Por: Osmany Sánchez

Quizás otro en mi lugar trataría de hacer más emocionante este post y describiría cómo fue disfrazado a las 11 de la noche a una “Biblioteca independiente” y arriesgando su vida se llevó a casa un libro que si la «policía secreta» se lo descubre le costarían varios años de cárcel y torturas.

La realidad sin embargo fue muy diferente y el libro lo compré en el centro de la ciudad de Matanzas, en un local donde venden libros de uso. La visita a las librerías de la calle medio es uno de los “rituales” que tengo después de cada cobro y en esta ocasión me encuentro con un «ejemplar» que desde que lo vi supe que tenía potencial para compartirlo con los lectores de La Joven Cuba.

El autor del libro es Arkadi N. Shevchenko, diplomático y asesor personal de Andrei Gromiko, en ese entonces Ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Soviética, que desertó

Raúl en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba

Por: Roberto G. Peralo

¿Por qué para los enemigos de la Revolución en su agenda de trabajo o su estrategia de lucha está como primer objetivo ilegitimizar el papel que desempeña el Partido Comunista de Cuba? Primero defino un concepto, dentro de los enemigos dela Revolución incluyo, los mercenarios que tienen como contenido de trabajo combatir todo lo que parezca socialismo y revolucionario y por ello perciben, salarios, regalos o premios. También incluyo como enemigo a los que de forma voluntaria y legítima no comparten nuestras ideas y principios, pero igual que nosotros quieren el bienestar para Cuba y los cubanos, pero solo creen que el caminos que debemos tomar es otro.

El Sistema Político Cubano no ha dejado espacio ni oportunidad para personas con estas ideas participen en el proceso de dirección. Como consecuencia de esto se montan en la misma maquinaria imperialista, utilizando los mismos argumentos, el mismo discurso, en muchos casos hasta comparten y aprueban los mismos métodos de lucha. A mi me cuesta en ocasiones trabajo separar a estos dos grupos y puede que haya cometido alguna injusticia con alguno de ellos.

Por: David Pérez Guerra

Cuando se publique este post, ya el congreso del Partido Comunista habrá terminado. Allá se habrán debatido los cambios trascendentales que inevitablemente tendrán que ocurrir en la sociedad cubana, y los que por supuesto ya están en marcha.

No están lejos los tiempos duros del período especial. ¿Qué adulto en la actualidad no recuerda la época donde la libra de arroz valía 60 pesos o un par de modestos tenis artesanales 2000? ¿O los esfuerzos de nuestras valientes mujeres en la cocina, intentando preparar un plato de harina como única comida para sus hijos? Fueron tiempos duros. Y en gran medida, pasados.

unbloggeek.com

Por Tatu

Desde que comenzó este blog hemos afirmado que la “disidencia” cubana no se sostiene sino es por el dinero que reciben del Departamento de Estado.
Bueno debo ser sincero no sólo del Departamento de Estado porque en el caso de las Damas de Blanco, de Antúnez, Martha Beatriz Roque y otros, el dinero lo envía el terrorista Santiago Álvarez Magriñat.
Hace dos días 74 de estos “disidentes” enviaron una carta al congreso de los Estados Unidos pidiendo que se les permitiera a los norteamericanos viajar a la isla pues ese es un derecho constitucional que tienen ellos y que no les pueden violar. Inmediatamente se produjo la respuesta de los medios de comunicación del sur de la florida que arremetieron contra ellos, acusándolos de todo, o sea hasta hace dos días eran héroes, ahora son oportunistas.
Una de los que los atacó con más fuerza fue Zoé Valdés y en su artículo aclara muchos de los puntos que mantenemos aquí, por lo que vemos su artículo como una colaboración con La Joven Cuba.
Le aclaro a Zoé que no cuente con nosotros para promocionar su biografía de Batista, porque en ese punto sí que no nos entendemos.