Por: Roberto G. Peralo

En un derroche de democracia y en un supuesto ensayo de lo que se quiere para el futuro democrático de Cuba. El día de las elecciones presidenciales del 2004 en la residencia del Jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos (SINA) James Cason se realizó un simulacro de votación. Cason lo llamó “verdadero ejercicio democrático”.

En varias ocasiones en el blog La Joven Cuba hemos utilizado la foto que inmortalizo aquel momento, donde aparece Marta Beatriz Roque ejerciendo su derecho al voto por el presidente de los EE.UU. Siempre quise saber que fue lo que realmente sucedió aquel día donde se reunió la élite de la contrarrevolución cubana. Estaba seguro que uno o unos de los que allí participó eran agentes de la seguridad cubana. No es que yo sea adivino ni analista de inteligencia, pero yo estoy muy de acuerdo con la opinión de Julito un borracho vecino mío que afirma que de cada 10 contrarrevolucionarios 8 son segurosos.  Aplicando la teoría de la probabilidad uno de los allí presente Raúl Capoté resultó ser el agente Daniel para los Órganos dela Seguridaddel Estado, donde en su libro “Enemigo”, nos relata lo allí ocurrido.

En el libro cuenta como los que votaban debían

A Martha Beatriz Roque ya no es necesario “americanizarla”

Por: Osmany Sánchez

 Hace poco una profesora me contaba sus vivencias en un colegio privado en Honduras en el que estuvo trabajando como profesora invitada hace algunos años. La profe nos contaba que lo primero que le llamó la atención fue que en la biblioteca, hermosa biblioteca según sus palabras, apenas había libros sobre la historia de Honduras y los existentes estaban en los pisos altos, casi ocultos.

 En el primer piso, bien a la vista y con ediciones de lujo estaban libros relacionados con la historia de los Estados Unidos, la biografías de todos los presidentes norteamericanos, etc. En esa misma biblioteca vivió momentos tristes pues los militares  norteamericanos iban a reclutar jóvenes para la guerra en Iraq y ella aunque tenía muchas ganas de hablar con ellos y explicarles que esa no era su guerra, no podía hacerlo.

 Durante la exposición de un trabajo relacionado con la temática ambiental una de las estudiantes que estaba exponiendo se refiere al daño ambiental provocado por “las bombas atómicas lanzadas por la URSS en Hiroshima y Nagasaky”. La profe se vira y le dice a otro miembro del tribunal que la muchacha se había equivocado, que había dicho que las bombas atómicas las había lanzado la URSS y la otra profesora le dijo asombrada: “no, no se equivocó, es así…”

 Nos cuesta pensar que sucedan cosas así, nos parece que es un cuento pero lamentablemente el hecho es real y no podemos decir que es aislado.

Colaboración de: Raúl Felipe Sosa

Todo ciudadano que pretenda ser una figura pública debe entender que su persona y en ocasiones su vida se exponen a la trasparencia que da la fama, se exponen al escrutinio de la opinión pública. Por lo tanto sus actitudes se verán enclaustradas en la vitrina de la crítica. Esto es un acto de legitimidad sobre todo si la notoriedad obtenida se alcanza luchando por una causa justa y común a los intereses de una gran parte del Pueblo.

Aun suponiendo que Yoanis Sanchez sea una persona con un determinado renombre entre el Pueblo Cubano esto no quiere decir para nada que se haya ganado el derecho a recibir el cariño y el agradecimiento de un Pueblo que tiene un corazón grande pero exigente. Por lo tanto no pretendo elevarla a la categoría de figura pública, pero entendiendo su status en la red pudiéramos darle una escala algo menor en cuanto no es representativa de la gran mayoría de los cubanos que no tienen acceso a internet: la categoría de ciberfigura o sería mejor decir cibermercenaria, tal opinión la dejo a consideración de ustedes.