28 C
Havana
domingo, noviembre 29, 2020

Las esperanzas y frustraciones del 2019

Giordan Rodríguez Milanés
Realizador de radio y televisión. Estudioso de la Comunicación Social

Bajo la impronta del proceso de discusión de lo que sería nuestra constitución desde el 24 de febrero último, el 2019 se anunciaba como un año en que podríamos avanzar en construir una mejor nación. Si bien se había anticipado un pobre crecimiento económico, quedaba la esperanza –certeza en algunos—, de que al fin se comenzarían a implementar los cambios estructurales que destrabarían el desarrollo de las fuerzas productivas; y con ello pudiera avanzarse en la creación de un mercado mayorista, la descentralización de la gestión empresarial, la creación de PYMES, la eliminación de la dualidad monetaria y una  menor imposición de aranceles a productos deficitarios en el país para incentivar su importación y comercialización minorista en la Isla por privados, ya que por el bloqueo a las empresas estatales se les dificulta su adquisición. Nada de eso ocurrió.

La prensa oficial, con su acostumbrado triunfalismo, se hizo eco del anuncio gubernamental del aumento salarial para el sector presupuestario. Nos tildó de derrotistas y agoreros –las más suaves calificaciones— a los que advertimos que aumentarían los precios en los mercados privado e informal, y se mantendría o disminuiría el ya precario nivel adquisitivo de los trabajadores. Hubo preclaras comparecencias de nuestros dirigentes en los medios. Llamados a la conciencia. Creación de comisiones de control. Hermosos y enardecidos discursos que a más de uno emocionaron, pero el pasaje en camiones de Manzanillo a Bayamo, por ejemplo, casi se duplicó con la anuencia del Consejo de la Administración de Granma, lo mismo el de los camiones que hacen la ruta desde las ciudades orientales a La Habana. Los alimentos elaborados han aumentado su costo hasta en un 80 porciento en la mayoría de las capitales provinciales del país. Las viandas y vegetales se venden a los precios ya altos de los últimos años en los mercados estatales, o a la vista de los inspectores, pero en la cotidianidad, esa cotidianidad imposible de inspeccionar y supervisar, casi se han duplicado en algunos casos.

El aumento del salario al sector presupuestario, sin el adecuado respaldo económico y productivo, trajo –como también se advirtió a tiempo—, otro “daño colateral”. Las unidades presupuestadas de la salud y la educación, fundamentalmente, al no contar con un aumento del financiamiento para enfrentar el aumento salarial, lo hicieron a costa de disminuir el gasto en otras actividades ajustados al anatema de “hacer más con menos”. Tal estrategia, combinada con la crisis de combustible trajo consigo que la Universidad Médica de Granma y la Unidad Presupuestada de Educación en Manzanillo, no tuvieran fondos para comprar leña de marabú que se produce suficiente en el municipio y estén cocinando con postes eléctricos en desuso o árboles que talan en los alrededores de sus instalaciones. Ahora mismo la Universidad Médica de Granma tiene una deuda de miles de pesos con algunos de sus proveedores. Solo una muestra de que el monto de las cuentas por cobrar en los sectores empresarial y presupuestario continua siendo espeluznante.

Entre lo más sonado en los medios estatales estuvo la reanimación del servicio de trenes de pasajeros nacionales con mayor confort y puntualidad. Durante la primera semana, incluso, fueron sustituidos directivos de la entidad dedicada a la puesta a punto de las formaciones lo que parecía un claro mensaje de que el gobierno no estaría dispuesto a tolerar la habitual falta de eficiencia en el sector. Aunque el confort se ha mantenido, seis meses después, la pasada semana, todas las formaciones llegaron con sensibles atrasos a sus destinos por disímiles causas. Los pasajeros se siguen quejando de la obligatoriedad de consumir una sola merienda sin elección posible y de la prohibición de bajar de los coches en estaciones intermedias a realizar otras compras lo cual demuestra que sí, han mejorado los coches, pero no la mentalidad de los empresarios que limitan los derechos de sus clientes en aras de una supuesta organización.

El modo en que nuestra prensa y las redes reflejaron la respuesta social a la crisis del combustible provocada –según la versión gubernamental— por el asedio de la administración de los Estados Unidos al abastecimiento de la Isla, auguraba la consagración de manifestaciones de los mejores valores de la nación cubana. Vimos el hecho inédito de que los autos de la administración central del Estado, incluso los de la presidencia, se detuvieran en las paradas a recoger a los humildes de la Patria. Ya habíamos tenido una avanzadilla de esos valores con la solidaridad espontánea de miles de cubanos, de dentro y fuera de la Isla, luego del paso de un tornado devastador por varios municipios de La Habana, la cual contribuyó moralmente a que el gobierno y el empresariado lograran un grado de eficiencia pocas veces visto en Cuba, en la reconstrucción de los inmuebles y la atención a los damnificados. Sin embargo, el propio Presidente de la República ha reconocido ante la Asamblea Nacional que, una vez superado el peor momento de la crisis del combustible, vuelven a manifestarse rasgos de individualismo, egoísmo y desidia, lo cual desafortunadamente parece ser la normalidad.

En mi opinión, el 2019 ha sido un año de grandes esperanzas y de mayores frustraciones al menos, para los que pensábamos que los cambios socioeconómicos que el país precisa, comenzarían a producirse. Nada como la apertura de las tiendas en MLC –hoy mismo desabastecidas en todas las provincias donde se abrieron, al cabo de menos de dos meses—, para ilustrar esa frustración, ese paso atrás. El Ministro de Economía ha declarado que son el bloqueo y la administración de Trump quienes entorpecen las reformas que casi todos sabemos que hay que hacer, pero que no acabamos de implementar. Sería yo un completo irresponsable si soslayara la hostilidad imperialista, pero: ¿Y nuestra propia responsabilidad? ¿Y nuestra asertividad? ¿Y nuestra capacidad de autocriticarnos y auto-perfeccionarnos? Porque quitar el bloqueo no está en manos de los cubanos ni de nuestro gobierno, pero eliminar de una buena vez nuestra lentitud, nuestra incoherencia, nuestra indecisión y nuestra ineficiencia, sí.

20 Comentarios

  1. Giordan y necesitábamos 60 años para darnos cuenta de esto? Puede el sector privado en Cuba jugar limpio? Acaso el gobierno cubano lo hace? Hacer mas sin nada? Hasta cuando!

  2. No queda más que leer y quedarse, pensativo, reflexivo y sentir la impotencia de no poder expresar a viva voz la frustración amarga del futuro luminoso soñado y siempre pospuesto. Qué hacer, apoyo totalmente lo escrito, pero mis manos están tan vacías como la esperanza que tenía, si alguien propone, no quepa duda que, también lo apoyo. Salud, traten de pasar lo mejor posible, está extraña navidad.

  3. En Cuba los dirigentes revolucionarios se caen para arriba.El Ministerio d Turismos incumple su plan de producción y lo premian con un acenso a
    Primer Ministro.

  4. Muy interesante su artículo. Pero si damos la espalda de nuevo a las experiencias reales y de nuevo se asume una valoración imaginada, acrítica, irresponsable e irreal de nuestras circunstancias el 2020 será una copia del actual año. André Guide, francés ganador del Nobel de Literatura a finales de la década de los 20 del pasado siglo afirmaba: Decimos, decimos, decimos y decimos las cosas, las volvemos a decir, a decir y a decir, y las repetimos, las repetimos y las repetimos… porque no nos escuchan. Con saludos.

  5. Dejo a un lado hoy, las críticas al lamento de los borinqueños cubanos, me centro en la esperanza de un futuro mejor, partiendo de un presente próspero y feliz, en Nueva Zelanda 🇳🇿, donde me encuentro disfrutando unas muy veraniegas navidades, teniendo un día de adelanto, allá en Cuba es Diciembre 24 aquí es Diciembre 25, aprovecho para enviarles un mensaje a mis amigos del blog, a mis adversarios y porque no, hasta mis enemigos que tanto se esfuerzan en denigrarme desde otros medios cubanos.

    Para todos … “Que nunca les falte un sueño por el que luchar, un proyecto que realizar, algo que aprender, un lugar donde ir y alguien a quien querer” … Feliz Navidad 🎄 desde Mount Maunganui Beach, NZ ⛵️

  6. La clave es mejorar la economía. Y solo se puede lograr con una buena ley de sociedades mercantiles acompañada de un estado de derecho efectivo que de garantías legales.

    Porque Estado de Derecho y prosperidad económica van de la mano. Solo se pueden crear empresas viables bajo el respaldo de unas leyes y un Estado de Derecho que proteja a los inversores de la arbitrariedad del poder político.

    He hablado de inversores privados. Pues ahí está la clave. Inversores actuando bajo unas leyes claras y unos jueces justos para permitirles recuperar la inversión sin permitirles explotar al obrero.

  7. Señalamiento al autor: un amigo es transportista privado y cubría la ruta Bayamo – Manzanillo. Él tuvo que entregar el camión rentado que manejaba porque el precio se mantuvo en $10 pesos y el precio del combustible se cuatriplicó.

    • Manuel Alejandro Oliva Labaut, le.doy por aquí la.misma respuesta que en mi muro.de FB. El precio del combustible no ha aumentado un centavo. Lo que ha ocurrido es que le han puesto control a los miles de litros de combustible que le robaban a las empresas estatales, y que se vendía en el mercado negro a un precio tres veces menor que en el CUPET. Ahora mismo, desde hace mas de un mes, y aprobado por el Consejo de la Administración de Granma, el pasaje de Manzanillo a Bayamo y viceversa está a $ 18.00 en camiones en los que viajamos como si fuéramos ganado, con sus excepciones. Obviamente, si trabajas en un camión rentado, tienes un costo mayor de explotación pues tienes que pagar al propietario que está sentado en su casa viviendo del bolsillo de los que sí trabajan.

      • Pues si se ha puesto control al combustible de manera que no se pueda «resolver» como antes, entonces, habrá menos transportistas dedicados a mover el personal o elevarán el precio del pasaje. En ambos casos hay un perjudicado principal, el cliente que necesita moverse de un lugar a otro.

        Ganancia = Ingresos – Gastos
        No existe otra fórmula.

        En resumen, seguirá siendo el transporte un grave problema.

    • Pues hay que añadir otra condición para el desarrollo económico: un entorno político y económico estable. No hay forma de planificar una empresa viable cuando se cuadruplica el precio de un factor clave de producción en un año

  8. Pienso que los autos estatales otorgados a funcionarios y dirigentes » obligados » a recoger pasajeros en las paradas pueden desaparecer y en su lugar dar facilidades a cualquier ciudadano de este pais a adquirir, con facilidades de pago, un auto, nuevo o de segunda mano.

  9. Por decirlo de la mejor forma posible: Me parece que lo ingenuo es pensar (por parte del autor) que algo diferente ocurriría si se ha seguido haciendo lo mismo a mas y mejor. Año tras año, problemas con el transporte, la agricultura, la vivienda, la salud y demas. Año tras año,se sienta la Bejerano (contralora de Cuba) en el Consejo de Ministros a «denunciar» la corrupción en aumento. Año tras año un «Hay que apretarse el cinturón pq el bloqueo bla, bla…», un «Ahora sí!!!», un diz que orgullo por la resistencia, pero después vienen quejas como estas. Cömo si no hubiesen apoyado en todo momento el desastre.

  10. Hola 🙂

    Para el nuevo año, les propongo practicar yoga, es muy bueno y quizás les sirva a muchos, pero a muchos, para que marchen al lado de la Revolución y no en contra de ella, porque también se están haciendo daño, a sí mismos.

    Saludos #DesdeGuantánamo. I hope a very happy new year 2020 for all. 😉

    • Elio, no es cuestión de estar a favor o encontra, la cuestión es denunciar lo que está incorrecto, y que cada cuál cuente, no importa su posición política.

      Saludos

Comments are closed.