Por: Esteban MoralesEsteban Morales

UNEAC

Texto publicado originariamente en Moncada, Grupo de Lectores en el Mundo

Es importante reflexionar sobre en qué momento nos encontramos. Son muchas las dificultades que  deben ser  atacadas. Pero los arboles  nunca  nos deben impedir  ver el bosque.

Nuestra sociedad cuenta hoy con unas  ventajas que no deben ser desaprovechadas. Porque ya después será demasiado tarde.

Salta a la vista, que en más de 50 años  nunca habíamos tenido un entorno internacional, hemisférico, e incluso más allá, como  el  que disfrutamos ahora. De la soledad de los años 60 y 70, nos hemos trasladado a un escenario  dentro  de la cual Cuba nunca había contado con tantos que nos acompañaran,  en  nuestro  hemisferio, que está  generando  una profunda transformación, también en el  mundo. Ya América Latina y el Caribe, no son el seguro traspatio de la política agresiva de Estados Unidos  seguida contra Cuba,  por más de 50 años. Ni tampoco la potencia imperial americana  cuenta con la fuerza para imponer sus   intereses   en el hemisferio.

Casi   37 años después de la experiencia de acercamiento a Cuba,  provocada por la iniciativa  política de James Carter y Walter Móndale,  ahora resulta que se produce una situación nunca antes  vista en las relaciones entre ambos países. Por primera vez un presidente norteamericano cuenta con el  consenso para cambiar la política hacia Cuba como lo tiene ahora  Barack Obama. Consenso que además es fruto, no de una iniciativa  personal, sino el resultado de un movimiento hacia Cuba dentro de la política interna norteamericana, con el que nunca se había contado. Pues  tiene   la aprobación de personalidades de la administración, intelectuales,  hombres de negocio, políticos de todas las tendencias, que han variado su actitud, sobre la base  de una  comprensión pragmática de que la política seguida hasta ahora no ha logrado sus objetivos. Por lo que hay que buscar  una alternativa que permita alcanzar las  intenciones  de atraer a Cuba. Tal situación es totalmente nueva y parece estar demandando de acciones  que pueden cambiar el escenario en que Cuba deberá moverse  frente a la política norteamericana.

Por supuesto,  también tienen lugar acontecimientos contradictorios, pues Obama mantiene a Cuba en la lista de países  terroristas, tráfico de personas y  no cesa  en su empeño de otorgar fondos para la subversión interna. Así como en su interés  de una persecución  financiera contra Cuba,  que ha producido la multa más  astronómica  contra un Banco Francés.

La Unión Europea ha entrado también  dentro de un proceso negociador  con Cuba, que esperamos no sea más de lo mismo. Porque además parece estar influido  ese proceso por  cierta  visión de acercamiento que tiene Europa entre Cuba y Estados Unidos y al parecer no se quieren quedar al margen de las potenciales acciones de  su  aliado  competidor.

Es decir, desde la perspectiva de sus  relaciones  externas  Cuba cuenta con los potenciales que nunca había tenido. Ya no estamos aislados  y no por  hecho simbólico, de que solo tres países votan en contra de la Resolución  cubana  sobre  Bloqueo en Naciones Unidas, sino porque la solidaridad,  el interés  de negociar y el acercamiento político, se hacen  patentes  a cada paso.

Rusia, fortalece sus relaciones con Cuba  y varios Países ex socialistas retornan buscando vínculos económicos  con la Isla. En América Latina y el Caribe, nunca  se había  logrado  contar con tantos aliados. Al punto de  que Estados Unidos sabe  que los arreglos políticos  en el hemisferio,  pasan por las relaciones con Cuba. El sistema interamericano se desmiembra   paulatinamente. Cuba, de haber sido expulsada de la OEA en 1962,  hoy en el hemisferio cuenta con más prestigio que Estados Unidos y la OEA juntos.

twitter rene
René González es la primera figura pública en Cuba que crea su cuenta en Twitter

Por: Harold Cárdenas Lema ((harold.cardenas@umcc.cu)
Existe una herramienta en el mundo que propicia la participación e interacción entre los votantes y los políticos, su nombre es Política 2.0. Esta puede vincularse al mundo de los blogs y las redes sociales, plataformas que son una realidad en muchos lugares del mundo pero lamentablemente, en Cuba esto todavía es una realidad… virtual.
A través de la Política 2.0 los ciudadanos encuentran una comunicación más directa con los funcionarios públicos, pueden opinar y ser escuchados de forma directa, sin muchas mediaciones que entorpezcan la relación pueblo-gobierno. En la lógica del capitalismo esta sirve de instrumento para que los partidos políticos logren más votos en sus campañas, o para manejar los estados de opinión una vez se está en el poder.

Barack Obama con su madre
Barack Obama con su madre

Por: Lina Correa ( colaboradora de La Joven Cuba )

Estados Unidos, 1961. La segregación de los negros era una realidad. Todavía lo sigue siendo, y su gentilicio tiene un prefijo. No son totalmente estadounidenses. En aquel momento, se debatían asuntos tan pedestres como dónde sentarse en un autobús, o si se compartían los lugares públicos. ¿Alguien pudiera negar que la gran nación de Estados Unidos fue erigida también por manos negras? Sin embargo, los blancos prevalecen sin remedio. Volvemos a 1961,  4 de agosto, Honolulu, Hawai. Nace un hombre negro, hijo de un kenyano y de una estadounidense. Ella, valiente y trangesora, él, valiente y sabio. Estudios superiores lo impulsan fuera de Kenya; primero Hawaii, y luego Harvard. Ella disfrutaba de la efervescencia de la tolerancia étnica que vivía la pequeña isla del Pacífico, donde ebullía la mezcla de tanto origen diverso. De ahí nació Barack.

Se quedó sin padre bien pronto en la vida. Sus abuelos blancos y su madre lo criaron. Creció en su propia familia, que era de blancos.  Clase media, baja. No vivió con comodidades excesivas. Sufrió en carne propia la discriminación racial. Vio que el sueño americano seguía siendo un sueño para muchos. Vivió en Indonesia, y aprendió de la pobreza del tercer mundo, de la necesidad, y del valor de otros pueblos. Creció para bien, su inteligencia heredada de su padre africano lo llevó por los mismos pasos y estudió en las mejores universidades de Estados Unidos. Hoy todos lo conocen: hasta yo.