Lectura antirracista sobre la muerte de otro joven afrocubano

por Alexander Hall Lujardo
antirracista

La muerte de Zinadine Zidan Batista Álvarez a manos de las autoridades policiales, fue reportada en horas de la tarde del viernes 1ro de julio de 2022 y ha conmocionado a gran parte de la sociedad cubana. Las primeras noticias que circularon en redes sociales, mediante videos y testimonios de los presentes, ilustran el incidente como resultado de un altercado que ocasionó el despliegue de un operativo policial que culminó en el fatídico suceso.

No pretendo asumir en este texto una perspectiva hechológica de las circunstancias en que se produjo la muerte de la víctima; procuro más bien arrojar luces sobre las condicionantes que ocasionan la reproducción de estos eventos, bajo dinámicas similares de una recurrencia llamativa, que han provocado el deceso de varios ciudadanos de piel negra en intercambios violentos con miembros armados del Ministerio del Interior.

Zidan Batista se suma a otros jóvenes afrodescendientes que recientemente han perdido la vida a manos de la PNR como resultado del uso letal de la fuerza. El listado está precedido por: Hansel Ernesto Hernández Galiano (24 de junio de 2020), Yamisel Díaz Hernández (5 de julio de 2020) y Diubis Laurencio Tejada (12 de julio de 2021). Este tipo de hechos se produce en circunstancias en que la oficialidad alega peligro para su vida como elemento justificativo de tales procedimientos.

En todos los casos predomina en la institucionalidad la ausencia de un protocolo para tramitar demandas ante las autoridades, así como la contratación independiente de profesionales para el esclarecimiento de los hechos e indemnización económica de los familiares afectados. En tal sentido, persiste un escenario de opacidad que favorece al aparato del Estado en detrimento de los derechos ciudadanos.

Este desamparo resulta aún más lacerante cuando quienes se ven involucrados en estos acontecimientos son personas que viven bajo condiciones de pobreza y preterición económica, como resultado de la histórica desventaja que caracteriza la diferenciación socioclasista. Dichos argumentos han sido avalados por estudios sociológicos, históricos y antropológicos que dan cuenta de la desigualdad que persiste entre los distintos componentes del país.

Según una investigación efectuada por el Centro de Antropología de la Academia de Ciencias de Cuba en los años noventa, el 58 % de los blancos considera que los negros son menos inteligentes, el 65 % de la muestra afirma que estos no tienen valores ni decencia, mientras que un 68 % asevera estar en contra del matrimonio interracial. El elevado porciento de personas con esa mentalidad se ampara en una racionalidad que reafirma el predominio de un imaginario racista ampliamente extendido.

En el 2019, un estudio desarrollado por el instituto alemán GIGA arrojó que el 98 % de las empresas privadas en Cuba son propiedad de personas blancas. El mismo análisis ratificó que el 50 % de este componente es poseedor de una cuenta bancaria contra el 11 % de personas negras. En cambio, solamente el 3 % de ellos alega haber viajado al extranjero, mientras el 31 % de las personas blancas ha gozado los beneficios de semejante privilegio.

La realidad descrita evidencia una gran diferenciación clasista por color de piel, elemento que incide en la reproducción de actividades al margen de la legalidad entre personas negras, sector que presenta además elevados niveles de desempleo según las cifras del último censo publicadas en el 2016.

Todo ello provoca que muchas de las actividades realizadas por las personas de mayor melanina en la piel estén ceñidas a normas cívicas que tipifican determinadas conductas en ámbitos carentes de condiciones para una vida digna, lo que contribuye a la extensión de patrones asociados a la marginalidad como elemento intrínseco de su comportamiento. A su vez, esto ocasiona que sean más proclives ante las autoridades a la solicitud de identificación, realización de cacheos, así como detenciones por sospecha de delito. Y aunque el estado cubano no ofrece datos estadísticos al respecto, los especialistas refieren que la mayoría de la población penal está compuesta por sujetos racializados.

El imaginario delincuencial sobre las personas negras y mestizas se encuentra sustentado, además, por condiciones de vida relegadas a los peores sitios de convivencia, caracterizados por el abandono estatal, la insalubridad y el deterioro de una infraestructura que deja pocos márgenes a la inserción social. Este proceder se agudiza por la extensión de estereotipos que visibilizan al negro(a) como no apto para determinadas actividades laborales, por considerarlo carente de condiciones acordes a empleos que demanden la presencia de un paradigma estético apegado a patrones eurocéntricos.

antirracista

El imaginario delincuencial sobre las personas negras y mestizas se encuentra sustentado, además, por condiciones de vida relegadas a los peores sitios de convivencia. (Foto: Hacemos Cuba)

¿Necropolítica?

La violencia episódica del accionar represivo está usualmente acompañada por el predominio de una violencia sistémica, que relega a los afrocubanos(as) a los peores espacios de remuneración, lo que incluye sitios de segregación que generan la expansión de desigualdades y una restricción en su capacidad de compra. Téngase en cuenta que por cada dólar que recibe un afrodescendiente, las personas blancas pueden ser capaces de apercibir hasta cinco veces más. A tenor con ello, se perpetúan sus condiciones de marginación, atendidas de manera poco eficiente por las autoridades, que proponen estrategias de reparación y asistencialismo epidérmico no dirigidas hacia la raíz estructural del fenómeno.

El contexto cubano no está caracterizado por la definición necropolítica, propuesta por el teórico y filósofo Achille Mbembe. Este autor enuncia que, como resultado del modelo neoliberal que tiene lugar en el continente africano, la vida humana se convierte en fin mismo de la acumulación capitalista; a diferencia del pasado esclavista de la modernidad, donde el sujeto negro era entendido como mero instrumentum vocale en los ciclos de obtención de las riquezas, a través de las relaciones sociales de producción establecidas.

No obstante, el escenario antillano adquiere expresiones más evidentes de capitalización que endurecen la vida de los afrocubanos(as). Dado su endeble situación económica, estos han pasado a ocupar los peores sitios del trabajo asalariado bajo deprimentes garantías laborales. A su vez, el aumento en los niveles de pobreza e inseguridad alimentaria inciden en su deterioro económico, al tiempo que los efectos de la escasez tributan hacia una severa restricción en sus niveles de consumo.

Estas condicionantes desvían parte importante de sus actividades al sector no legal del mercado, debido a la incapacidad gubernamental para garantizar la viabilidad de un modelo que ofrezca bienestar social por vías convencionales. De tal manera, esto contribuye a la extensión de estrategias criminalizadas que, sumado a la violencia sistémica en la reproducción de patrones de dominación, obstaculizan las alternativas autonómicas de emancipación y autoorganización, cuyo marco restrictivo lesiona su prosperidad e independencia económica, subordinada al verticalismo estatal y/o la servidumbre que implica la sujeción a las lógicas del capital privado.

El predominio de este depauperado escenario refleja la ausencia de posibilidades para el mejoramiento cualitativo en la vida de los subalternos. De igual forma, predomina la inexistencia de acciones afirmativas dirigidas a revertir los efectos de la desigualdad.

A su vez, resulta evidente la carencia de metodologías adecuadas en los órganos policiales para un tratamiento humanista hacia la población afrodescendiente, como debe caracterizar el desempeño descolonizado de las autoridades. Todo ello reafirma los enormes desafíos para enfrentar el racismo sistémico que predomina en la sociedad cubana, al tiempo que resulta indiscutible la responsabilidad del estado en su sostenimiento.

antirracista

El escenario antillano adquiere expresiones más evidentes de capitalización que endurecen la vida de los afrocubanos(as). (Foto: Eliana Aponte / The New York Times)

A pesar de que las instancias gubernamentales alegan la ausencia de racismo institucional, resulta aberrante la forma en que el Ministerio del Interior justifica el uso desproporcionado de la fuerza mediante la emisión de una declaración en la que reproduce los marcos estigmatizantes de la criminalización, cuando exalta —contra toda norma ética y accionar responsable— los antecedentes policiales del fallecido, acto que pretende resaltar un prototipo delincuencial en quien ha sido en realidad la víctima mortal del desenlace y padece las consecuencias orgánicas de la opresión. 

La solución debe ser estructural e inclusiva

Para el abordaje del fenómeno racial, las instancias gubernamentales han optado por atrincherarse en: discursos triunfalistas, omisión de estadísticas, adopción de prácticas excluyentes hacia el activismo crítico, predominio de una concepción paternalista/colonial de matriz estadocéntrica, instrumentalización de la racialidad en función de intereses populistas, a la vez que han adoptado estrategias que promueven la condición de «eterno agradecimiento» que se aparta de los propósitos emancipatorios.

La conjunción de esos factores poco contribuye a la resolución definitiva de un asunto complejo, que requeriría una transformación estructural y participación política inclusiva, tanto de la amplia composición ciudadana como de aquellos actores que han sido fundamentales en la visibilización del fenómeno.

La situación demanda además una extensión de valores antirracistas, potenciación de espacios culturales que reivindiquen las tradiciones afrodescendientes, gestión de alternativas económicas de reparación racial, consecución de nuevas herramientas teórico-metodológicas en los niveles de formación educacional, incorporación a los medios de comunicación de los numerosos aportes realizados desde diversos campos de las ciencias sociales, mayor transparencia de los informes públicos para la realización de análisis certeros y penalización de las acciones discriminatorias, como se ha realizado en otros países de América Latina.

Igualmente, es impostergable la adopción de estrategias integrales dirigidas a erradicar el flagelo de la composición social del país, al ser esta una de las deudas históricas del proyecto revolucionario jamás saldadas con la población residente de la Isla, a pesar de las reiteradas promesas instrumentales sobre su definitiva erradicación.

26 comentarios

Lectura antirracista sobre la muerte de otro joven afrocubano — La Joven Cuba | Cuba Nuestra: Sociedad Civil 5 julio 2022 - 7:19 AM

[…] Lectura antirracista sobre la muerte de otro joven afrocubano — La Joven Cuba […]

Juan Pin Vilar 5 julio 2022 - 7:51 AM

Excelente!!!

Ulises 5 julio 2022 - 8:08 AM

Gracias, Hall, la perspectiva antirracista ante hechos de esta naturaleza, permiten ver que la muerte no es solo muerte, sino que antecedió una muerte social. La ausencia de libertades y accesos a cuotas de poder evidencian el carácter socioclasista de las políticas de Estado.

Manuel Figueredo 5 julio 2022 - 9:23 AM

Muy bien elaborado el artículo del señor Alexander Hall el cual ya debe de servir de base material de estudio en cubadebate y al filo principales órganos periodísticos amarillistas de la prensa castro -canelista.
Gracias Alexander Hall .

El inagotable, Orlando J Martinez 5 julio 2022 - 7:57 AM

Copio

es impostergable la adopción de estrategias integrales dirigidas a erradicar el flagelo”

Descuida. D C va a leer esto y ya empiezan

Alejandro 1 5 julio 2022 - 8:17 AM

Demasiado academicismo en el texto. Yo, guajiro bruto, al fin y al cabo, lo reduciría a unas pocas líneas:
Total impunidad para los organismos represivos desde el primero de enero de 1959 (algo que ya venía desde la Sierra).
Ejemplos que demuestran como funciona el “sistema”:
Fusilamientos con o sin juicios, incluyendo los juicios sumarios en los que el abogado defensor parecía más un subalterno del fiscal. Prácticamente, en todos los juicios la sentencia ya está dicatada antes de que se diga la primera palabra. Eso es un secreto a voces que todos conocemos desde niños.
Ametrallamiento de la lancha en el río Canímar con total impunidad cuando existían medios para evitar la masacre.
Remolcador 13 de Marzo con total impunidad, igualmente, cuando se pudo haber evitado.
Derribo de las avionetas de Hermanos Al Rescate
Fusilamiento de tres personas que intentaron llevarse la lanchita de Regla.
Desapariciones (sí, aunque algunos no lo crean) a través de la historia desde el mismo 1959.
Muertos en prisiones y en las calles de la isla a lo largo de todos estos años sin que nunca haya sido sancionado un represor.
De quién es la culpa que todo eso haya sucedido delante de nuestras narices por décadas? Como me dijo un buen amigo hace muuuuchos años: Los pueblos tienen lo que se merecen.
Nosotros hemos sido los culpables. Ahora tenemos que pagar las consecuencias.

Javier 5 julio 2022 - 4:59 PM

A ver, a ese delincuente le tocó lo que le llevaba, nadie lo mandó, están manipulando un tema que en cualquier parte del mundo es así, te metes con un agente de orden público y sabes que vas completo; ah, que pasa es Cuba, y entonces vienen los seudo estudiosos a tratar de manipular la situación para agarrarse de eso y provocar el caos. Pero les informo que no, eso no pasará. Es una pena.

Jessyhall86 5 julio 2022 - 6:11 PM

Señor, su opinión (por muy suya que sea) es asqueroza!! A NADIE le toca ser asesinado, y si a esto le sumamos la posición de desventaja en la que se encontraba el joven en el momento de morir, hace que el acto en cuestión sea tan deplorable como su manera de pensar. Puede ser que en cualquier parte del mundo “te vayas completo” si desafías a un agente del órden, pero dudo que en esas partes del mundo, los cuerpos policiales inviertan tanto tiempo en discursillos baratos, en intentar crear una imágen protectora de la población, en hacerse los amiguito de la gente y en fingir ser lo que no son para después cometer acciones como estas y tirar tanta mierda a la cara de esa misma gente que dicen defender. De hecho, los cuerpos policiales de esas partes del mundo no tienen que sacar una Nota Oficial a modo de disculpas cuando estas cosas suceden. Aquí ningún seudo estudioso manipula nada, no hay necesidad, ahí están las cifras, los estudios, las evidencias. Son las personas de su calaña las que aprovechan cualquier espacio para lanzar comentarios absurdos para tratar de defender lo indefendible y tratar de que los demás vean lo que ustedes quieren enseñar. Pero es una pena, te informo que ya hay mucha gente alerta, mucha gente con el dedo en posición acusatoria, mucha gente cansada de hacer mutis y lo que está mal, está mal… y hay que decirlo para que cambie, para arreglarlo, o al menos, para intentarlo.

Ramón García Guerra 5 julio 2022 - 8:27 AM

Excelente artículo de Alexander. Desde la primera hasta la última palabra.

“A pesar de que las instancias gubernamentales alegan la ausencia de racismo institucional, resulta aberrante la forma en que el Ministerio del Interior justifica el uso desproporcionado de la fuerza mediante la emisión de una declaración en la que reproduce los marcos estigmatizantes de la criminalización, cuando exalta —contra toda norma ética y accionar responsable— los antecedentes policiales del fallecido, acto que pretende resaltar un prototipo delincuencial en quien ha sido en realidad la víctima mortal del desenlace y padece las consecuencias orgánicas de la opresión.” 

Celebro está denuncia demoledora contra el racismo institucional y sistémico.

Alberto Abreu 5 julio 2022 - 8:55 AM

Gracias Alexander por este análisis . Lo necesitábamos

Carlos 5 julio 2022 - 9:14 AM

La población negra cubana, tristemente, siempre ha llevado lo peor.

Aldo 5 julio 2022 - 11:27 AM

Extensión de valores antirracistas.

Esto implica un cambio cultural que no se ha logrado durante 60 años.

Potenciación de espacios culturales que reivindiquen las tradiciones afrodescendientes.

Genial.

Gestión de alternativas económicas de reparación racial.

Dinero, no creo.

Consecución de nuevas herramientas teórico-metodológicas en los niveles de formación educacional.

Interesante.

Incorporación a los medios de comunicación de los numerosos aportes realizados desde diversos campos de las ciencias sociales.

Más interesante.

Mayor transparencia de los informes públicos para la realización de análisis certeros.

No creo.

Penalización de las acciones discriminatorias.

Correctísimo.

Mauricio de Miranda Parrondo 5 julio 2022 - 11:54 AM

Excelente texto, Alexander. Muy bueno decir las cosas por su nombre. Muchas gracias.

El inagotable, Orlando J Martinez 5 julio 2022 - 2:09 PM

Piden en Cubadebate, recordar la poesia de Guillen

Mi comentario ha sido recibido.

Tengo, vamos a ver,
tengo lo que tenía que tener.

Javier 5 julio 2022 - 5:03 PM

Artículo manipulador y tendencioso, busca encontrar la Quinta pata al gato, pobre y triste desgaste intelectual puesto al servicio de quien mejor paga, nada que me coja de sorpresa de la Vieja Cuba.

Sanson 5 julio 2022 - 5:51 PM

Estuve viendo el video en YouTube
Evidentemente la sociedad cubana esta muy deteriorada.Me preguntaba, de que viven los cubanos?.Que es lo que hacen?.
Cuando veo toda esa gente merodeando, esos policias que lucen mas delincuenciales que los propios delincuentes quienesquiera que sean y esos impresentables miembros de la Seguridad del Estado que abusan de la gente,me doy cuenta de que no hay solucion a la vista. No es un grupo sino toda la gente que esta presente que me dice que la cosa esta muy mala alli.
Vieron el agenton de la moto?. El que escuchaba las quejas de esas mujeres?. No se separaba de la moto por miedo a que se la levanten y andaba caminando con ella al lado.
Y los policias empujando los carros.
Estan jodidos.

Ivette Garcia Gonzalez 5 julio 2022 - 5:53 PM

Gracias Alexander, felicidades por el excelente texto que nos regalas, argumentado y valiente…Un abrazo,

Alejandro-2 5 julio 2022 - 6:17 PM

Excelente artículo Hall, y muy buenos comentarios, en especial el de mi tocallo Alejandro I. Siempre hay alguien por ahí que dijo que esta reacción solo se ve en Cuba porque quieren atacar a la Revolución. ¿Será anormal o sólo descarado? Lo remito a los múltiples sucesos de protesta contra la brutalidad policial acaecidos en los Estados Unidos que han llevado incluso al movimiento Black Lives Matter.
La diferencia es que en Cuba el gobierno se las ha dado de puritanos, creando falsas imágenes de actuación correcta de la policía y la justicia, cuando es todo lo contrario. El maestro del engaño era Fidel Castro, que fue amnistiado por Batista tras un asalto armado a un cuartel militar en que murieron decenas de personas de ambos bandos, y después mantuvo entre rejas a Gutiérrez Menoyo y Huber Matos por más de 20 años sin que ninguno hubiera tomado un arma.
Con la mayor desfachatez acusan de delincuentes y criminales a cuanto ciudadano se ve envuelto en una situación que incrimine a la dictadura. Paradójicamente, se están autoacusando de tener en la calle a ese tipo de personas, además de que, en caso de realmente serlo, son igual hijos de la revolución… Los HOMBRES NUEVOS, seremos como el CHE

Hermes 5 julio 2022 - 7:20 PM

“El 98% de las empresas privadas en Cuba pertenecen a personas blancas” ok yyy? Existe algún elemento racial en el procedimiento para abrir una empresa privada en Cuba? No se otorga la licencia por el hecho de ser negro? Entonces cual es el punto. Independientemente de que estos hechos de violencia policial son repudiables, no hay discusión con respecto a eso, falta solo decir que un % alto de las fuerzas policiales y boinas de todos los colores también son personas de raza negra. Solo nos falta un escritor blanco que denuncie el racismo imperante en el deporte o la música cubana. Llevar estos temas al plano racial no beneficia la solución del mismo.

Ramón Izquierdo Delgado 6 julio 2022 - 3:33 AM

Hermes el tema es que los anticomunistas aprovechan cualquier cosa para atacar.
Cuando fui a Cuba en mayo con mi novio me gritaban gusanos cubanoamericanos hasta la victoria siempre por llevar una camiseta del Che Guevara en una playa donde ellos eran mayoría; y otros que porque no vivía en Cuba con mi forma de pensar. Aunque yo vivo donde me de la gana estos sujetos creen que hay zonas de blancos y negros, de anticapitalistas y procapitalistas…asi que no se las den ni de demócratas ni de antirascistas que lo que quieren es hacerse del poder en Cuba.
Le dicen totalitario al gobierno cubano mientras Ivette se echa la vida escribiendo mal del gobierno cubano y educando a estudiantes de la Isla.
Con cuentos y pataletas a otro sitio.

Armando Perez 6 julio 2022 - 2:21 PM

Parece que usted vive en otra galaxia. Para abrir un negocio privado en Cuba (y en cualuier otra parte del mundo), hay que tener diner y, en el caso de Cuba, especialmente dólares. ¿Quienes tienen la mayoría de los dolares en Cuba? La ley no discrimina, pero la realidad social sí. Nacer negro en Cuba es una desventaja.

Hermes 6 julio 2022 - 7:33 PM

Por que? Existe racismo en el sistema educacional cubano? A los negros les es mas difícil llegar a la universidad? Hay racismo en el sistema judicial cubano? Se juzgan los delitos y se aplican condenas mas severas por el color de la piel? En mi opinión han habido mas de 60 años de oportunidades para todos, mucha gente partió con desventaja es cierto, pero han vivido ya tres generaciones para enmendar eso. Nunca hubo y posiblemente desaparezcan en el futuro las oportunidades que se han brindado en estos 60 años para estudiar y superarse sin distinción de raza. Me parece que es mas fácil echar la culpa a otros y buscar las causas fuera de nosotros que hacer un análisis profundo que incluya idiosincrasia, aptitudes y actitudes, psicología etc,etc, no digo que un grupo sea mejor que otro, no, solo que hay que ser objetivo y si hay racismo en alguna parte del sistema hay que denunciarlo, pero las cifras no significan nada si no se dice concretamente donde esta la causa que las originan. Decir que mas blancos tienen familia que les envié dolares solo significa que menos negros se han arriesgado a montarse en una balsa o coger un avión y salir a buscar mejor suerte por la razones que sean, pero también hay millones de blancos que no ven un dollar porque en la situación actual, sin distinción de raza, el que no tenga un dollar no come.

Ramón Izquierdo Delgado 6 julio 2022 - 3:25 AM

Muy bueno el artículo, aunque puede ser extendido al mundo entero y a los propios EE.UU la potencia capitalista dominante si bien en decadencia frente a la emergencia china.
No obstante, es bueno resaltar que los emergentes capitalistas negros en la Isla son de la misma calaña que los blancos, en eso el capitalismo no diferencia a nadie.
Y por otra parte los negros en Cuba tienen posibilidades negadas en el resto del mundo: acceso gratuito a ka educación, salud, deporte y cultura; estas dos últimas esferas una buena forma de ascenso social.
Saludos

MARLENE AZOR HERNÁNDEZ 6 julio 2022 - 8:08 AM

EXCELENTE ANÁLISIS. Acá les dejo mi ensayo sobre la ilegalidad de la dictadura cubana, y su contestación histórica por la ciudadanía cubana.https://in-cubadora.com/2022/07/05/marlene-azor-hernandez-cuba-de-la-revolucion-a-la-dictadura-totalitaria/?fbclid=IwAR2KPkQ_KCxeqk5Tz2NBqWPBls8kc2FWLO-LSFfNjYJIwgTZDOGv6CTmeYY

Sanson 6 julio 2022 - 10:52 AM

Los chinos le deben al Mundo una indemnizacion por los 15 millones de muertos contados y otros muchos mas millones no contados. Le deben al Mundo una indemnizacion por los que enfermaron. Los chinos y los rusos solo en unos pocos annos dennaron al Mundo en una medida comparable con el nazifacismo aleman .

Los comentarios están cerrados.