El aleteo de un cardumen

por Amado Gómez
470 vistas

El 27 de noviembre de 2020 será un día glorioso en la memoria de la cultura cubana –la verdadera cultura, no lo que priorizan las agendas políticas del Movimiento San Isidro o del Partido Comunista–. Será como Polvo en el Viento, la novela de Leonardo Padura que rompe records de ventas en España y no se menciona en el sistema de medios propagandísticos de izquierda y derecha que inunda la mayor isla del Caribe. Será romántico hablar de él y será inspirador regresar a él. Será como los jóvenes artistas cubanos quieran que sea.

Vamos a intentar llegar al fondo de un asunto que hasta este momento no tiene fondo. Calar los acontecimientos que han estremecido la sede central del Ministerio de Cultura de la República de Cuba en el Vedado habanero, es el objetivo de La Joven Cuba para fomentar una visión integral del contexto y los hechos.

Sobre las 20 horas del 26 de noviembre de 2020 un equipo de médicos y agentes de la Seguridad del Estado irrumpieron en la sede del Movimiento San Isidro donde se encontraban un grupo de jóvenes en huelga de hambre por la falta de garantías en el encierro de uno de sus miembros, el rapero Denis Solís. Se llevaron a todas las personas que estaban allí con el pretexto de supuestas violaciones al protocolo sanitario de arribo al país por parte del periodista y escritor Carlos Manuel Álvarez. Sacaron a todos por la fuerza de la casa sita en Damas, No. 955, y los montaron en varios vehículos mientras un apagón de internet en la capital y en otras partes del país impedía seguir los acontecimientos.

Al cabo de 4 o 5 horas, la mayoría habían sido liberados. Ya estaban separados y dispersados, usando una excusa «sanitaria». La desarticulación del Movimiento San Isidro y su huelga de hambre fue eficiente. Digno es de reconocer que utilizar el enfrentamiento a la Covid-19 como motivo para ingresar en una casa y desalojarla, fue un pretexto inmejorable en medio de una pandemia, pero ningún chequeo profundo a un grupo de personas en contacto con otros dura tan poco tiempo, ni se hace con tal operativo policial.

La violencia ejercida contra este grupo de manifestantes mostró un método gubernamental que creíamos superado. Algunos artistas como Leoni Torres, Haydeé Milanés y Carlos Varela, publicaron en sus muros de Facebook mensajes de rechazo a la violencia ejercida por las autoridades. En paralelo, un grupo de jóvenes artistas cubanos habían visitado varias veces la sede del Ministerio de Cultura de Cuba para quejarse formalmente de los abusos de poder. Una vez enterados de los sucesos de San Isidro, con la premeditada vuelta a la normalidad del Internet, no perdieron tiempo y convocaron a una manifestación frente a la sede principal del MINCULT.

Los reunidos ya tenían su historia y no empezaron a nadar contra la corriente esa mañana. El Cardumen –así se hacían llamar– surgió desde los tristes acontecimientos acaecidos en febrero de 2020 con la Muestra Joven del ICAIC. La afiliación de cineastas involucrados o solidarizados con el desfallecer de la muestra, devino en un colegio de intereses contrarios a la censura y la marginación artística. En carta firmada el 23 de noviembre por 240 cineastas, dirigida a la AHS, a la UNEAC y al propio MINCULT, exigían a esas instituciones que mediaran en la situación del Movimiento San Isidro.

Ninguna posición firme nace de la nada. El contexto creado por la ola de violencia de la Seguridad del Estado y el cúmulo de censuras y atropellos recibidos por el gremio, les dio la fuerza a esos artistas para plantarle cara al sistema. Establecidos frente a la casona de la calle 2, entre 11 y 13, del Vedado, el grupo tenía un objetivo bien definido: hacerse escuchar. Las propuestas serían depositadas sobre la mesa del ministro y este debía emitir una respuesta inmediata a los reclamos.

11:00 a.m.: En un principio no eran más de 50, pero poco a poco llegaban y plantaban un saludo efusivo en el rostro de sus amigos. La masa era heterogénea y muy colorida. Los que tenían menos brillo en la piel vestían ligeros, el resto sudaba la gota gorda porque la sombra de los árboles del parterre no cubría a todos. Tatuajes, pitzers, tenis harapientos y gafas excéntricas configuraban el paisaje que tenía boquiabiertos a los vecinos.

3:00 p.m.: El dramaturgo Yunior García Aguilera y Camila Lobón, coordinadora del Instituto de Activismo Hannah Arendt, entraron a la sede del MINCULT para dialogar con el viceministro Fernando Rojas. Los jóvenes entraron nerviosos, pero entraron. Sus compañeros los despidieron también nerviosos, pero orgullosos.

Un aplauso colectivo generaba escalofríos y Cuba parecía estremecerse toda, desde Maisí hasta San Antonio. Hace 30 años –desde el proyecto PAIDEA– no existía un diálogo con las instituciones promovido por el gremio, mucho menos exigido por el gremio. El aleteo de «El Cardumen» empezaba a hacer historia.

Paradójicamente, quien atendió a los intrépidos artistas de PAIDEA cuando en pleno Período Especial plantearon cambios profundos en la política cultural del gobierno, fue Fernando Rojas. En aquel momento dirigente de la UJC, demostró dotes excepcionales para lidiar con las revueltas intelectuales y esa capacidad lo ha mantenido en altos cargos de la cultura por más de 25 años.

La gente pasaba y miraba a los muchachos sentados en el contén o en el muro de la reja gigante que tapiaba la sede del MINCULT. Las señoras empujaban sus gafas hacia abajo para ver en colores lo que no admitía matices de blanco o negro. Ver a cubanos en protesta ante una sede institucional de alto rango es un privilegio que no muchos han podido tener en los últimos sesenta años.

Varias manzanas a la redonda de esa cuadra de la calle 2 exhibían filas interminables de vehículos raros. Muchos tenían chapa estatal y no contaban con identificador en la puerta, algunos eran sospechosamente particulares y otros, abiertamente paramilitares. De estos últimos se bajaban personas vestidas de civil con guayaberas, pullovers de rayas o camisas a cuadros; caminaban juntos sin hablar una palabra hasta pararse en una esquina con los brazos cruzados sobre la ingle y clavaban sus ojos en la masa redentora y viril. Hasta ellos parecían asombrados.

Cuarenta y cinco minutos después salieron Yunior y Camila y todos se agruparon en torno con ansiedad. Rojas los invitó a reunirse con 40 de ellos en la cercana sala Adolfo Llauradó; los voceros del grupo propusieron un encuentro de todos los allí congregados con el ministro Alpidio Alonso Grau la próxima semana. A la masa no le sirvió ni una ni otra y empezaron a debatir qué opciones tenían.

Del debate salieron unos cuantos aplausos acompañados del grito « ¡Patio! ¡Patio!», para que los recibieran en el amplio jardín del ministerio. Uno se alteró de más e intentó posicionar la consigna: « ¡Respeten al pueblo, respeten al pueblo!» Ipso facto todos se alejaron de él y dejaron de aplaudir, lo que demostraba que el grupo quería mantenerse al margen de mensajes netamente políticos. Eso los fortalecía. Al focalizar sus reclamos en temas puntuales como el cese del acoso y el derecho al disenso, tendrían más posibilidades de ser escuchados.

El ambiente era muy tranquilo y muchos estaban sentados. Después de varias horas de pie, sin comer y a la intemperie, el cuerpo siente el cansancio. Algunos, los menos, llevaron agua o algún bocadillo. Algunos iban a comprar algo de comer o tomar y luego regresaban. Otros se fueron. La falta de experiencia en manifestaciones hizo que pocos se prepararan para largas horas en las cuales la resistencia física sería la dama a conquistar.

Sin embargo, la tendencia de la multitud era a incrementarse y solidificarse como una masa heterogénea, pero unida, como las demandas que leyeron a las 11:00 p.m. antes de que treinta representantes entraran al MINCULT para seguir el debate. Eran inclusivas y permisivas.

12:00 a.m.: Se estimaba en 300 el número de manifestantes y grandes personalidades de la cultura cubana que estaban presentes frente al MINCULT: Tania Bruguera, Julio Cesar Llópiz, Fernando Pérez, Jorge Perugorría, Carlos Lechuga, Mario Guerra, René de la Cruz y Ulises Padrón.

Fernando Pérez se paraba con la misma postura y facha que muestra José Martí en el retrato de 1891 en Jamaica: manos a la espalda, ropa cualquiera y mirada perdida.

Quitaron la electricidad en la zona y la cuadra se sumió en la total oscuridad. Los jóvenes se sentaron. La maniobra apagonera del gobierno tuvo una respuesta inmediata: con una guitarra cantaron El breve espacio, de Pablo Milanés, y hasta la frase revolución somos tú y yo fue rapeada a golpe de las seis cuerdas.

La policía política vestida de civil comenzó a internarse en el conjunto y empezaron las provocaciones. La cordura premió a la multitud y convirtieron a las canciones en el mejor antídoto para frenar la maniobra. Fueron corajudos e impenetrables, fueron cubanos de antaño.

2:00 a.m.: Los representantes salieron del ministerio y Yunior García leyó los principales acuerdos tomados:

  • Se va a abrir un canal de diálogo con las instituciones.
  • Se van a interesar por las situaciones de Denis Solís y Luis Otero Alcántara con urgencia.
  • Se va a organizar una agenda de trabajo múltiple con propuestas de temas por ambas partes –todos los temas culturales con todos los artistas cubanos–.
  • Se va a revisar la declaración de la AHS a raíz de lo acontecido con el MSI.
  • Podrán reunirse en los espacios independientes sin ser hostigados.
  • Se abre una tregua con los espacios independientes.
  • A partir del miércoles de la semana que viene el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, se va a reunir con el grupo y otros artistas que quieran incorporarse.
  • Se garantiza la dispersión total de los manifestantes sin que interfiera la policía que rodeaba el lugar.

Los representantes del grupo explicaron a los funcionarios el hostigamiento que recibe cualquier variante de arte independiente dentro de la Isla y abogaron por el cese inmediato de ese actuar gubernamental.

El grupo de manifestantes va a seguir activo y con sus integrantes conectados. El colectivo seguirá abierto al debate a través de las redes sociales para llevar propuestas concretas a los encuentros con las autoridades. Con los acuerdos tomados se elaborará un comunicado oficial para que todos puedan consultar la información.

Cuando Fernando Pérez y Jorge Perugorría atravesaban el portón de la verja del Ministerio, el grupo reunido ante ellos comenzó a cantar el Himno Nacional. Fernando se lamía el bigote mientras entonaba la histórica arenga al combate, pero sus ojos seguían igual de tristes. Hay cosas que no sanan con una simple reunión.

39 comentarios

Aurelio Castellano 28 noviembre 2020 - 1:58 PM

Me ha llenado de esperanzas al fin una luz al final d3l tunel de tantos años de intolerancia d descalificacion de represion brutal y atropellos contra el dicenso y el pluralismo politico

Raúl desde Costa Rica 28 noviembre 2020 - 2:11 PM

Coincido con la opinión del autor cuando dice que hay cosas que no sanan con un simple diálogo. Sin embargo, eso no resta mérito a nuestros valientes artistas que decidieron decir basta a la constante represión contra toda manifestación contestaría y se aglomeraron por horas frente a la sede del Ministerio de Cultura. Al final el gobierno se vio obligado a ceder y se dispuso crear canales de diálogo donde se discutan los temas planteados. Si el gobierno es sabio permitiría la disidencia y las manifestaciones que a fin de cuentas solo expresan el sentir de muchos cubanos y poco a poco haría un transitó hacia un verdadero estado de derecho y luego a un pluralismo político requerido por este. Si trata de engañar a los artistas y continúa reprimiendo como hasta ahora, se advierte un encontronazo con los representantes de nuestra cultura, algunos con miles de seguidores entre la población que podrían servir de iconos en llama mineros de protestas masivos que podrían tornarse en situaciones incontrolables. Veremos que sucede a partir de ahora, pero el 27 de noviembre del 2020, inspirados por los muchachos del Movimiento San Isidro quedara para siempre grabado en la memoria historia de toda la nación cubana.

Luis Alberto 28 noviembre 2020 - 2:36 PM

Cabe destacar la actitud de los cubanos comprometidos con la sociedad, sean artistas, funcionarios o simplemente ciudadanos. Fidel lo dijo y lo expresamos cada día al menos como un poema, cambiar todo lo que deba ser cambiado. Hermoso día para nuestra patria el 27 de noviembre de 2020.

Yver 28 noviembre 2020 - 2:44 PM

Es un momento de cambio. Al fin se está hablando sobre el tema de la libertad de opinión y su expresión a través de la cultura en Cuba. Es sorprendente y hermoso que al fin se haya dado un primer paso de diálogo, pero es triste y cobarde por parte del gobierno mantener el silencio sobre los hechos de ayer. Es lo mismo que hicieron con Paidea o con los sucesos de esos años grises, espero que nada de esto sea ignorado y que realmente se llegue a un debate inclusivo la semana que viene. Arte no es lo que decide un ministerio, arte es lo que se crea y entra a formar parte de uno. Y ahí reside su belleza, en que el arte es libre.
Ayer fue lo que reventó la válvula a la olla.

Rolopez 69 28 noviembre 2020 - 3:12 PM

Exelente resúmen, muchas gracias a Amado.
Magnífica demostración de la eficacia de la No Violencia para conseguir los cambios necesarios.
Como le temen, intentarán siempre tergiversarlas y convertirlas en violentas para poder controlarlas, en eso tienen gran entrenamiento y eficacia, pero lo de sentarse y guitarra en mano comenzar a cantar estuvo genial!!!

Ojalá se conviertan en práctica cotidiana este tipo de reclamos y se convenzan de que no se trata de enemigos ni mercenarios los que queremos lo mejor para Cuba.

Falta mucho pero esto es un muy buen comienzo. Felicito y aplaudo la decisión -aunque demorada- del MIMCULT de dialogar y llegar a acuerdos.

¡¡¡Gran día para Cuba!!!

Eva 28 noviembre 2020 - 4:56 PM

Asi mismo en todos los que amamos a esta isla y a su pueblo (se ha encendido un pequeño gran fósforo que los liberaron en las bodegas para su ausencia porque no hay en ningún lugar)
Cuba y su sangre mambisa y martiana se despierta el pueblo va perdiendo el miedo inculcado y el gobierno tendrá que parar con sus abusos y demagogias si no quiere que Aquí empecemos a unirnos más y más en marcha apretada y pacífica por el cese de represores corruptos mentiras hambre tiendas para ellos solamente y no para el pueblo precios estatales impagables y abusivos etc etc

Alejandro 28 noviembre 2020 - 9:03 PM

Estoy feliz: algo se está moviendo en dirección a la libertad tan ansiada. Pero cuidado amigo Rolopez69… «Ojalá se conviertan en práctica cotidiana este tipo de reclamos y se convenzan de que no se trata de enemigos ni mercenarios los que queremos lo mejor para Cuba»…. No es del todo cierto esto último, lamentablemente. Muchos de nosotros amamos nuestra Cuba y queremos lo mejor para Ella, pero por desgracia se mezclan entre nosotros otros que no sienten lo mismo, pero se disfrazan con máscaras que confunden… y lo envenenan! Entonces perdemos lo alcanzado.

Rolopez 69 29 noviembre 2020 - 6:01 AM

Tiene toda la razón, amigo Alejandro, coincido completamente con Ud, lo mejor sería no tener que llegar a eso, pero qué otra opción le vá quedando al cubano de a pié cansado de la burocracia y el peloteo que no sea la protesta pacífica?

Es cierto que hay un gran riesgo, pero en todo lo hay, para evitar esas situaciones existen fórmulas, y para evitar situaciones desagradables también. Una de ellas es abrir canales de diálogo sin demasiada demora, otra es desplegar agentes del orden público correctamente uniformados y no vestidos de civil para evitar confusiones, y lo mas importante, no provocar confrontaciones entre la población sino hacer llamados al respeto y a la civilidad. Muchas de las colas que desde hace meses sufrimos son testigos de lo que se puede lograr con un buen trabajo, mis respetos para los miembros del MININT que tanto han ayudado a la población!

Ayer sentí orgullo de ser cubano -algo que debería sentir todos los días- al ver al Viceministro de Cultura explicar lo que ocurrió en su Ministerio, no se trata de aceptar todos los reclamos, se trata primero de escucharlos con respeto, sin temores, buscar soluciones, llegar a acuerdos, dar garantías. Creo que ayer no solo ganaron los funcionarios ni los demandantes, ¡¡¡ganó Cuba!!!
En mi humilde opinión, valió la pena correr el riesgo.
Saludos.

Lola 30 noviembre 2020 - 7:52 AM

Muy interesante tu artículo, Amado. Quedará como una crónica para la historia de un día diferente en la Cuba de hace 60 años. Sentimos orgullo de los jóvenes cubanos, que ojalá no huyeran más de este país, y se plantaran a recomponerlo. Aunque estoy escéptica sobre los resultados. Es muy sólido el poder gobernante.

Eva 28 noviembre 2020 - 3:13 PM

Me han puesto a llorar !!!!Fernando Pérez un verdadero revolucionario, a prueba de balas y corrupción
Que tristeza lo que vivimos en este país , nos han apagado las ganas de hacer y la alegría para vivir
Viva Cuba Libre de corruptos represores de la verdad, gobierno despótico y mentiroso!!!
Pa’ lante todos los que deseamos ver a esta isla como merecemos
Cuba es de todos los cubanos

Aurelio Castellano 28 noviembre 2020 - 4:16 PM

Asi mismo Cuba es de todos la q la llevamos en nuestros corazones no de un grupo represor q a tratado de imponer su nefasta y ancronica ideologia por mas de 60 años

Miguel Ángel mesa 28 noviembre 2020 - 6:25 PM

Pa’lante

Aurelio Castellano 29 noviembre 2020 - 12:57 AM

Me duele mucho pensar en mi patria amada q nos obligó a muchos a abandonarla para siempre y vivir desterrados solo por el .mero echo d esa infamia q se apoderó del.poder secuestrandolo por mas de 60 años

Luiso 28 noviembre 2020 - 3:28 PM

Allí estaba Cuba entera ,cansada de atropellos, de que se violen las leyes y la Constitución de la República por parte de este gobierno,,,,allí estaba la voz de un pais que está viendo un enemigo silencioso en la desiciones de este gobierno…viva Cuba sin injusticia..

Ramon Izquierdo 28 noviembre 2020 - 4:20 PM

Todo lo ocurrido (y por ocurrir alrededor del llamado Movimiento San Isidro) demuestra las agudas contradicciones irreconciliables y antagónicas entre las dos fuerzas políticas en pugna hoy en pugna en Cuba: liberal-burguesas las dos, pero asociada una a las altas esferas del partido comunista y el empresariado estatal que controlan el poder en la Isla y la otra asociada a la propiedad privada, minoritaria en la Isla pero que se ha acrecentado en los últimos dos lustros en espacios cedidos paradogicamente por la estatal, y que no tiene el poder político.
La delgada línea que separa el punto de fricción entre ambas tendencias se ha puesto de manifiesto en el llamado Movimiento de San Isidro, por varias cosas:
1. El motivo para la protesta de dicho movimiento, hasta el punto de plantear una huelga de hambre y sed , no ha sido tan grave: artistas, pintores, poetas presos, muertos, represaliados y presos por defender la libertad de creación se cuentan por decenas y decenas en el mundo.
2. Presos y lo mas grave muertos por desacatos policiales se pueden contar por cientos diariamente en el mundo pobre y rico.
No siquiera la entrada en escena de un deplorable ciudadano como el Sr Alcántara director de El Estornudo (confeso asalariado del testaferro de la banca Rothschild, ver artículo en dicha revista «A quien pueda interesar «) hizo mella para que un grupo de intelectuales del segundo sector liberal burgués aprovechara el suceso para saltar de sparring al golpe puro contra el otro sector liberal burgués que gobierna, y le ha sacado rédito.
Pero en sector liberal burgués asociado a la propiedad privada no debe hacerse mucha ilusión, los sucesos que han llevado a presentar batalla al grupo liberal burgués enemigo no tendrá mucho recorrido, porque nadie en Cuba va a apostar por el rapero encarcelado ni Alcántara es Walesa o Havel, es solo un utilizado por Soros que hasta le sale » barato».
Las batallas duras, y decisivas parece ser que comenzarán en enero cuando después del inicio del «Día cero» el pueblo cubano se enfrente por primera vez pura y dura frente a la despiadada ley del valor, la ley mas importante de la economía capitalista mundial. Y lo irónico de todo será como el sector liberal burgués asociado a la propiedad privada, cuyo proyecto es instaurarla sin ambage alguno saldrá a criticar los efectos sociales catastróficos que dicha ley ocasiona cuando es la misma que ellos derraman tinta para hacerla hegemónica.
En fin, la primavera próxima, quien sabe si el final del invierno actual pese a no ser de elevadas temperaturas en la Isla termine por incendiarla. Lo sucedido ante el Ministerio de Cultura puede ser el ensayo de lo que puede darse frente al Ministerio del Interior.
Lo triste de todo es que la opción anticapitalista sigue dormida, y sin visos de despertarse.
Un saludo

kykubi 28 noviembre 2020 - 11:20 PM

Revise un momento su comentario: Alcántara no es el director de El Estornudo

Alex Garcia 29 noviembre 2020 - 12:51 AM

El Sr. Izquierdo es un extranjero que nunca ha vivido en Cuba,dice que la ha visitado algunas veces. Sus comentarios aca son escuchados por un deber de elemental educacion, pero constantemente muestran su ignorancia sobre la realidad cubana y se les debe dar el peso que ameritan.

Ramón Izquierdo 29 noviembre 2020 - 2:36 AM

Si perdone, Alcántara no es el director de El Estornudo, pero está vinculado a dicha revista, una franquicia cubana del siniestro Soros, cuya línea editorial no puede estar más alejada del pueblo cubano de a pie.
Saludos

kykubi 1 diciembre 2020 - 6:54 AM

Tampoco el concepto de «franquicia» creo que se aplique al estornudo y eso de «vinculada al siniestro Soros» no es más que una afirmación conspiranoica y sin pruebas. No me entienda mal, no es que apruebe la agenda del MSI, pero si queremos transformar algo o luchar contra algo, las impresiciones, especulaciones, subjetividades emocionales y falsedades deben evitarse.

Aurelio Castellano 29 noviembre 2020 - 8:51 AM

Estoy de acuerdo con su comentario ramon pero Cuba esta tan dividida no por culpa de esa oposicion burguesa sino mas bien por FC q implanto el aberrante e inhumano sistema socialista violando y cercenando todo vestigio de democracia en nuestro pais y. No le importo absolutamente nada q otra parte del pueblo estaba en desacuerdo con todos esos desmanes de ese individuo FC prometio respeto a todos los partidos politicos respeto a las intituciones democraticas exustentes en Cuba y q hizo? Pues todo lo contrario ahi rs donde esta el problema

Jose A. Huelva G 28 noviembre 2020 - 5:21 PM

En verdad ha sido un día histórico.Esto es solo un preview de lo que puede formarse después del llamado «Día 0» y no serán solo artistas o sólo en La Habana. Estos fueron muy diplomáticos, si llegan a ser obreros y campesinos…, mejor ni pensarlo. La gente está cansada y con un par de gotas de desborda la copa. Hay que evitar derramamientos de sangre porque después de eso no habrán retrocesos.

Manuel* 28 noviembre 2020 - 6:11 PM

En realidad eran muchos menos de trescientos. Para hacer bien el cálculo hay que restar a los agentes infiltrados.

Jagger Zayas Querol 28 noviembre 2020 - 8:08 PM

Concuerdo bastante con lo expresado por Ramon Izquierdo:
Ninguno de los dos bandos, tanto el gubernamental como el demandante, apuesta por lo que quiere el pueblo cubano: El Socialismo Democrático y Participativo y no el burocratismo estalinista y mucho menos, el neoliberalismo y capitalista.
No sé le está dando una oportunidad al Socialismo y la Revolución Cubana, no la secuestrada, que quiere el pueblo cubano.

dario45666 29 noviembre 2020 - 8:36 AM

con su permso : como alguien puede saber que quiere el pueblo de cuba si los ciudadanos no sepueden agrupar,intercambiar opiniones,elegir y votar ? De que forma alguien sabe la opinion de una persona acostumbrada a recibir castigos de diferentes formas y magnitudes si su opnion no concuerda con la «Opinion Oficial » ??

Miguel Ángel mesa 28 noviembre 2020 - 8:11 PM

Estos hechos lo único que demuestran es que el discurso del Estado va por un lado y su actuar va por otro.

Miguel Ángel mesa 28 noviembre 2020 - 8:56 PM

Todo parece indicar que para el Estado es más «rentable» hacer de todo aquel que piensa diferente, un «mercenario» en potencia. El, el Estado, sabe bien que todo el que piensa diferente a su línea nesecita expresarse, y ¿quien le le va a escuchar si no se lo permiten en su propio país?

Ramón Izquierdo 29 noviembre 2020 - 3:19 AM

Si lo que he leído en varios medios es cierto, que el Ministerio de Cultura cubano ha cedido a las presiones del sector liberal burgués asociado a la propiedad privada, y la próxima semana va a negociar con ellos una agenda que no tiene nada que ver con el Movimiento de San Isidro, ha sido una victoria que le ha salido prácticamente gratis, porque el rapero Denis recibiendo dinero hasta de probados contrarrevolucionarios cubanos radicados en la Florida que apuestan por la lucha violenta contra el gobierno cubano, y uno de los huelguistas de hambre el señor Alcántara violando las disposiciones sanitarias sobre el covid-19 instauradas en Cuba, un país que ha sido ejemplo en el manejo de la pandemia y cuya solidaridad con el mundo, dónde tiene decenas de brigadas médicas trabajando, nadie la ha igualado demuestra que ante tales personajes no hay mucho que ceder. Es bueno recordar que el señor Alcántara, el representante asalariado de Soros en la revista El Estornudo, de una línea editorial ultraconservadora, lo más alejado que se pueda concebir de las aspiraciones del pueblo cubano de a pie. A ello se suma que al local del Movimiento San Isidro en La Habana realizaba visitas de apoyo funcionarios de la embajada de Estados Unidos en La Habana.
Si por fin la próxima semana logran arrancarle alguna concesión al gobierno cubano, habrán conseguido los huelguistas de San Isidro mucho más en una semana, que todos los artículos y el río de tinta que la señora Alina Bárbara han desplegado alrededor del supuestamente carácter antidemocrático de la Constitución cubana actual.
En fin, hasta el momento la jugada al sector liberal burgués asociado a la propiedad privada le va saliendo bien, pero tienen que tener mucho cuidado, porque se están exponiendo muy abiertamente a determinados personajes y grupos que no hay dudas que tienen cierto tufillo mercenario: el rapero Denis recibiendo dinero de violentos de la Florida y un periodista de la revista El Estornudo, franquicia de Soros en el espacio digital de la Isla, no es una buena carta de presentación para abogar por una supuesta futura democracia en Cuba.
Saludos

Jose A. Huelva G 29 noviembre 2020 - 5:53 AM

Jajaja. El «Socialismo» ha tenido mas de 60 años de «Oportunidad» en Cuba y en el Mundo entero mucho mas. ¿Qué es lo que falta por demostrar? Otra cosa Socialismo con Apellidos, no es «Socialismo». Cuando en Cuba haya democracia Real, el Socialismo no aguanta un round. Tendrá mejor suerte en países de SurAmerica muy propensos a este, donde realmente no lo conocen bien, pero en Cuba… lo dudo!

Ramón Izquierdo 29 noviembre 2020 - 8:19 AM

Usted habrá querido decir cuando haya democracia burguesa, que como dijo el movimiento ocupa Wall Street en el propio corazón de EE UU, «le dicen democracia pero no lo es»
Saludos

otrocesar 29 noviembre 2020 - 10:45 AM

El socialismo no es socialismo, la democracia no es democracia… ya no se puede creer en nada. Ya dudo incluso de que Usted sea izquierdo o Crespo.
Ramón, sí, de eso no hay dudas, Usted es Ramón.

Artistas cubanos “asedian” a su Ministerio. Lo que puede haber detrás | El Hombre de Cuba Nuestra 29 noviembre 2020 - 7:39 AM

[…] Paralelamente de un grupo variopinto de artistas cubanos, entre los que se encontraba lo mismo La Diosa, rescatando como mérito propio sus llanto y gritos en redes, que personalidades de gran reconocimiento nacional e internacional como Tania Bruguera, Julio Cesar Llópiz, Fernando Pérez, Jorge Perugorría, Carlos Lechuga, Mario Guerra, René de la Cruz y Ulises Padrón., por citar alguno de los nombres que recoge La Joven Cuba en su crónica del día 29 de noviembre titulada El aleteo de un cardumen. […]

Alfonso Rojas 29 noviembre 2020 - 8:44 AM

Derechos tan elementales que en cualquier pais civilizado es lo mas comun en Cuba se convierte casi que en una gesta epica, que mal estan, los dirigentes de la isla se comportan, actuan y piensan como negreros, no gobiernan a ciudadanos sino a esclavos que solo estan para obedecer lo que se les dicta o imponen.

Aurelio Castellano 29 noviembre 2020 - 10:54 PM

Me encanto ese comentario tuyo alfonso asi mismo es

nel 29 noviembre 2020 - 10:20 AM

Ya se ha dicho hace mucho tiempo que el …»gobierno no es el amo del pueblo, sino su criatura. El deber del Estado para con los ciudadanos es el deber del que sirve a su señor.» De modo que obviar la realidad y simular que todo está bien es un acto de mayor deslealtad a la Nación, en tanto una sociedad que se mueve por el borde de cualquier crisis no está en la esfera de lo real. Restaurar la armonía, poner fin a la intimidación, frenar el egoísmo y la prepotencia son promesas que no pueden ser incumplidas sin socavar la autoridad de quienes las proclamen. Quienes dirigen no pueden subestimar lo obvio, que es lo menos ambiguo y lo más desconcertante porque llega sin sutilezas ni cautelas.

Sergio Vélez Sánchez 29 noviembre 2020 - 12:14 PM

Gracias Amado por la detallada información. Esto sí es periodismo. Me recordó los artículos que en los años 50 del siglo pasado publicaba la revista Bohemia en su sección «En Cuba»: oportunos, detallados y objetivos. Gracias de nuevo porque el talento cubano sigue en pie.

María Deñak Gonzalez 29 noviembre 2020 - 12:30 PM

Como dijo Voltaire. Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo.

Favio 29 noviembre 2020 - 9:04 PM

Estuve en el plantón. Jamás me había sentido tan orgulloso por entonar las notas de mi Himno Nacional dos veces. Afiné las notas con amor, para que la melodía fluyera bella, me llené de orgullo porque no fui el único. Aplaudí hasta más no poder para ensordecer los oídos de funcionarios sordos. Yo no fui por San Isidro, yo fui porque no se puede actuar como se actuó con San Isidro. No soy el único de los que estuvo que piensa así. Fuimos por solidaridad y por reclamos propios. Fuimos porque hacía mucho tiempo cantamos nuestro himno con el clamor con el que si hoy no se cantó en Trillo. Nadie me pagó ni me ha pagado, nadie me convocó. Pero mi corazón decidió que basta ya de vivir detrás de la historia. Mi corazón, ese aciago viernes, decidió que ya es momento de vivir con la historia. Quiero a Cuba para mi y para mis cubanos. Y no hay cubanos más cubanos que otros. Pero fui, porque no quiero que nunca más se censure a Fernando Pérez en televisión nacional. Fui, porque no quiero que mis hijos sientan el miedo que yo sentí y Yunior no cuando le dije que teníamos que resolver eso antes que cayera la noche. Y lo volveré a hacer siempre que sea necesario, porque no necesito gritar, no necesito victimizarme, no necesito teatralizar. Al burro se le da palos en donde cae, como se dice en buen cubano. No fue decente la postura que se asumió con San Isidro y a mí no me representa ningún Estado indecente.

Alex Garcia 30 noviembre 2020 - 2:55 PM

Gracias por estar alli!

Aurelio Castellano 29 noviembre 2020 - 10:51 PM

Ese estado no les interesa un comino la libertad de nuestro pueblo llegaron a un acuerdo y q hicieron ya lo ieron a violar ya volbieron a lkamar a esos muchachos mercenarios al servicio del imperialismo no crean mas rn ellos desafortunadamente no quieren hacer cambios van a seguir reprimiendo y aplastando a nuestro hermoso pueblo aqui solo queda una salida ellos no quieren ceder por las buenas pues si queremos la libertad va a tener q ser por las malas como dijo una ves el titan de bronce la libertad se conquista al filo del machete

Los comentarios están cerrados.