25.8 C
Havana
jueves, octubre 22, 2020

Para qué sirven los congresos

Por: Giordan Rodríguez Milanés

Corría el 2005 cuando Delio Orozco González presentó la enciclopedia digital “Manzanillo”. El producto informático serviría como prototipo para que otros contaran la historia de cada municipio. Con el uso de “Alarife”, un lenguaje de programación desarrollado por el equipo liderado por el actual vice-presidente de la UNEAC en Granma, el contenido de las enciclopedias municipales se puede hospedar en los portales educativos y culturales que el país tiene en Internet. Podría socializarse en cd’s, memorias USB, microsd y discos duros de las PC de cada laboratorio escolar de computación. La programación del software con la historia de las localidades cubanas costaría $10 mil CUP por municipio, o sea, en total se gastaría 1 millón 680 mil pesos.

Han pasado ya 14 años y dos congresos de la UNEAC desde que Delio Orozco hablara por primera vez del tema en una asamblea de intelectuales presidida por políticos y gobernantes. En cada uno de esos congresos, en cada evento pedagógico, de la asociación de informáticos, de la Asociación de Historiadores de Cuba, del CITMA, en los cuales han participado Delio o algunos de sus colaboradores, han lanzado la idea. Una idea que está perfectamente acorde a tres directrices transversales de la gestión gubernamental cubana: la creación de contenidos científicos propios, la generación de productos informáticos propios a partir del software libre y la enseñanza y promoción de la Historia desde nuestras propias plataformas.

El 8 de mayo último se realizó en Bayamo el capítulo granmense del IX Congreso de la UNEAC en el cual Delio, por tercera vez consecutiva en un espacio como tal, ruega a las autoridades de la provincia el financiamiento para “este año, al menos, realizar la enciclopedia de alguna localidad…”

En este comentario he partido de un ejemplo concreto. Estoy seguro de que existen muchos otros. El del ingeniero civil que propone la construcción de casas sólidas con materiales de bajo costo y nadie le hace caso. El innovador y racionalizador cuya solución técnica duerme en la gaveta de un buró mientras él siente que se le agota la vida con una pensión de jubilado de apenas 250 CUP al mes. Aquellos que cuestionaron la decisión de cerrar los centrales azucareros y dejar perder los sembradíos de cañas. Los que plantean que le vendan ómnibus descontinuados o chasis, piezas y agregados de esos ómnibus a los dueños de camiones para humanizar la transportación de pasajeros.

Hace unos días, hubo confesiones de estremecimientos entre no pocos lectores por el contundente artículo Ventrílocuos de Alina B. López, acerca del recién finalizado congreso de la CTC. No voy a repetir las (para mí) irrebatibles conclusiones a las cuales llegó la intelectual. Pero veo claramente que algunos no acaban de entender que es Cuba lo que está en juego. Que Cuba es mucho más que un puesto o la defensa a ultranza de una doctrina ideopolítica. Que la molicie, la desidia, la soberbia, el absurso, la censura, la incoherencia, la inconsecuencia entre la palabra empeñada y el resultado concreto de su gestión, no le hacen daño a nada más que a la propia nación cubana, a la Revolución con la cual pretendemos desarollarla y sustentarla.

Uno se pregunta entonces: ¿para qué sirven los congresos?

¿Cómo se puede amar y defender a Cuba y, a la vez, pagar 10 mil CUP por cuatro actuaciones de una agrupación de reguetoneros en un carnaval, y en 14 años no haber financiado una enciclopedia con la historia de un municipio?

¿Cómo se puede amar y defender a Cuba desconociendo la inteligencia colectiva, desoyendo las propuestas de gente talentosa, sacrificada y laboriosa sólo porque tal propuesta se le ha ocurrido a alguien con un pensamiento crítico acerca de nuestra realidad?

¿Cómo se puede amar y defender a Cuba pretendiendo censurar nuestra capacidad de autoconfigurarnos desde la risa y el choteo -propia de nuestra idiosincracia- tanto como coartando nuestro espíritu creativo individual o grupal sólo porque no se le ocurrió a alguien  de “arriba” o de la llamada generación histórica?

Una cosa sé: de tal modo ni se ama ni se defiende a Cuba.

La inconsecuencia y la incoherencia entre la retórica de los plenos y los planes, y la acción concreta modificadora para bien de nuestra sociedad, no soporta más -ya no un análisis estructuralista-, ni siquiera un acercamiento heurístico basado en el sentido común.

Ya lo dice el refranero: “no hay peor ciego que aquel que no quiere ver”.

14 Comentarios

  1. Excelente, Giordan. Yo sé de un centro científico donde se compró un equipo de 250 mil dólares para nunca instalarlo. Los congresos sirven para dar esperanzas a esos crédulos que vez tras vez van a creer lo que allí dicen.

  2. El diputado «Lindoro Incapaz» participa en el congreso donde supuestamente defiende/representa a los que los escogieron …. durante el evento guardara silencio …. votara de acuerdo cuando se le permita …. y aplaudirá cuando le toque …. Pero jamas discrepara con lo que dicen sus superiores …. tampoco el pueblo podrá pasarle la cuenta por si ineptitud.

  3. Tengo un gran amigo, de esos que llamabamos hermano. Amigo de la infancia. Estudio’ ingenieria mecanica e ideo’ una grua (Un camion para transportar carga que se ajustaba a la dimension de varios tipos de contenedores…y un sistema de brazos que cargaban o descargaban dichos contenedores). Completamente autonomo.
    Mi amigo y su equipo presento’ su proyecto, con entusiasmo, a su Ministerio. Nada, «no interesa por ahora», «el pais tiene otras prioridades», etc.
    El sistema se vendio’ -una decada despues- a una Corporacion en Europa. Hoy es ampliamente utilizado. El pais perdio’ el producto…e ingresos de patente… y la confidencia de ese ingeniero, quien permuto’ de casa.
    Cuanta creatividad, talento e inventiva quedan en la nada.
    Cuanto tiempo y recursos dedicados a formar profesionales en tecnologia y ciencias.
    Cuantos foros tecnico/cientificos.
    Cuanto necesidad de innovar y crear.
    Cuantas barreras, inercia burocratica aceptada cual norma.
    Otro amigo, de los que se fueron y nunca regresaron, escribio’ un cuento corto. La ficcion relataba una toma del gobierno (extraterrestres usurpaban la mente de los administradores del pais …a varios niveles) donde se divertian estudiando los limites del cerebro cubano. Fue escrito a inicios de los 80s, a veces me viene al recuerdo aquel relato ficcional.
    Perdonen, hackeado y mi tablet no quiere admitir spanish, solo Ingles. Disculpen las faltas en acentos.
    Que los cronopios se estremezcan, y salgan en congreso.
    Abrazos a todos los que aman.

  4. sirven para votar unanimemente por cualqueir cosa que se les ocurra a los de arriba algun plan loco que a mediano o corto plazo sera fallido nuevamente y asi asi las cosas todos los años y livorio ahi como siempre comiendose las uñas a ver que conejo sacan de la chsitera

  5. Genial, cada texto de Giordan destila dolor por la Cuba que tenemos, porque el tiempo pasa y arrastramos los mismos problemas… porque nos duele ver cómo se pierde el tiempo en discusiones y reuniones y se olvida lo fundamental… tenemos que apredner a escucharnos más y a no ver cómo ataques las propuestas de los demás y a sacer lo mejor de cada opinión, de cada criterio.

    • De acuerdo con Raudelis, solo sirve para ganar tiempo, el mismo valiosísimo tiempo que se está perdiendo en hacer de esa Cuba un país realmente próspero y sostenible entre todos, pero “entre todos” significa con respeto y marco legal al pensamiento diferente, con una economía que desde la mediana y pequeña empresa privada revierta la descapitalización actual que se ve por todas partes, que se ofrezca realmente abierta al mundo y también a los cubanos todos que quieran invertir y trabajar por esa Cuba futura.
      Del artículo del manzanillero una idea Martiana que no conocía “En política, la única fuerza definitiva e incontrastable es la honradez. No lo parece así; pero así es. Lo que daña no es ser honrado, sino serlo a medias”, no creo entonces que tengamos muchos políticos serios, ser a medias honrado es el deporte nacional de la Cuba del “hombre nuevo”.

  6. Es q hay cosas que solo los autorizados a pensar pueden decir, aquí eso ya se sabe.

  7. 100% de acuerdo con Raudelis , agrego que como maniobra de distraccion para qu e el pueblo crea que ahora sí habrán soluciones . slds

  8. Alina, Giordan y Mario vienen dando en el clavo con sus textos.

    Los resultados del VI Congreso del PCC me llenó de algunas expectativas. Pensé que la dirección del país asumiría una postura más pragmática ante problemas que pueden solucionarse internamente. Se hicieron cosas importantes, pero otras avanzan lentamente o no avanzaron.

    Recordemos que para el VII no hubo consultas populares previas, pues según reconoció el PCC, tras reclamos de varias personas como Francisco Paquito Rodriguez, la citapartidista era continuidad de la anterior. Luego supimos que solo el 23% de los Lineamientos había sido implementado.
    Reconozco que hoy no sé cuánto más se ha avanzado en ese sentido, pero Los síntomas que muestra la economía cubana parecen hablar del poco éxito de la reforma impulsada por Raúl.

    Sería un genial un artículo sobre la democracia interna del Partido único en Cuba, y de la influencia de los núcleos de base en las decisiones que se toman en la cúpula. Y claro, el rol que juegan esas bases en la nominación y elección del primer secretario.

    Fuera del PCC, en lo que a mí respecta, los congresos de la UJC, la CTC, la FMC, FEEM, FEU, OPJM y los CDR me han parecido, reitero, parecido, poco trascendentes. Básicamente se escuchan discursos de lealtad y reafirmación revolucionarias. Y entre una cosa u otra, el buen almuerzo, eso sí, de El Bucán.

  9. Los que estén interesados puede leer el articulo de Delio G. Orozco González: Impresiones de una visita presidencial

  10. LO BUENO es que a la vuelta de unos años se sabrán y comentarán abiertamente muchas verdades y el cartelito de próceres, revolucionarios y hasta de personas medianamente decentes se les caerá a mucha gente que ha dirigido o aún dirige el país.
    LO MALO es que no se puede vaticinar cuándo eso sucederá y cuan catastróficos e irreversibles serán algunos daños causados al país por esos sujetos.
    LO PEOR sería que esos daños y sus secuelas creen a la (no muy) larga las condiciones necesarias y suficientes para el eventual establecimiento de un neoliberalismo salvaje en el país. Y esto no es algo que se me haya ocurrido a mí; el mismo Fidel alertó acerca de la posibilidad de destruir la Revolución desde dentro.
    Y, amigo Giordan, hay un ciego “más peor”: aquel que se hace el ciego porque no le conviene reconocer lo que ve. Es el ciego descaráo que organiza congresos inútiles.

Comments are closed.