencia que el Socialismo reivindica y exige como parte del patrimonio de justicia e igualdad que hace suyo e intenta construir en Cuba con el sacrificio anónimo y sereno de ya cuatro generaciones, también, y en esa misma consecuencia y fines, de la libertad de palabra y prensa que concede la Constitución patria a todos los ciudadanos.

Ahora que gracias a la amplia información que ofrece Granma todos sabemos cuáles son los criterios de selección públicos que guían a su dirección periodística para incluir o desestimar la publicación de las cartas de los ciudadanos que a ellos se dirigen, y la manera en que asume su responsabilidad en la racionalidad y alcances de las respuestas que ofrece a sus lectores, resulta aún más incomprensible que la misiva de una madre indignada y dolida ante la impunidad de quienes se creen intocables y se escudan detrás de altos cargos y la complicidad del silencio más denso fuese descartada para su publicación.

Una denuncia – porque ese es el contenido implícito en la carta que no fue publicada por Granma – de la flagrante violación de la letra, el espíritu y de derechos que la Constitución cubana proclama y garantiza para todos, de nuestras leyes y del funcionamiento de nuestra institucionalidad, es preciso decirlo claramente, no es en modo alguno un asunto muy específico y personal, como respondiera el Departamento de Atención al Lector de esa publicación en un depurado estilo burocrático e inaccesible al civismo. Todo lo contrario. Nos atañe a todos.

Esto es y debería ser, por necesidad y urgencia cívica de nuestros tiempos, por cuestión de principios de una Revolución cuyos cimientos se fraguaron con la sangre de los más nobles y desprendidos de sus hijos, porque en ello le va su sobrevida, o por intrínseca decencia humana, algo de cardinal interés general para nuestra sociedad y Estado, y no cabe errar, porque se juega que el dicto martiano y guevariano de sentir la injusticia cometida sobre otro como una bofetada en el propio rostro deje de dimensionar entre nosotros el propósito de la conquista de la justicia toda que nos fue legado no como una profecía estéril y desarmada, acomodaticia y circunstancial, bonita, sino como una condición imprescindible y cotidiana para la garantía de la continuidad de la ética que sustenta la dignidad plena del hombre y la mujer cubana.

¿Cómo no darnos cuenta que el trabajo de Fidel Castro – reproducido por Granma en la propia edición del viernes a la que ahora hacemos referencia –  en el que el joven revolucionario denunciaba desde las páginas de Bohemia el asalto y destrucción del estudio del escultor Fidalgo, faltando apenas seis meses para el 26 de julio de 1953, fue escrito precisamente porque no era, ni podía ser para él, o para el fotógrafo – el  mártir –  Fernando Chenard Piña que le colaboró en la denuncia pública del atropello y la alerta del probable asesinato del artista, o para otros tantos que muy pronto dejarían sobrada constancia de su consecuencia y valor cívico, tan solo un caso muy específico y personal?

Nadie escribe en Cuba, se puede decir con absoluta seguridad, a los medios de prensa institucionalizados por nuestro ordenamiento jurídico – tampoco a los órganos del Estado cubano –  en busca de notoriedad, para mentir, para pedir una prebenda, o para lacerar con malicia y encono la obra humana e imperfecta que es nuestro proyecto. A todos ellos – mucho más al Granma por ser el órgano oficial de los comunistas cubanos –  le escriben los ciudadanos, como sabe hasta el cubano o la cubana más humilde, cuando sienten que se le han agotado todas las vías institucionales, legales, o políticas para solucionar su drama, cuando se ha sido vapuleado por la apatía, la anomia y la mala administración, o la malevolencia de unos pocos, y a pesar de todo ello no les desfallece y falta la vocación y la necesidad de justicia.

Lo sabrán mejor que nadie nuestros periodistas, formados en nuestras universidades en el culto de servicio al otro, al bien común y la honestidad profesional, pero sobre todo los que a ellos se dirigen, los que en ellos siguen confiando. Se les escribe exigiendo justicia, no se les ruega. Y no hay ingenuidad en pensar así, o en obrar así. Pero no es ese un prestigio, una responsabilidad y una coherencia que se pueda aplazar por mucho tiempo sin pagar, por lo menos en nuestro caso, costos muy altos en la reproducción de los valores y las prácticas que hacen al Socialismo posible. Es preciso asumirlo, en Cuba, el drama del otro, su lucha por la justicia por singular y extraordinaria que sea es aún un drama colectivo, y precisamente por eso, porque intentamos continuar siendo en esa palabra hermosa que es el nosotros, más que uno y otro, más que uno por encima del otro.

Sería realmente torpe creer que esa exigencia de justicia, solitaria y áspera, la mayor de las veces amarga y desesperante, ingrata, que se hace a nuestros medios de prensa por problemas de nuestra cotidianidad, o por lo que pueda parecer imposible que ocurra, no es realmente lo que es. Hija del proceso extraordinario que es siempre una Revolución, y de la cultura y la ética de rebeldía que ella acuna, de su sensibilidad, es en realidad una auténtica y contemporánea defensa del Socialismo en nuestras tierras, y por filiación y andadura, una significación de lo que debe ser su democracia y su Derecho, es también una lucha por el débil contra el fuerte, por el bien contra el mal, por la igualdad de todos contra los fueros y privilegios a que unos pocos aspiran. Es también la crítica útil que emerge vivenciada de la profundidad de las historias de vidas de sus protagonistas y que necesitamos para corregir con premura los errores y carencias, para impedir las arbitrariedades posibles y reales que tenemos, porque esas historias son sin duda el relato de nuestros fracasos, el espejo que nos devuelve la imagen de lo que decididamente no queremos ser, de lo que no nos podemos permitir como sociedad.

A finales de la década de los 90 en una provincia del centro del país un alto oficial del MININT arrolló y ocasionó la muerte en un accidente de tránsito a un padre y su hijo que iban en una bicicleta cargando un cake al hogar para homenajear a la madre y a la esposa.  Fue sancionado severamente por un tribunal, y poco después la mujer que sobrevivió sin consuelo a la muerte de su esposo y su hijo, pudo comprobar que aquel hombre, seguía en libertad en un discreto y apartado puesto de trabajo en la propia provincia. Se entrevistó entonces con todo el que pudo, escribió a Fidel. Su carta fue encausada a los órganos competentes de la jurisdicción militar. Las comisiones fueron, entrevistaron, nada cambió.

La mujer, que sería hasta tratada después por algunos funcionarios como contrarrevolucionaria sensibilizó en cambio a muchos en su lucha por la justicia; en su rabia, escribió otra vez a Fidel, amargada, creo recordar con exactitud, le apuntó que le daba ya asco ver un uniforme militar más. Viendo el video en el que Raúl Castro indignado y colérico analizó los hechos con todos los involucrados en ese acto de encubrimiento de la verdad, y que fue tomado porque él estimó era la única forma de que aquella mujer creyera finalmente que la impunidad había cesado, escuchando sus justificaciones, me pregunté en aquel entonces cuáles mecanismos mentales habían logrado que entre tantas personas nadie se hubiese puesto en el lugar de la esposa y madre, en el lugar del otro, en el lugar de la decencia. Así es de banal el mal, la cobardía, y la deshonestidad cuando se le expone.

Pero los hechos son los hechos y no pueden ser disimulados. La carta que la dirección periodística del Granma no quiso publicar a pesar de constarle ya el fracaso de la mediación institucional que asume sin ser esa publicación una oficina de atención a la población, a pesar de constarle por su contenido la pedregosa ruta de desidia e ilegalidad y de silencio seguida hasta su redacción, fue finalmente publicada por quienes en diferencia hoy osan ciudadanamente, como aquel que denunciara hace ya mucho el atropello sobre el escultor Fidalgo.

En tiempos de reforma de la Constitución cubana, en tiempos de esperanza para el Socialismo en Cuba, es éste un recordatorio demasiado elocuente de que siempre algunos se sintieron por encima de la Ley, también de lo que toca hacer para no justificar lo injustificable. El hecho de que un miembro del Consejo de Estado y un integrante del Consejo de Ministros sean los presuntos delincuentes denunciados ante la Fiscalía de la República por un ciudadano no debería paralizar a nuestras instituciones.

Ya es público, no hubo que esperar política comunicativa, ni permiso. Hago mío lo escrito por un joven abogado en 1953: ¨(…) hemos sido prudentes hasta ahora en ese punto, es demasiado serio para perder el tiempo. No queremos prejuzgar, pero ya los índices están acusando…El Gobierno tiene ahora la palabra¨.

18 Comentarios

  1. A René Fidel González García, se le escapa lo mas importante en el post, la ruta hacia la verdad, no puede pasar por las paginas del periódico Granma, Granma, no es el periódico de todos los cubanos, es solo el vocero del partido en el poder, cuando los intereses del partido pueden ser afectados, se masajea la verdad, se eliminan o no se aprueban artículos, comentarios, etc , lo verdaderamente revolucionario seria, tener una prensa diferente, variada, donde todos los colores del abanico social cubano, pudieran estar representados y eso por ahora, ni soñarlo con el actual presidente. 😉 Saludos

    • El problema, más que la negación a la publicación de una queja por mal trabajo de un diario -que siempre tendrá una «explicación»- esta en el funcionamien «preferencial» hacia algunos de las leyes por los tribunales, donde la justicia no es ciega y judts, sino que primero mira s quien se beneficia o perjudica y después siempre actúa en beneficio del poder al que esta subordinada. Mientras no haya separación de poderes la justicia imparcial será un cuento para bobos.

      • Lo de la separación de poderes es un cuento y ¡basta ya¡
        Claro que sería lógico que se diera esa separación pero como no es así en España lo estamos mamando con el caso Catalunya, a ver si va a tener razón quien ha escrito esto en un post leído en Segunda Cita….

        Se hizo bien al incluir el artículo 80 en el texto constitucional. Es parte del nuevo concepto republicano de la Revolución Cubana, que rompe con el esquema de los tres poderes independientes formulado por el Barón de Montesquieu: legislativo, ejecutivo y judicial. En Cuba es el parlamento, donde descansa el poder legislativo, el que concentra el poder del pueblo. El órgano ejecutivo y el órgano judicial no son poderes independientes, sino que ejercen funciones específicas del Estado y se subordinan al único poder que representa al pueblo soberano: la Asamblea Nacional del Poder Popular.

        http://segundacita.blogspot.com/2018/07/acerca-del-articulo-80.html

  2. Queridos amigos, en esta soleada mañana de sábado en Montreal, me preparo para mi partida en unas horas hacia la Côte d’Azur (Riviera Francesa) a disfrutar de mis vacaciones estivales, que incluyen un periplo que me llevara hasta Italia, desde alla, con la serenidad y tranquilidad de las almas austeras, les explicare los grandes desafíos económicos que se avecinan, como prepararse para la crisis que viene, reordenamientos de carpetas de inversiones y tambien una serie de reflexiones sobre el reto que representa tratar de hacer negocios con las empresas de la isla de Cuba. 🙂 🙂 🙂 Saludos

    • estimado tony: cuando vuelva de vacaciones,le recomiendo dejar alla la prepotencia y el aire eltista que le convierte en un ejemplar no deseado para la causa liberal.Usted,da pie al rencor comunista.No se deje usar !!

  3. Otro mas de mi generacion que esta en «la comida» Alpidio Alonso Grau, nuevo Ministro de Cultura, de mi curso en mi facultad, graduado de Control Automatico (Yo de Elctroenergetica ). Inteligente y estudioso, buena persona, aunque en segundo ano de la carrera, tuvimos un desencuentro que termino despues de clases en un local de.la facultad de Quimica y nos dimos hasta con el cubo pues los amigos nuestros no se dieron cuenta de que nos habiamos separado y como tenemos mas o menos la misma complexion ninguno saco ventajas y cuando nos encontraron ya estabamos que ni podiamos levantar los brazos, nos separaron y al dia siguiente cuando nos vimos en las clases de Educacion fisica ibamos a seguir pero esta vez nos separaron luego hicimos las.paces. Tengo un magnifico concepto de el como persona , todos hemos cambiados no se de el hace mucho, solo dot el criterio de esa epoca estudiantil.

  4. Tony comenta en LJC como si su salario dependiera de eso, o al menos su obsesión. Rene Fidel ha tocado un tema sensible en esta entrada, la impunidad y qué hacer cuando las instituciones no cumplen bien su función, bien vale leerla.
    Harold

    • @ Harold… Obsesión, salario, totalmente equivocado, mejor, como mi hobby, a los que les pagan de ambos bandos, no les sale tan bien! te tiene que gustar lo que haces, por ejemplo, mi trabajo, cuando uno hace lo que le gusta, no es un trabajo, ni siquiera un salario, es un placer, ojala encuentres en tu vida privada y profesional, lo mismo, un trabajo que te guste y un hobby que te produzca el mismo placer que siento yo al escribir aqui. 😉 Saludos 🙂 🙂 🙂

      PD.- Además de la satisfacción de mi ego, por ver el gran auditorio de amigos y adversarios que me siguen los pasos aqui! jajaja!!

  5. Tarde de sábado. Las 20:40 en un pueblo muy cubano a orillas del Mediterráneo.
    Lo primero que he hecho al llegar a la sala con wifi ha sido encontrarme con la página ayer y ver los chorizos.. Está claro que a cinco o seis personas les interesa seguir con lo mismo, muy posiblemente ante la falta de temas a tratar y la pobreza intelectual y ausencia de mirada social que muestran.
    Leyendo por encima la nueva entrega del serial, me doy una vuelta por Segunda Cita, leo el post en portada y copio esto…

    Silvio dijo…
    Hace 38 años un dia como hoy yo cantaba en la Plaza de la Revolución de Managua. Buenos recuerdos
    19 de julio de 2018, 9:04

    En Cuba creo que, hay revolucionarios de distintas clases: unos lo son, otros dicen que lo son pero no ejercen, otros están asustados por si viene una “auditoría revolucionaria” y otros …..

    Por fin leo el post de LJC y es magnífico. Al. Leer el discurso del presidente Díaz-Canel en la UPEC es evidente que mientras el pais considere que solamente hay dos tipos de medios, los de titularidad estatal y social, tanto unos como otros tienen que responder a las demandas sociales de la ciudadanía y sin duda “crearse problemas” porque a nadie le gusta ver negro sobre blanco una queja, una denuncia, una crítica. Hizo muy bien Díaz-Canel en valorar el trabajo del periodismo cubano, pero posiblemente hay mucho por hacer porque Raúl Castro, habló de la obligación de ese colectivo de levantar las alfombras y lo dijo, improvisando y fuera del texto que leía, mirando hacia la zona del palacio sede de la ANPP donde parece ser debían estar los aludidos.

  6. #La ruta hacia la verdad
    Recordaba que el presidente Diaz-Canel habló de la verdad en un par de ocasiones en el discurso ante la UPEC. Primero creo que se refirió a los años en que CUba sufrió Una importante campaña mediática en su contra, l época de la Yoani, Penúltimos Días, Rl País y su corresponsal no acreditado de nuevo cuando acabó la autorización otorgada.. En defensa de esa verdad de Cuba, muc(os periodistas, abrieron blogs, cuentas en redes sociales, etc… No periodistas también lo hicieron, como fue el caso de LJC.

    Díaz-Canel, vuele a hablar de la verdad, como exigencia ética de la profesión periodística y acsba así su discurso:

    Sí, la verdad necesita de ustedes. Y la Revolución, nos lo enseñaron Martí y Fidel, es esa verdad más grande que nosotros mismos.

    Nos estaremos viendo en el camino hacia ese horizonte que nos debemos.

  7. Leyendo los diarios por aquí, aparece una noticia sobre Cuba ¨»El régimen de Cuba elimina la palabra comunismo en el borrador de su nueva Constitución» .
    (s.m. on) Obviamente esto sera consultado con el pueblo cubano, el que finalmente decidirá el rumbo a seguir. (sarcastic mode off)
    Saludos

    • @ mau… Tambien comienzan a cobrar por servicios médicos de cirugía estética, ya era hora, por algún lado tenían que empezar. 😎 Saludos

  8. Queridos jóvenes y demás disertantes:

    ¡LA VERDAD!

    La verdad es LA REALIDAD OBJETIVA, es la obra de Dios, ¿qué otra cosa puede percibir el mundo si no es su creación?

    La percepción de esa obra, (contradictoria a partir del pecado original, por la pugna entre los matices del bien y el mal), es limitada por el desarrollo histórico-social de los medios para conocerle, por ello la evolución y cambio de las verdades relativas y absolutas, unas en otras, y viceversa… Pero sobre ellas predomina, inmutable, la VERDAD OBJETIVA, el fiel reflejo cognitivo de la REALIDAD OBJETIVA, esa que se desconozca o no, se aplique o no, se viole o no, actúa inexorablemente sobre la humanidad.

    El blog de cuba-educacion.over-blog.es, publicó este trabajo que orienta a la verdad:

    INSTRUIR PUEDE CUALQUIERA, EDUCAR SÓLO QUIEN SEA UN EVANGELIO VIVO.

    Publicado en 21 junio 2010

    Por la mulatisima.

    Filósofo, educador, moralista, político y ensayista, así fue José de La Luz y Caballero quien en la mañana del día 22 de junio del año 1862 falleciera en La Habana, hace hoy 148 años.

    Este hombre, que figuró entre los más importantes de la primera mitad del siglo XIX cubano, había pasado los últimos años de su vida totalmente consagrado a su Colegio, junto a sus alumnos.

    Los amplios conocimientos que poseía lo llevaron a proponer en 1835 la reforma de la enseñanza sobre la base del método explicativo de instrucción y si bien al principio esto no provocó reacciones favorables, fue en 1838 cuando en la Isla comenzó a observarse un cambio sustancial en la realidad cubana.

    El 27 de marzo de 1848, crea el Colegio “El Salvador”, donde debido a las disposiciones gubernamentales de suprimir toda influencia criolla en la educación de la isla, pero aplica directamente sus conocimientos y concepciones educativas, marcando senderos de conducta y engrandeciendo el sentido de la nacionalidad cubana, quizás esa sea una de las razones por las que Héroe Nacional cubano, José Martí lo llamara “El silencioso fundador”.

    Enrique José Varona lo tituló “El pensador de ideas más profundas y originales con que se honra el Nuevo Mundo”, no por gusto medio siglo después de su fallecimiento escribieron biografías y estudios críticos sobre él Enrique Piñeyro y Manuel Sanguily.

    Don Pepe, como afectuosamente se le decía, fue un sabio por su amplia, reposada y profunda cultura, y un verdadero patriota que inculcó en su pueblo el amor a la justicia y a la verdad y lo preparó para la vida ciudadana.

    Las doctrinas filosóficas de este gran maestro son extraídas de sus artículos, trabajos periodísticos y de sus famosos aforismos, pues no se recogen obras competas.

    Esos escritos encierran una orientación moral y patriótica dirigida a cada individuo: “Para todo se necesita ciencia y conciencia”, “Sólo la verdad nos pondrá la toga viril”, “Hombres más que instituciones suelen necesitar los pueblos para tener instituciones. Y cuando se necesitan los echa al mundo la providencia”.

    Una de sus máximas que ha pasado a la posteridad constituye un compendio de la obra y vida de este gran maestro:

    “Instruir puede cualquiera, educar sólo quien sea un evangelio vivo”.

    Por la obra cultural y de sano patriotismo que realizó se le considera como uno de los personajes más sobresalientes de la historia de Cuba.

    Ser un evangelio vivo TIENEN QUE SER LOS PERIODISTAS.

  9. Todo tema tiene dos vertientes y dos explicaciones, una de ella es cierta y probada y la otra no,o se puede dar el caso de que las dos partes tengan razones validas y razones no validas, para llegar a un punto de analisis y conclusiones, hacen falta las dos partes no una sola y en este caso solo conocemos la de la madre y su carta al periodico Granma,no conocemos las razones o no razones de la otra parte, por lo que juzgar apartir de criterios de una parte y la no publicacion de la carta por el periodico Granma no da derecho a llegar a las conclusiones en que se llega en este articulo, se utilizan motivaciones emocionales y hasta cierto punto consideraciones personales para enjuiciar una parte y darle el salvoconducto de verdad absoluto a la otra.

    No estamos en funcion de juzgar la no publicacion de la carta, es un derecho que se atribuye el organo de prensa como lo hace la Joven Cuba cuando no publica mis comentarios y lo hace en funcion de sus intereses particulares y en este caso lo maximo que puedo hacer es seguir escribiendo sobre el tema y enviarlo a otros sitios que es posible lo publique o no puesto que tomar partido en este caso seria un error terrible, no estoy cuestionado el derecho de la madre a enviar la carta, estoy hablando de lo que plantea el articulo y que asume como totalmente cierto el asunto que se esta discutiendo,aun cuando no se tiene en las manos todos los elementos que intervinieron e intervienen en este caso, pienso que la publicacion o no de la carta no era ni es lo que perseguia y persigue la madre, sino la aclaracion de la situacion de su hijo, por lo que no se este enredo con la carta y la defensa a ultranza de este articulista, es como si Granma hubiese condenado a muerte a la madre y al hijo y no existiesen otros sitios a los que se puede recurrir en funcion de pedir justicia ante algo que ha sido supuestamente maltratado y obviado.

    Los hombres cometen errores y mucho mas cuando estan en cargos y posiciones que pueden danar a algunos o a muchos, y puedo hablar asi pues he sido danado en infinidad de ocasiones por mis comentarios y siempre he reiterado mis posiciones en otros sitios y ante otros, como organizaciones de todo tipo en el pais, y al final de la contienda y en muchos casos se me han dado una explicacion con la que no he estado de acuerdo y he seguido insistiendo y en otros ,algunos han hecho mutis por el foro, por sus compromisos en la cuestion de que se trataba, pero al final en todos los casos he logrado mover los caracoles como se dice en el ambiente popular y he salido limpio de polvo y paja y no como algunos querian molido y destruido, pues he luchado y lucho contra muchos intereses, algunos con poder, pero que no me amilanan ni me meten miedo, ese es el secreto y nunca he acudido con el interes de que mi caso salga a laluz publica,sino que lo que se debate es lo que debe de ser aclarado.

    A la hora de defendedr algo se debe hacer con el tino, la delicadeza y sobre todo la firmeza y conviccion de que estamos en el camino correcto, pues es de muy mal gusto quedar como novio dejado plantado en el momento del matrimonio sin explicaciones posteriores del por que de esa actitud, es mejor investigar, analizar, profundizar en las situaciones llegado el momento defender lo que es defendible y en este caso es la situacion del hijo de la companera que escribio la carta y no la carta no publicada, pues con ello no sabemos si el problema tenia solucion o no, lo mas importante es debatir los hechos, las evidencias, las contradicciones del caso y entonces lanzarse con todo a defender a quien lo merece, no la publicacion de una carta como es el caso de este articulo, y mucho menos sacar conclusiones y al final decir bueno el gobierno tiene la palabra,pues el gobierno siempre ha tenido y tendra la palabra, con sus errores y sus aciertos, pero con la conviccion de que no hay mala fe por parte del gobierno en sus errores y si confianza de que al reclamarlos hasta el cansancio con pruebas y evidencias debidas,se logra una respuesta que nos agrade o no pero una respuesta.a fin de cuenta.

  10. René Fidel fue mi compañero de estudios secundarios y preuniversitsrios.
    Fue y es y ha sido siempre un compañero intachable, patriota y justo. Pido justicia para él y se restablezca su condición de profesor digno de este país

Comments are closed.