En Cuba la Revolución la hizo el pueblo todo y no una estructura de partido, esto debe reflejarse en el proyecto de Constitución

La tentación de delegar el poder en la vanguardia, ha echado a perder casi todas las experiencias de socialismo

No se toca la campana de San Pedro, a menos que seas Carlos Luis y tengas ocho años

Esa noche en Santiago el pueblo se aplaudió a sí mismo. Fidel ya no está, nos queda el pueblo

Por: Héctor Hernández Vidal Siempre he defendido el derecho de cada pueblo a decidir quiénes son sus gobernantes. […]

Por: Javier Gómez Sánchez Les aseguro que me gustaría escribir sobre otra cosa. Utilizar mi tiempo y mis […]

No es esta una apología a una persona sino un ejemplo de la sabiduría popular para elegir a quienes ellos consideran que les pueden solucionar sus problemas y de que la labor del Delegado debe ir más allá de ser solo quien tramite los problemas de un lugar a otro.

Nada, nada de eso hemos visto o experimentado en Cuba durante los últimos tres años los ciudadanos de a pie, ni la mayoría de los que dedicamos buena parte de nuestro tiempo a estudiar los complejos y diversos procesos de la comunicación. Por eso hoy ignoramos, casi por completo, qué nos depara esa “Política de Co¬municación Social del Estado y el Go¬bierno cu¬banos”, a punto ya de ser aprobada, según anunció el vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel, su principal artífice, el 9 de marzo del presente año en el telecentro de Camaguey.