22.9 C
Havana
viernes, enero 15, 2021

El pan, el ruido y la democracia socialista

Giordan Rodríguez Milanés
Realizador de radio y televisión. Estudioso de la Comunicación Social

Tras su llegada a Granma como Primer Secretario del PCC, hace más de 20 años, una de las primeras tareas que se impuso Lázaro Expósito Canto fue resolver los groseros problemas de calidad de las producciones en la mayoría de las panaderías y dulcerías de la provincia. A principios del tercer milenio, las quejas de la población eran tantas que, como en la canción, se agolpaban unas a otras y ningún cuadro resultaba capaz de solucionar las causas. Pero Expósito con una energía admirable se propuso resolver el problema.

Los trabajadores de los medios de prensa y comunicación con alguna responsabilidad podíamos ser llamados a cualquier hora del día, la noche, la madrugada. «Te van a recoger a tal hora» –nos decían. Pronto aprendimos que eso significaba que Lázaro incluía tu equipo de trabajo en uno de sus recorridos que casi nunca eran en el municipio donde residías. Por ello, en un viejo disco duro aún tengo grabaciones de audio de las «tánganas» del Primer Secretario en panaderías con pésimas condiciones higiénicas, violaciones de todo lo que se podría violar en el proceso de elaboración de alimentos, voces justificativas de los cuadros responsables de la supervisión, en fin…

En el año 2000 me desempeñaba como jefe del Departamento de Arte y subdirector de Cultura en Manzanillo. Como parte de mis funciones, debía participar cada lunes en una reunión gubernamental que le llamaban «de reanimación sociocultural».  Comenzaba a las seis de la tarde y a veces duraba hasta las once de la noche. Alguien propuso que cada organismo participante garantizara «con sus recursos» una meriendita.

El lunes que le tocó a la Empresa de Gastronomía, llegaron unas pizzas rebosadas de queso, con el aceite chorreante, tan gruesas como un director de Acopio. Presidía Leonardo Tapia Garcés, Primer Secretario del PCC en esa época en el municipio, quien elogió la calidad de las pizzas y preguntó como de soslayo si las habían horneado especialmente para nosotros. Le respondieron que nada de especial, que estaban cocinadas según la norma técnica, que eran las mismas que le vendían a la población en la ventanilla y el salón.

Tapia Garcés nos dijo que comiéramos, él degustaría la suya cuando se enfriara. Llamó a su chofer y le dijo algo al oído. Al cabo de un rato, llegó el chofer con dos pizzas más compradas en la ventanilla de la pizzería. Nada que ver estas con la que había guardado el secretario para «comérsela fría». Aquello sólo generó una reflexión acerca de la cantidad de quejas sobre el establecimiento. No le costó el puesto a nadie.

Un amigo médico me contó hace poco que cuando él llegó a ser director de un importante hospital provincial, asumió como normal lo exiguo y desabrido de la comida a los profesionales de guardia y se lo achacaba a la escasez propiciada, entre otras causas, por el bloqueo imperialista. Pero una noche en su oficina, se puso a revisar las normas técnicas para la elaboración de los platos al personal bajo su cargo y quedó anonadado. Entonces llamó a los responsable del abastecimiento, revisó contratos con proveedores, mandó a auditar al almacén, «y descubrimos tantas barbaridades y desvíos, y violaciones, que mejor ni te cuento. Y lo peor fue cuando comencé a “ver” para qué casas y tipos de actividades iban muchos de los productos desviados».

Es por lo menos una falacia decir que el aumento del precio del pan como resultado de la denominada Tarea Ordenamiento ha hecho que la población se queje de su mala calidad. Los cubanos llevamos decenas de años quejándonos no sólo de la mala calidad del pan, sino también de los pésimos servicios gastronómicos y comerciales en general, de la mala presentación de los productos en muchos agro-mercados sin distinción entre los de primera, segunda y tercera en cuanto a precio; del modo en que, en no pocas ocasiones, se trasladan productos cárnicos en camiones abiertos o coches tirados por caballos desde los centros de elaboración hasta las unidades. Y de un montón de problemas e ineficiencias más.

Que durante los primeros días de este enero muchos clientes hayan renunciado a pagar un peso por el pan de la cuota –la salvación del desayuno de cientos de miles de hogares cubanos–, lo que demuestra es la acumulación de malestares por la mala gestión de los gobiernos municipales en la resolución de los principales planteamientos de sus electores. Así de simple.   

A cualquier persona que diga que la gente se queja por la mala calidad del pan ahora porque le han subido el precio, lo remito a los archivos pasivos –si existen– que guardan las actas de las asambleas en los municipios de este país. Lo que descubrirán los pondrá de frente a algo que tampoco ha provocado la Tarea Ordenamiento, ni provocarán los necesarios e ineludibles cambios que precisa la gestión socioeconómica en Cuba –que no sólo económica–: la realidad de alguien sudoroso, honrado, que va de aquí para allá y de allí para acá, que no cobra un centavo por lo que hace, que la mayoría de las veces termina su «mandato» avergonzado por la sensación de haberle fallado a la gente a la cual le ha pedido sacrificio, participación y paciencia. Ese alguien es el delegado de circunscripción.

Quitémonos con absoluta honestidad cualquier condicionamiento o prejuicio ideo-político. Pensemos con sinceridad y buen juicio en todo lo que nos falla en la praxis de nuestro sistema democrático –hablo del nuestro, no me remito a ningún otro–, cuando veinte años después de aquellos recorridos madrugadores de Lázaro Expósito por las panaderías y dulcerías de Granma, escuchamos de un comunicador que el actual Primer Secretario del PCC «se ha reunido con los panaderos de Bayamo y Manzanillo». ¿Y todos los demás funcionarios políticos y gubernamentales de ahí para abajo a quienes el pueblo les paga, a qué se han estado dedicando? Se preguntó mi padre septuagenario y me dejó sin respuesta.

Hace solo un fin de semana me abordaron varios vecinos de un local ubicado en las calles Saco y José Miguel Gómez, en Manzanillo, rentado por el gobierno municipal a través de la Empresa de Gastronomía para el funcionamiento de un centro recreativo. La causa, tan recurrente y añeja como la mala calidad del pan: las molestias provocadas por la música a altísimos decibeles. Un problema menor si se compara con el reto de ordenar la economía del país. Un problema legislado y recontra legislado. Tratado infinidad de veces en la prensa estatal. Discutido también un montón de veces en reuniones y asambleas de rendición de cuentas de los delegados a sus electores.  Así se los hago saber y pregunto:

–¿Ya hablaron con su delegado de circunscripción? ¿Qué hace? ¿Dónde está?

Supongo que cansado, agotado como nosotros, de que nadie nos haga caso.

29 Comentarios

  1. Por eso me causa tanta indignación cuando escucho que un alto dirigente del país tenga que preocuparse por lo qué pasa en una heladería; donde está todos los demás de menor rango que ganan un salario ,y a veces tienen otras comodidades, todo a costa del trabajo de nuestro pueblo?

    • Eso no es nada: Un inversionista comunista español se retiró de Cuba, porque para conseguir tomates tenía que llamar a Fidel Castro. Decía él, que tener que llamar al Primer Ministro del país para conseguir tomates era demasiado.

  2. En cualquier país «normal» la calidad del pan y las pizzas no es preocupación del Gobierno. Ni los dulces, ni las croquetas. Simplemente el mercado castigará a los malos negándole la supervivencia.
    No es mas que una aberración que denota lo irracional del sistema.

    • eso, sin tener que explicar tanta boberia ni buscar a un embargo para culparlo de todo, el sistema no sirve, no funciona, asi de clarito y simple

  3. el pan es algo comun y facil de hacer ,solo teniendo : harina de trigo,agua, algo de grasa y levadura.En mi pueblo,habian decenas de pequenas panaderia,,,no habia problemas con el pan,solo competencia para ver quien lo hacia mejor.Creo que todos al menos,comian pan.Pero el socialismo real en cuba ha sido una gran fabrica de ensuenos y el pan,no se escapa…el socialismo ha producidque o:
    -ensueno de libertad
    -ensueno de soberania
    -ensueno de salud
    -ensueno de igualdad
    -numerosos ensuenos mas y ensuenos de pan.
    sigan sonando…..que los suenos,suenos son………

  4. Me gustaría poder mandarles fotos de las delicias que ofertan las panaderías y dulcerías de Cuenca de los Andes, Ecuador. En los bajos del edificio donde vivo hay una. Comenzarían algunos de ustedes a preguntarse si tanto sacrificio, tanta épica, valió la pena. Pero en fin, ya sabemos que Lenin Moreno es un traidor vendido al imperio, mientras que Cuba es soberana, libre, independiente. Bla, bla, bla. Bla bla.

    • Orlando cuando en Cuba el Iluminado cerraba los pequeños negocios, algunos de ellos panaderías …. esos que hoy critican la calidad del actual pan entonces cuando aquello apoyaban el cierre de los «negocios burgueses»

      Las vueltas que da la vida.

  5. Ernesto, andan resolviendo su caja de helados, y al mismo tiempo ocultandole cosas al jefe superior, para que este no le caliente la zona y poder tener tranquilidad en su cargo que le permita seguir «resolviendo». El jefe de la empresa del helado, le seguirá resolviendo, para que todo esté tranquilo y poder seguir «haciendo lo suyo». Ese es el resumen de todos los servicios de Cuba. Mientras que no exista un fluido enfoque de competitividad donde los precios y la calidad se regulen por lógica, no por indicaciones, todo seguirá exactamente igual.
    Mientras el estado actúe monopolicamente con la generación y comercialización de bienes y servicios, todo será lo mismo. El pueblo, una palabra muy oportuna para poder ser usada a conveniencia de los de arriba.

  6. Giordan, excelente. Y no creas que lo de la transportación de productos alimenticios en carretones tirados por caballos es solo problema del oriente cubano. Aquí en la capital, en uno de los municipios con más hoteles y embajadas, llevan el pan desde la panadería al la bodega de ese modo, además usando unas cajas plásticas muy sucias que ponen en el piso para contar, con las manos descubiertas, uno por uno, para luego, otra vez con las manos descubiertas, después de haber manipulado el dinero, despachártelo uno por uno.

  7. pero no es sólo el pan el de la mala calidad,la harina con que lo hacen es aún de peor calidad….el arroz de la bodega es de «pésima calidad «y hoy nos cuesta casi el doble del que venden en el mercado mundial con calidad ,,pagamos 7 pesos/libra o sea 0.29166 usd/libra lo que nos da unos 634 usd/tonelada cuando en diciembre el arroz de calidad estuvo a 485 usd/tonelada……el gobierno no sabe esto?…ni hablar de la calidad del jabón,frijol,las pastas ,de la mortadela y picadillo…en fin ni hablar..

  8. Sindrome del perro tratando de morderse la cola, el resultado? nunca la alcanzara, moraleja. Tienen que deshacerse de lo viejo y adoptar lo nuevo, mientras no encuentren la forma de quitar a esa gente de los puestos de poder nada se lograra, lo demas son buenas intenciones y buenos deseos y de esos el mundo esta lleno, ud tienen el poder, el pueblo tiene el poder, los que estan al frente del Estado solo se encargan de quitarles ese poder, dividir, confundir y engañar, si no son conscientes de que ud tienen el poder para acabar con todo lo que no deja a su nacion progresar todo esta perdido.

  9. Esto es viejo, y nada puede hacer el cubano, ni foto de las colas y el pan se puede tomar pues la democracia socialista quitaría la cámara e impondría multa. Veamos que dice Buena Fe de esta «tarea ordenamiento»

  10. Si ni siquiera pueden producir una flauta de pan que valga la pena, para que la gente desayuné

    ?De qué sirvió derrocar la otra tiranía, luchar contra el imperio y tanta épica?

    • Así es la vida Orlando. Durante mi ultimo viaje al paraíso socialista, hable con personas mayores de 70 y la mayoría me dijo que su juventud fue mas feliz que lo que han vivido en las ultimas décadas. Las mujeres me dijeron, hijo, si antes con muchos problemas teníamos 5, 6, 7 y mas hijos, ahora ni uno se puede criar con los uno gana.

      Por mucho que el actual gobierno y sus acólitos quieran satanizar la república, jamas en Cuba se vendió un pan como el que se come la gente hoy en día. Lo mismo para el café, la leche, y otros productos.

      Apaga y vamonos!

  11. El pan nuestro de cada dia. Forma parte fundamental de la oración a Dios como símbolo de un ruego por lo imprescindible y necesario, un acto de fe cotidiano que en Cuba parece complicarse cada dia mas. Y como cristianos de fila, tenemos que perdonar a quienes nos ofenden para no caer en la tentación de la violencia y el odio destructor. Asi de dificil y estoico se va desarrollando nuestro presente y al parecer el futuro de nuestros hijos. Señor, líbranos del mal!!

  12. Giordan, Todos a primera vista se percataron de la diferencia de calidad de las pizzas, nadie protestó, no sancionaron a nadie, todo siguió igual, sigue igual.
    Moraleja aplicable a cuando los factores se preparan para recibir una visita anunciada ¿Quién no ha estado presente como simple participante? Es sabido que para los días señalados se realiza limpieza a fondo, pintura, se alteran y completan los documentos, se pone la bandera, se actualiza el mural, mejora la merienda y almuerzo, aparecen los guantes, cascos, botas; los cuadros ansiosos y nerviosos leen la cartilla, si es posible le dan vacaciones a los conflictivos, claro está que al visitante no se le pueden acercar todos, los factores le explican y enseñan lo que la visita quiere que le expliquen y enseñen. Luego de buenos almuerzos y meriendas se van complacidos de lo bien que marchan las cosas bajo su mandato, los factores lograron mantener su cargo y el resto, los de a pie, le ponen una raya más a la desesperanza de un futuro mejor.
    Al final para sorpresa de nadie se divulga la visita como satisfactoria, acompañando el reportaje buena música de fondo, caras contentas festejando la victoria.
    En resumen la abundancia para el NTV, de ahí los puerquitos, vacas, viandas, hortalizas, viviendas, transporte, o lo que sea, da igual lo que sea. No importa, vamos a recuperarnos y avanzar mucho mas.

  13. No comparto la opinion de que esos problemas sean solo por la mala gestión de los gobiernos municipales. Creo que el problema es mas de fondo, es estructural. Sucede que aqui todo es de todos pero nada es de nadie; a eso sumele la escasez cronica que hemos vivido y donde muchas veces robar para sobrevivir, sobre todo al estado que es el que tiene casi todo, se ha convertido en algo muy normal. Para que el pan sea bueno es necesario que no se roben la harina, la sal, el aceite, la levadura. Pero los trabajadores de la panaderia hacen el pan de mala calidad para poder llevarse todos los ingredientes que luego consumiran o venderan para poder comprar otras cosas que necesitan y vivir menos mal.
    Aun cuando los gobiernos hicieran bien su trabajo y expulsaran a todos los trabajadores de la panaderia y los re-emplazaran por otros, al cabo de no mucho tiempo el pan volveria a tener la mala calidad porque se volverian a robar los ingredientes. Asi sucede con practicamente todo. Por eso insisto, el problema es estructural.

  14. Les cuento una anecdota. Hace algun tiempo atras, mientras visitaba la Habana, fui testigo de un suceso curioso. En la esquina de Bernaza y Teniente Rey, en la Habana Vieja, ha estado funcionando, por decadas, el restaurante Hanoi. Al principio, ofrecia opciones relativamente economicas en USD (y mas tarde en CUC), con buenas porciones y una buena relacion calidad / precio.. Con el tiempo, como casi todo, se todo se fue deteriorando. Este restaurante es estatal. En un pasado reciente, han aparecido al menos 4 o 5 «paladares» (tal vez mas) privados en un radio de 2-3 cuadras a la redonda. Yo pase varias veces, en diferentes dias y a diferentes horas y observaba que esas paladares tenian clientes (a veces mas, a veces menos, dependiendo de la hora), mientras que el Hanoi estaba practicamente…vacio. Sin detenerme a comparar los precios (no creo que las paladares vendan mas barato que el Hanoi), sin embargo es notable la calidad del servicio y de la oferta que ofrecen comparado con el Hanoi. Eso tal vez explique su demanda.
    La pregunta que me hago una y mil veces es que hace el MINCIN u otras dependencias del estado administrando comercios minoristas, restaurantes, bares, panaderias, etc. Como dice Giordan, ninguno de estos problemas es nuevo, mas bien son de larga data. En el mejor de los casos, hacen una inspeccion, meten preso al administrador y botan al resto, traen personal nuevo y a los seis meses, el cuartico esta igualito.Por otra parte, el delegado de circunscripcion tiene poco poder o atribuciones; lo unico que puede ser es transmitir las quejas de sus vecinos. La vida ha probado que poco pueden hacer y los problemas requieren acciones mas profundas, mas alla de la fiscalizacion popular. Una Oficina de Proteccion al Cliente que funcione de verdad, con atribuciones similares a la Controladuria podria ser un primer paso (similares a los que existen en otros paises). Pero sobre todo, el Estado debe irse quitando de arriba todas estas funciones administrativas para la cual no es eficiente.

  15. ¿El pan? Pero si es un problema tan viejo como el Socialismo. Hasta Los Van van tenían si no recuerdo mal una canción que hablaba de la calidad de este. Y si no me equivoco la canción tiene mas de 20 años ya. Pero el asunto real es otro: ¿Por qué en el Socialismo cubano hace falta un caudillo para arreglar los problemas elementales de la gente que en otro sistemas (incluso ex socialistas) resuelve o resolvía el administrador o gerente administrativo? Yo no recuerdo escuchar jamás a Breshnev, Jruschov o Gorbachov hablando de la calidad del pan ruso en la URSS, FC dirigió desde la safra del 70 hasta la demolición de la Industria azucarera nacional con tremendos resultados…, destructivos. Me parece que la solución real de los problemas pasa por analizar que hacer para que los mecanismos de producción fluyan solos, sin depender de caudillos haciendo reuniones de 5 y 6 horas para dar «solución temporal» a problemas que volverán a estar presentes al mes de «sacarles el pie». Los caudillos regionales no son Dios para estar omnipresentes en cada región del país donde se dan los mismos problemas. Ni siquiera haré la comparación con el Capitalismo, porque estoy seguro que todos sabemos las difrencias abismales. Pero toca ponernos a hacer la tarea de analizar soluciones reales porque veo a la nueva generación vanvanera haciendo segundas y 3ras partes del tema original sobre el pan sin que nada pase.

  16. «…la acumulación de malestares por la mala gestión de los gobiernos municipales en la resolución de los principales planteamientos de sus electores. Así de simple.»
    Me parece que lo incorrecto es que los gobiernos municipales se tengan que hacer cargo de la calidad del pan y menos que los consumidores tengan que ir a quejarse a una asamblea.
    Hay muchísimos países en los que la calidad del pan es excelente y en los que los gobiernos municipales no tienen nada que ver con el pan. Y mucho menos hay asambleas para recibir quejas de los consumidores.
    La calidad del pan la garantizan los que lo producen. Así de simple.
    Cuando se cambie todo lo que daba ser cambiado tendremos pan de calidad. Así de simple.

Deja un comentario