Por: Gabriel Torres

Hace pocos días, durante el pasado fin de semana, tuve la oportunidad de participar en el Primer Encuentro Nacional de Estudiantes de Periodismo, Comunicación Social y Ciencias de la Información organizado por la FEU y la Universidad de La Habana. Les comento que fue una experiencia magnífica. Con el objetivo de compartir experiencias, analizar problemas en cuanto a la docencia, el protagonismo en las universidades y proyecciones nos congregamos más de 80 futuros profesionales de la comunicación de todas las regiones del país.

Como siempre uno lleva con orgullo lo que fructifica y hace bien, lo que emana de un esfuerzo común en pos de un objetivo, de una meta, una utopía, armado con mi memoria flash y unas ganas tremendas, concurrí al Foro-Debate planificado en el programa del evento para presentar trabajos y proyectos de singular relevancia en cada una de las universidades. Muy buenos planes y trabajos encontré allí: un noticiero para las EFI (Escuelas de Formación Integral, las antiguas Escuelas de Conducta) liderado por estudiantes dela Universidad deLa Habana; un noticiario radial universitario ideado por los muchachos dela Universidad de Villa Clara; publicaciones en medios nacionales y acciones educativas para atacar problemáticas sociales desde el área de la comunicación.

Pero parece que LJC estaba predestinada a alcanzar el Oscar de la cita estudiantil. Sorprendidos por el éxito de nuestro blog, los muchachos quedaron a merced de la presentación. Mientras relataba nuestros primeros pasos, nuestros tropiezos iniciales, la consolidación del proyecto, la fuerza de las estadísticas y el ranking alcanzado gracias al estilo, al respeto a la opinión ajena, a la libertad de los artículos y comentarios y lo atractivo del diseño parecía que se enamoraban; que la semilla, en formato ppt, crecía y fructificaba en enormes deseos de ser, de formar, de crear junto a “los jovencubeños”.

Por: Roberto G. Peralo
Estos últimos días han sido muy agitados para los miembros del Blog La Joven Cuba (LJC). Tenemos que cumplir con nuestras actividades administrativas que son muy complejas y nos llevan mucho tiempo. Y los sucesos que han acontecido en los últimos días, sobre el encuentro de LJC con Ted Henke (el Yuma), me han venido dando vueltas en mi cabeza que han logrado perturbarme mi sueño. He tratado de leer todo lo escrito con relación al tema a demás de los comentarios vertidos, para asumir mi propio juicio sobre lo sucedido y les confieso que me han surgido más preguntas que respuestas.

Tomo como referencia el artículo escrito por Ted sobre lo sucedido en su visita a Cuba las actividades que realizó y el encuentro con los oficiales del DSE. Me llama la atención que de toda las entrevistas realizadas, más de 40 y de sus disímiles encuentros en Cuba, donde único se da detalle y se enfatiza es en el encuentro de La Joven Cuba ¿acaso los otros encuentros y entrevistas no fueron interesantes y polémicos? ¿Es qué acaso somos tan importante? No se reunió también con Yoani y su pandilla. ¿A caso eso no es más relevante para hacer un artículo, y para centrar la atención de los oficiales de la DSE?