23.9 C
Havana
jueves, octubre 22, 2020

Ventrílocuos

Alina Bárbara López Hernández
Alina Bárbara López Hernández
Profesora, ensayista e historiadora. Doctora en Ciencias Filosóficas

No esperaba mucho del XXI Congreso de la CTC. Mi baja expectativa se confirmó desde hace un año, al efectuarse en Ediciones Matanzas la reunión de sindicalizados para analizar la convocatoria al evento que presentara la dirección nacional de la organización con el fin de ser discutida por todas las secciones sindicales del país.

En cuanto se mencionó la palabra salario, las dos funcionarias de la CTC que estaban presentes explicaron que en el seminario de preparación que se les diera para la discusión del documento, les orientaron que debían transmitirle a los trabajadores que el congreso no podía comprometerse a discutir dos temas: el aumento de salarios y la edad de jubilación. Según argumentaron, la economía “no estaba en condiciones” de atender esas problemáticas con inmediatez.

Nuestras protestas estuvieron a la altura de nuestro descontento. Los salarios en las editoriales cubanas son de miseria. En el taller de producción solo se perciben 280 pesos mensuales —poco más de 11 cuc—, la tercera parte del salario medio en Cuba, ya de por sí bajo debido a su real capacidad adquisitiva. Los editores ganamos ligeramente más, pero también muy por debajo del salario medio. Y a pesar de lo exiguas, estas pagas son recortadas constantemente dada la elevación sostenida de los precios, tanto del sector estatal como privado. ¿Cómo era posible entonces que desde antes del cónclave ya se establecieran condiciones que desconocían las necesidades perentorias de las trabajadoras y trabajadores cubanos?

Por otra parte, me parecía extremadamente manipulador y demagógico el intento de silenciar la discusión sobre esos temas cruciales desde las propias bases sindicales, y más cuando el secretario general de la CTC Ulises Guilarte había planteado públicamente en el espacio televisivo Mesa Redonda del lunes 29 de enero de 2018, con motivo del inicio de las discusiones de la convocatoria al congreso: Durante todo este año se estarán identificando, en los debates al interior de los colectivos laborales, las preocupaciones y demandas que los propios trabajadores quieran que se traten en el congreso de los trabajadores. 

La mayor preocupación de los trabajadores es, sin dudas, el salario y su insuficiente capacidad de compra, hay que ponerlo como tema sobre la mesa por su impacto en la apatía, la falta de promoción en los cuadros de dirección, además de que se han perdido más de 300 mil obreros de alta calificación en el país que se mueven en la búsqueda de una mejor retribución salarial (…)

(…) El Congreso asegurará la canalización de las demandas de los trabajadores, armonizado con la movilización de ese papel de defensa de la eficiencia y de asegurar el impulso a nuestros programas estratégicos de desarrollo. Será un sindicato con una práctica y una acción sindical diferente a la de hoy, con un liderazgo superior, con mayor capacidad de convocatoria, y un ejercicio de movilización superior. En el socialismo debe haber diálogo, debate, pero que prevalezca la fuerza del argumento y el convencimiento.

Mis intervenciones en aquella reunión propiciaron que en la sección sindical de Ediciones Matanzas me propusieran como delegada al congreso. Hube de llenar una planilla con tal motivo, pero lo hice para respetar la decisión colectiva pues estaba convencida de que cada letra escrita era una pérdida de tiempo y tinta. Como en efecto ocurrió.

A los congresos en Cuba asisten mayoritariamente las personas confiables, que no perturben con demasiadas críticas la puesta en escena prevista. Unas semanas después de concluidas las reuniones, la revista Bohemia publicó declaraciones de Ulises Guilarte, donde anunciaba que se debatiría en el congreso una reforma general de los sistemas salariales. Esto no era lo mismo —pensé— pero algo era.

No esperaba mucho del XXI Congreso de la CTC, ya lo dije. Pero no esperaba tan poco. Sobre todo no esperaba un acto de suplantación similar al que realiza un ventrílocuo en una función de circo. La burocracia puso a hablar con su discurso a una representación obrera que, cual boca de Sauron, repitió consignas y asumió compromisos que no está en sus manos cumplir: priorizar las exportaciones, autoabastecernos en los municipios, disminuir importaciones, controlar los plazos de las inversiones, lograr encadenamientos productivos

Ni siquiera a nivel de los centros de trabajo es posible para un trabajador el control de los planes de producción; mucho menos sensato es admitir —como lo acaba de hacer la dirigencia obrera en el congreso—, que pueden arrogarse una mirada macro, que se erige incluso por encima de los ministerios y depende, por estratégica, de los más altos niveles políticos de dirección. “Eso no se le ocurre ni al que asó la manteca”, diría mi abuela.

Los delegados al congreso parecían alumnos aplicados. Recibieron conferencias impartidas por varios ministros y funcionarios. No debatieron el tema de la edad de jubilación, reclamo masivo de cubanas y cubanos, pero escucharon imperturbables a la ministra de trabajo y seguridad social decir que “no sería descabellado” aumentarla nuevamente —“aunque no en un corto plazo—, pues el país necesita fuerza laboral en consonancia con las tendencias demográficas”. En otro contexto una declaración como esa hubiera conllevado, como mínimo, a que la dirigencia sindical acordara un paro laboral indefinido. Desgraciadamente esas actitudes son apropiadas para los obreros que enfrentan al capitalismo salvaje, no para nosotros que tenemos garantizados todos los derechos. 

En lo relativo a los salarios no se habló seriamente de la necesidad apremiante de aumentarlos o de la declarada reforma general, y si se hizo no aprovecharon para televisar el debate alrededor de una cuestión tan reclamada. Sin embargo, en la Mesa Redonda previa al 1ro. de mayo, Ulises Guilarte admitió que existían inconformidades por no haber abordado ese tema en el congreso, pero insistió en que para distribuir “la riqueza que es de todos primero hay que crearla y eso se hace con el sudor y las manos de los trabajadores”. Y con la inteligencia y la competencia de los que dirigen la economía, agregaría yo.  Empezando por quienes deben decidir de una vez por todas la unificación monetaria y cambiaria, paso sin el cual jamás se podrá llegar a tener salarios realistas en Cuba.

En los debates del proyecto de Constitución se enfatizó en la necesidad de implementar el control obrero, lo que además fue incluido en el artículo 20: “Los trabajadores participan en los procesos de planificación, regulación, gestión y control de la economía. La ley regula la participación de los colectivos laborales en la administración y gestión de las entidades empresariales estatales y unidades presupuestadas”. Sin embargo, no se apreció que el congreso obrero discutiera el modo en que ese artículo sea convertido en leyes claras y precisas, que permitan a trabajadoras y trabajadores rescatar la propiedad de los medios de producción fundamentales que ha sido usurpada por la burocracia desde hace décadas.

No fue planteada tampoco la protección a los trabajadores nativos, a pesar de que en varias obras de la construcción se han admitido últimamente a trabajadores hindúes, que perciben salarios altísimos comparados con los cubanos.

“Si no los afiliamos nosotros, los afilian otros”. Esa frase fue dicha por un delegado al congreso. Se refería a los trabajadores por cuenta propia, que crecen en proporción frente a los empleados estatales. Esa parece la mayor preocupación de la dirigencia sindical: tener afiliados formales, cifras, estadísticas, cotizaciones mensuales para costear los gastos…

En su acto magistral de suplantación, la burocracia no solo puso a los representantes obreros a hablar empleando sus discursos y conceptos; también se apropió, claro que idealmente, de las condiciones de existencia de los trabajadores. Lo hizo cada vez que un alto dirigente se refirió al sacrificio y las dificultades que nos esperan en los próximos meses. Por favor, que no todos somos tan ingenuos como los delegados sindicales que estaban allí.

Desde hace mucho es evidente que los sindicatos en Cuba no cumplen con la función de representar los intereses de los trabajadores ante el Estado o los empleadores. Al contrario, representan los intereses del Estado ante los trabajadores. Por eso su secretario general, que desde 2014 se mantiene en el cargo, es miembro del Buró Político, diputado a la ANPP por Artemisa y ha pasado por diferentes cargos en la nomenclatura política nacional.

Por eso también las consignas clamadas por los medios y los periodistas que cubrían el desfile por el Día Internacional de los Trabajadores, eran lemas apropiados a cualquier manifestación política: vivas al socialismo, a Fidel, Raúl y Díaz-Canel; declaraciones de “yo soy Fidel”; condenas al imperialismo, a Trump y a la injerencia extranjera; apoyo al pueblo de Chávez y Maduro… Todo menos pedir aumento de salarios, mejoría en las condiciones del nivel de vida, disminución de la edad de jubilación, participación activa en la toma de decisiones, en fin… las demandas esenciales que tienen las trabajadoras y los trabajadores cubanos.

Pero no podía esperarse más después de un congreso como el que tuvimos. Y de los sindicatos que tenemos. Quizás sea hora de pensar en otro tipo de asociaciones sindicales para defender nuestros derechos.

67 Comentarios

  1. De acuerdo. Lo suscribo. El congreso de la CTC, a mi solo me mostró que ideopolíticamente estamos comonel tíovivo.

  2. Muy buen artículo, detallado y explícito. Hace un tiempo atrás, cuando empezaban los cuentapropistas, se habló de sindicalizarlos. Los cuentapropistas querían hacer su propio sindicato, pero se dijo que no, que cada uno debía afiliarse a la sección de la CTC que correspondía a su perfil de trabajo; los taxistas al sindicato de transporte, etc. Claro que pocos cunetapropistas se afliaron, pues la labor de la CTC no responde a sus intereses, que tampoco son idénticos a los de los trabajadores estatales.

    La CTC no es una organización de los trabajadores, sino una organización del gobierno para controlar a los obreros.

  3. Totalmente de acuerdo. Se hace difícil luchar en el frente interno, por el nivel de presión externo al que están sometiendo a Cuba. Nadie quiere hacer algo que pueda favorecer al imperialismo.
    Pero no vale la pena luchar por un socialismo de mentiritas.

    • Yassel: te voy a poner un pequeño problema de elección. Puedo saber un poco tu forma de pensar respecto a desear un socialismo no de mentiritas, sino real, avanzado, progresista. Ante ese deseo tuyo y partiendo de la base de que en Cuba no se da esa utopía revolucionaria que deseas, la pregunta-elección dice: ¿dónde crees que se dan mejores condiciones para implementar el socialismo por el que merece la pena luchar, en Cuba o en uno de los países con sistema capitalista. que a su vez presentan enormes diferencias en sus sistemas políticos, es decir un país como España, Francia, Alemania, Rumanía, Portugal, Uruguay, etc… cualquiera de esos países?

  4. Un excelente articulo de Alina, uno mas, como siempre.

    Los que siempre están porfiando y diciendo que no, que esas cosas no pasan en Cuba … que los obreros/pueblo manda, que los desfiles son voluntarios, etc ….. que se lean este articulo dos veces … y cito:

    «A los congresos en Cuba asisten mayoritariamente las personas confiables, que no perturben con demasiadas críticas la puesta en escena prevista»

    Por eso las votaciones siempre son unánimes, los participantes escogidos son dulces ovejas. El sistema actual no acepta criticas u opiniones diferentes.

    Saludos.

  5. Los tres últimos párrafos son de oro, no es necesario citarlos. Cuando la autora dice: «Desde hace mucho es evidente que los sindicatos en Cuba no cumplen con la función de representar los intereses de los trabajadores ante el Estado o los empleadores» …. hace mucho es hace muchos años, diría yo varias décadas.

    ……….

    A diferencia de lo que ocurre en el resto del mundo, los miles de cubanos que desfilaron este 1 de mayo no pidieron aumentos de salarios y mejores condiciones de trabajo. Tampoco hablaron de la edad de retiro. Dentro de poco sera retirarse y directo para el cementerio. Nada de disfrutar de una jubilación decorosa o hacer planes para después del retiro.

    Ahora le pregunto yo a Tatu: ¿De que vale que la gran mayoría estén sindicalizados? ¿De que vale?

  6. Me envía un lector llamado Oscar estas ideas del Che que comparto con los foristas
    El Che también era del criterio de que los sindicatos eran innecesarios dentro de un gobierno proletario y socialista. El 14 de julio de 1962, en una reunión con Directivos del Ministerio de Industrias expresó: “De una cosa estoy convencido y es que el Sindicato es una rémora que hay que tender a destruir, no destruirlo por el sistema de agotarlo, sino destruirlo por el sistema de superación de la gente hasta llegar a que sea innecesaria esta institución llamada Sindicato. No les apruebo ningún papel dinámico, no apruebo que jueguen ningún papel movilizador. Aquí se hicieron los sindicatos mecánicamente”. (El Che en la Revolución cubana. Tomo VI- (pag. 188) Editorial José Martí 2015).
    El 5 de diciembre de 1964, en la última de sus reuniones bimestrales el Ministerio de Industrias el Che volvía sobre el tema de los sindicatos: “El sindicato es la asociación de los obreros para estar contra el patrón. Es la asociación de la clase para luchar contra la otra clase. Al desaparecer el dominio de una clase sobre otra, al pasar los medios de producción a todo el mundo las contradicciones no existen” ib. (pag. 437). Continuaba el Che más adelante: “Aquí la democracia sindical es un mito, que se dirá o no se dirá, pero es un perfecto mito. Se reúne el Partido, entonces propone a la masa a “fulanito de tal”, candidatura única y de ahí en lo adelante, salió aquel elegido; una con mucha asistencia, otra con menos asistencia, pero en realidad no ha habido ningún proceso de selección por parte de la masa…….Por eso, en el momento actual yo diría, incluso, que ya los sindicatos podían dejar de existir; en un tiempo que se probara la acción de los Consejos. Podrían dejar de existir y traspasar sus funciones a los Consejos de Justicia Laboral, que se le agregarían algunas tareas concretas y la gente seria elegida. Realmente, seguro que si nosotros hiciéramos una encuesta, todo el mundo estaría de acuerdo con eso. Los únicos que no estarían de acuerdo, una cosa efectiva, humana, pero mala, es la burocracia sindical que se ha creado…….” Ib. (pag. 438-439).

    • Pongan el botón para darle «me gusta»!

      Gracias Alina, por recordarnos que los sindicatos también son parte de esa creciente burocracia que tenemos que combatir. Pero cuidado en el caso cubano los sindicatos están del lado que representa a la administración, nada que ver con defender los intereses de los trabajadores.

      Saludos.

      • Perdone Carlos, cuando usted dice «los sindicatos también son parte de esa creciente burocracia que tenemos que combatir. «, ¿desde qué instancia, contexto, situación, país, piensa usted participar? Si no me equivoco usted no vive en Cuba, ¿qué valor tiene ese «tenemos»? si está usted posiblemente afiliado a un sindicato del tipo que sea, o tal vez esté usted afiliado a una organización patronal, o vive de rentas, o vive de subsidios, etc… pero por supuesto usted no vive en persona la problemática del post.

        Es una constante en decenas de foristas hablar como si vivieran en Cuba (lo hace hasta Elpidio Valdés) y dar a entender que están afectados por algo y deben participar en la solución de problemas, en este caso….»combatiendo».
        Son años de leer…»mi presidente»… «nuestras demandas» y resulta que son voces con acento yanki, español, sueco…..etc…

    • Con el perdón del Che y los guevaristas, siento decir que no estoy de acuerdo con parte de lo que dijo. Es cierto que hasta el secretario general de la CTC es seleccionado a dedo por el PCC. Sin embargo, la idea de que la clase obrera es la clase dominante en Cuba es ilusoria. El Che se muestra mecanicista al expresar que el traspaso de los medios de producción a los obreros elimina por default las razones de ser de las organizaciones sindicales.
      La cuestión central aquí es el rol que se le atribuye a los sindicatos en los modelos socialistas estadocéntricos. La burocratización inevitable de los partidos políticos cuando llegan al poder. Y por ahí vamos.

    • De las tantas cosas que me hablaron del Che en mi etapa estudiantil jamás me hablaron de esto.

      Qué claro estaba!

    • Respetada Alina: sospecho que para entender al Che hay que tratar de acercarse desde una apreciación sistémica de su pensamiento, algo bien difícil para un diletante como yo. De modo que me voy a aventurar al disparate. Intepreto esa postura del Che respecto a los sindicatos desde el sentido de su pensamiento en El Socialismo y el Hombre en Cuba, o sea, desde su tesis -que comparto- de que «no es posible construir el socialismo con las armas melladas del capitalismo», y en tal sentido, los sindicatos formarían parte de ese arsenal mellado. Aunque algunos por este fórum no entienda que me remita al pensamienro del siglo XIX, tengo que volver a La Crítica del programa de Gotha hecha por Marx y a La Ideología Alemana para tratar de argumentar dos preceptos:
      1.- No es posible construir el socialismo sin superar las relaciones de producción capitalistas, sin agotarlas, sin hacer precisamente lo que propone el Che con los sindicatos, o lo que proponía respecto a la pertinencia o no del salario como estímulo productivo en la construcción socialista.
      2.- Por grande y profundo que sean los saberes sociológicos y filosóficos, el socialismo no se construye con doctrinas, sino con resultados en la praxis.
      De tal modo, superar las «armas melladas» del capitalismo lleva sin dudas una serie de yerros/aciertos propios de todo proceso de experimentación porque: ¿Quien de nosotros.puede decir a ciencia cierta cómo se construye el socialismo? Es por ello que, en mi opinión, para llegar a ese punto en que no haga falta el sindicato, como plantea el Che, quizás primero debamos fomentar y crear espacios de intercambio y diálogo entre los trabajadores y la administración basados en la participación plena y en igualdad efectiva de derechos, sin tribunas, como en la mesa redonda del Rey Arturo… Pero ese estado precario de sovietización heredado del capitalismo, en el cual hay rendirle casi pleitecia a la estructura gubernamental y política, y un ministro parece mas importante que un Héroe del Trabajo, es el que nos tiene en una postura en que Ni llegamos al paradigma de futuro propuesto por el Che, Ni sabemos actuar con coherencia con el paradigma heredado del capitalismo.

      • Su análisis es correcto estimado Giordan, se requeriría del control obrero, Lenin también se percató de ello en sus últimos años y escribió al respecto, pero desgraciadamente esos escritos son poco diivulgados entre nosotros, saludos

  7. Espero que Tatu pueda establecer el nexo entre la realidad narrada por Alina y el número de trabajadores sindicalizados en los EUA.

    Por otra parte, es cierto lo que dice Alina, poco pueden hacer los obreros cuando los responsables por la politica econômica no dan la talla.

    • No hace falta de contesta y es mejor que haga caso a sus compañeros de puyitas, pero tenga en cuenta esto: es feo mentir o tergiversar como usted hace, porque en ningún momento la autora del artículo dice o da a entender lo que usted se inventa, que es que » los responsables por la politica econômica no dan la talla.»
      Como mi comentario lo deja a usted por mentiroso o manipulador, coja el texto del artículo donde según usted la autora dice eso de que alguien no da la talla, lo copia, lo pega y así me deja a mi en evidencia.
      Haga eso o haga lo que le dé la gana, o repita como ayer lo de los comentarios imbéciles.

      • A veces -sólo a veces, cuando me baja un espíritu empático y medio acrítico- siento un poco de lástima por aquellos que manejan las políticas y deciden en el país. Y un poco más de lástima me producen quienes, siendo víctimas de esas políticas, tratan de defenderlas agarrados de la brocha o de cualquier resquicio –incluida la descalificación.
        Actuar contra el sentido común y los intereses del país –y hasta contra la propia supervivencia de éste- tiene que producir cierta angustia básica, a menos que haya una buena dosis de sociopatía (vulgo: que no te importe mucho el otro si no es de “los tuyos”) en el individuo. Debe ser del carajo tener que decirse en algún momento de intimidad: “MI MISMO: sabes que lo que estás haciendo no va a resolver nada, pero no hay cómo tratar de hacerlo bien sin quemarse”
        Se sabe que cualquier construcción o aparato social NECESITA UNA CONTRAPARTE que regule y mejore progresivamente su ejecutoria. Sin esa contraparte tiende a convertirse en un poder casi absoluto y discrecional y, por tanto, ineficiente, injusto, con privilegios para quienes lo detentan y ¿casi? automáticamente corrupto.

    • Alexei no hay ninguna necesidad de hacerlo. Si cito la cifra de sindicalizados en USA es para quen no vengan a dar muela aquí.
      Tatu

      • Tatu, igual eso de la sindicalización en EUA no venía al caso. Pero en fin… Oye, debo dejar claro que tu no necesitas portavoces ni desocupados que te defiendan. Saludos.

      • En todos los años que llevo en usa, nunca he tenido interes ni la necesidad de pertenecer al sindicato. En todos los años que vivi en Cuba, jamas vi la utilidad de pertenecer al sindicato, pero estaba para no «marcarme»

  8. Todo eso esta muy bonito Alina pero alguien me podría decir cuantas personas están sindicalizadas en Timbuktu?

    • Realmente me importa un demonio eso, con los problemas que tenemos en Cuba es suficiente, que escriban sobre ese tema los intelectuales de Timbuktú

  9. El Che tuvo razon en lo que dijo.
    Gracias Alina. Excelente como siempre.
    Siempre esperando por ti.

  10. Un excelente artículo. Entiendo que la autora trabaja en una editorial y me gustaría saber si además es profesora universitaria actualmente y en ese caso de qué área de conocimiento.
    Respecto a la frase «En lo relativo a los salarios no se habló seriamente de la necesidad apremiante de aumentarlos o de la declarada reforma general,» me gustaría saber dónde se puede leer, tener acceso, a esa «declarada reforma general» que entiendo es del sistema salarial universal, general.

    • Yo veo el problema de diferentes formas, no puede existir un sindicato único y para todos por igual, no hay forma posible de discutir contratos y salarios cuándo todos ni producen o aportan lo mismo o no son igualmente beneficiados por los presupuestos que el estado asigna, para pagar más hay que tener de dónde sacar ése más.
      Pondré algunos ejemplos.
      Sindicato de trabajadores del turismo, una casita con 7 personas que los representan
      Ése sindicato elegido por los obreros sería el encargado de discutir con el ministerio de turismo los salarios y beneficios de sus trabajadores teniendo en cuenta sus ingresos y de ahí un contrato firmado por las partes.
      Sindicato de educadores.
      Igual y en este caso discutir con el ministerio lo asignado por el estado y de ahí encontrar fórmulas y firmar contratos.
      No se puede seguir cómo pescados en neveras.
      Creo que esos grandes congresos sólo existen en Cuba, se que aquí a no ser la URSS no gusta que se pongan otros ejemplos y pido disculpas pero tocaré lo que veo aquí dónde las uniones son mafias algunas por las condiciones tiene más éxito, la culinaria tiene para discutir con los Casinos aumento de salarios cuándo el mgm ha tenido ganancias de 7 mil 500 millones y tiene 60 mil empleados, mi esposa es maestra y los salarios llevan 8 abriles congelados, el sindicato no puede pedir aumentos ya que él presupuesto asignado al distrito escolar no alcanza y no pueden ir a huelga ya que en éste estado está prohibido.
      En fin tienen mucho que cambiar y todo es perfectible, cuando tengamos más obreros y menos engorda nalgas seguro más dinero para pagar, sobran filósofos y creadores del agua tibia

    • Estimado Milblogs
      Trabajo en Ediciones Matanzas y soy profesora invitada en una maestría. Las áreas en las que incursiono, como profesora o investigadora, han sido la Historia, la Filosofía y la Antropología siciocultural, si quiere un currículum más detallado me avisa, la duda sobre la reforma se la puede responder Ulisis Guilarte que fue el que la anunció, saludos.

  11. Alina, mi comentario está dirigido a ud. y otros publicadores y editores de JC:
    Se relaciona con este artículo, pero con otros también, es una cuestión de fondo.
    Nuestro país ha adelantado, modernizado, actualizado en algo sus leyes, su poder popular, sus empresas, aun con todos los disparates que queden. Sin embargo, las org. de masas y políticas, que tanto peso tienen (la mitad o más de los diputados, las comisiones de precandidaturas, los «avales» para puestos jugosos, cuantiosos recursos que les da el estado y salen de liborio, la titularidad o exclusividad representando determinados sectores…) no se han actualizado ni modernizado, mucho menos democratizado. Al contrario, cada vez más se vuelven casta de funcionarios profesionales, para los cuales es su empleo, no tienen puntos de contacto con las masas que atienden sino con sus similares de otras organizaciones, se reparten entre sí los recursos y pasan de una a otra como la tan criticada «revolving door» de USA.
    Sería interesante que JC hablara de cómo el pueblo ha estado más a la altura de los tiempos, como en el debate de la constitución, cómo el PP con sus defectos está impulsando el desarrollo local, cómo las leyes migratorias y otras avanzan, mientras se mantiene lo siguiente:
    1-La contraloría no puede inspeccionar ninguna org. de masas ni política.
    2-No rinden cuenta a la base de los recursos y bienes que reciben, no consultan ni informan el uso que hacen de ellos.
    3-Se adjudican filtrar todos los delegados a congresos y otros espacios donde las personas puedan «por los canales establecidos» dar cuenta de sus insatisfacciones a los demás, coordinar ideas, o plantearlo a los medios o alta dirigencia del país.
    4-No son ejemplares ni actúan acorde a las ideas que pregonan en muchos casos.

    A quien le parezca tremendo esto, o una generalización contrarrevolucionaria, que trate de coger botella en Línea mientras pasan vacíos autos del C.C. PCC, UJC, CTC, FMC, CDR, FEU, FEEM, OPJM, a los que tal vez uno sea afiliado. A la vez cuestionan a los boteros, mientraes ellos en los «autos del pueblo» andan vacíos, tal vez «en sus cosas»
    Que intente le expliquen qué hacen con el dinero, la comida, los autos, las PC, el combustible (ahora q se habla tanto de su robo) las reservaciones, las escuelas del PCC que tienen piscina y cafetería, casas de visita, viviendas asignadas, entre otras.

    La mayoría habla igual, se viste igual, se casan entre sí, se resuelven entre sí, y ni entienden las principales medidas, ni tampoco les interesa cambiar el status quo, aunque el pueblo se reviente. Siempre existirá el imperialismo como infierno alternativo a esta realidad para asustar a la gente. Yo no quiero el imperialismo. Tampoco el buró.

    Pensé que el gobierno electrónico daría un espacio a los ciudadanos para plantear cosas, y que MDC lo emplearía como presión hacia la misma burocracia estatal.
    Es cosa de risa leer los extrañamente pocos comentarios, casi siempre elogiosos o tímidos que aparecen en esas páginas. Quién le paga al censor?
    Esto se jode si no lo arreglamos rápido, ya no es antes. Y esa misma burocracia no sabe que será incapaz de sobrevivir en lo que vendrá, si esto se jode. Ni instinto de conservación tienen.

    • Preocupadopor, suscribo por completo su comentario. Hace 25 años dos entrañables amigos «mayores» me advirtieron lo que ud. describe y ya se está produciendo: los cuadros y funcionarios del partido único y los representantes de sus organizaciones satélites se vuelven una casta, y se vuelven impunes porque el control popular es una falencia.

    • Permita que haga mío su seudónimo, yo también estoy preocupada, pero lea otros artículos anteriores míos y de otros colegas que tratan esos temas, saludos y gracias por comentar

  12. Otra vez, para los que no la hayan visto, les recomiendo la serie de los Nicanor, de Eduardo del Llano. Eduardo y Alina, cada uno a su manera, son maestros reflejando la realidad cubana . Para este caso específico deben ver Intermezzo.

  13. Bueno Calvet quizás me adelante el otro día con el tema del sindicato en Cuba y la explotación del trabajador como puede usted ver, pero este escrito de Alina es de las mejores cosas que he leído en este blog en un buen tiempo, mis mayores felicitaciones y larga vida a esta muchacha que como dijera el apóstol «Odio la pluma que no vale para clavar la verdad en los corazones y sirve para que los hombres defiendan lo contrario de lo que les manda la verdadera conciencia, que está en el honor, y nunca fuera de él», Pues desde esa condición de obrera e intelectual en la Cuba cuanto se le agradece que ponga en blanco y negro esa irrefutable verdad que expresa al decir “Desde hace mucho es evidente que los sindicatos en Cuba no cumplen con la función de representar los intereses de los trabajadores ante el Estado o los empleadores. Al contrario, representan los intereses del Estado ante los trabajadores.”.
    No creo para nada que sea usted sola la que no esperaba mucho del congreso obrero, la opinión general que he logrado leer este bien lejos de esas arengas de unidad, triunfos y victorias del proletariado Cubano en esta nueva apretadera de cinto que solo está por comenzar, el seguir pretendiendo y enarbolando la “continuidad” es lo que hoy más aleja al presidente en funciones de la realidad de la Cuba que observo.
    El debate hasta el momento con las ideas del Che sobre el sindicalismo y la lucha de clases quizás necesite de otra visión más actual pero sin duda tenía una visión muy interesante, recordemos que fue ministro de industrias y además presidente del banco Nacional de Cuba por unos pocos años muy al comienzo, así que jamás pudo vivir ni interiorizar la institucionalización de la dictadura del proletariado, ni el resultado de esa revolución devenida en CAPISOL tropical.
    Gracias Alina y como muchos de los que a diario leemos este Blog sus escritos nos dejan siempre a la espera de su próxima incursión a la Cuba por dentro.

    • Gracias Livio, por su opinión y por comentar, necesitamos de las ideas de todos en estos tiempos difíciles, gracias también por lo de muchacha, recuerde que ya paso de los cincuenta, estoy colada en este blog con su nombre joven, saludos.

  14. Ya he dicho que el día que tengamos un blog con los obreros de la Antilla o de una cooperativa leeremos la verdad del que dobla el lomo y mantiene hoy al ejército de lumpen proletarios.
    Con todo mi respeto, los que escriben aquí y critican los salarios, que aportan a la economía del país? critican la burocracia y no levantan las nalgas de su silla, muy malo para la salud y no olviden que son parte de esa burocracia.
    Ah es que son otros

    • Espero una aclaración de que los lumpen proletarios no sean los articulistas de LJC porque no contaremos con sus agudos comentarios nunca más en LJC. Como editor no me tiembla la mano para defender a nuestro equipo.
      Harold

      • Creo que LJC aún no pasa de un pelotón, pero si tú deseo es banear pués estoy a su disposición entiendo que siempre lo ha deseado.
        Lo de ejército de lumpen proletarios lo he usado en muchas ocaciones.

      • Chachareo, en lo personal he tratado de mantener un debate respetuso con usted a pesar de sus descalificaciones. Y tampoco me ha gustado eso de «lumpen proletario» o de «no levantan las nalgas de su silla». Estoy seguro que, como yo, por ejemplo, cada miembro del equipo de LJC ha levantado cada vez que ha sido necesio «las nalgas de la silla». La mayoría por aquí fuimos a la escuela al campo muchas veces y, algunos, tuvimos un fusil en la mano alguna vez dispuestos a dispararlo. Y lo volveríamos a tener sin que nos tiemble un solo músculo, créame que no es alarde. En algo usted si tiene toda la razón: sería FABULOSO que a este fórum se sumaran los obreros cubanos: mi padre, por ejemplo, innovador y racionalizador desde que se fundó el movimiento hasta su jubilación de 240 pesos al mes que vive de lo yo me gano, sepa usted, como ayudante de albañilería y de a enseñanza de un deporte de combate por mi cuenta, puesto que mi profesión -director de radio y televisión-, no me la permiten ejercer por no esconder mi manera de pensar. Pero me fui de idea, sería fabuloso que los obrerod vinieran a este debate, y mas fabuloso aun que lo tuviéramos mirando sus caras curtidas por el día a día. Le asegurl que un obrwro, como mi padre o el maestro albañil con quien trabajo, responderían con un puñetazo ciertos insultos y alusiones que se dicen a veces por aqui, y que no deberían decirse jamás por.mucho que diverjamos en nuestros puntos de vistas.

      • Giordan en nuestros breves encuentros por favor dígame una sola descalificación de mi parte, es más siempre le envié un saludo y le dije Bro que sólo lo he usado aquí en las personas que entiendo merecen respeto
        Si ud cree que lo de las nalgas y lo de lumpen fue con ud está en un tremendo error, pero bien seamos honestos, digamos que mis palabras descalifican o verdades dichas no de la forma que pudiera gustar existiendo formas más decentes de decir lo mismo fue el error.
        Llamar a un editor del blog bruto y soldadito obediente a ud eso no le llamó la atención ? se reafirma mucho de lo que ud mismo nos ha dicho aquí, pero así es esta vida amigo.
        Si concuerdo con ud la necesidad de escuchar al obrero, leerlo y no cómo algunos a encontrar las faltas ortográficas, el mensaje es lo importante, siempre he creído en ese el obrero, el que duda, el que no traiciona.
        Para terminar si ud se sintió ofendido con mi comentario le pido disculpas, aquí hay un caballero
        Saludos

      • De caballero a caballero, Chachareo, no hay agravios si se habla como creo desde el corazón. En general, ahora me refiero a vasi todos y me incluyo, veo una hostilidad innecesaria en algunos foristas. ¿Acaso todos no queremos lo mejor para Cuba? ¿Por qué ser hostiles unos contra los otros? No puedo negar que me sentí un poco frustrado en una entrada anterior mia en la que el fórum parecía mas una discusión de claque que el debate respetuoso entre gente comprometida con una causa. Aquí podrá haber algun enemigo solapado, no digo que no, pero en general lo que aprecio es gente que quiere que Cuba mejore, entonces no veo por qué hay que eventualmente estarse descalificando. Si un texto mio es una porquería, no me voy a molestar con nadie porque argumente que es una porquería, que es una chapucería. Los argumentos siempre serán mas contundentes que los ataques personales y las falencias. Yo creo en la verdad «conversada» lezamiana, en la verdad construida entre muchos, en la verdad conciliada. Y en Cuba podemos y debemos llegar a esa verdad.
        Mis respestos a ud.

      • A ver Harold, dime con toda sinceridad, mi comentario ofende a algún editor del blog? claro que no, pero aquí alguien llama a Osmany bruto y soldadito obediente y ni un pétalo de rosa, entiendo las afinidades ideológicas pero no entiendo que casi a diario y con toda impunidad ofendan a Osmany.
        Es todo

      • Chachareo la primera línea de protección de Osmany y demás miembros de LJC soy yo, usted no ve todos los ataques que reciben cada día porque es mi trabajo que estos no salgan. No siempre tengo tiempo para que no se me escape alguno, como es posible, y en otras ocasiones los mismos comentaristas dan las respuestas necesarias.
        En mi memoria queda muy fresco el recuerdo de cómo usted se sumó a la campaña de descalificación contra mi y otros, cuando era popular hacerlo y antes que Silvio Rodríguez los detuviera en seco. En ese momento no lo saqué de LJC porque creo en la capacidad de recapacitar, pero sus comentarios últimamente solo son una crítica velada a nuestros autores, a este editor o a LJC, aprovechando también para sembrar cizaña entre Osmany y yo. Por mucho menos que eso hemos sacado a otros de nuestro foro. LJC es la casa de quienes quieran dialogar y construir juntos, no lo opuesto.
        Esto no es en absoluto sobre afinidades ideológicas, sino sobre sus intereses personales y cómo los protege utilizando a LJC. Mi paciencia se está acabando con los que critican sin arriesgar nada a los que sí hacen cada día.

      • @Chacha y Harold

        Parece que hemos podido leer algo de los desacuerdos y reproches que afecta a ustedes dos.
        También hay unas polémicas palabras de Chacha (eso es cosa común como sabe el señor que dice que realizo comentarios imbéciles, por ejemplo) que leo no reafirma ni reitera Chacha, y hasta llega a disculparse respecto de uno de los colaboradores (creo que no es editor del blog) el señor Giordan Rodriguez Milanes.

        Es decir, hay algo personal, hay palabras poco afortunadas (como yo mismo aporta de vez en cuando), hay un tema de fondo que un día u otro surgirá de forma directa y sin ambigüedad, pero considero que estaría bien, que el Chacha no se incorpore a la larga lista de personas baneadas, ninguna de ellas por capricho de nadie (supongo) y tal vez con cierto consenso entre el equipo que tiene el derecho a decidir la exclusión del blog de alguien (supongo igualmente)

        Buscad Chacha y Harold, aquellos que os une, que sin duda se sabe y lo sabe hasta un gallego confundido al decir de Miriam Celaya hace años… y no le demos a la contrera,que es mayoría en este foro, la pequeña alegría de ver una pelea entre personas que defienden la Revolución.,

    • Estimado Chacharero, eso mismo pensaban los que mandaron a Eduardo Heras León a trabajar de obrero en Antillana de Acero durante el Quinquenio Gris, pero él, intelectual al fin, cumplió el castigo y regresó a lo que tan bien sabe hacer. Desde la antiguedad los intelectuales tuvieron su campo específico de acción, igual que los campesinos y después los obreros, todos cumplimos un rol, pero en Cuba los intelectuales vivimos en condiciones a veces de más precariedad económica que los campesinos y algunos sectores obreros, eso es lo que condiciona que sepamos analizar tan bien la sociedad en que vivimos, cosa que es más difícil para un obrero o un campesino al que le faltarían herramientas teóricas.
      Sus ideas lo hubieran hecho muy popular entre la gente de Pol pol, y si Engels se hubiera guiado por usted le hubiera dicho a Marx: «levanta las nalgas de la silla de la biblioteca de Londres donde vas a escribir todos los días y a trabajar al campo o a mi fábrica», por suerte Engels pensaba muy diferente a usted, saludos.

      • Estimada Alina, olvidaré las ofensas de UD a mi persona, más bien me da el margen de entenderla mejor, pero bien, aquí se ha mencionado al Che y no me diga que fue un Pol Pot cuándo el levantaba sus glúteos cada semana para sudar junto al obrero y con su ejemplo burócratas e intelectuales lo seguían, para entender al obrero hay que estar con él y no es dejar su función de intelectual es vivir lo que es sudar la camisa y ese fue mi mensaje y claro está no dirigido a ud y no tendría que explicarlo, se cae de la mata.
        Marx nos regaló el capital, yyyy
        Afectuosos saludos

      • Afortunadamente, El Chacha si se levanta de su silla alcolchadita en Las Vegas, Nevada para ir hasta su carrito a comprar al supermercado abarrotado de diversos productos, mientras ataca vigorosamente a aquellos malidtos acomodados que no viven ni sufre lo que viven y sufren los obreros cubanos… cosas veremos.

  15. Compatriotas de todas las orillas y credos. Prosigamos con el debate productivo, edificante,contradictorio. El resto, merece ser ignorado.

  16. Ya sospechaba algunas de las cosas que confirma la autora, pero creo que también ha sido así por largo tiempo. Eso es lo que ocurre en un Congreso que se celebra una vez cada 4 años; no quiero imaginar lo que ocurre en las sesiones del parlamento que ocurren 2 o 3 veces por año y donde deberian discutirse temas aun mas candentes e importantes para la nacion.

  17. Alina, en qué medida la actual CTC es, en su relación con el gobierno, continuación de la tan criticada CTK? Saludos

  18. Simple, cómo la administración va a ser parte del sindicato.
    En donde trabajo en Canadá hay sindicato y solo los trabajadores forman parte de este.

  19. Caballeros: no me parece mal que se diriman aquí cuestiones ajenas al tema de la entrada. Pero los defensores del establishment al menos debieran decir si están de acuerdo con que la CTC no representa a los trabajadores, cosa que es incuestionable, como pasa también con otras organizaciones de masas o hasta presuntas ONGs, que son parte del Estado y, por tanto, dirigidas en última instancia por el Partido –que es la “fuerza política superior de… etc., etc.” De ahí en adelante resulta más pertinente dar criterios sobre otros asuntos; entre ellos los enfoques de algunos opinantes.

    • Por cierto, para quienes no les haya gustado lo de «aduladores fingidos», decirles que si un servidor está equivocado, entonces, me disculpo y me emociona ver cómo este foro que siempre ha estado «tomado» por «ustedes», la contra contrera, resulta que ahora, la mayoría de foristas son de izquierda, son personas partidarias del socialismo cubano, etc.

      Uffff cómo ha cambiado la cosa…. (aclaro que eso es ironía pura o periódica mixta por si más de uno no entiende la socarronería hispana 😆 )

  20. Este post es muy interesante, pero como decía Marlowe el detective de Raymond Chandler en una de sus obras esto es un síntoma y de lo que se trata es de hablar del o los causantes de ese sintoma y erradicarlo,

  21. Muy bueno Alina su articulo soy fan a sus observaciones hace falta mas perodismo critico en nuestro pais, y basta de alabanzas, a veces da pena leer la prensa nuestra tal parece que nuetros periodistas no viven en Cuba.

Comments are closed.