Palabras que definen

por Teresa Díaz Canals
Palabras 1

Uno de los significados de la palabra melancolía es precisamente «una tendencia a la tristeza por la influencia deprimente de un lugar o de un ambiente».

Alberto Ruy Sánchez (Tristeza de la verdad)

***

¡Aquí hay que decir malas palabras!

Hace unos años, le advertí a algunos estudiantes que comenzaron a utilizar un lenguaje impropio para la academia, que en el aula no permitía que se dijeran «malas palabras». Si me hubiera podido mantener un tiempo más en la docencia, como era mi deseo, mantendría intacta esa postura, dado que para cualquier sociedad es muy importante eso que nuestro poeta José Lezama Lima denominaba «ceremonial».

Existen normas indispensables para establecer relaciones adecuadas entre los seres humanos. El civismo es el arte de la convivencia.

En mis conferencias insistí en transmitir que la ética también es una estética. Poseo el legado de haber tenido unos padres que jamás se manifestaron de manera vulgar, a pesar de que sus vidas transcurrieron en un contexto humilde. Ellos vivieron otra época, donde la decencia se acompañaba de cierta rigidez y, por tanto, de una cuota de violencia.

Recuerdo a mi madre cuando hacíamos una visita, si alguno de sus hijos hablaba en medio de la conversación de los adultos, solo tenía que abrir un poco más los ojos y enseguida entendíamos que debíamos callarnos.

En los años noventa del pasado siglo tuve que trasladarme a vivir a otro barrio del Vedado con mi hijo. Encontré allí un poco de todo: el radio o la televisión con el volumen al máximo, la apuntadora de la bolita, venta de drogas, peleas que a menudo terminaban en la estación de policía.

La sonrisa y las cavernas

Al principio de mudarme, una vecina me recomendó: «¡Aquí hay que decir malas palabras!». Se burlaba de mí cuando, después de regresar de Madrid, me aparecía con un café y le colocaba en la bandeja una servilleta traída del viaje. «¡Qué ridícula eres! Sabes muy bien que cuando pase una semana no vas a tener ningún papelito de esos» –me decía. Y era la pura verdad. Sin embargo, he mantenido esa costumbre hasta hoy.

Recuerdo mucho el consejo de esa vecina, pues en el transcurso de mi vida alguna vez he tenido que hacer uso de él.  Aunque confieso que no soy creíble en ese campo. Me respetan por otras cosas más que por gritar palabrejas.

Palabras y circunstancias

En uno de sus diarios, José Lezama Lima escribió: «Antes de sacarse los versos del alma, hay que sacarse el alma del culo». Y fue uno de los cubanos más cultos que ha engendrado este país.

Es conocida la anécdota de 1943, cuando Lezama se enfrentó –en la entrada de lo que fuera el Lyceum de La Habana, fundado por catorce mujeres en 1929– con ese otro grande de las letras que fue Virgilio Piñera, debido a la crítica que le hiciera este último en su artículo «Terribilia Meditans (II)», aparecido en la revista Poeta.

Se encontraban en los salones de esa institución, en el entreacto de un concierto con el Grupo Renovación Musical, y Lezama le gritó que le prohibía que su nombre apareciera otra vez en su «revista de mierda». Afuera soltaron piñazos, pero fue más un amago que otra cosa, debido a que Piñera esquivaba los golpes mientras algunos espectadores lo animaban: «¡Flaco, dale un ladrillazo!». Años después ambos se rieron del episodio.

Educar no es adoctrinar

Dentro de las hostilidades que por su parte padeció Piñera, está la discriminación contra su persona en la Revista Cubana, en 1959, cuyos redactores le negaron la publicación de un artículo porque reprodujo un fragmento de una obra donde se mencionaba la palabra «culo». Se alarmaron escritores como Cintio Vitier, Graciela Pogolotti, Roberto Fernández Retamar, entre otros. A esto contestó Piñera: «¿Creen que aquí en el sentido cultural se puede ser decente?».

Al lado de mi casa vive un niño de un año. Algunas vecinas vienen casi a diario y le preguntan: «¿Dónde está mi “pichurri”?». Muchas veces, la palabra es dicha no en sentido figurado, sino con todas sus letras. El bebé, ante tanta insistencia, ya aprendió a tocarse los genitales cada vez que le mencionan la palabra y ello provoca la risa de los presentes.

Desde pequeño lo enseñan a naturalizar el vocablo y el gesto. Cuando ese precioso niño crezca y muestre lo que ahora es motivo de risa, otras personas lo rechazarán y comentarán que es un marginal.

Anteriormente expuse en un artículo mi criterio acerca de la publicación en el periódico Juventud Rebelde de una caricatura en primera plana de una mano haciendo la seña del órgano masculino que todos conocemos. «¡Esta es nuestra respuesta al imperialismo!»– decía el texto acompañante. Nadie rebatió esa penosa acción comunicativa, machista, vulgar, bochornosa.

En espera de algo

Ese artículo se presentó para un libro colectivo con algunos de mis colegas y cuando llegó a la editorial de la institución para la cual trabajé buena parte mi vida, fue retirado. Decidieron no incluirlo pese a haber recibido una mención especial del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales en el 2015.

¿Y las malas palabras que se pronuncian hace ya mucho tiempo en las novelas cubanas? El arte no es un reflejo directo y burdo de la realidad. No me he enterado de que algún intelectual nuestro denunciara esas vulgaridades en la televisión cubana. Si lo hicieron, en una de las reuniones convocadas para cualquier cosa, el hecho es que la desfachatez continúa.

¿Y la frase reciente de celebración de una conga oriental que dice: «¡Oʼe policía, pinga!»? Aclararon que no tenía ninguna intención ideológica, por tanto, es políticamente correcta.

Cierta vez, una reconocida especialista en filología explicó en un programa televisivo que los tiempos habían cambiado y que las maneras de hablar también. Es decir, justificó lo que ocurría con el lenguaje. También un grupo de teatro en la pequeña sala El Sótano denunció en ese tiempo tal estado de cosas, pero la obra pudo verla solo un pequeño grupo de espectadores.

La inmensa minoría

El 4 de abril pasado observé en Facebook los sucesos que tuvieron lugar en el barrio de San Isidro y los debates posteriores acerca de las expresiones vulgares de algunos de sus protagonistas. Me llamó mucho la atención la declaración de uno de ellos en una entrevista que resumo: «Sí, soy un marginal. No me crié con mis padres, tengo un cuarto grado». Sus palabras me conmueven todavía.

¿Es que acaso esos muchachos salieron de la nada? ¿No son el resultado de las circunstancias en que vivieron? ¿No pueden aspirar a nada? Aspirar es, en sí mismo, vivir. Entre el lenguaje pedestre, superficial y arrogante de un joven con un mercedes Benz, me sensibilizo más por los seres de un barrio que sufre, ante una Cuba que duele. Los dolores ignorados suelen ser siempre los más terribles.  

27 comentarios

Orl 15 abril 2021 - 6:48 AM

Eveette y Alina de la Joven Cuba esperando con mucha fe y esperanza que algo bueno pudiera salir del Congreso del PCC.
Espérate. Jajaja jajaja jajaja

Orl 15 abril 2021 - 7:00 AM

Pienso que no hay nada más cómico que una grosería dicha en su momento apropiado. El comediante Guillermo Álvarez Guedes era un genio soltando frases del argot popular y palabrotas que hacían reír a carcajadas. En uno de sus monólogos traduce al inglés un montón de maneras de usar la palabra cara jo.

El esto es de p….queridos amiguitos jajaja frase atribuida a Armando Calderón es súper cómica.

Hace poco un comediante jajaja, copio a Shrek puesto verde que quería despin gar jajaja al que subió los precios.

tony crespo 15 abril 2021 - 7:05 AM

…..lo dije anteriormente en otro “pegado”…….las REVOLUCIONES desde los indios disfrazados de “la fiesta del te” en Boston, pasando por los “san culots” de la francesa a los “marginales” de San Isidro empiezan por los que menos tienen y menos tienen que perder….las elites, la intelectualidad, los acomodados o los educadosl los mirarán de arriba abajo….son los “castrados”….los “cojones” son de los marginados….la seudorevolucion cubana no fue revolucion “ no fue de los de abajo” fue una artimaña-engaño contra la clase media por otra clase media….los marginados no participaron….lo que empiesa
a formarse en San Isidro de una forma pacífica ahora es un prólogo de la violencia que se nos viene encima ante la sordera de la clase dirigente…..o es que no recuerdan la frase supuestamente dicha por Maria Antonieta al enterarse en Versalles de los motines en París de la “plebe” pidiendo pan….”denles cake” dicen que dijo la reina……y de ahí a la guillotina…..la nueva versión cubana es: denles carne de vaca una vez al año…

Gladys Marel Garcia 16 abril 2021 - 6:49 AM

Usted Tony Crespo afirma falsedades
La Revolucion cubana de mediados del sglo XX, tuvo una base socioclasista, desde la burguesia como Natalua Bolivar, Luis Busch y otros, hssta los marginales como el Cmdte Efigenio Amejeiras, sus hermanos y otros, y en Matanzas Manolo Molina y varios hombres bajo su mando en la Region de Cardenas

Manuel* 15 abril 2021 - 7:39 AM

No me gustan la palabras soeces, pero las entiendo cuando vienen de personas que crecieron entre grandes adversidades.

dario45666 15 abril 2021 - 8:42 AM

menos mal que al fin veo un comentario publico acerca de la marginalidad generaliza en el pais de los hombres nuevos !!! Tanto en lo que respecta a la marginalizacion en costumbres como en marginalizacion en las aspiraciones.Muy buen retrato de la cuba de hoy,no los cartelitos propagandisticos !!!!

MARLENE AZOR HERNÁNDEZ 15 abril 2021 - 9:09 AM

Muy lindo texto Tere, gracias.

Alfredo 15 abril 2021 - 9:15 AM

Muy buen articulo profesora, me duele cada vez que alguien desprestigia a otra persona por su forma de expresarse cuando en realidad sabemos que ese es el lenguaje mas usado en cuba y hasta los mismos que los critican se expresan asi muchas veces. Es que nos han adoctrinado de tal forma que creemos que todos los que lucharon por Cuba desde Cespedes hasta Fidel son personas cultas, cuando en realidad habia de todo en nuestros ejercitos, es lo normal en todo el mundo. Sinceramente prefiero la sencillez del lenguaje a las mentiras bien dichas.

Nina 15 abril 2021 - 11:09 AM

La Joven Cuba cada día nos presenta artículos que reflejan la realidad las carencias las aspiraciones y los sinsentidos de la sociedad cubana actual.
Gracias a los articulistas que prestan su pluma y su intelecto para mostrarnos e inducirnos a analizar los problemas y la crisis general que hoy sacude al pueblo de Cuba con argumentos y sólidos conocimientos
Gracias Prof Tere muy bello articulo
Los muchachos y muchachos de San Isidro son nuestros hijos y nietos son los que han puesto hoy en evidencia el elitismo de la casta dominante en Cuba y sus aduladores vividores y arribistas

Alfonso Rojas 15 abril 2021 - 11:56 AM

para mi las malas palabras en la juventud de Cuba es una muestra de rebeldia ante el sistema, es una valvula de escape por la frustracion que sienten al ser espectadores y no protagonistas en la sociedad y no poder cambiar el rumbo de las cosas dada la opresion en el caso cubano de la minoria que ejerce omnimodamente el poder, es una forma de saber quien es quien, de contarse y reconocerse en la sociedad en que viven.

Andrés 15 abril 2021 - 12:34 PM

Muy de acuerdo Teresa. Es un tema sobre el cual vengo disgustándome desde hace rato. Desde hace unos anos comenzó una cruzada por la “decencia”, cuya naturaleza estática y conservadora me alarmó. Creo que todo esto, en gran medida, ha influenciado la dirección que ha tomado el gobierno en estos temas, lo cual incluye una serie de torpes decretos y procederes que han creado malestar en muchas comunidades dentro de la isla, muchos de cuyos hacedores y defensores (me refiero a los decretos) tácitamente comulgan con estos pareceres: desgraciadamente más cercanos a José Antonio Saco y a Benjamín De Céspedes que a Paulo Freire o a John Dewey.

En mi opinión está el hecho de que lo que hoy se considera un término vulgar quizás después, tiempo y democracia mediante, ya no lo es. En la práctica muchos términos de esta índole han terminado siendo incluidos en el RAE, lo cual ratifica la naturaleza dinámica de todos estos fenómenos.

Si bien ciertos estándares literarios son importantes dada la necesidad de comunicación en determinados contextos (la escuela por ejemplo), es absurdo concebirlos como algo invariable ni tampoco podemos imponerlos al lenguaje hablado por una determinada comunidad (barrial, artística, etc). Entre otras cosas porque muchas veces estos estándares reflejan elementos clasistas, o de otra naturaleza, que no responden al fuero de la comunidad en cuestión. El hecho mismo de que muchas de estas comunidades terminen contribuyendo a la evolución de dichos estándares, incluyendo su impronta práctica, pone en evidencia, en mi opinión, el dejo reaccionario de la defensa a ultranza de ideales lingüísticos estáticos, que más reflejan ánimo segregacionista y clasista que honesta preocupación moral y estética.

Bruno 15 abril 2021 - 1:03 PM

Me apena ver como vive la gente aún en CUba, mientras se construyen hoteles que están vacíos y de dudosa recuperación del capital invertido.

Eva 16 abril 2021 - 12:00 AM

Eso no le duele a nadie estimado Bruno. Primero porque esas cadenas hoteleras se libran de pagar impuestos en sus países y sus miembros en cuba viven a todo dar como no podrían vivir ni de casualidad en sus países contratados con salarios muy buenos con cada y autos rentados permanente , luego el precio de una sola noche en una de esas construcciones va a la cuenta de un militar o empresario cubano Que tampoco paga impuesto por ello
Así que nada que lamentar, lo triste es que ningún cubano sea aislado allí para que el peligro de contagio sea menor y conozca mientras está enfermo qué hay lugares en Cuba donde la vida es bella aunque no sea para nosotros

Palabras que definen - CódigoAbierto360° | CódigoAbierto360° 15 abril 2021 - 1:33 PM

[…] Muy buen articulo profesora, me duele cada vez que alguien desprestigia a otra persona por su forma de expresarse cuando en realidad sabemos que ese es el lenguaje mas usado en cuba y hasta los mismos que los critican se expresan asi muchas veces. Es que nos han adoctrinado de tal forma que creemos que todos los que lucharon por Cuba desde Cespedes hasta Fidel son personas cultas, cuando en realidad habia de todo en nuestros ejercitos, es lo normal en todo el mundo. Sinceramente prefiero la sencillez del lenguaje a las mentiras bien dichas.RESPONDER […]

Sofia. 15 abril 2021 - 1:53 PM

Vale recordar que “el hombre piensa como vive y vive como piensa”, sin embargo
a su prolongada y nunca corregida la indisciplina ciudadana ,la vulgaridad,
el desorden, el mal gusto de vestirse, maltratar a los animales , faltar el respeto
a los mayores, la imagen de Cuba perdió la alta cualificación que tuvo lo cual devalúa su posicionamiento nacional e internacional, afecta seriamente la vida de su ciudadanía y origina serias afectaciones de carácter cultural, social y económico en el pueblo y el país.
Gracias Dra. Teresa por su artículo transparente y realista, por la foto del solar que
representa LIBERTAD CREATIVA. Y al colectivo del blog de LJC gracias por luchar
por un país mejor.

TERE 15 abril 2021 - 2:09 PM

Las personas mayores no solemos la hablar con malas palabras, crecimos en otros tiempos y por eso casi nunca las decimos. Donde vivo es habitual escuchar “palabras MAYORES” en boca de niños y jóvenes de ambos sexos, las gritan a todo pulmón lo mismo para saludar, que en peleas o ambientes festivos, jóvenes desarrollando sus vidas en barrios con escuelas, policlínicos y consultorios de segunda, con delegados, militantes y gobernantes de segunda, viviendas y urbanizaciones de tercera o cuarta. ¿Qué quieren? ¿Que les guste el ballet o la sinfónica?.
En algún momento se torció la revolución de Fidel Castro que prometía eliminar la marginalidad, el robo, la prostitución, la corrupción, el enriquecimiento ilícito. A la distancia de 62 años aun están ahi las masas de marginales representados por los del MSI y la selectiva socialité representada por Sandro. Al final el país cayó en lo mismo, los gobernantes ocuparon los barrios de los millonarios de antaño ahí se acomodaron, criaron a hijos y nietos, ahora se alarman y expresan desconcierto ante un grupo de mestizos de las periferias para colmo guapos y mal hablados.
Una periodista de aspecto burgués que menciona mucho a Martí y a Fidel está solicitando prisión para los muchachos del MSI por desacato y es tan rastrera que no solicita castigo para Sandro por confeso de manejar a exceso de velocidad, nose alarma por la soberbia y el desprecio al mostrar en las redes lo bien que vive cuando su pueblo y el de su abuelo está sufriendo penurias ante la escases generalizada, claro que Sandro se expresa correctamente muy de acuerdo a la educación recibida viviendo en barrios de primera con escuelas de primera.
Para personas de la tercera cualquier cambio sería desastroso ya no hay fuerza ni intelecto empezar de cero. Sandro demostró la realidad y SI demostró que si se puede. Esto se fue de rosca, ojala solución pacifica encuentren.
Por mi parte sigo esperando por los nombres y cargos de los máximos responsable de los robos que transmitieron por la TV, prometieron profunda investigaciones, deben haber encontrados nombres y apellidos de tal jerarquía que la cosa se quedó ahí.

Gladys Marel Garcia 16 abril 2021 - 7:08 AM

Muy bueno tu articulo Teresa Diaz, reforzado por tu comentario. Afirmas que el civismo es el arte de la convivencia, y recuerdo como los campesinos de mi pueblo, Yaguajay, se indignaban en los primeros años de la Revolucion del ‘ 59, cuando comenzaron a publicarse libros que abusaban de las “malas palabras”
Me paso como a ti en la educacion recibida en el hogar, de no dejar que se dijeran “palabrotas” en presencia de los hijos.
Si, en algun momento se torcio el camino, al promover el lenguaje marginal en el contexto de la cultura.
Me gisto mucho el articulo

TERE 18 abril 2021 - 8:53 PM

Algunos foristas se dirigen a la autora de este artículo Dra. Teresa Díaz Canals como Tere y con la intención de evitar posibles confusiones de ahora en adelante me identificaré como María Teresa. Gracias.

Andrés 15 abril 2021 - 2:39 PM

Muy de acuerdo Teresa. Es un tema sobre el cual vengo disgustándome desde hace rato. Desde hace unos años comenzó una cruzada por la “decencia”, cuya naturaleza estática y conservadora me alarmó. Creo que todo esto, en gran medida, ha influenciado la dirección que ha tomado el gobierno en estos temas, lo cual incluye una serie de torpes decretos y procederes que han creado malestar en muchas comunidades dentro de la isla, muchos de cuyos hacedores y defensores (me refiero a los decretos) tácitamente comulgan con estos pareceres: desgraciadamente más cercanos a José Antonio Saco y a Benjamín De Céspedes que a Paulo Freire o a John Dewey.

En mi opinión está el hecho de que lo que hoy se considera un término vulgar quizás después, tiempo y democracia mediante, ya no lo es. En la práctica muchos términos de esta índole han terminado siendo incluidos en el RAE, lo cual ratifica la naturaleza dinámica de todos estos fenómenos.

Si bien ciertos estándares literarios son importantes dada la necesidad de comunicación en determinados contextos (la escuela por ejemplo) no se pueden tomar como algo invariable ni tampoco podemos imponerlos al lenguaje hablado por una determinada comunidad (barrial, artística, etc). Entre otras cosas porque muchas veces estos estándares reflejan elementos clasistas, o de otra naturaleza, que no responden al fuero de la comunidad en cuestión. El hecho mismo de que muchas de estas comunidades terminen contribuyendo a la evolución de dichos estándares, incluyendo su impronta práctica, pone en evidencia, en mi opinión, el dejo reaccionario de la defensa a ultranza de ideales lingüísticos estáticos, que más reflejan ánimo segregacionista y clasista que honesta preocupación moral y estética.

Charito 15 abril 2021 - 3:51 PM

Publicado en juventud rebelde, en la sección Acuse de recibido.

¿Tomará la justicia por sus manos? Publicado: Miércoles 14 abril 2021 | 10:47:29 pm.
Roberto Hernández Frías (calle 31 No. 3, reparto Flores, Cruce de los Baños, provincia de Santiago de Cuba) confiesa que lleva años esperando porque en su localidad se haga cumplir lo legislado en cuanto a los ruidos excesivos.

El remitente, con 71 años y jubilado, manifiesta que son muchas las quejas de la población al respecto, y es obligación de la Policía Nacional Revolucionaria hacer cumplir lo legislado en función de lograr la tranquilidad ciudadana en tal sentido.

«La situación que me aqueja es reiterativa, afirma, y acudo a ustedes como último recurso. El 21 de octubre la Fiscalía remitió al jefe del Minint del municipio de Tercer Frente un informe detallado por la
indisciplina social provocada por varios vecinos en la cuadra, en relación con la música excesivamente alta y las continuas reuniones para fiestas y juegos prohibidos, como peleas de perros».

Detalla cómo allí no hay respeto en estos tiempos de pandemia: «En esas viviendas se violan las medidas de protección que se orientan por Salud Pública, estando frente al policlínico. Los CVP llaman a la PNR y no actúan. Esas viviendas permanecen, preferiblemente los sábados y domingos, con aglomeración de personas, tanto mayores como niños.

«El volumen de los equipos de audio con sus altos decibeles perturba la tranquilidad del barrio, y son sesiones desenfrenadas de 14 horas. Prácticamente un carnaval. Las consultas en el policlínico apenas se pueden realizar.

«Soy vecino de una de esas viviendas, con una anciana postrada de 102 años y mi esposa de 70 con varias enfermedades al igual que yo, presión arterial, insuficiencia renal, cardiopatía y más. Somos personas que necesitamos tranquilidad y no se nos permite dormir de noche ni de día».

Refiere que esas personas indolentes no controlan la agresión auditiva. Y tanto el Gobierno municipal, la PNR y demás autoridades conocen de esa situación, que se agrava cada día más, como un acoso.

Roberto ha tratado de establecer una demanda judicial mediante el bufete colectivo, y el abogado que le atendió sencillamente desconoce en qué legislación debe apoyarse para el proceso. «Son mi última esperanza, ya que estoy a punto de tomar la ley por mis manos», concluye el veterano.
Desamparo, desamparo eso sí tiene el pueblo cubano.

Observador 2021 15 abril 2021 - 7:15 PM

Coincido con lo expresado en el artículo. Aunque uno no se siente estimulado o representado totalmente con las actitudes de algunos miembros del MSI debe admitir la valentía y la resistencia ante el acoso y la represión. La marginalidad corroe el alma de la nacion y no son ellos ni los culpables ni la peor expresión de ella, son solo un reflejo y al menos una aureola de dignidad parece que les merece un apoyo ciudadano.

La pérdida de valores éticos y morales es tan solo un desastre mas a la cuenta del currículum del estado-gobierno-partido, sin desconocer los méritos de la dignificacion del pobre, del preterido, de la mujer, del negro, que en cualquier circunstancia hay que salvar, aun con todos los vestigios y desviaciones que subsisten o que se generaron.

Siempre se menciona la dicotomía entre instrucción o el conocimiento y la educación. Sobran las evidencias de graduados universitarios con infima cultura desde hace decadas y de casi analfabetos con una educación y valores formales envidiables en la siempre vilipendiada seudorepublica. Para que hablar del lexico cotidiano: hoy avergüenza más una tranquila conversación entre muchachas que la que se genera entre varones, en una asombrosa y patetica igualdad que ya ha logrado la mujer, absolutamente inconcebible en los 50’ o los 60’.

Recordando un párrafo de la articulista, igualmente me quedé atónito hace años con la máxima autoridad del Instituto de Lingüística, una académica que no se preocupaba por el ya deteriorado y soez lenguaje de jovenes y adultos, muy acorde y en plena sintonía con la incapacidad y negligencia de otros funcionarios que en nuestra Cuba han sido y que con su mediocridad e incapacidad (al margen de titulos y doctorados) han puesto su granito de arena en la evidente destruccion cultural y material del pais.

Y como dijo muy certeramente un forista en otro artículo, menos nos representan el partido y su élite que los miembros del MSI.

Eva 15 abril 2021 - 8:20 PM

Excelente y para registrar en la memoria como todos los textos de LJC. Gracias a Tere y al blog
Aquí por perder se han perdido valores esenciales desde hace muchísimo tiempo
Desde el saludo hasta el respeto que es el primer valor hacia si mismo y el otro , viva como viva sea quien sea. No hay arma más vencedora que tratar a los demás , incluyo naturaleza y animales , con amor y si se acude a una mala palabra y se usa en un contexto necesario como el narrado entre Lezama y Virgilio pues que bien queda para la historia. Abusar de las malas palabras ridiculiza y afea nuestro idioma tan basto y hermoso.
Sin embargo reconozco que ese coro que se creció en la barriada de san Isidro me dió unas ganas de estar allí marginada y feliz

JTCisneros 15 abril 2021 - 9:27 PM

Me parece un excelente artículo.

Jose A. Huelva G 16 abril 2021 - 1:17 AM

Y otra vez se va al inframundo mi comentario?

Luis Rey Yero Pérez 16 abril 2021 - 10:25 AM

Ya que han hablado de la marginalidad en Cuba sería interesante hacer un análisis sociológico profundo sobre esa zona poblacional que en ningún lugar del mundo se desea abordar. El grupo de San Isidro ha sido inteligente al colocarse en un barrio marginal, resultado de los bolsones de pobreza que han venido surgiendo en Cuba durante décadas, Ahora imaginemos que surja un cambio de sistema político en Cuba. Cómo quedará esa tropa de choque que es parte de la población de ese barrio empobrecido cuando venga el interventor norteamericano, que ya enviaron a principios del siglo XX, para implantar el sistema capitalista en Cuba? ¿Serán gratificados por su valentía o se les ignorará porque no se desea sostener a una clase pobre que están fuera de toda norma social y se consideran con el derecho a la beligerancia.cuando no se les atiende? Es obvio que en capaitalismo lo que no genere ganancias se ignora, como en cualquier sistema político inteligencte como el vietnamita que sí destina parte de su presupuesto al servicio de la población. A qué sistema programático podrán entrar esos barrios marginales cuando tengan que pagarlo todo. Vivirán de formas violentas para poder obtener dinero como ocurre en gran parte de los países latinoamericanos que yo he visitado? Pregunto, será Otero Alcántara la nueva generación de políticos que representará a esos barrios empobrecidos ante el nuevo sistema político que se desa implantar en Cuba? ¿Habrá que seguir tolerando los gruesos funcionarios públicos dignos de ser tomados como modelos del pintor Botero quienes tienen un estandar de vida muy alejado de la media nacional? Con un cambio de sistema político aumentará el desempleo en Cuba porque hay demasiadas instituciones y organismos que no generan ganancias y sólo se sustentan para mantener el modelo de vida del socialismo. Entonces, ya no habrá más funcionarios gruesos privilegiados, ni bloqueos interno y externo. Respiraremos la libertad plena individual a partir de la clase social a la cual pertenezcas. Los marginados tendrán todas las de perder. Los jubilados como yo no tendremos remesas por estar jubilados ya que el sistema de jubilación pasará al sector privado y sólo se atenderán aquellos que sostengan esa empresa con sus mensualidades y, por supuesto, que no hayan tenido relación con el sistema laboral socialista que es la gran mayoría de la poblaciión de la tercera edad.

Ivette García 16 abril 2021 - 11:52 AM

Excelente texto Tere. Felicitaciones y gracias por regalárnoslo. Comparto todas esas preocupaciones y también tu magnífico comentario.

Bruno 18 abril 2021 - 11:40 AM

Hay expresiones insustituibles para referirse a determinados casos que ocurren en la vida real. No me imagino la ocurrencia de de una situación traji-cómica y que alguien diga”¡Oh, que situación! Por otra parte en todos los países se utilizan más o menos palabras (malas) que ofenderían en otro país. Por ejemplo en la TV española se usan palabras que ofenderían a más de un cubano.

Los comentarios están cerrados.