La burocracia socialista favorece una crítica complaciente con límites predefinidos

Necesitamos las opiniones reales de las personas en la sociedad

La corrupción prevalece donde la autenticidad se escurre y la mentira prolifera