28.9 C
Havana
jueves, octubre 22, 2020

Sin esperar orientaciones

Por: Yassel A. Padrón Kunakbaeva

Para los que vivimos en Cuba, es fácil desilusionarnos de las posibilidades de cualquier actividad cívica. En lo que se refiere a mi generación, los nacidos entre finales de los ochenta y principios de los noventa, la mayoría no quiere escuchar hablar de política y menos intentar participar en la vida pública. Esto es consecuencia directa de tantos años de una política oficial encartonada y rígida, décadas en las que se ha exigido de nosotros únicamente resistencia y cumplimiento de las orientaciones. No obstante, desde hace muchos años han aparecido alternativas a esa rutina gris, que han servido para que muchos recuperemos o aprendamos el gusto por la participación, entre las cuales se encuentran el activismo y el periodismo no institucionales.

Sí, fue necesario buscar un camino fuera de las instituciones establecidas. La vieja organización estudiantil, o la UJC, resultaron incapaces de ofrecer un camino atractivo y fecundo para los que tuvieran inquietudes cívicas, incluso en el caso de los que nos acercamos a ellas sin prejuicios y con convicción. De reunión en reunión, entre acta y acta, mientras los más pedestres problemas se quedaban sin resolver, todos fuimos aprendiendo que allí no había nada que hacer. Además, nos quedó la experiencia de lo que significa una organización internamente enferma, falta de vida, aplastada bajo su propio peso.

Muchas de las instituciones de la Revolución surgieron del maremágnum de hace sesenta años, y es evidente que en aquel momento estuvieron llenas de vida. Pero como dije en mi artículo Movimientos tectónicos, ocurrió una especie de congelamiento en el cual la lava acabó convertida en piedra. Toda la vida de una institución u organización, le viene de su nacimiento en el horno de la sociedad civil que se auto-organiza. En ese sentido, es el pueblo en su multitud de individualidades, el soberano, la única fuerza instituyente.

Al convertirse las viejas organizaciones más en un obstáculo que en una vía para el ejercicio de la actividad cívica, se hizo necesario el surgimiento de nuevas formas de auto-organización de la sociedad civil. El comienzo de este proceso puede rastrearse hasta finales de los años ochenta con el proyecto Paideia, o quizás más allá. Sin embargo, sería a partir de los años noventa cuando habría una explosión de proyectos comunitarios en todo el país, cuando comenzarían a desarrollarse nuevas formas de activismo antirracista, feminista, ecologista, etc. Muchas veces estos proyectos actuaban en espacios muy reducidos sin que pudieran ser conocidos, en una sociedad donde no existía aún Internet y donde los medios oficiales no les daban cobertura.

Este proceso continuaría en el nuevo siglo. Algunos proyectos tenían una perspectiva comunitaria, centrada en el barrio, otros tenían un objetivo más intelectual, de análisis teórico de la realidad cubana. En este sentido, no puede dejar de mencionarse la experiencia de Observatorio Crítico, con sus aciertos y desaciertos. También debe ser recordado el papel de Espacio Laical, una revista de la Iglesia Católica, en la difusión del pensamiento de una parte importante de la intelectualidad cubana.

Mi generación llega con los Lineamientos, Internet y la normalización con EE.UU.

Muchos de los viejos proyectos surgidos en décadas anteriores ya han desaparecido o se han debilitado, mientras que muchos nuevos han surgido. Se han consolidado experiencias de activismo, en los campos del feminismo, el antirracismo, la lucha por los derechos de la comunidad LGTBIQ, el ecologismo, etc. También ha aparecido una blogosfera, y en general una nueva hornada de medios de comunicación digitales no institucionales, como El Toque, OnCuba, Periodismo de Barrio y La Joven Cuba, entre otros. El periodismo fuera de las instituciones oficiales se convierte en la vía para que una nueva generación, ávida de decir muchas cosas y a su manera, pueda expresarse.

Las relaciones entre este mundo del activismo y las instituciones nunca fueron sencillas. Hubo proyectos que, por diversas razones, entre ellas haber hecho alguna clase de cuestionamiento político, fueron atacados desde la oficialidad y forzados a desaparecer. Otros fueron deliberadamente invisibilizados. Pero también ha habido experiencias de articulación efectiva, casos en los cuales las instituciones se han convertido en facilitadoras para llevar adelante esas causas, y donde muchos activistas han podido realizar su actividad bajo su manto. Estoy pensando por ejemplo en el Centro Martin Luther King, el Instituto de Filosofía o el CENESEX, que han realizado un trabajo valioso.

Siempre ha habido disposición, sobre todo entre los activistas que se ven a sí mismos en el campo de la izquierda y aún perseveran en creer que el sistema cubano es en alguna medida coherente con el proyecto socialista, para buscar articulaciones con las instituciones del Estado. Pero esto no quiere decir que esa articulación sea el único camino válido y efectivo para el activismo. Vamos a tener las cosas claras: el elemento activo en todo este escenario ha sido el impulso de los activistas que han decidido llevar adelante sus causas con o sin el Estado. El caso de las instituciones que han sido vías efectivas para el avance de esas causas ha sido siempre un caso excepcional. En su mayoría, las instituciones solo han estado para poner trabas, obstáculos, o para cooptar los activismos y llevarlos a un punto en el que se pierda su filo crítico y se burocraticen.

Al día de hoy, la lava volcánica del impulso popular en la lucha por darle solución a los problemas de nuestra sociedad, late en el activismo y el periodismo que se hace desde fuera de las instituciones. En aquello que se hace porque sí, porque le nace de adentro a las personas, porque les quema el interior. En la medida en que algunas instituciones han logrado canalizar esa fuerza y reverdecerse, maravilloso. Pero pretender a estas alturas que es la vinculación con el Estado lo que da la llave para diferenciar una lucha auténtica de lo que es una “histeria irresponsable destinada a la manipulación”, es hacer gala de un vulgar espíritu carcelario.

Esa exigencia de pureza, de estar anotado en la nómina, solo cabe en la cabeza de los que se sienten cómodos con la rutina de cuartel y quieren que todos nos jodamos junto con ellos.

Por supuesto que en una transición socialista puesta sobre sus pies, las instituciones deberían convertirse en nada más que la sociedad civil organizada. Ese es el punto de vista socialista, por oposición al liberal. El problema es que hoy, desde la oficialidad, se comparte el punto de vista liberal de ver la sociedad civil como algo ajeno. Para comenzar a salir de la situación a la que hemos llegado, habría que empezar por sacar adelante una nueva Ley de Asociaciones que permita que se ponga de manifiesto la verdadera estructura de la sociedad civil, una Ley de Prensa que le otorgue un espacio de legitimidad a los medios no institucionales que estén dispuestos a cumplir con la legalidad, y hace falta un trabajo político creativo que provoque un realineamiento de la sociedad civil con el proyecto socialista.

Es cierto que los proyectos surgidos fuera de la institucionalidad se han visto sometidos a otro peligro, el de ser cooptados por intereses extranjeros a través del financiamiento, muchas veces con dinero destinado por EEUU para el cambio de régimen en Cuba. Por lo general, este proceso termina teniendo un efecto similar a cuando son cooptados desde el Estado: caen en una propaganda vacía y se pierde tanto su filo crítico como su compromiso por la comunidad. Pero de este lamentable proceso no se puede sacar la conclusión de que la sociedad civil es un arma en manos del enemigo, como parece que piensan algunos teóricos de las guerras culturales.

La sociedad civil es el lugar de donde nace todo socialismo auténtico.

Dentro de este mundo fuera de las instituciones, que como decía más arriba, es donde late con más fuerza la lucha por la solución de nuestros problemas como sociedad, hay algunos proyectos de activismo o periodismo que han aceptado financiamientos de la NED o la USAID. Eso es, en muchos casos, una derrota para la Revolución. Cuando EEUU construye un fantoche de organización opositora en Cuba, sin vínculos reales con la sociedad, eso no tiene mayor trascendencia. Pero cuando se trata de un grupo de jóvenes formados por la Revolución, que deberían compartir sus valores, y que tienen raíces dentro de la sociedad y una audiencia, se trata de una auténtica derrota en primer lugar de los que no crearon las condiciones para atraer y comprometer a esos jóvenes con el campo revolucionario.

Sin embargo, la sociedad civil no se reduce a esos grupos que han aceptado un financiamiento norteamericano, ni se la puede concebir como un arma en manos del enemigo. Tampoco se le puede exigir a la sociedad civil una disciplina partidista cuando, al revés, es el Estado el que no debería ser otra cosa que la sociedad civil organizada. Para los que sienten placer en cortar alas, debería llegar este claro mensaje: los tiempos están cambiando, y cada vez serán menos los que se sentarán a esperar que les den las orientaciones.

64 Comentarios

  1. Su acercamiento a la sociedad cubana derivada de estos casi 60 años proceso primero revolución y después gobierno revolucionario posterior a mediados de los 70 sigue siendo a mi entender demasiado ambiguo, me dice que nació finales del 80 principios del 90, es decir que su conciencia social coincide con el milenio, está usted seguro que los últimos 20 años han sido ”una transición socialista puesta sobre sus pies“, en mi opinión ha sido más bien una búsqueda a toda costa y costo de la sobrevivencia en el poder, en cuanto a la sociedad civil, una sola pregunta pondría luz a su criterio del tema, son los CDR, la FMC y todas esas organizaciones revolucionarias por designación no por simpatía parte de la sociedad civil Cubana, y fíjese que saco de mi cuestionamiento la UJC por ser una organización claramente política o el sindicato único por ser supuestamente una organización de los trabajadores. Como no se si me responderá le aclaro mi posición personal, NO lo son, son parte de las poleas sociales de la política del PCC como estado-partido-gobierno único que gobierna el país, con estructuras pagadas por ellos, estructuradas por ellos y por supuesto dominadas por ellos para un fin político no social. La sociedad civil ha de organizarse desde intereses aglutinantes y por ello debería ser tan independiente como variada y en Cuba como el único con derecho a aglutinar es el PCC es que vemos ese más de lo mismo.
    En cuanto al periodismo, la democratización que las tecnologías digitales y la era de la internet ofreció a lo que antes era una profesión rígida y “políticamente correcta” que ha revolucionado el mundo, El gobierno de Cuba no necesita una nueva ley de prensa porque terminaría aceptados que ya tiene una nueva prensa aunque no sea aceptada por los cánones políticos de su poder hegemónico, y además recalco, no siempre diseñada y estructurada desde el exterior porque en sus mejores casos son productos nacionales e inmediatos y aquí perfectamente ustedes LJC son de los mejores ejemplos. El gobierno de Cuba no necesita una nueva ley de asociaciones porque entonces aceptaría el pensamiento diferente hasta hoy invisibilizado con toda intención hegemónica, daría voz y en un futuro nada lejano voto al arcoíris de opiniones políticas diferentes al omnipresente PCC que ya logro autonombrase en la constitución en su ARTÍCULO 5. El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado. En mi opinión muy personal remover esta aberración constituyente y hacer valer que todos los pensamientos políticos tengan igualdad de derechos y oportunidades es la única forma de devolver Cuba y su sociedad al camino del progreso y el bienestar para su mayoría.

  2. Esta reflexión es como si la víctima, quien en su momento fue cómplice, le susurrase al abusador: “Te voy a dar, ya lo verás”. El abusador, por su parte, con tierna mirada y la burlesca sonrisa que le caracteriza le responde “¿EN SERIO? ¡Mírame como tiemblo!”

    PRESTEN ATENCION COMPATRIOTAS

    Basta ya de posponer lo que a este nivel de la batalla, a todos los que participamos nos consta que debiera suceder, y que, quizás el propio abusador al verse sin salida, nos llegue a agradecer.

    Conmigo podrán contar los más de siete millones de cubanos en Cuba cuando el concepto REVOLUCION decidan personificar.

    ¡Cambiemos TODO lo que debe ser cambiado!

    Transformemos la estructura de gobierno que desde enero del 59 debió ser transformada, porque fue para ello que se asaltó el MONCADA.

    Como Yassel y el Comandante Fidel, -MÁXIMO LIDER DE LA REVOLUCIÓN POPULAR EN CUBA, yo abogo a favor de transferir el PODER de la Asamblea Nacional al UNICO HEREDERO EN CUBA, -NUESTRO PUEBLO.

    También exhorto a la aprobación de una LEY DE AMNISTÍA el día que nuestro pueblo logre conquistar el PODER DE SU PARLAMENTO.

    ¡SEA CUBA PARA TODOS LOS CUBANOS!

    ¡¡¡FE Y ADELANTE…

  3. Partiendo del hecho que supone que los que pagan ,mandan, entonces el lógico afirmar ,desde nuestras queridas dirigencias, que todo lo que no salga de sus bien cerradas (y muy exiguas y tacañas) arcas, es ,o va a ser usado para destruir su bien conformado » status quo», ya que procede del lugar en donde ellos no tienen absolutamente ningún control.

    Imagino entonces,si Martí viviera hoy en día, hasta donde llegarían las ofensas del politburó hacia nuestro apóstol. Imagino un «blog»,creado por nuestro Martí,el de nosotros,no el de ellos,siendo atacado y/o censurado en toda nuestra isla. Y en el caso de Martí, al recibir visa desde otros países,pues entonces cayendo en la categoría de » regulado» e impedido entonces de ofrecer su verbo y poder arengar a los trabajadores patriotas (aunque bueno,ya no serían patriotas, serían mercenarios anticubanos) de ,por ejemplo, Cayo Hueso o Tampa,como antaño. Eso sin mencionar que una presencia suya en la Comisión Europea,o en los Comisión de Derechos Humanos, sería considerada como de máxima traición.

    • La imparable ofensiva contra las llamadas ilegalidades no ofrece garantía alguna de que mejoren las paupérrimas condiciones de vida que enfrentan la mayoría de las familias en Cuba.

      El desabastecimiento, lejos de mitigarse, se agudiza. No se trata de terminar con delitos fomentados por el mismo sistema que convirtió la palabra producir en una entelequia y racionar en un decreto, y que ha mantenido sus esencias a través del tiempo.

      Las exaltaciones mediáticas en torno a las incautaciones que son presentadas cada semana, como el principio de la solución a la crisis socioeconómica, agravada con los efectos del coronavirus, son burdos entretenimientos.

      Definitivamente hay que saltarse las disposiciones legales para atenuar el hambre y resolver otras urgencias del día a día. El robo y las remesas de algún familiar o amigo radicado fuera de la Isla son las únicas tablas de salvación en el océano de penurias, ahora más agitado que de costumbre a causa de la pandemia.

      Trabajar en Cuba es un sinsentido. Una realidad que explica los motivos de la involución, que va más allá de la falta de oportunidades para alimentarse de manera razonable.

      La codificación de la miseria es la fuente principal de las taras sociales que se observan en cada rincón de la Isla

      Saludos.

  4. ¿Sociedad Civil en Cuba? ¿Dónde está que nadie la ve ni se siente? ¿Qué hace? ¿Qué presión pone sobre un gobierno abusador que constantemente se burla del pueblo?

  5. Muy buen texto Yassel. Me imagino que le sirva de amplio pretexto a algún «teórico de las guerras culturales», para poner otro artículo sobre los pagados por el imperio y los ataques a las instituciones cubanas.
    No hay peor ciego que el que no quiere ver. Mientras leo las palabras de Yassel trataba de buscar contraejemplos a sus observaciones sobre la decadencia de las organizaciones políticas y de masas en Cuba. Y sorprende notar que efectivamente, tiene razón el autor cuando dice que no tienen filo ni espíritu crítico ni representan a la comunidad. Simplemente exigen confianza y obediencia. Son instituciones completamente verticales dónde las acciones no son espontáneas sino convocadas(Elián, Los cinco, 1 de Mayo, vigilia mambisa). Dónde los cambios importantes no son promovidos por la sociedad sino por sus «líderes»(Angola, doble moneda, constitución, lineamientos, paquetes económicos). Dónde se ha reemplazado la «elección» por «ratificación»(el pueblo elige a miles de delegados pero solo una pequeña parte integra la asamblea nacional después de dos procesos en los que solo deciden los representantes del poder. Luego esos pocos gatos se dan cuenta que también están para ratificar, no para pedir explicaciones ni proponer.
    La verticalidad es una realidad tan enraizada en lamentalisad del cubano, que 52 años después se reconoce que el enfoque económico estaba equivocado y nadie, absolutamente nadie, ha salido con un artículo o un reportaje o un comentario en las redes sociales para preguntarse ¿Qué coño y porqué estábamos haciendo entonces? Y aquí está lo más hermoso: ni siquiera las sabandijas de Miami se lo han preguntado…
    Felicidades Yassel. Muy valiente y acertado… Si «los que deciden» tuvieran un ápice de verdaderos revolucionarios, hace rato que todo eso que criticas se hubiera resuelto o abordado y el país se construye entre todos en vez de comandarse como una unidad militar dónde todo reclamo malintencionado o no, se castiga y desprestigia.

    • Y aquí está lo más hermoso: ni siquiera las sabandijas de Miami se lo han preguntado…

      1- Vivo en Miami.
      2- No soy una sabandija.
      3- Como usted, que ni es sabandijas ni vive en Miami, me he hecho muchas preguntas a lo largo de mi vida.

      • No vivo en Miami ni creo ser sabandija. Pero sí hay sabandijas en Miami y en Cuba. Según la RAE, sabandija es un animal pequeño o una persona despreciable. Por supuesto que no todos, ni siquiera la mayoría de los cubanos y descendientes de cubanos en Miami son sabandijas ni personas despreciables. Pero es indudable la enorme influencia y que tienen los que sí lo son, sobre la realidad de Cuba y del propio Miami.
        Yo esperaba, dado que supuestamente les interesa mucho denunciar al gobierno cubano y liberar al pueblo, que una oportunidad política como esta que se presenta no pasará desapercibida. Sin embargo son tan chapuceros y faltos de ideas propias, que simplemente han seguido criticando todo lo que se planeta desde el gobierno cubano.
        Eso es a lo que refiero con hermoso. Porque incluso a ellos, que supuestamente despertaron y saben lo que es la libertad, les sigue afectando el verticalismo y la actitud reactiva que nos han enseñado desde pequeños. Cero iniciativa, cero plan propio, cero independencia política

      • Luis Enrique, no sé si ha visitado Miami alguna vez. Parece que no porque tiene usted una visión bastante caricaturesca de esta zona del mundo.
        En Miami, como con seguridad allí donde usted vive, hay de todo. Desde «sabandijas» hasta quienes no lo son. Igual donde usted vive habrá algún que otro idiota o tonto útil como en esta ciudad.
        En Miami no solo viven cubanos, si no que es probablemente una de las zonas de este enorme país donde más naciones están representadas.
        Si es usted de los que cree que en Miami «manda» un grupo ideológico X la verdad es que está completamente perdido en un campo de lechugas.
        Lo que creo sucede es que para usted Miami es la versión que ha vendido por décadas el gobierno cubano. Y la verdad es que no podría estar más equivocado.
        Por otro lado, ¿de qué «oportunidad» habla usted? Acaso de la cortina de humo de turno salida de los laboratorios del poder en Cuba? ¿Cuántas décadas llevan esos señores diciendo que ahora sí que sí? ¿No sabe usted de la cantidad de veces que los gobernantes cubanos se han burlado de las esperanzas y sueños de todo un pueblo? ¿Qué razones de peso tiene usted para creer que algo ha cambiado o va a cambiar? ¿Acaso la retórica usada por el señor Díaz Canel cuando anunció torpemente un grupo de medidas que le aseguro son papel mojado? Desde que se anunciaran las «nuevas medidas», ¿qué se tiene en manos para decir que algo ha cambiado?
        Miami, señor Luis Enrique, es una ciudad ideológicamente muy plural. Que el gobierno cubano ponga el énfasis
        en lo que diga o haga la derecha es una simple maniobra para sembrar el odio en aquellos que le creen hacia la comunidad cubana más grande fuera del país.
        Saludos.

      • @Isaías
        Me parece que ha usted confundido la frase «las sabandijas de Miami» con otra muy diferente: «todos en Miami son sabandijas» o peor «todas las sabandijas están en Miami».
        Supongo que es un erro lógico dado que la generalización es una de las enseñazas que se les da excelentemente al aparato ideológico en la Isla.
        No es un secreto que la mayor fuente de recelo, odio, ensañamiento y en su momento sabotajes y terrorismo, nacen en Miami. Yo no defiendo al gobierno cubano y mucho menos a Fidel, de hecho soy un crítico intransigente. Pero jamás se me ocurriría alinearme con el guapetón del barrio para caerle a pedradas y hostigar la casa de la jevita que me gusta, todo para que el padre la suelte. Eso es despreciable. Como lo es pretender, una vez que estás afuera, que eres el que más rebelde el que más desprecia de toda la vida el régimen en Cuba y que son unos cobardes y bobos los que quedan allí, que no se dan cuenta que son pisoteados.
        Yo no vivo en Miami, vivo fuera de Cuba hace ya 6 años, 3 de ellos en Las Vegas, pero como tood cubano tengo un montón de amistades en Florida incluyendo Miami. Lo suficiente como para evaluarla con y sin politiquería. Hay un millón de razones para criticar, oponerse, indignarse y hasta despreciar al gobierno cubano y a muchas de sus figuras. Pero a lo que jamás le veré sentido ni honor, es a apoyar y contribuir a pisotear aún más a los cubanos, a los pobres desesperados que no han conocido más verdad que la que enseñan Granma y el noticiero, a los humillados con políticas de migajas e ideas trasnochadas, a los estafados con promesas más falsas que un político en elecciones. Y resulta muchísimo más repulsivo, cuando eso lo apoyan y promueven personas de la misma procedencia, cuando lucran con eso y se benefician del estado de las cosas.
        Le voy a decir en qué consiste la OPORTUNIDAD, nada de comillas. El principal problema de los inventos de Fidel, siempre fue la economía. Es una mierda, un monstruo parásito, de eso no puede haber dudas. Pero el discurso siempre salió con que si los logros de la revolución con que si el ideal socialista… así pasaron 52 años en los que se prohibió hasta hablar de negocios, de capital, de ganacia. Se eliminaron a los «burgueses» que tenían bodegas y puestos de frita y se obligó a los campesinos a vender al estado(al gobierno, a ellos) a precios fijos, planificados. Ahora resulta que se han dado cuenta que «eso no funciona» y que la iniciativa privada es importante y que el capital no es malo y que la propiedad privada es necesaria. ¡Coñooo! Si usted no ve en eso una oportunidad inmejorable para demandar y sacarles las tripas por más de medio siglo en el más absoluto descalabro económico y hasta pedirles que reconozcan erores, atrocidades y pidan perdón… No sé que lo sea. La oportunidad para hacer notar bien claro que SE EQUIVOCARON por muchos años, que solo la negligencia, la impunidad y la absoluta falta de honestidad de Fidel permitió que por tantos años se hiciera su voluntad sin derecho a réplica. Podría ser también una gran oportunidad para mostrar cuan mierdero ha sido el modelo económico que es incapaz de sostener a la isla sin dinero desde afuera, que en 60 años solo ha arrasado con cualquier atisbo de infraestructura. Pero no… nada de eso… Simplemente parece más fácil hablar de colas, del precio del USD y de los que se van a quedar afuera de las tiendas en MLC.
        ¿Usted de verdad cree que si existiera alguien con vergüenza entre los que viven criticando, armando ruido y apoyando el bloqueo, no analizaran eso? ¿No sacaran las conclusiones políticas evidentes que ayudaran a desmontar el mito de la «revolución socialista»?
        Pero nada compadre… estos son los tiempos que toca vivir, un chisme de un periodosta homofóbico, gana más público que exponer con seriedad la recontraacojonante evidencia de manipulación política y exigir explicaciones y hasta ihabilitación de los cabecillas que por tantos años han provocado la situación deplorable de los cubanos dentro y fuera de la Isla. Todos los casi 14 millones que somos

  6. Yassel, sigue soñando con el Socialismo, esta bien es tu derecho. Pero, y lo digo respetuosamente: ¿De verdad vale la pena seguir en el mismo circulo vicioso? Cuba ya se ha atrasado bastante, si seguimos tratando de alcanzar el arco iris, se nos irán otras seis décadas en lo mismo.

    La foto del articulo muestra como están las cosas en la isla. Tremenda escasez, de todo, hasta de libertades, y la gente pidiendo que bajen los precios de Internet. Estamos de mal en peor.

    Saludos.

      • Yassel, nuestro apóstol Jose Marti advirtió sobre la utopía del socialismo, y como el proletariado pasaría a ser esclavo de la clase dirigente, bajo el socialismo/comunismo eso siempre sera igual.

        Creo que lo que Cuba debería de hacer es crear un estado de derecho real, nuevo, y eliminar a la clase burocrática actualmente en el poder. A estas alturas, y después de seis décadas, y tanto daño antropológico, el cubano (la gran mayoría) no es capaz de tener un dialogo donde se discutan opiniones, ideas o puntos de vista diferentes, debido a que la población perdió ese derecho hace décadas, y al no poder ejercitarlo no sabe como hacerlo.

        El principio no sera fácil, y tal vez nos pasemos un par de décadas para mejorar, pero lo que si esta claro es que el actual rumbo del socialismo cubano inventado por los dirigentes cubanos va de mal en peor, y ese sistema de gobierno impide cada día que los ciudadanos tengan el poder que verdaderamente les corresponde.

        Saludos.

      • Yo creo que a estas a alturas el costo de dedejar de perseguir el arcoiris y dar un bandazo en dirección contraria puede ser peor.

        Por qué? Cuál es la ventaja de perseguir un sueño que no solo no se cumple, si no que cada vez se vuelve más imposible de lograr? Qué podría ser peor que lo que ya tenemos? Por qué hay tanto miedo de dar los pasos necesarios hacia el tipo de sociedad que, si bien no es perfecta, ha probado funcionar más que «eso» que hay en Cuba? Qué país estamos dejando a las generaciones de cubanos que vendrán? A qué «alturas» es demasiado tarde para comenzar a hacer algo mejor? Para qué su propio artículo si ya «a estas alturas» no hay nada que hacer salvo resignarse como cubano de la isla a llevar una vida mediocre y de escasez hasta la muerte?

    • Yo no tengo ningún problema con q sigan persiguiendo el socialismo. simplemente pido q lo persigan de otra forma, y de ser posible, guiados por otras personas.

  7. “No puede ser posible que las autoridades en Manzanillo estén conformes con un mecanismo de distribución y venta de artículos de primera necesidad, que cause que una persona, cientos, acaso miles, tengan que estar en una cola, una tremenda aglomeración, desde las siete de la mañana hasta las siete de la noche, para comprar un litro de aceite.
    La PNR, sobre las 10 de la mañana, te pide el carnet de identidad en aras de una organización que no resuelve en absoluto el gran peligro que significa el molote. Y después no te lo devuelve hasta que compras. O sea, ni siquiera tienes la opción, una vez entregado el carnet, de arrepentirte de comprar.
    Ayer se vendieron en Manzanillo alrededor de 6 mil litros de aceite en las TRD. Las colas fueron inpresionantes. Manzanillo, con 136 mil habitantes, no debe tener más de 35 mil núcleos familiares. Asumiendo que en una semana se vendan 8 mil litros de aceite en las TRD de este municipio, a un litro por núcleo a través de la libreta de abastecimiento, eso significaría que cada tres semanas aproximadamente, cada núcleo familiar manzanillero podía comprar un litro de aceite.
    ¿POR QUÉ ENTONCES LAS AUTORIDADES DE MANZANILLO O GRANMA NO LO ORGANIZAN DE ESA FORMA, POR LA BODEGA, COMO LO HACEN OTROS MUNICIPIOS Y PROVINCIAS DEL PAIS?
    ¿Acaso debemos conformarnos con las deprimentes imágenes de ayer, tan deprimentes, que ni siquiera deseo publicarlas?
    21 de agosto de 2020, 9:14
    -Giordan Rodriguz
    Blog: “Segunda Cita”

  8. estimado Yassel : por que no dicen algo de la influencia progresista que ha tenido el capitalismo liberal en que ustedes sean mas libres y mas visualizados ? Usted cree que esa influencia no existe ? En otro punto : por que la dirigencia cubana asume que es el sistema de ellos el que quiere el pueblo de cuba y ademas,por que piensan que es el sistema mejor ??Una parte del pueblo de cuba puede querer el socialismo,pero y el que no,que hace ??Gracias….

  9. Totalmente de acuerdo. Ojalá ése proceso de reactivación del compromiso social no termine de ocurrir al margen de la dirigencia política porque entonces no habrá garantías de preservación del proyecto llamado Revolución. El tiempo para hacerse facilitadora de ese proceso y por tanto preservar su legitimidad se le agota. Hay quienes quieren cambiar de régimen a toda costa y quieren convencer a todos que no hay alternativas. Hay otros que asumimos que en el mejoramiento de nuestro proyecto país puede ser muy útil que el poder político no termine en ciertas manos.
    Como bien dices el conjunto de organizaciones que hoy existen con el reconocimiento estatal, salvo excepciones, son más un obstáculo que una vía de canalización de soluciones.
    No será fácil porque ésas organizaciones han sido convertidas en medio de vida de muchas personas que como único requisito poseen la cualidad de estar dispuestos a decir sí a cuanto se les mande y mostrar una falsa fidelidad a quienes los pusieron donde están.

  10. Así mismo es Diuber, una falsa Fidelidad, cuando son estos el 98% para ser conservadora, los que caen en corrupciones exorbitantes, los que se burlan del pueblo desde sus posiciones como algo muy bien descrito por Zenón ayer. Yassel cómo creer en una Sociedad que es incapaz de hacer cumplir sus propias leyes. Tengo el doble de tú edad y yo como los de mi generación, los anteriores y los que vinieron atrás dejamos de confiar en esta Utopía. Aquí vale el refrán has lo que yo digo, no lo que yo hago. Rosario María Cruz Matos

  11. Cuando todo conspira contra el proyecto de la Cuba Revolucionaria, más siento la necesidad imperiosa e impostergable de defender mi trinchera. Esa que forma parte de millones de otras trincheras de la isla sitiada. Es verdad que en nombre de los más sagrados ideales de independencia, justicia social, soberanía y libertad plenas para todos, se han acumulado enormes errores de todo tipo, fruto de utopías y sueños irrealizables, obviando todo tipo de leyes, desafiándolas, ignorándolas, situándose por encima de ellas. Y aquellos polvos trajeron este fanguero en que estamos hoy. Nuestro querido pueblo, que hizo la Revolución y la ha defendido durante más de 60 años, y ha sufrido las consecuencias de tantos errores, no puede de ninguna manera ser responsabilizado por la situación actual. Las revoluciones no se hacen solas, las hacen los pueblos y por tanto nadie puede, en nombre de nada, apropiarse de ella como si fuera una mercancía, porque es de todos. En todo caso debe parecerse más a una cooperativa donde todos y todas tengamos voz y voto. Y cuando pienso en la emancipación, lo hago en la certeza de que tenemos que librarnos de tanto paternalismo. Reafirmo mi convicción de que enfrentados a intereses imperiales corruptos y mezquinos, debemos resistir y no claudicar, que es lo que muchísimos quisieran y desearan.
    Quiero terminar con este conocido poema de Khalil Gibran que dedico a los que se creen muy buenos padres.

    Tus hijos no son tus hijos,
    son hijos e hijas de la vida
    deseosa de sí misma.
    No vienen de ti, sino a través de ti,
    y aunque estén contigo,
    no te pertenecen.
    Puedes darles tu amor,
    pero no tus pensamientos, pues,
    ellos tienen sus propios pensamientos.
    Puedes abrigar sus cuerpos,
    pero no sus almas, porque ellas
    viven en la casa de mañana,
    que no puedes visitar,
    ni siquiera en sueños.
    Puedes esforzarte en ser como ellos,
    pero no procures hacerlos
    semejantes a ti
    porque la vida no retrocede
    ni se detiene en el ayer.
    Tú eres el arco del cual tus hijos,
    como flechas vivas son lanzados.
    Deja que la inclinación,
    en tu mano de arquero
    sea para la felicidad
    Pues aunque Él ama la flecha que vuela,
    Ama de igual modo al arco estable.

  12. La peor muerte es la muerte espiritual. Tengo 47 años y defiendo cada día mi derecho a soñar. Lo defiendo sobre todo de mis propios fracasos. Desde que soy consciente de mis sueños conozco gente que me exhorta a renunciar a ellos. Entiendo a los que nacieron huérfanos de sueño o se les murieron en el camino pero no me pidan a mí que renuncié a los míos.

    Aquí se habla mucho de socialismo y de capitalismo. A mí me da igual el nombre que le pongamos a esto. Para mí lo importante es el contenido. Sociedad justa y humanista. Como dijo el Maestro: que la dignidad plena del hombre sea la primera de nuestras leyes.

    Cierto que no lo han conseguido hasta el momento las experiencias auto denominadas socialistas pero tampoco las capitalistas o cualquier otra.

    Nosotros vivimos la tiranía de la burocracia; otros viven la tiranía del mercado. Si tengo que elegir prefiero enfrentar la primera. Es por naturaleza más torpe y menos poderosa a pesar de lo enquistada que se encuentra.

    • Amigos Onelio Nelson García y Diuber (permítanme llamarles así), no se trata de «trincheras, sueños o resistencias». La solución no va por ahí. Yo, que probablemente soy mayor que ustedes pero que como ustedes nací con la revolución, crecí oyendo las mismas consignas que todavía se repiten como una letanía que no nos condujo a ningún lugar excepto al desastre de sociedad en la que hoy viven 11.34 millones de cubanos.
      Ni los sueños ni las trincheras resolverán la enorme cantidad de problemas acumulados en estos largos 61 años. Mucho menos una «resistencia» que no ha dado ni va a dar frutos beneficiosos para los cubanos de a pie.
      Lo mejor es transformar de una buena vez el sistema/modelo imperante en la isla sin esperar una sociedad perfecta imposible en toda obra humana, pero sí más funcional. A veces resistir por resistir o soñar por soñar es exactamente lo que no se debe hacer para salir de situaciones que conspiran contra todos.
      Quienes están resistiendo y quienes están atrincherados son los señores de un partido y un gobierno que no quieren perder sus privilegios de clase y que acusan una desconexión tan grande del pueblo de a pie que no sé cómo se atreven a seguir en sus puestos sin que les dé vergüenza. ¡Hasta se atreven a llamarle revolución a su torpe y pésima gestión!
      Todos tuvimos, tenemos y tendremos sueños, pero hay que tener los pies en la tierra. ¿Cuánto más habrá que seguir soñando, resistiendo y atrincherado hasta descubrir que el modelo no funciona? ¿Acaso 61 años más?
      Un saludo.

      • Isaías: pareciera que el llamado, desde la otra orilla, es que no vale la pena seguir resistiendo. Que abandonemos esas trincheras, que arriemos la bandera símbolo de la nación, que no sigamos soñando, que nuestra sociedad no tiene solución a sus problemas y si queremos sobrevivir, debemos izar bandera blanca y rendirnos, que es traicionar nuestra historia, el sacrificio de nosotros y de nuestros antepasados. Por suerte no son muchos aquí los ingenuos que crean en las bondades y buenas intenciones del vecinito de la acera del frente.

        No podemos olvidar que además de los errores y disparates del improvisado e imperfecto sistema que adoptamos, desde un principio contamos con la «ayuda desinteresada” de los gobiernos de los EE.UU. para tratar de ponernos de rodillas, con el significado peyorativo de la ultrajante posición. Ahí están parcialmente desclasificados los documentos probatorios de la actitud criminal y genocida de esos gobiernos, ¡todos!, como el memorando del Sr. Lester D. Mallory, entonces subsecretario de Estado, recomendando, el 6 de abril de 1960, “incitar al desengaño y al desaliento en el país mediante la insatisfacción económica y la penuria, a fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno revolucionario”. O el memorando del 13 de marzo de 1962, de la operación Norwoods, firmada por el General Lyman Lemnitzer, Jefe del Estado Mayor Conjunto y por el jefe del estado mayor del ejército de Estados Unidos general Earle G. Wheeler, con la aprobación del Secretario de Defensa Sr. Robert McNamara, proponiendo posibles actos terroristas de falsa bandera, para justificar un ataque directo de las FF.AA. de los EE.U.U. a la República de Cuba.

        No, gracias. No nos seducen ofertas tan tentadoras. Me remito a uno de los grandes y valientes de nuestra historia: «Tampoco espero nada de los (norte) americanos; todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin su ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso (…)». Antonio Maceo Grajales.

  13. Yassel, te quejas del dinero que pone USA para el cambio de régimen en Cuba. Pero te olvidas de que el régimen no solo puso dinero sino todo un ejército guerrillero para intentar el cambio de régimen en Bolivia, en un atentado inaceptable contra la soberanía de Bolivia.

  14. Cada persona, sobre todo si es joven debe pensar con su cabeza. No admitir imposiciones politicas, ni de otro orden que no esten relacionadas sino unicamente en las leyes del pais, que esten sustentadas en la Constitucion de la Republica. La llamada sociedad civil si no facilita y garantiza la libre discusion de las opiniones y puntos de vista, ni es sociedad civil, ni libre. Ni siquiera la pertenencia a un Partido politico, puede limitar a sus miembros a expresar su opinion. El Partido politico a lo que obliga es a respetar y cumplir sus reglamentos, previamente aceptados libremente. Pero cuando no se esta de acuerdo con su linea politica, lo que esta claro es que es mejor renunciar a esa militancia a que seas expulsado. Eso es asi en cualquier partido politico. Pero como ciudadano las leyes del Pais y la Constitucion te respaldan para que cada uno podamos defender nuestros criterios y puntos de vista. Claro que si se aceptan relaciones pagadas por un pais extranjero, en especial, si es enemigo jurado del tuyo, eso puede ser condenado por las leyes. Y es asi en cualquier pais del mundo. No hay una excepcion. Y en ese campo la transparencia es el mejor y mas seguro metodo.
    Por lo demas, no hay que pedirle permiso a nadie para expresar nuestra opinion, aunque sea discrepando de la mayor autoridad politica o gubernamental. Pero como en cualquier parte del mundo tiene que ser en la forma debida y con el debido respeto.
    El nuestro es un Pais libre. En el enfrrentamiento durante 60 anos con la mayor potencia militar, politica y economica del mundo, estoy seguro que se han cometido errores en la garantia del derecho a opinar y ello tambien ha facilitado que no pocos oportunistas y burocratas se hayan aprovechado, y aun intenten aprovecharse para imponer sus criterios. Pero cada dia tendran que ser menos y les sera mas dificil coartar las opiniones de los demas, en discusion libre y democratica.
    Los jovenes de este pais, de todas las epocas, jamas, como generacion, han temido expresar sus criterios. Y los de esta nueva generacion, que es la tuya estoy seguro que seran dignos continuadores de Marti, Mella, Villena y Fidel. Que me consta, a pesar de lo que dicen los enemigas de nuestro Pais, nunca coarto la opinion libre de los jovenes cubanos.

    • El nuestro es un Pais libre.

      ¿Cómo puede ser «libre» un país donde las autoridades prohíben la libertad de expresión, asociación y movimiento? ¿Cómo puede ser libre un país donde no hay libertad de prensa? ¿Cómo podría ser libre un país donde el pueblo no escoge a su presidente desde 1948? ¿Cómo puede ser libre un país donde hay 3 monedas y en la que le pagan al trabajador no sirve para nada? ¿Cómo puede ser libre un país que depende enteramente de lo que digan o hagan en Washington? ¿Cómo puede ser libre un país donde está penalizada la discrepancia política? ¿Cómo puede ser libre un país donde el ciudadano está completamente indefenso ante los abusos procedentes del poder? ¿Cómo puede ser libre un país donde el gobierno se burla descaradamente del pueblo una y otra vez si sufrir las consecuencias de ello?

    • Joaquín eso de «sociedad civil» es otro de los inventos rocambolesco y fetichista qué ocultan la verdadera realidad en las sociedades capitalistas. Vivo en un país capitalista, y aquí lo único que se está permitido es votar cada cuatro años, si tú no tienes dinero no tienes manera de formar un partido político ni de postularte, y votes por los que votes, la política económica va a ser neoliberal donde quiera que te encuentres, porque los políticos tienen poco margen de acción ante los poderes financieros. En Cuba, existe en ese sentido una sociedad civil cómo existe en cualquier otro país capitalista. Los que aquí protestan y patalean escribiendo en el foro de La Joven Cuba, en buena parte son un grupo que vive fuera de Cuba y que, si son trabajadores, son unos ninguneados en sus propios países que lo único que pueden hacer es ir a votar cada cuatro años por el gobernante de turno, sin poder influir para nada en la política económica, todo lo otro que le digan eso una fábula. A lo sumo, la única influencia que puedes tener es que te siembren unos árboles de más en el parque, que pongan unos contenedores más para recoger residuos de forma clasificada, que te arreglen una acera, y poco más, medidas todas como ve superficiales, y que no entran ni pueden entrar en el meollo de la cuestión: las relaciones de producción vigentes qué son las capitalistas. Porque si una empresa que queda en tu zona electoral decide marcharse y deslocalizarse hacia regiones de más bajos salarios no puedes hacer absolutamente nada. Lo que ocurre es que los que no tienen el poder en Cuba ni les interesa influir en la política cubana por los cauces creados, que no son pocos, unas veces se inventan que hay un solo partido político y debieran haber muchos, cuando dónde hay muchos partidos políticos a veces hay más problemas que los que hay en Cuba, otras veces lo de la «sociedad civil», y si no crear fundaciones (caso del cantautor Silvio Rodríguez, hoy transformado en un trasnochado socialdemócrata), de tal forma que todas van encaminadas a socavar el poder político vigente. En ese sentido valoro más la seriedad de un liberal como el Sr Pedro Monreal que aunque no coincida con él, sin esconder el pensamiento, defiende fórmulas con las que puedes o no estar de acuerdo, pero que son serias y atendibles desde el punto de vista político y académico. Mientras que los demás muchos reflejados en el foro de esta revista, lo que hacen no es inmoral, y si puedes hacerlo legalmente pues de maravilla, lo que ocurre es que ese procedimiento (de meter por debajo de la mesa tus intereses) es el que se realiza en todas partes por los minoritarios que no tienen poder y quieren adquirirlo, solo que los cubanos creen que ellos son en ese sentido las «víctimas» del planeta, lo que le ocurre a ellos piensan no le ocurre a nadie, ellos son los peores que viven, y hay seis mil millones de personas en el mundo, para decirle una cifra redonda, que tienen menos oportunidades y accesos democráticos, de salud, educación, etc, que los cubanos.
      Un saludo

      • Sr. Izquierdo, ¿vive usted en el sultanato de Brunei?
        Donde yo vivo existe y funciona la sociedad civil. ¡Y de qué manera!
        Saludos.

      • Isaías decirme, por favor, en qué Isla de Robinson Crusoe vive usted, o es que usted es parte de esa casta que vive del «cuento» de decirle a los demás las «buenas nuevas» de esa «sociedad civil» qué de «buenas» no tiene nada y de «nueva» menos. Vaya como decían los movimientos contestatarios de hace unos 10 años en los países capitalistas medianamente ricos o ricos, «le dicen democracia pero no lo es». La democracia burguesa está en todas partes de esas «sociedad civil» tan añorada por usted, civil pero donde el poder duro de militares y ejército son los que dominan los estados, aunque son los civiles los que gobiernan como testaferros de esos militares y policías, son los civiles los que dan la apariencia de un gobierno civil. La democracia en el capitalismo es como las ágoras en la antigua Grecia, en el capitalismo los «de abajo» no cuentan, como los esclavos tampoco pintaban nada en las agoras alrededor de las plazas griegas. El sultanato de Brunéi es uno de los tantos mitos, hay algunas llamadas «democracias» que se comportan igual o peor el sultanato de Brunéi.
        Isaías que los árboles no le impidan ver el bosque.

    • Sr. Joaquín, con todo respeto, le recomiendo que lea el Discurso de Fidel el 4 de enero de 1959, cuando en marcha de la Caravana de la Victoria, hizo escala en Camagüey.
      Lealo y comprenderá cuanto cambió el discurso y el hacer.
      Si alguien pronuncia ese mismo discurso hoy, seria tildaldo de disidente cuando no de contrarrevolucionario.
      Si no lo puede conseguir, pidamelo y se lo hago llegar por email.
      Gracias!

  15. Benavides, porque pienso que usted es honesto ,pero honesto con usted mismo primero, le voy a preguntar esto . Lógicamente, usted es libre de contestar,pero ¿ Lo sucedido con el profesor René Fidel está acorde a lo que usted dice ?

    Vamos a suponer, fíjese, que como usted plantea,puede ser que algunos funcionarios oportunistas no desempeñen cabal y correctamente sus funciones. Pues entonces,y siempre según usted, fíjese bien,el primer funcionario oportunista y burócrata es el Presidente de este país,pues tengo entendido , aquí en LJC fue publicado, que el profesor no ha recibido aún,pasado el tiempo reglamentado por esos mismos funcionarios,para dar respuesta a las quejas interpuestas por la ciudadanía. Y no ha recibido respuesta no sólo del Primer funcionario público de este país, sino que también ha sido ignorado por toda la caterva de nombres e instituciones a los que se ha dirigido.

    ¿ Después de este caso,uno solo,de ejemplo nada más, usted insiste en que tenemos derechos y libertades ? Siéntase libre de contestar,pero si lo va a hacer,por favor,piense bien la respuesta.

  16. Luis Enrique: Ahora resulta que se han dado cuenta que «eso no funciona» y que la iniciativa privada es importante y que el capital no es malo y que la propiedad privada es necesaria. ¡Coñooo! Si usted no ve en eso una oportunidad inmejorable para demandar y sacarles las tripas por más de medio siglo en el más absoluto descalabro económico y hasta pedirles que reconozcan erores, atrocidades y pidan perdón… No sé que lo sea. La oportunidad para hacer notar bien claro que SE EQUIVOCARON por muchos años, que solo la negligencia, la impunidad y la absoluta falta de honestidad de Fidel permitió que por tantos años se hiciera su voluntad sin derecho a réplica.

    Luis Enrique, si cree que es «ahora» cuando esos señores se «han dado cuenta» que el sistema no funciona entonces tiene un serio problema de apreciación.
    Mire, nadie como ellos para saber que el sistema/modelo implantado en Cuba solo ha servido y sirve para que ellos conserven el poder de por vida. Creo que en eso estaremos de acuerdo.
    Nadie como ellos, que han podido conocer el mundo cuando los cubanos estuvimos encerrados por décadas en la isla, para saber que las naciones más avanzadas del mundo todas usan la economía de mercado. Es ingenuo creer que ellos «ahora» es que se desayunan con la noticia y que es «ahora» que descubren el valor de la iniciativa privada y del capital.
    Pero también estará de acuerdo conmigo en que siempre vieron, y aún ven, un peligro para su poder el que la gente se empodere y llegue a acumular capital. Usted no puede maniatar a un rico igual que a un pobre, a una persona con dinero que a un pobre que depende de sus migajas para sobrevivir. En el segundo caso usted tendrá más control sobre esa persona que sobre una persona solvente económicamente. En otras palabras: la pobreza en la que hemos vivido todos estos años ha sido perfectamente calculada por la clase gobernante cubana como una de las tantas medidas de control del aparato ideológico y gubernamental cubanos.

    En cuanto al lenguaje, ¿en serio se cree usted que porque a regañadientes el señor Díaz Canel haya hablado de capital privado e iniciativa privada en verdad eso significa un cambio en el accionar de esos señores siquiera de un milímetro? ¿No sabe usted que todo lo que dicen, y que a usted le suena tan bien, no pasa de ser una maniobra más ahora que están con el agua al cuello, endeudados hasta los tuétanos, quebrados y sin nadie con algo de sentido común que le extienda un créditoa menos que quiera perderse dinero como tantas veces ha pasado?
    Le pongo un ejemplo: el gobierno español ha decidido un crédito de 1700 millones de euros para apoyar economías golpeadas por el coronavirus. Ese dinero, como es lógico, será repartido entre países muy vulnerables económicamente. Y claro Cuba está entre ellos.
    Pues resulta que ese dinero está destinado a PYMES, no a los gobiernos. Para hacerle el cuento bien corto: a toda velocidad esos señores crearon una empresa fantasma llamada Alto Cedro (que nadie conocía) que al parecer califica para recibir algo de esa ayuda. ¿Se da cuenta usted de la maniobra? Ellos están hablando de importar y exportar productos. ¿Quién de entre los cubanos de a pie tendrá tal capacidad? ¿De dónde sacarían los fondos?
    Este es un simple ejemplo con el que le digo que ellos desde siempre han sabido cómo se pueden solucionar relativamente rápido todo el entuerto económico en que han metido a toda una nación con el único objetivo de conservar el poder político. Si ellos ahora hablan públicamente acerca de lo que a usted le produce tanta alegría y optimismo es porque la coyuntura los ha obligado, no porque hayan hecho un reconocimiento público de su torpeza de 61 años.
    Los comunistas ni rectifican, ni reconocen sus errores ni ponen el riesgo su poder.
    Le llamo a serenarse y a no olvidar la historia reciente de nuestro país. No es la primera vez que dicen cualquier cosa para luego cag… en sus propias palabras si el menor atisbo de vergüenza.
    Me sorprende, siendo que parece usted una persona inteligente, que peque de ingenuo o cándido a estas alturas del juego.
    Saludos.

  17. Isaías le respondo en cuanto a mi comentario y no a la mezcla que Ud hace con el comentario de Onelio.

    Vuelva a leer su comentario que aquí refiero y tal vez note, tal vez no, cuanta arrogancia entraña su actitud de decretar por dónde va la solución. La arrogancia y la democracia no son buenas amigas. Tenga presente esto si un día quiere sinceramente convencerme de que allá donde ud vive es el paraíso de la democracia.

    Para ud puede tratarse de pragmatismo y respeto su opinión pero no me va imponer su verdad.

    Yo, como no es difícil apreciar de mis comentarios, no soy un defensor a ultranza de quienes gobiernan. Soy de a pie y nadie me paga nada pero no hago la misma lectura que ud de la realidad cubana.

    Vivo, según yo lo veo, en una sociedad urgida de cambiar. Para sobrevivir y para crecer, pero no en un desastre de sociedad.

    La libertad tiene estados, grados. La nuestra está condicionada por la incompetencia y mediocridad de quienes gestionan los procesos políticos en Cuba. Pero también, y en un grado muy alto, por la actitud imperialista de los EEUU. Esto a ud y otros parece no importarles.

    En EEUU son muy celosos de sus libertades pero despresian las nuestras.

      • Por otro lado, Diuber, ¿por qué ve usted «arrogancia» en proponer una solución que ha demostrado funcionar incluso en Cuba? ¿No le parece más arrogante y hasta demencial insistir en el error que nos ha traído hasta esta situación calamitosa?
        Yo no intento convencerle de nada. Tanto usted como yo somos libres de pensar qué proyecto le cuadra más a Cuba. Pero como alguien dijo hace como 2000 años ‘la sabiduría queda probada por sus resultados’.
        Se impone un cambio radical ante una situación tan difícil como la que está atravesando nuestra gente. ¿O no?
        Saludos.

  18. LAMENTABLE QUE AFLORE DE NUEVO LA DIVISIÓN ENTRE «SABANDIJAS» Y «BUENOS». LOS PRIMEROS EN MIAMI Y LOS SEGUNDOS EN CUBA.¿Y ESTE DISPARATE? Es el fruto de 60 años de narrativa del discurso oficial único del PCC que define que el «coco»está en Miami y en Cuba el poder es «bueno» ¿Hasta cuando se va arrastrar esta idiotez?¿Cuándo empezaremos los ciudadanos a conocer la realidad y evaluar las leyes, las instituciones( organizaciones y «reglas del juego») y las políticas públicas del gobierno cubano y proponer alternativas a las reales existentes?Siguen en la punta de las ramas y se olvidan del tronco.El desconocimiento es el resultado de 60 años de mordaza a la opinión pública y a la academia, y el arte, y copia fiel del estalinismo totalitario.Siguen aprobándose decretos leyes inconstitucionales porque van en contra de los derechos que aparecen en la constitución del 2019: el decreto ley 349, el decreto ley 373, el decreto ley 370, el decreto ley 6 y 9 del 30 de julio del 2020, y sé que no agoto los decretos leyes inconstitucionales, pero la opinión pública que se dice de izquierda y socialista, pasa de largo.¿?

  19. Onelio Nelson García: No, gracias. No nos seducen ofertas tan tentadoras. Me remito a uno de los grandes y valientes de nuestra historia: «Tampoco espero nada de los (norte) americanos; todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin su ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso (…)». Antonio Maceo Grajales.

    Onelio, no haga descansar sobre todos los cubanos su opinión propia. Que a usted ‘no le seduzcan las ofertas tentadoras’ para nada significa que los 11.34 millones de cubanos que habitan la isla piensen de igual manera. De hecho, la mayoría de los cubanos de a pie sí desean cambios radicales que les permitan salir de la horrible situación que viven día a día. ¿O cree usted que a nuestros compatriotas les gusta lo que se vive en nuestro país?
    Tampoco me venga con consignas a estas alturas del juego, por favor, que de ellas estamos (y me permito incluir a la mayoría de los cubanos porque es la pura verdad) hasta la coronilla.
    De lo que se trata en estos momentos no es de izadas o arriadas de bandera alguna, si no de salir del hueco en que los creadores y repetidores de consignas nos metieron como nación. Estos no son tiempos de guapería revolucionaria, si no de inteligencia y poder de negociación en el interés de todos los cubanos. Lo que usted plantea le sirve a una élite partidista y gubernamental a la que ni siquiera le preocupa lo que en verdad sienten y piensan sus gobernados.
    Señor García, los cubanos están pasando hambre, no tienen derecho a la libertad de expresión, asociación y movimiento. Viven bajo un sistema que penaliza la discrepancia y son gobernados por un grupito de anquilosados «dirigentes» que viven como millonarios en la cara de un pueblo golpeado por la escasez y el desabastecimiento crónicos.
    Estamos en 2020, no en los años 60 cuando toda una nación hervía de sueños y expectativas que no se cumplieron.
    Los cubanos no solo padecen del bloqueo norteamericano, también de un incomprensible bloqueo interno que, por provenir de nuestros propios gobernantes, se antoja mucho más cruel que el gringo.
    Es al gobierno cubano al que hay que reclamarle por su incompetencia e ineptitud. El gobierno yanki no tiene por qué amarnos ni interesarse por nosotros. Es a los gobernantes cubanos a quienes hay que decirle que si no saben que se quiten y den paso a otros, no que sigan ahí con la intención de continuar acabando con lo poco que han dejado en pie.
    Hábleles a ellos de Maceo y del respeto por la bandera. Dígales que no se dejen tentar más por las maravillosas mieles del poder de que disfrutan mientras todo se viene abajo y sus gobernados pasan hambre.
    Excepto que sea usted un enchufado, el deber de todos los cubanos, vivan en esta orilla o en aquella, es sacar a nuestro país de la bochornosa situación en la que se encuentra.
    Saludos.

    • Onelio, no haga descansar sobre todos los cubanos su opinión propia. Que a usted ‘no le seduzcan las ofertas tentadoras’ para nada significa que los 11.34 millones de cubanos que habitan la isla piensen de igual manera. De hecho, la mayoría de los cubanos de a pie sí desean cambios radicales que les permitan salir de la horrible situación que viven día a día. ¿O cree usted que a nuestros compatriotas les gusta lo que se vive en nuestro país?
      Tampoco me venga con consignas a estas alturas del juego, por favor, que de ellas estamos (y me permito incluir a la mayoría de los cubanos porque es la pura verdad) hasta la coronilla.

      Isaías, que la mayoría de los cubanos de a pie, de a caballo, en auto o en bicicleta, deseemos cambios profundos y radicales es una perogrullada, con todo respeto sea dicho. Yo vivo aquí y por tanto conozco, sufro y padezco todos los días de las limitaciones, escaseces, incomprensiones, trabas burocráticas, miopías políticas, torpezas gubernamentales, extremismos, corrupción, doble moral y un larguísimo etcétera, pues nuestra Cajita de Pandora tiene un inventario bien extenso de males, no muy diferentes a las de otros en otras latitudes, pero “que cada palo aguante su vela” y no es mi intención justificar nada y mucho menos denigrar la forma de vida que se han dado otras sociedades. En su caso Ud. habla por referencias que le llegan gracias a la inmediatez de la red. Pero le puedo asegurar que no es lo mismo vivirlo que imaginarlo.

      Al contrario de Ud. yo no he pretendido descansar mi opinión personal, como Ud. afirma, generalizando ni hablando en nombre de los más de 11.200,000 de cubanos que vivimos aquí, en primerísimo lugar porque no me corresponde y solo me he atrevido a hablar en nombre de los que piensan como yo, que no somos pocos. Pero si le puedo dar una cifra: el 78.3 % del patrón electoral de Cuba, votó el pasado año 2019 en el referendo que aprobó la Constitución Socialista, y no pretendo con ese dato ni siquiera sugerir que todos sean ni socialistas, ni comunistas, ni revolucionarios ni marxistas leninistas con guión o sin él. De lo que estoy muy seguro es que todos eran cubanos.

      Sin embargo, cuando Ud. expresa: “Tampoco me venga con consignas a estas alturas del juego, por favor, que de ellas estamos (y me permito incluir a la mayoría de los cubanos porque es la pura verdad) hasta la coronilla” se está arrogando una representatividad que nadie le ha otorgado y que se atreve a justificar porque Ud. considera que es “la pura verdad” y no tiene discusión, es SU verdad y punto. Un poco más de modestia, por favor Sr. Isaías, no sea pretensioso. Y ya que habla de consignas, a lo largo de la historia de la humanidad, los pueblos han reverenciado a sus héroes, próceres y mártires. Han rendido tributo a sus hazañas y sacrificios, tratando de seguir su ejemplo. Citar el pensamiento del Titán de Bronce me enorgullece, así le he enseñado a mi hijo. Y no me avergüenzo de inclinarme y rendirles el tributo que se ganaron. Ellos nos dieron Patria.

      Discúlpeme que disienta con Ud. en cuanto al deber de todos los cubanos de cualquier orilla, de ayudar a sacar a nuestro país de la situación en que nos encontramos. No se ofenda, eso creo nos toca a los que vivimos aquí, y no se preocupe que sabremos hacerlo. No tienen que hacer ni sacrificios ni esfuerzos en ese sentido. En todo caso sígale mandando su dinerito a su abuelita, mamá, hijo o tía. Ellos se lo van a agradecer.

  20. Isaías decirme, por favor, en qué Isla de Robinson Crusoe vive usted, o es que usted es parte de esa casta que vive del «cuento» de decirle a los demás las «buenas nuevas» de esa «sociedad civil» qué de «buenas» no tiene nada y de «nueva» menos.

    Señor Izquierdo, vivo en los Estados Unidos, no en una isla perdida en medio del mar. Le garantizo que existe aquí una sociedad civil muy fuerte que sí determina cosas. Y no cada 4 años como dice usted.
    Le invito a que me cuestione acerca de una sociedad civil en este país y punto por punto le demostraré su existencia y efectividad. Sin consignas ni aspavientos.
    Vamos, señor Izquierdo, que el mundo no es Cuba ni en todas partes lo que hay es el Frankestein que los cubanos llevan sufriendo por estos largos 61 años.
    Saludos.

    • el sr.Izquierdo quiere que no exista la historia,porque….como fue posible que ,en medio de una dicyadura militar pudo ser apresado ,tener juicio y despues ser anmistiado,el sr fidekl castro,aacante de un cuartel militar con nocturnidad,alevosia y nocturnidad ??? que republica era aquella ???Puede que el socialsm nazca de la sociedad civil,pero esta es fruto de las polticas liberales,no de confrontaciones clasistas !!!!

  21. Yassel, no solo las organizaciones estudiantiles, como la FEU, la UJC. Es igual lava petrificada los CDR, la FMC, la CTC, y hasta el mismisimo PCC. En todos ellos, el Centralismo se comio el Democrático y eyectó el burocrático que es la petrificación cual dogma, de esa lava volcánica y como corriente viva, busca otros cauces para fluir y las tecnologías de la información y las comunicaciones son el cauce por donde fluyen las ideas del mañana.
    Los jerarcas tambien petrificados cuales estatuas de convidados de piedra por sus privilegios y prebendas oficiales, no están interesados en cambiar revolucionariamente la sociedad, porque desde hace muchos años dejaron de ser revolucionarios para ser el obstáculo conservador mayor para nuestro desarrollo humano y social.

  22. Felicitaciones Yassel, excelente texto.
    Lo peor es que a veces, cuanto tus ideas son disonantes para el poder, se da un mecanismo perverso mediante el cual la autoridad te deja sin empleo, sin posibilidad de publicar, sin acceso a medios e instituciones, en fin, en las condiciones de Cuba, muerte civil. Entonces obviamente te radicalizas más y se te va cerrando el horizonte, si eres un intelectual y por tanto no puedes dejar de pensar, escribir y debatir, te quedan solo 3 caminos en este siglo XXI cubano, porque tienes que vivir: irte al mundo del cuentapropismo de los servicios o algo similar pero nunca intelectual porque no existe; irte de Cuba a cualquier paraje o empeñarte en seguir siendo lo que eres y entonces estás en riesgo de caer en la fórmula de vivir de lo que te paguen por publicar en medios que de todas maneras están satanizados o aceptar financiamientos externos.
    Los cubanos destilamos patriotismo, así es que en la última variante, no digo que no haya candidatos pero son los menos, lo que pasa es que en ese saco meten a todos y desde que opinas algo inconveniente te incluyen en ese grupo como «mercenario», «al servicio del enemigo», «contrarrevolucionario», etc.
    De todas maneras, en cualquiera de las tres variantes que menciono, tus censores tendrán ocasión de decirle a los demás, con mucho más placer a quienes creyeron en tí e incluso posiblemente te defendieron: «se los dijimos», «ese era su camino», «ya lo espérabamos» etc…..Por eso digo perverso, te prepararon el lodo y te empujaron hacia él. Lo ven como victoria, pero es como dices, «una auténtica derrota de quienes no crearon las condiciones…»,
    Por eso debemos repensar el socialismo desde la sociedad civil

  23. Onelio Nelson García: Discúlpeme que disienta con Ud. en cuanto al deber de todos los cubanos de cualquier orilla, de ayudar a sacar a nuestro país de la situación en que nos encontramos. No se ofenda, eso creo nos toca a los que vivimos aquí, y no se preocupe que sabremos hacerlo.

    Onelio, luego de leer su comentario y filtrar sus consignas y patrioterismo de los años 60 me quedé con el fragmento arriba citado. Me parece el más interesante.
    Onelio, perdone pero no, los comunistas no sacarán a los cubanos de la bochornosa situación actual. Nunca han sabido manejar la economía. De hecho, son torpes en extremo en esa esfera.
    Después de destruir un país que estuvo en el top 3 de la región, sus amados líderes se han dedicado a parasitar a otros países, no a producir riqueza de manera sostenible. Los cubanos están pasando hambre, señor Onelio. Y usted lo sabe.
    Hay allí 3 monedas, un caos contable debido a ello, y si usted no tiene la moneda del imperio no puede entrar a las tiendas recién inauguradas a comprar a precios súper inflados artículos de primera necesidad, algunos de ellos Made in USA. Qué fuerte ¿eh señor Onelio? Resulta que a usted le pagan en una moneda que no sirve, y por muy patriota que sea, si no tiene familiares en el exterior … «lo sentimos, compañero, esta tienda es para los que tienen monedas libremente convertibles».
    Y ahora dígame, Sr Onelio, ¿cómo es que «sabrán ustedes hacerlo»? Es decir, ¿cómo será que los señores del partido único y del gobierno cubanos nos llevarán como nación a ser prósperos en vez de la «economía» mendicante y parásita de estos largos años de disparates que todavía sufren 11.34 millones de cubanos?

  24. Isaías: ahora dígame, Sr Onelio, ¿cómo es que «sabrán ustedes hacerlo»? Es decir, ¿cómo será que los señores del partido único y del gobierno cubanos nos llevarán como nación a ser prósperos en vez de la «economía» mendicante y parásita de estos largos años de disparates que todavía sufren 11.34 millones de cubanos?

    Yo creo sinceramente, que lo mejor que pueden hacer los emigrados cubanos, vivan dónde vivan, es abstenerse de convertirse en cómplices de los que durante casi 200 años han tratado de tragarnos a como diera lugar, utilizando los métodos y vías más aberrantes y crueles inclusive. Bastante mérito tiene un pueblo que ha sido capaz de mantenerse unido, con una patria independiente e indiscutiblemente soberana, a pesar de todo. No oculto ni disimulo que la situación es extremadamente grave, compleja y requiere de la inteligencia de todos para salir adelante. Muy bien lo sabe el pueblo, que es quién más lo sufre, pero lo sabe también el gobierno y el partido, que no tengo ninguna duda que tomarán las decisiones que tengan que tomar, y ya están tomando, para salir airosamente de este hueco, como Ud. lo llama. Quizás no logremos alcanzar toda la prosperidad a la que aspiramos todos, pero de lo que sí estoy convencido es, de que se hará con la mayor equidad posible y sobre todo no será un “sálvese quien pueda” que abandone a su suerte a ninguno de sus hijos. Algo que tampoco nadie debe olvidar es que Cuba no es un país inmensamente rico en recursos naturales, más bien todo lo contrario. Lo que sí concuerdo con Ud. en que apremia el tiempo y se agota, los que dirigen lo saben, también saben que no se pueden equivocar.

    • Sr Onelio: no respondió usted mi pregunta. Me interesaba saber cómo sacarán los señores del partido único a Cuba del profundo hueco en que ellos mismos lo han metido. Esa fue mi simple pregunta a usted.
      En cambio, usted me ha regalado un testimonio de fe en que todo saldrá bien, pero con solo fe no se resuelve una crisis económica tan horrible como la que están viviendo 11.34 millones de cubanos.
      En vez de ir al grano usted dijo:

      Bastante mérito tiene un pueblo que ha sido capaz de mantenerse unido, con una patria independiente e indiscutiblemente soberana, a pesar de todo.

      Hoy Cuba ni es independiente, ni soberana. Por otro lado: ¿cómo mide usted la «unidad» del pueblo cubano? ¿Que es un «pueblo unido» según su parecer?
      Señor Onelio, Cuba nunca fue tan dependiente y poco soberana como ahora. Seguramente sabe usted que la soberanía está en el pueblo. Dígame: ¿cómo ejerce la soberanía un pueblo al que la clase política no le permite escoger a sus máximas figuras? ¿Sabía usted que el «soberano pueblo» cubano no elije a su presidente desde 1948?
      ¿Cómo puede ser soberano un país que depende de lo que digan o hagan en Washington? ¿Cuándo en nuestra historia tuvimos una economía tan enclenque, parásita, mendicante y dependiente como después de 1959?
      Usted podrá decir lo que se le antoje de la emigración cubana,Sr Onelio, pero no olvide el dato de que las entradas de dinero a Cuba por concepto de remesas están entre las más importantes. Por ser cubano y emigrado me permito recordarle ese puntito.
      Sr Onelio, el tiempo de las consignas, atrincheramientos y guapería revolucionaria ha pasado.
      El pueblo cubano, en este momento que usted y yo debatimos respetuosamente está pasando hambre. Y usted lo sabe.
      Lo que necesitamos ahora, Sr Onelio, es el gobierno que no tenemos y la inteligencia de la que carecen quienes llevan ya 61 años manteniendo el poder a base de disparates y represión.
      Saludos.

  25. Creo que un cubano no pierde su condición por vivir en ultramar. Es más, pienso que cualquier persona, independientemente de su nacionalidad, puede opinar en nuestros asuntos, opinar. Ni soy vocero del estado cubano para responder las preguntas que alguien le tenga.

    Tampoco tengo que asumir su defensa a ultranza y no lo hago. Como tampoco estoy interesado en su derrocamiento, y no por indiferencia ante sus males.

    Quiero que Cuba cambie y pronto. Solo hay que ver mi primer comentario a este artículo. He sufrido y sufro en carne propia esos males. Pero en esa lucha por el cambio no podemos perder de vista que existe un peligro a la independencia de Cuba y quienes no lo tengan en cuenta o son muy inocentes o actúan con malicia.

    • Muy buen comentario Diuber. Muchos pensamos como Ud. y lo expresamos con absoluta libertad.

  26. Isaias supongo que si ud opina sobre la realidad cubana es porque la conoce.

    Si dice que aquí las libertades de los ciudadanos es grado cero entonces no conoce la realidad cubana o hace una lectura poco objetiva de ella.

    Si yo le dijera que somos un paradigma de libertades entonces no sabría nada de libertades o sería un papagayo repitiendo las consignas del gobierno. No es el caso.

    • Diuber, fíjese usted si no conozco la realidad cubana que me largué de allí.
      Y de nuevo hay que repetir como un mantra:
      1- ¿Hay en Cuba libertad de expresión?
      2- ¿Hay en Cuba libertad de asociación?
      3- ¿Hay en Cuba libertad de prensa?
      4- ¿Hay en Cuba libertad de movimiento?
      5- ¿Puede usted, Diuber, expresarse, moverse, asociarse y buscar la libertad de prensa sin sufrir persecución por ello?

      Si su respuesta es SI a las preguntas que arriba le hice, entonces usted tiene razón y yo estoy equivocado.
      Pero si por el contrario du respuesta es NO, entonces el papagayo en esta historia no soy yo.
      Saludos.

      • Y para terminar, Diuber, le regalo un secreto: cuando uno nace, crece y se desarrolla en Cuba y luego se va, es en ese momento que comienza entender la realidad que dejó atrás.
        A mi no me crea, pregunte a cualquiera de los cubanos emigrados que participan en este foro. Usted no me lleva una ventaja por vivir en Cuba y mucho menos en esta era de la información. Además, Diuber, el 90% de mis familiares viven en la isla. ¿Qué es lo que se imagina yo no sé?
        Saludos.

  27. Isaías: Este magnífico espacio digital, es un foro que nos permite el libre intercambio de ideas acerca de nuestro país, que no es el único, pero se publican artículos interesantes, muy serios y bien pensados, participando reconocidos profesores, y personas inteligentes e instruídas, y solo nos exigen respeto a las ideas de los demás y no usar lenguaje soez ni denigrante u ofensivo.

    Por supuesto que Ud. y yo no pensamos igual. Ud. desea algo que yo y muchos cubanos no deseamos, no hay que ser adivinos. Ud. es de los que destilan un odio visceral, no solo contra la Revolución Cubana, su gobierno y demás autoridades, sino también contra todos los cubanos que nos hemos quedado aquí.

    Por otra parte, yo no tengo que contestarle ninguna pregunta, ni Ud. tiene derecho a cuestionar, entrevistar ni interrogar a nadie. ¿Quién se ha creído Ud. que es? Si usted quiere saber cómo piensa el gobierno cubano salir de esta situación, léase los medios oficiales dónde se enterará de las medidas que se están tomando y se tomarán por el gobierno. Yo no soy el gobierno y por tanto sé lo mismo que puede saber Ud. Por otra parte yo utilizo mi nombre y defiendo mis ideas, aunque algunas puede que no gusten a muchos, señalo errores y critico abiertamente los males que nos aquejan como sociedad. En cambio Ud. enmascarado en un apodo, seudónimo, alias, nick o como quiera llamarlo, se dedica a convocar, desde la acera del frente, y a buen resguardo, a que el pueblo desconozca a las autoridades establecidas, según establece la Constitución. Y sepa Ud. que esa es nuestra única Ley de Leyes, avalada y legitimada democráticamente por la mayoría del pueblo, como ya hube de explicarle en un comentario anterior. Y mientras no hagamos otra, esa es la que está vigente y la que todos tenemos que, no solo respetar, sino obedecer y acatar.

  28. Onelio Nelson García: Ud. es de los que destilan un odio visceral, no solo contra la Revolución Cubana, su gobierno y demás autoridades, sino también contra todos los cubanos que nos hemos quedado aquí.

    1- En Cuba no hay «revolución» si no involución. Y usted lo sabe. Todos lo sabemos. No puede llamarse revolución a lo que existe en un país que retrocede a pasos agigantados ante la vista de 11.34 millones de cubanos y del mundo entero.

    2 -Los que odian en esta historia al pueblo de Cuba no son los que piden un cambio radical en el escenario nacional, si no quienes se burlan del pueblo cubano y lo hacen sufrir manteniendo tercamente un modelo que no funciona excepto a un grupito de burgueses que dicen ser revolucionarios y socialistas. Los que odian al pueblo cubano son esos señores del único partido que contra todo sentido común mantienen un férreo y cruel bloqueo interno, que sumado al gringo, machaca al pueblo de Cuba doblemente.

    3- Los que odian al pueblo cubano son los enchufados, esos que apoyan sin chistar todo lo que les viene de arriba aunque ellos mismos no tengan ni donde amarrar la chiva.

    3- Que usted haya decidido quedarse en la isla no lo hace más cubano ni le otorga más derechos sobre un cubano que haya decidido y podido irse. Usted no es más nada que otro cubano y su amor por Cuba no se mide por la dirección que aparezca en su carné de identidad.
    Los que menos aman a Cuba son los que la han destruido cuando se supone debían gobernarla para el bien de todos. Y esos, como usted, están en Cuba.

    4- La guapería «revolucionaria», el atrincheramiento y el consignismo ya no impresionan, Sr Onelio. Esos tiempos ya pasaron. Cuba necesita de gobernantes electos por el pueblo que sean inteligentes y emprendedores, no de una burguesía roja anquilosada que tiene a el pueblo pasando hambre.

    4- Y por favor, déjese de histerias y falsas suposiciones sobre mi persona. Da usted la impresión de haberse quedado sin argumentos y que por eso ha pasado a los ataques ad hominen. Madure y comprenda que cuando se debate se hacen y responden preguntas como parte de la dinámica de los intercambios civilizados.

    Saludos.

  29. Isaias yo no le llamé papagayo como parece haber entendido ud. Lea mi comentario de nuevo por favor. Tampoco sugerí siquiera que tuviera ventaja alguna respecto a ud por no vivir en Cuba.

    Respondí a su pregunta en la forma en que consideré más adecuada y siempre respetando. Pero ahora que la concreta hago lo mismo con mi respuesta.

    Me pregunta ud si hay libertad de expresión en Cuba; le respondo: yo siempre he dicho lo que he creído. Son testigos quienes me conocen y aunque puedo haberle caído mal a algún burócrata nunca he recibido una represalia por ello. No intento con mi respuesta ocultar el hecho cierto de que existen muchas formas de reprimir las opiniones de las personas y se practican en Cuba.

    Ahora en cuanto a esto le pregunto yo: está complacido con el grado de realización que tiene ese derecho en EEUU?

    Me pregunta si hay libertad de asociación y le respondo porque no tengo cola de pajas: muy golpeado ese derecho en Cuba. Pero dígame, sin que yo pretenda quitarle responsabilidad a los de aquí: cómo andaría la cosa si el gobierno de EEUU no tuviera la práctica de utilizarlo para fines ingerencistas y la declaración de intención de hacerlo en Cuba.

    En cuanto a la libertad de prensa: los medios de prensa tradicionales no son ni siquiera públicos. Pertenecen o son controlados por el PCC. Afortunadamente llegó la era digital y se les acaba el monopolio. Ahora digame ud: hasta dónde permite una sociedad como la de EEUU la libertad de prensa?

    Si hay limitaciones al derecho de libertad de movimiento? Por favor ilustreme a dónde quiere llegar. Tenga presente por favor al contestarme que los ciudadanos norteamericanos no pueden venir cuando quieran a Cuba, injustificadamente.

    Parece que la repuesta a la quinta está implícita en las anteriores.

    El problema de algunos es que si no comulgamos con su forma de hacer las cosas creen que eso nos hace parte del gobierno.

    Podemos y debemos discutir y velar luego por que se cumpla el modo correcto de hacer las cosas, porque Cuba está necesitada de ello, pero sin perder de vista las intenciones del vecino. Quienes soslayen eso deben ser denunciados como malos cubanos.

  30. Isaías: A Ud. le importa un comino el destino del pueblo cubano. Solo le interesan los dólares y vivir bien. Y si para eso tiene que interpretar el papel de Fausto y vender su alma al diablo, lo hace gustosamente, como lo está haciendo ahora. Los que queremos cambios profundos y radicales en nuestra patria lo hacemos porque la amamos y porque estamos dispuestos a defenderla, porque como dijera muy tempranamente en su juventud nuestro apóstol: «el amor a la patria, no es el amor ridículo a la tierra, ni a la yerba que pisan nuestras plantas, es el odio invencible a quién quien la oprime, es el rencor eterno a quien la ataca» pero Ud. no sabe de esas cosas, antes de «largarse» le quedó pendiente aprobar una asignatura muy importante: Historia de Cuba, si, así en mayúscula.

    Los que aquí quedados tenemos no más derechos sino el deber de resolver los graves problemas que tenemos. Y créame no necesitamos sus consejos ni sus abiertas convocatorias a la subversión y el derrocamiento del gobierno, haciéndole el mercenario juego a los que más nos han odiado siempre: los gobernantes racistas, imperialistas y genocidas norteamericanos.

    La guapería «contrarrevolucionaria» nunca nos ha impresionado, ejemplos sobran. Y mucho menos de las ratas que se largan para vociferar histéricas desde la otra orilla, cuando no tuvieron lo que hay que tener para hacer lo que pretenden que otros hagan.

    Y no trasnoche más Sr. Isaías o como se haga llamar. No malgaste su tiempo, recuerde que en su país el tiempo es oro, y lo va a necesitar.

    A los cubanos que han emigrado y sienten sincero amor por su patria y por su familia, aunque piensen diferente, nuestro respeto. A los mercenarios pagados o voluntarios, nuestro desprecio.

  31. Isaías: A Ud. le importa un comino el destino del pueblo cubano.

    Error grave el suyo, Sr Onelio. En Cuba, como dije al Sr Diuber, vive el 95% de mi familia. Es por ellos que sí me importa el destino de Cuba, ahora comprometido por una banda de ineptos en el poder que os tienen pasando hambre, tanto a mi familia como a la suya.

    Y si para eso tiene que interpretar el papel de Fausto y vender su alma al diablo, lo hace gustosamente, como lo está haciendo ahora.

    Todo parece indicar que es usted quién ha vendido su alma al maligno. Apoyar un sistema que consuetudinariamente viola libertades individuales básicas y mantiene a los cubanos en la escasez y el desabastecimiento crónicos no es estar precisamente del lado de Dios. Apoyar a un gobierno que se burla de sus gobernados es un vivo ejemplo de complicidad y crueldad.

    Los que queremos cambios profundos y radicales en nuestra patria lo hacemos porque la amamos y porque estamos dispuestos a defenderla

    Póngame en la lista y exclúyase usted. Yo no soy #SomosContinuidad como usted. No se defiende ninguna patria sosteniendo la ignominia y repitiendo consignas.

    Ud. no sabe de esas cosas, antes de «largarse» le quedó pendiente aprobar una asignatura muy importante: Historia de Cuba, si, así en mayúscula.

    Si se refiere a la historia de Cuba que enseña el sistema de educación oficial cubano la verdad es que todos los que nacimos y estudiamos en Cuba la sabemos de memoria. Es la misma versión arreglada que todo educando en Cuba tiene que aprenderse como parte de un plan maestro de adoctrinamiento. Pero hay otra historia, Sr Onelio, y de esa es usted, al parecer, quien no conoce absolutamente nada. O tal vez prefiere ignorarla, no estoy seguro.

    La guapería «contrarrevolucionaria» nunca nos ha impresionado, ejemplos sobran. Y mucho menos de las ratas que se largan para vociferar histéricas desde la otra orilla, cuando no tuvieron lo que hay que tener para hacer lo que pretenden que otros hagan.

    ¿Por qué habla usted en plural? ¿Acaso necesita hacer bulto para apoyar sus expresiones? ¿Quiénes son nosotros? ¿El pueblo atestado de necesidades o la reducida élite de vive bien que gobierna el país? ¿Por qué llama usted «ratas» a quienes desde la otra orilla quieren que ese gobierno inepto se haga a un lado y no a quienes lo tienen a usted y a 11.34 millones de cubanos pasando las de Caín?

    Y no trasnoche más Sr. Isaías o como se haga llamar. No malgaste su tiempo, recuerde que en su país el tiempo es oro, y lo va a necesitar.

    Gracias por el consejito, Sr Onelio. Pero usted verá, el tiempo es oro en cualquier lugar del mundo, Cuba incluida. 61 años de disparates no son pocos. ¿Sabe usted de cuánto más tiempo dispone el pueblo cubano para seguir aguantando necesidades?

    A los cubanos que han emigrado y sienten sincero amor por su patria y por su familia, aunque piensen diferente, nuestro respeto. A los mercenarios pagados o voluntarios, nuestro desprecio.

    Si es así las tengo todas para que usted me respete, Sr Onelio. Nadie me ha dado siquiera un centavo para expresar mis ideas con entera libertad. Pero debo decirle algo para concluir: no siento ningún respeto por quienes carecen de sensibilidad por las penurias de sus compatriotas defendiendo la causa de esas penurias.

    Reciba un saludo, Sr Onelio o como quiera que se llame. Por alguna razón que no puedo explicar me recuerda usted a un profe matancero. Pero ese es otro tema.

    • Recordamos a los comentaristas evitar las ofensas personales y la confrontación en este foro, que es de ideas. Estaremos pendientes de este debate en lo adelante.

      • Tiene usted razón, Jovencuba. De hecho, me salgo de mi debate con el Sr Onelio para evitar que siga escalando en su incontinencia verbal y ataques personales.
        Muy a tiempo su advertencia.
        Gracias.

    • Por cierto, Sr Onelio, léase el artículo de hoy 24/8/2020 en este blog. Lo escribió un cubano de Cuba, tan de Cuba como usted y yo. Vea qué viven los cubanos en su día a día. Está escrito en lenguaje sencillo y diáfano, como nos gusta a los cubanos de cualquier parte del mundo. Sin consignas, sin patrioterismo barato y sin descalificaciones.
      Desmienta al articulista si puede.
      Es eso que narra lo que cualquier persona con algo de sentido común y amor por su país no puede tolerar. De hecho, cualquiera se opondría a un sistema o modelo que mantiene a todo un pueblo en la miseria bochornosa en la que sus amados líderes mantienen al pueblo de Cuba, ese que según lo que se infiere de sus palabras usted «ama» más que yo porque vive en Cuba y no sé cuántas cosas más.
      Saludos.

  32. Para Joven Cuba:

    Muchas gracias por el recordatorio Srs. de La Joven Cuba, me queda claro que este es un foro para confrontar ideas, no para servir de tribuna subversiva para hacer llamamientos descarnados al derrocamiento del Gobierno Revolucionario y denostar públicamente a sus principales dirigentes. Que además de ser ofensivo e injurioso a una mayoría de cubanos, constituyen delitos claramente previstos, tipificados y sancionados por nuestra Ley 62 CÓDIGO PENAL.

    Les agradezco la publicación de este comentario.

Comments are closed.