La transición, éramos nosotros

Por: Nicolás Pérez Delgado Fue una historia de la que ya debió haberse filmado una taquillera película de […]

Por: La joven Cuba Hace 5 años celebramos la primera victoria contra el imperialismo en el continente, precisamente […]

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu) @JimmydeCuba Varias veces he criticado que nuestra emisora provincial Radio 26 no transmite los […]

Caricatura del Héroe de la República de Cuba Gerardo Hernández Nordelo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por: Urbano Martínez Carmenate.

(Este artículo se refiere a un suceso gravísimo que ocurrió en la ciudad de Matanzas, nosotros siempre hemos sido muy críticos con la prensa cubana pero escritos como este demuestran que un mejor periodismo además que necesaria es posible. Coincidentemente el pasado viernes 22 se celebró el 53 aniversario del periódico Girón, los felicitamos por su cumpleaños y artículos como este. Es una lástima que este artículo no haya sido publicado en la versión digital de este semanario)

A pocas horas de haberse declarado Monumento Nacional el Centro Histórico de Matanzas, ocurrió lo increíble: una brigada de cuentapropista, con la venia de Comunales e ignorando las disposiciones patrimoniales vigentes, vaciaron ácido sobre la imagen escultórica de José Martí, ubicada en el Parque de La Libertad. Fue una bofetada insultante al símbolo mayor de nuestro pueblo. ¿Qué pasará finalmente en una comunidad cuando cada cual hace con sus monumentos lo que quiere y cuando quiere? El hecho fue una despiadada agresión al Héroe Nacional y a los matanceros que hace un siglo y por cuestación popular, levantaron esa estatua en 1909. Los infractores alegaron que no hubo mala intención, que no imaginaban el posible daño. Les recuerdo que el desconocimiento no disculpa la comisión del delito y tampoco exonera de sanciones; que han pasado 55 años de Revolución y todos conocemos de la tremenda lucha que se libra aquí para que la gente entienda que las mejores armas que nos sostienen son la cultura y la historia, y que tenemos enemigos tan poderosos como el yanqui: la decidía, el irrespeto, la anarquía y el olvido de nuestros principios y tradiciones.

Un funcionario inculpado preguntó con arrogancia ¿Qué van hacerme ahora, fusilarme o meterme 20 años de cárcel? Recordé a otro arrogante que ante un hecho similar preguntó mismo al General Presidente. También supe de un directivo de la provincia que trató de restarles importancia a los hechos alegando: “bueno, no es para tanto, no se trata de un problema político”. A mi mente acudió Martí cuando alertaba que “la ignorancia mata a los pueblos…” y sentí dolor.

Edmundo García Por Edmundo García

Era algo que conocía pero no había comentado por pudor; sin embargo, la periodista Rouslyn Navia Jordán lo hizo público el pasado miércoles 29 de febrero en un artículo para el periódico matancero Girón, titulado “Susana Pérez en los Estados Unidos ¿Una historia de sueños logrados?”. La periodista se refiere a la amarga entrevista que la actriz cubana ofreció a la mal llamada emisora Radio Martí a comienzos de año. No me voy a extender sobre su contenido pues lo ha resumido de forma inmejorable. Solamente quiero recordar que Susana Pérez dice que extraña a su público cubano en la isla, su presencia en la Televisión Cubana y el teatro de buena calidad, donde no hay que decir palabrotas o desnudarse por capricho del mercado sino por exigencias del arte.

Pero Susana Pérez no es la única figura de primera línea de la cultura cubana que se ve obligada a trabajar fuera de su especialidad artística en Miami; o dentro de la misma, pero en niveles inferiores a los que merece, tanto por trayectoria como por nivel de competencia. Si es que en Miami puede hablarse siquiera de una competencia capitalista según estándares norteamericanos nacionales.

Susana Pérez declara a dicha emisora que estaba administrando una clínica de belleza. Cualquiera puede verla además fuera de horarios de programación regular recomendando cirugías e implantes para mantener un rostro hermoso y otras vanidades. Administrar y anunciar no tiene nada de malo; lo peligroso es, como le dijo Manolín a Carlos Manuel cuando este abrió una discoteca (que al final cerró casi de inmediato), que los artistas no nacieron para eso, ni vinieron al mundo, y se supone que tampoco a Miami, para que solo ocasionalmente se ocuparan de su arte.

Excepto un caso que conozco bien, el del actor Reinaldo Miravalles y su esposa, que llegaron a Miami en busca de calor familiar porque aquí reside su único hijo, el resto se quedó fuera de Cuba confiando en que alcanzarían la cima del “star sistem” de los EE.UU. Esa es la verdad. Una verdad que más temprano que tarde se les convierte en una pesadilla difícil de reconocer y aceptar.

La misma Susana Pérez confiesa que

Las ideas más "peligrosas" son las que no se dicen. A los jóvenes hay que involucrarlos aún más en el proceso revolucionario.

Por: Osmany Sánchez

No pasa un día sin que escuche a alguien, sobre todo los mayores, referirse al daño que le hizo a la sociedad cubana el ya famoso paternalismo. En reuniones, en la cola de la guagua o en la cafetería, siempre aparece el paternalismo para justificar cuando alguien no hizo lo que tenía que hacer.

 No lo niego, es cierto que durante mucho tiempo nos acostumbramos a que “papá” estado se encargara de resolver la mayoría de nuestros problemas mientras nosotros nos conformábamos con recibir y criticar, pero es que no podemos seguir midiendo las acciones de la juventud con la vara del paternalismo y mucho menos dejarlos solos ahora.

 Una cosa es ser paternalista y la otra es cumplir el papel que nos toca como revolucionarios y como educadores. Veo con preocupación que algunos, refiriéndose al trabajo de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) o a la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), dicen que no están para hacer lo que les toca a ellos o de que los jóvenes