Lo urgente y lo fundamental

por Mario Valdés Navia
74 vistas
urgente

Los dioses inmortales no tenían nada urgente entre manos, se entretenían en cualquier cosa con tal de matar el tiempo: hazañas, fiestas, caprichos, amores, desventuras. En la vida de los mortales −individuos o pueblos− es muy importante distinguir lo urgente y lo fundamental. Lo primero, para resolverlo con premura y poder seguir haciendo lo segundo, de lo que depende lograr crecimiento y prosperidad en el breve espacio de nuestras vidas. Esa relación es la que existe entre la lucha de los cubanos contra la covid-19 y la realización de las reformas para abrir cauces a las fuerzas productivas de la nación.

Por los avatares constantes del proceso revolucionario, el gobierno se ha vuelto especialista en afrontar crisis de diferente tipo (naturales, económicas, políticas). En esos casos siempre el mecanismo de solución es similar: soportar la caída con estoicismo y valor hasta tocar fondo, disponer de las reservas salvadas para aplicarse con disciplina a la reconstrucción y encontrar, a base de entusiasmo y creatividad, nuevas metas para enfocar el esfuerzo colectivo.

Con este protocolo de resiliencia se han superado huracanes, epidemias, políticas de sucesivas administraciones estadounidenses, bloqueos y la desaparición de la URSS y todo el socialismo europeo. La prueba del éxito ha sido la sobrevivencia de un modelo que, al decir de mi abuelo dicharachero: “No lo tumba nadie, pero no lo arregla nadie tampoco”.

Durante estas etapas de crisis y/o alucinaciones colectivas, se adoptaron medidas y modos de hacer que luego se asumieron como normas de actuación sin que nunca hayan demostrado su eficacia a largo plazo. Hace medio siglo, cuando se aspiraba a eliminar el uso del dinero mediante los pagos a conciencia y aumentar los trabajadores agrícolas para hacer grandes zafras, se quitaron los conductores de las guaguas. Así seguimos hasta hoy, con choferes increíbles que simultanean conducción, cobro del pasaje y organización de los pasajeros en ómnibus repletos.

Volviendo a lo actual, los éxitos cubanos en la lucha contra la covid-19 asombran al mundo y a veces pasan inadvertidos ante el seguimiento del más reciente parte diario. Más allá del repunte negativo ocurrido tras la desescalada en La Habana, lo importante es que Cuba no ha tenido que declarar la fase de pandemia a nivel de  país, el contagio se ha controlado y el número de muertes en cinco meses no supera la sumatoria de solo cinco días de los fallecidos por influenza y neumonía en 2018: 22 diarios.

(Puede interesarle: La vida en la postnormalidad)

Al mismo tiempo, el exitoso accionar de Cuba ha sentado pautas con el pesquisaje casa por casa, el envío de brigadas médicas a más de treinta países y la aprobación de un candidato vacunal contra el virus sars-cov-2, único entre los países pobres. El carácter centralizado del Estado y su poderoso sector público de salud, que une atención primaria de calidad, instituciones científicas de alto nivel e industria farmacéutica desarrollada, ponen de manifiesto los logros del socialismo cubano en esta esfera.

Como parte del manejo de la crisis pandémica, el gobierno dio a conocer una estrategia que incluía el relanzamiento de varias de las transformaciones previstas desde hace una década. Mas, un mes después, lo cierto es que solo se ha aplicado lo urgente (venta de productos imprescindibles en $ para nutrir las exhaustas arcas estatales), mientras que lo fundamental (la reanudación de las reformas) parece haber quedado, una vez más, para las calendas griegas.

Altamente preocupante fue la reciente presentación pública de un grupo de jóvenes economistas que están trabajando en el mal llamado proceso de unificación monetaria. Primero, porque cuando se esperaba que anunciaran el cómo y cuándo ocurriría, se limitaron a explicar por qué es necesario hacerlo. Segundo, porque no dijeron una palabra sobre la dolarización creciente y directa del país en los últimos tiempos, ya sin el tapujo del CUC, y cómo esto sería manejado tras la reunificación −la unificación fue en 1915, cuando surgió el peso cubano.

(Puede interesarle: El peso cubano cumple 104 años)

La batalla urgente contra la covid-19 está ganada, aunque será imprescindible mantener muchas de las limitaciones impuestas hasta que haya vacunas efectivas. Ahora es imprescindible retomar lo fundamental: la marcha de las reformas. De hecho, algunos modos de hacer anti-covid deberían traspasarse al proceso reformatorio en pos de hacerlo más transparente y que pierda el carácter esotérico que se le ha conferido artificialmente.

Propongo que, a partir de las medidas anunciadas por el gobierno, se haga un  panel semanal sobre la marcha del proceso de reformas donde se presenten especialistas y funcionarios encargados de aplicarlas y expertos del Centro de Estudios de la Economía Cubana de la UH y otros tanques pensantes, cubanos e internacionales, que puedan dar a conocer sus criterios, coincidentes o no con los de los funcionarios. Ah, y que el público, debidamente identificado, pueda hacer preguntas y comentarios a los panelistas.

Para ello sería preciso utilizar un lenguaje asequible al cubano promedio, suficientemente instruido y conocedor de su realidad para entender cualquier mensaje divulgativo bien elaborado. Por suerte, muchos economistas, sociólogos y politólogos criollos escriben asiduamente en revistas de divulgación, medios masivos de comunicación y redes sociales, al tiempo que los funcionarios han adquirido experiencia en presentaciones en los medios.

El momento es apropiado para que el pueblo sepa que no solo tenemos brillantes científicos en la esfera de la salud, sino también en las ciencias sociales y económicas, quienes desde hace mucho tiempo han venido repensando a Cuba e investigando cómo reformar el modelo para hacerlo más apropiado para todos. Así, lo urgente y lo fundamental se darían la mano, no solo en bien de la salud de la familia, sino también de la administración de la casa, que no otra cosa significa economía en griego antiguo.

21 comentarios

osvaldo1801 27 agosto 2020 - 8:08 AM

Excelente analisis sobre la compleja realidad cubana. En pocas ocasiones se comparten saberes bien fundamentados sobre la sociedad cubana actual. Una Cuba que emerge de necesarios cambios politicos, economicos y sociales con relacion a su tiempo. Poner la mirada en estas u otras transformaciones exige del dialogo y de la participacion consciente de los ciudadanos.
Las medidas que se articulan por si sola no produciran el cambio, resulta necesario mover la forma de pensar_ ser. Se necesita articular novedosas conductas y comportamientos sociales que se correspondan con esa mentalidad. Se debe como propuesta dejar atras la cultura de la dependencia y desarrollar el conocimiento proactivo que cambie con urgencia y en lo fundamental, la realidad.

Isaías 27 agosto 2020 - 8:36 AM

Mas, un mes después, lo cierto es que solo se ha aplicado lo urgente (venta de productos imprescindibles en $ para nutrir las exhaustas arcas estatales),
mientras que lo fundamental (la reanudación de las reformas) parece haber quedado, una vez más, para las calendas griegas.

Gracias por su artículo, Sr. Navia.
«Para las calendas griegas» se podrán quedar las reformas que todo el pueblo necesita, pero eso no significa que los señores del gobierno tengan mucha paciencia para buscar activamente el dinero que necesitan ellos.
Veamos:
El diario oficial del partido comunista, Granma, publicó (pocos notaron la noticia y sus implicaciones) que se había creado una «financiera» cubana en España con el pintoresco nombre de «Alto Cedro».
Pues bien, el parlamento español aprobó un presupuesto de 1700 millones de euros con el objetivo de fomentar el comercio con naciones que han sido golpeadas por el coronavirus y que poseen economías vulnerables.
En 2004 Estados Unidos sancionó al Banco Santander por transferir dinero a Cuba. En 2014 la familia Botín, propietaria del Banco Santander, compró una propiedad semi destruida en la calle de la Beneficencia #22 (Madrid) por alrededor de 14 y tantos millones de euros a través de una compañía de nombre «Inversiones Peña».
En 2016 el gobierno cubano denunció que Estados Unidos no le permitía al Banco Santander tener relaciones comerciales y financieras con Cuba. Pero el 3 de abril de este año 2020, la señora Ana Botín anunció que su banco (el Santander) dispuso de 90 000 millones de euros para ayudar a paliar la pandemia. El 18 de abril la señora Botín es contratada por el FMI como asesora para este tema del COVID-19.
Y ahora viene la parte más importante: la dirección de la «financiera» cubana creada a toda velocidad y de la nada es Calle de la Beneficencia #22, ¡la misma de la fundación Ana Botin en Madrid!
Y ahora la pregunta fundamental: ¿quién es el presidente de la «financiera» cubana «Alto Cedro» encargada de canalizar dinero del Banco Santander supuestamente para financiar en Cuba a las PYMES?
¿Se entiende la trama? ¿Alguien nota el esquema? ¿Quién puede asegurar que ese dinero se va a usar como corresponde cuando el gobierno cubano ha dado tantas muestras de falta de transparencia en su gestión? ¿Cómo saber si el dinero canalizado a través de la «financiera» Alto Cedro no es más que un negocio de «alguien» del gobierno cubano?
Es por eso, Sr. Navia, que Cuba está tan urgida de democracia, transparencia y una prensa libre, pues por años todos los cubanos nos hemos preguntado dónde se mete el dinero que entra al país siendo que, como cubanos de a pie, solo sabemos de pasar trabajo en nuestro diario vivir.
Sr. Navia, la prensa oficial cubana no informó al pueblo de estas cosas. Tampoco lo va a hacer alguna vez. Para el cubano promedio todo se reduce a «crearon tiendas en MLC a la que la mayoría del pueblo trabajador no puede acceder porque no le pagan en la moneda en la que venden sus productos esas tiendas a precios de escándalo».
Y en eso nos entretenernos mientras el gobierno que el pueblo no eligió, hace y deshace en beneficio propio.
Saludos.

Isaías 27 agosto 2020 - 10:52 AM

Le digo estas cosas, Sr. Navia, porque el pueblo de Cuba tiene derecho a saber que la falta de transparencia en la gestión gubernamental es el mejor escondite de la corrupción. No puede ser que el país se caiga a pedazos y nuestros líderes vivan a todo tren frente a un pueblo que sufre de penurias todos los días del año.
¿De dónde sale el dinero que costea el maravilloso estilo de vida de nuestros líderes y sus familias? ¿Cómo logran montarse magníficos negocios los descendientes directos de nuestros «humildes y sacrificados» dirigentes tanto en Cuba como en el extranjero mientras al pueblo cubano solo le toca esperar y esperar a que algo se solucione? ¿Cómo podríamos parar el secretismo oportunista de quienes nos dirigen si no es denunciando sus triquiñuelas?

Livio Delgado 27 agosto 2020 - 10:37 AM

Usted me recuerda algo que ha pasado a la historia como matriz de decisión de Eisenhower. Y que es muy mencionado cuando se habla de las habilidades más importantes de las personas exitosas en su capacidad de tomar decisiones. Básicamente pudiésemos simplificarlo a

I Urgente I No Urgente
——————————————————————————-
Importante I Hacerlo I Planificarlo
————————————————————————————
No Importante I Delegarlo I Eliminarlo o postergarlo

En ningún momento en esta matriz se toma en consideración cuando al cuadro de resultados tenemos que agregar el componente, mejor o peor para mi proyecto personal, o de gobierno para conservar el poder, porque en los países normales el poder es transitorio pues sus sociedades no aceptan el poder absoluto, ese que como bien definió el filósofo antiguo francés Barón De Holbach “El poder absoluto fue y será siempre la causa de la decadencia y de las desgracias de los pueblos, que tarde o temprano llegan a padecer los mismos reyes.”.
Usted tiene razón en cómo se debería enfrentar los retos que tiene la sociedad cubana por delate, pero en mi opinión personal es el poder absoluto que tiene el PCC y ese grupo de «iluminados» que lo controlan lo que hoy condena a la decadencia de la sociedad que estamos viendo, y por lo tanto lo primero que debe ser modificado siguiendo la lógica de la matriz de decisiones como Urgente e Importante..

Diuber 27 agosto 2020 - 10:50 AM

No sé si aún estará en edición mi comentario anterior pero lo reitero. Apoyo la propuesta.

Sería muy útil que todo aquel que está en capacidad de hacerlo, adelante propuestas para que sean debatidas.

Sé que hay especialistas que han estado promoviendo propuestas constructivas. Si LJC contribuyera a su difusión sería de agradecer.

Jagger Zayas Querol 27 agosto 2020 - 11:11 AM

Sr. Navia, dice usted en el post «El carácter centralizado del Estado y su poderoso sector público de salud, que une atención primaria de calidad, instituciones científicas de alto nivel e industria farmacéutica desarrollada, ponen de manifiesto los logros del socialismo cubano en esta esfera.»
Pero, hay que preguntarse, hasta cuándo el gobierno podrá sostener esos logros, con una economía en bancarrota, por el bloqueo interno además de los apretones de tuerca del bloqueo estadounidense?
Han visto cuán larga es la lista de medicamentos imprescindibles en falta en las farmacias? Han visto las colas en las farmacias el día que distribuyen los medicamentos?
Cierto es que el combate contra la epidemia ha sido exitoso, fundamentalmente por el gran corazón y profesionalidad de nuestro personal de salud, incluidos los del Ministerio de Salud como su ministro y otros funcionarios. También es cierto que el carácter de isla, sin fronteras
terrestres de nuestro pais y la supresión de vuelos internacionales han contribuido en buena medida a ese éxito, además del control estricto sobre la población, cual campamento militar, ha posibilitado la eficacia de las medidas.
Pero, hasta cuando todo eso será posible??
No queda mucho tiempo «bordeando el abismo» y los dirigentes lo saben. Sin embargo, esperar transparencia y participación popular en el debate y divulgación de la aplicación de las medidas económicas, sería como esperar que CubaDebate tuviera el estilo y la honestidad de LJC, o sea, nunca sera.
Aquí los que están para pensar, son ellos. El pueblo solo debe obedecer y confiar en lo que ellos decidan, a pesar de mas de 60 años de errores, marchas y contramarchas cual circulo vicioso del cual nunca hemos salido,pero el tiempo se acaba y con él, el capital político que los primeros años de Revolución le granjearon a esos dirigentes y «continuadores».
Casi resulta inútil el debate de la sociedad civil para resolver nuestros problemas y que no nos aboquemos a un conflicto civil de inauditas proporciones que ponga en peligro lo de bueno que ha habido en estos 60 años.

Joaquin Benavides 27 agosto 2020 - 12:00 PM

Estoy de acuerdo con su articulo.

Jose Varela 27 agosto 2020 - 12:46 PM

Lo urgente: Elecciones. Lo fundamental: Que haya partidos y propuestas de cambio para elegir

Ivette García 27 agosto 2020 - 2:27 PM

Gracias Mario, concuerdo con la propuesta y me parece importante.
Creo que hay que repensar muchas cosas y que es preciso hacerlo desde abajo, no seguir la práctica de que las soluciones vengan de arriba.
Por ejemplo, reflexionar sobre eso mismo que dices «poderoso sector público de salud, que une atención primaria de calidad, instituciones científicas de alto nivel e industria farmacéutica desarrollada» no lo creería nadie que conozca la realidad cubana actual, en la que hasta duralginas faltan en nuestras farmacias. De eso no se habla, pero es un serio problema que ha ido creciendo y ya está peor que en el período especial, cuando al meenos se garantizaban los medicamentos del llamado tarjetón. Lo que nos ocurre en esa esfera no es exclusivo de Cuba. Deberiamos aprender de la experiencia de otros países «socialistas». Así mismo ocurría en la URSS, podían ir a la luna pero no podían garantizar medicamentos a los ciudadanos, etc. ¿Por qué ocurre eso? Pareceía que es un esfuerzo por dar a toda costa, resultados que benefician a la imagen del país y no a la calidad de vida de los ciudadanos Es inconcebible e inaceptable-

Camacho 30 agosto 2020 - 11:05 AM

Muy de acuerdo con este comentario. La realidad es que los servicios de salud dejan mucho que desear a pesar de las buenas intenciones. Estamos entre los pocos países del mundo, con una vacuna en fase de prueba, lo cual es para celebrar. Pero al mismo tiempo tenemos muchas personas muriendo por falta de otros medicamentos, tratamientos, alimentación y condiciones de vida en general para sus afecciones crónicas o agudas. El Covid 19 es una crisis importante, pero pasajera, que ha causado apenas 100 muertes en Cuba, pero la decadencia y falta de recursos del sistema de salud pública es una crisis de larga duración, que afecta la salud y la vida de millones de cubanos. Es una realidad, el bloqueo USA, pero esto merece, franqueza y honestidad para encontrar una mejoría o solución, más allá de la propaganda, que dice Cuba Salva. El sacrificio del nuestro personal de Salud, único en el mundo, que paga con su trabajo para mantener el sistema, aportando hasta el 80 por ciento de sus salarios en las misiones, o asumiendo el trabajo en casa de aquellos que salen a esas misiones, trabajo que realizan con mínimos recursos y condiciones difíciles de vida, es lo que aún salva.

Azul 27 agosto 2020 - 2:48 PM

Alabao’o !!! Entre ayer y hoy tenemos 740 . O ,lo que es lo mismo ,370 pa’ cada uno. Ahora sí perdí las esperanzas de verlos en la calle de los adoquines de madera en la Plaza de Armas.

Mario Juan Valdés Navia 27 agosto 2020 - 2:52 PM

Gracias por sus opiniones. Sobre las luces y sombras del sector salud, al igual que la educación, sería muy conveniente debatir pero.como parte de la reforma.general del modelo y dejando la propaganda a un lado. Creo que las campañas para mejorar algo nos entretienen y cuando pasan muchas veces se.vuelve al.estado inicial, o aún más atrás. Sueño.con que el gobierno,y más aún la Asamblea Nacional, se mantuvieran en sesión permanente analizando la marcha de las reformas aprobadas. Varios comentaristas se.refieren a otras cosas que pueden y deben ser cambiadas, pero yo aspiro a corto plazo a que se haga lo.que se aprobó desde hace diez años y hoy permanece enquistado. Después se verán nuevos.horizontes.

Isaías 27 agosto 2020 - 3:19 PM

Sr. Navia, mientras la sociedad civil cubana no presione al grupo de poder (léase élite del PCC y gobierno) todo se quedará en sueños.
Las aspiraciones de 11.34 millones de cubanos de que sus ingentes problemas sean solucionados no pueden seguir descansando sobre un grupito a los que no les interesamos ni escogimos mediante elecciones para que sean nuestros gobernantes.
Usted habló de «calendas griegas» en su artículo. Pues bien, esos señores se toman todo el tiempo del mundo para hacer algo que beneficie a los cubanos de a pie porque no sienten la presión del pueblo sobre ellos. Se sienten cómodos y protegidos por las fuerzas represivas.
En Cuba acostumbramos decir: «niño que no llora no mama». Gritemos fuerte o nos seguirán ignorando.
Saludos.

Estelita 27 agosto 2020 - 4:13 PM

Muy bien dicho casi todo.
No me extenderé pero ya SE deben estar quedando sin «duérmeteminiños»: batallas contra coleros et al, q son los culpables de q no haya x,y, y z; informaciones incompletas sobre los q acaparan todo lo q pueden, y q parece encuentran en las cunetas y sin vigilancia, porque nunca hay uno de los q deberán salir peor por ser los responsables de los medios del PUEBLO (no del Estado); la unificación de las monedas…en una larga y repetitiva presentación interrupta por la rápida Laura pero…retomada con la misma…labia y por supuesto las tres o cuatro veces q constituyen relleno de los vacíos y poco atractivos «informativos» y q da la impresión de q hay q aprendérselos de memoria…

Y los días siguen y de la Estrategia…un gráfico de Powerpoint…

El tiempo no para y los días siguen siendo grises para EL PUEBLO.

Nilda Bouzo 28 agosto 2020 - 5:34 AM

Gracias, Mario. Excelente artículo.
Entiendo propones que tenemos suficiente personal de la salud capacitado trabajando para erradicar el Covid 19 que están haciendo un excelente trabajo como ningun otro sector… a nadie le cabe duda… Y posiblemente estamos en la recta final del éxito con las nuevas fuertes medidas que anunciaron en esta última Mesa Redonda, que solo por la pandemia apruebo y esperaba, honestamente, desde que empezaron a aparecer exagerados numeros de nuevos contagios después de haber entrado en la fase UNO la capital del país.

También creo que el gobierno, aun con la pandemia, no puede darse el lujo de desatender la economía tan desastrosas que tenemos desde hace decenas de años por lo que se debe atender, paralelamente y con el mismo ímpetu de cuando anunciaron los nuevos paquetes de reformas sociales y económicas y llevarlas a cabo de la misma manera con que se trabaja para erradicar el Covid 19. Retomar esta parte económica que antes del virus parecía que habría un «arranque positivo» con estas reformas para levantar la economía. Eran reformas concretas que nos aseguraron podían realizarse.
Para esto cada cual debe trabajar en el sector que le corresponde. Los científicos, médicos, enfermeras y todo el personal de la salud, exactamente como lo hacen, pero dejar reservado al personal de la economía para lo que les corresponde.
Mediante una particion lógica del personal disponible de todo el pais, tanto para defendermos del virus como del caos económico en que ya estamos, que cada profesional especialista se dedique a lo suyo.
Y por la parte económica hacer como dices, Mario, convocar al Centro de Estudios de la Economía Cubana de la UH a repensar planes bien aterrizado, sin que nos atemorice la violación del embargo de los Estados Unidos, porque con eso hemos vivido estos 60 años sin renunciar a nuestros principios Revolucionarios y tendremos que seguir así hasta que ellos desistan o por ley de la vida no existamos ni ellos ni nosotros.
LJC sería el mejor vehículo para llevar estos a cabo estos debates para aportar sugerencias por la seriedad y respeto con que ahí se argumenta cualquier tema por álgido que sea, con la claridad e inteligencia con que actúan los que dirigen el Blog.

Tenemos que lograr que LJC se difunda por todos los medios posibles al gran pueblo interesado en sociopolítica y en el avance de nuestra nación para que nuestros hijos y nietos vivan en el país que merecen sin tener que dejar para siempre la tierra donde nacieron… para que todos los cubanos tengamos el país que merecemos.

Nilda Bouzo 28 agosto 2020 - 8:20 AM

Seguramente muchos criterios «me caerán encima» al plantear que todavía me queda fuerza emocional y espiritual (física ya hace unos años se me agotó por unas cuantas enfermedades crónicas de base) pero me queda ánimo para observar durante el tiempo justo que debemos darle a este gobierno prácticamente nuevo para levantar la nación destruída que recibió y no es Secreto de Estado… para que se aclaren sus mentes solos (ni siquiera pido que sea públicamente… por ahora…) pero que entiendan, seriamente, que no tienen la obligación de cargar con errores del pasado. Cada etapa tiene sus necesidades políticas.
Si héroes fueron la Juventud del Centenario, héroes también serán hoy los dirigentes que saquen al pais de la pobreza y la pandemia al mismo tiempo para que todos podamos vivir en paz y con la igualdad social soñada.

Diego Ortolani 28 agosto 2020 - 1:49 PM

Magnifico artículo

Eloísa Le Riverend 29 agosto 2020 - 8:35 AM

Muy buen artículo. Saludo a Nilda Bouzo. Soy de las personas a quien las enfermedades han dejado mucho menos físicamente. Pero también me queda fuerza emocional y espiritual de sobra para exigir lo que siempre he esperado, aquello por lo que siempre luché y soñé: un país justo y con un bienestar decoroso para TODOS. Por ello he seguido a esta Revolución con máxima fidelidad, tratando de cumplir lo mejor posible cada tarea que enfrenté, desde la alfabetización, hasta hoy. Creo que somos muchos, los más. Pero con enorme dolor constato que mi sueño ni se parece a lo que veo hoy. Ya no es posible esperar, hay que empezar los cambios YA. Alguna vez comenté que, somos muy buenos gestionando emergencias, pero no el día a día y ese es tan o más importante. Me pueden incluir con todo el que desee luchar con los medios a su alcance para avizorar nuevamente un futuro luminoso, un país donde no haya pobreza, preferiblmente ni económica, ni ética y moral. Solo entre todos será posible lograrlo y esa ha sido siempre la fuerza de nuestra Revolución, su pueblo verdaderamente heroico que ha vencido todas las circunstancias.

Mario Juan Valdés Navia 30 agosto 2020 - 11:49 AM

Gracias Eloísa por sus palabras. Si lee LJC sabrá que luchamos por lograr eso que usted ha luchado por.lograr y que aún podemos reencauzar. Seguimos.en contacto.

Fer 30 agosto 2020 - 9:23 AM

Es cierto, en Cuba hay especialistas brillantes, muchos, pero muchas veces no les hacen caso los que deciden al final que hacer.

Odio los comentarios largos que al final dicen poco. Saludos.

Lo urgente y lo fundamental – Periódico Alternativo 1 septiembre 2020 - 4:43 AM

[…] Fuente: https://jovencuba.com/2020/08/27/lo-urgente/ […]

Los comentarios están cerrados.