Un poquito a pie

por Jorge Fernández Era
Poquito

Atiendan acá:

Mientras distinguía sus anonadados rostros tras larga espera, pensaba que somos, por suerte, un Estado de obreros y campesinos. Para comprobarlo solo hay que fijarse en qué estado nos encontramos todos, obreros y campesinos.

Como inspector de esta parada tengo el deber de anunciarles que a partir de hoy habrá un mejoramiento sustancial del transporte… entre Cuba y Estados Unidos. El levantamiento de las restricciones permitirá el aterrizaje de aviones en aeropuertos de toda la geografía insular. Me preguntan acá por Cubana de Aviación: a ese tema mejor pasarle por arriba y a gran altitud.

El panorama no es más halagüeño en otros medios de transporte. El ferrocarril dispone de cuarenta y seis tipos de equipos de nueve países. Datan de entre 1900 y 2020, lo que hace que (con)ciencia e innovación se multipliquen para el funcionamiento de cuatro locomotoras en la transportación de pasajeros. El estado de las vías, atiborradas de vacas suicidas, ha ameritado la disminución de la velocidad máxima sobre rieles de 90 km/h a 70 km/h, un tin mayor que la alcanzada por el tren Habana-Bejucal que inauguró el ferrocarril en Latinoamérica en 1837.

Solo se importó un tercio de las locomotoras chinas previstas, aquellas que merecieron en 2006 un acto de recibimiento y constituían «equipos electrógenos de primera calidad, con un motor capaz de producir 1870 kwh, especie de termoeléctricas rodantes». Termoeléctricas, como lo oyen. La inversión rusa de casi dos mil millones de euros que dotaría a la Isla de una red ferroviaria sin análogas en la región, con una red suplementaria de trescientos ferrobuses y una línea ultrarrápida en el tramo Habana-Varadero, la han tenido que desviar para comunicar a la península de Crimea.  

La navegación de cabotaje entre los puertos de Batabanó y Nueva Gerona, con hidrodeslizadores que ya no se sabe cómo hidratan y mucho menos cómo se deslizan, se ha reducido a tal límite que la Isla de la Juventud hace méritos para declararse república independiente.

En cuanto al transporte urbano, ese que me enorgullezco representar, es hora de que aterricen: las restricciones seguirán en pie y se harán más notorias en los próximos días. Fue humanamente imposible convencer a los chinos de que antes de entregar un donativo de cinco mil sistemas fotovoltaicos y veinticinco mil bombillos led para viviendas en áreas de difícil acceso, era preferible que nos regalaran igual cantidad de repuestos para maltrechos ómnibus Yutong que ya no acceden a confín alguno.

Dichas piezas no hemos podido adquirirlas en el gigante asiático por la antiquísima costumbre, proveniente de corrientes filosóficas confusionistas, de cobrarnos hasta el último centavo, lo cual nos ha dejado confundidos por la ancestral costumbre cubana de no pagar ni la mitad.

El país pone ojos a la «Operación Sensibilidad» en Camagüey. Ante la compleja contingencia que se vive con el transporte en la provincia de El Mayor, cada día de la semana un organismo distinto tiene la responsabilidad de colocar sus autos en función de los pasajeros. Ello «flexibiliza el malestar de las personas». Habría que ver qué sucedería si trasladamos esa experiencia hacia la capital, la de El Mayor número de entidades estatales, la de El Mayor malestar.

Acaban de introducirse en Boyeros veinticinco triciclos eléctricos de seis capacidades cada uno, que transportan al unísono a ciento cincuenta pasajeros, el 0,0075 % de la población de la urbe. Se suman a los que ya funcionan y apoyan a las cuarenta y dos rutas que cuentan con solo un ómnibus. Al ritmo de ese programa, dentro de treinta años tendremos cubiertos los quince municipios.

Dada la situación con el combustible, se ha tomado la decisión de que los ómnibus sobrevivientes consuman crudo nacional, con el objetivo de desviar el diesel hacia la generación distribuida y alumbrar los talleres de las terminales, que trabajarán de sol a sol para destupir los carburadores y amainar el fuerte olor a infierno que ha de sentirse en los ómnibus articulados.

Igualmente, las autoridades partidistas y el gobierno provincial han orientado a las terminales que trasladen las guaguas desarticuladas (70 % del total) y las pongan en las paradas con chófer y todo, ruta por ruta y sin variar el recorrido, para que los usuarios las empujen.

En el segundo semestre los habaneros tendrán una aplicación móvil que permitirá conocer el trayecto en tiempo real de los ómnibus urbanos, el tiempo de demora y la cantidad disponible. El Instituto de Neurociencias trabaja en otra que aliviará los trastornos que traerá aparejado el uso de la primera.

Ha dicho Cubadebate: «Somos seres en transición. (…) ¿Será que en esos intervalos en los que no hemos podido ser revolucionarios en la transición, una imagen del mundo unas veces quieto y otras estático se ha instaurado desde el sentido común? (…) Para transformar nuestra forma de apropiarnos de la realidad dependemos de un movimiento colectivo, interrelacionado y motivador de una praxis revolucionaria. (…) El socialismo no es la meta en sí, sino el sendero».

La realidad de esta parada es quieta y estática, a falta del movimiento colectivo de los ómnibus, en la praxis menos interrelacionados que nunca para arribar a la meta, cualquiera sea el sendero y en intervalos que niegan el sentido común. Así que no pierdan la cola ni la paciencia: todo llega, incluso el comunismo, que ya viene, según mi tablilla, con un poquito de retraso.

12 comentarios

Carmen Corella Mustelier 5 junio 2022 - 8:40 AM

Genial como siempre.

Armando 5 junio 2022 - 9:08 AM

Hace unos días contacte a la empresa de viajes por toda Cuba, Lapoderosatour,empresa que representa el hijo del Che,les pregunte que como era posible que esa empresa tuviera motos Harley Davidson modernas,donde la más barata cuesta unos 15 mil dólares,debido al bloqueo, ellos me contestan que es una inversión extranjera y que no había problemas, entoces les pregunto,por qué no hacen lo mismo con el transporte público,pero parece indicar que mi propuesta no es muy interesante, todavía no he recibido respuesta.

Manuel Figueredo 5 junio 2022 - 10:27 AM

Ni hablando, ni maldiciendo se resuelven las cosas. Dice mi prima Engracia que vive en centro Habana, que mandó un paquete postal a la sufrida provincia Granma, desde hace un mes y todavía lo están esperando.Cuando pregunta le informan que lo van rastreando por provincia. Conclusiones ese paquete demora más, de lo que demoró en llegar el yate Granma desde Tuxpan, México a Belic en Niquero. Si llega será un logro del transporte en el servicio postal Cubano. Y después dicen que uno se la pasa el día entero criticando, carijo, es que, no hacen nada que valga la pena. Buen trabajo Jorge, como siempre.
Mis respetos.

Mila 5 junio 2022 - 11:42 AM

Es que aquí la mayoría de las medidas que se dictan se convierten en algo confuso, enrevesado, ilógico. Cuando tratan de darle solución a un problema la nueva idea es más complicada que la anterior y así, día tras dia, la vida diaria se convierte en una pesadilla. Será que estamos viviendo en una sociedad surrealista?

juanaBacalao 6 junio 2022 - 9:44 AM

eso generalmente sucede cuando una pandilla de aventureros toma el poder a la fuerza, saben tirar tiros, meter miedo y bombas, pero de como gobernar un pais no saben nada, mucho menos hacerlo avanzar y prosperar, 60 annos lo han mas que demostrado

Leonardo 5 junio 2022 - 1:12 PM

Estimado Profesor Fernandez Era, excelente humor como nos tiene acostumbrados desde la seriedad de los problemas que nos aquejan. Pero me ha dejado muchas dudas la referenica al articulo de Cubadebate, aunque no me preocupa la parte que reza que “somos seres en transición” o sea, estamos cambiando, estamos transformandonos, estamos metamorfoseandonos, y aunque se reconoce que a veces nos “hemos quedado quietos y otras estáticos”, digo esta parte no me preocupa porque en definitiva a la revolución le quedan 62 000 milenios y para esa fecha habremos alcanzado la cuspide de la transición….o cambio…o metamorfosis….¿se hará realidad el cuento de Kafka?. Muchas dudas me generó la , forma de apropiarnos de la realidad, pero después de desechar de mis pensamientos la apropiación ilicita por todos los problemas que me pudiera causar, pensé que el “movimiento colectivo, interrelacionado y motivador de una praxis revolucionaria” sería la aprobación por unanimidad de una Ley de Apropiaciones por parte de los diputados de la Asamblea Nacional, no hay nada más colectivo, interrelacionado y de praxis revolucionaria que ese movimiento de lenvantar la mano todos a la misma vez!!!!!!!!!. Por último, profesor, me puede dar la la luz de que hariamos si al tratar de llegar a la meta caminando por el sendero que conduce al mar, nos encontramos a la niña que suspira porque teme por su amigo que ha salido solo a a navegar???????. Por razones obvias no le pregunto a la articulista de Cubadebate.

Paco 5 junio 2022 - 2:43 PM

Unas veces quieto, otras estático. Unas veces congelado y otras malito y fuerafrío.

maría teresa* 5 junio 2022 - 4:14 PM

Las 750 viviendas dañadas por las fuertes lluvias ya estaban heridas de muerte, hay que ver las fotos, cuando salga el sol seguirán los derrumbes. Ninguna casa en buen estado sufrió daños, muchas se inundaron por la ineficiencias y deficiencias de los drenajes pluviales. Vamos a ver qué soluciones dan que no quede en promesas. Más cubanos desamparados y molestos.
Armando (9:08), si aun no le han dado respuesta no es por falta de interés lo que sucede es que el susodicho ignora lo que es el transporte público, no se desespere debe estar estudiando sobre el tema para darle una respuesta contundente.

Diógenes p 5 junio 2022 - 6:11 PM

De todo este calculado, injusto y furibundo ataque a nuestro Gobierno creo que lo único positivo es la sugerencia asomada de que la Isla de la Juventud se declare republica independiente.
Podríamos pasar a ser -siguiendo al gigante asiático- DOS SISTEMAS, UN SOLO PAIS y asi se evitaría en buena medida la emigración joven hacia el extranjero, dada la cantidad de emigrantes que preferirian buscar allí lo que buscan en los USA y otros destinos.
Unos diez o doce años después de promulgarse la República del Tesoro, que asi podria llamarse, probablemente los habitantes de alli estarian en condiciones de mandar remesas a los famliares que les queden en la isla grande, para seguir la rima.

Observador 2022 5 junio 2022 - 6:14 PM

Otro muy ameno artículo. Un familiar decia hace mas de treinta años que eta mejor poner los asientos de las guaguas en las paradas, que era donde mas tiempo se estaba y dejar solo cinco o seis en los vehiculos para discapacitados y embarazadas. Claro que ahora la cosa está peor y quizas haya que poner en las paradas baños, camas, enfermeria, pantry, etc.: todo válido para el analisis y dentro de la linea de cambiar todo lo que deba ser cambiado. Por cierto, también el nombre del año puede ser modificado: Año de la carne de puerco a 300 pesos, Año del aguacate a 60/100 pesos, Año de Habana-Coppelia en 50 pesos, Año de cada vez Menos Medicamentos en Farmacias, en fin, muchas posibilidades. Eso sería un tema de profundo debate en nuestra Asamblea y una oportunidad excepcional de lograr una votación no unánime y asunto a enriquecer y analizar por los muchachitos de Con Filo . Seria a la vez sacar oportunidades y soluciones a los problemas!

Eva 5 junio 2022 - 9:16 PM

Excelente como siempre Jorgito
Según el gobierno del municipio , en voz de su “CUADRO” … ( me dan los cha risa esas palabritas cuadros , aguerridos, revolucionarios , continuidad de los desastres etc etc )75% de las residencias en centro habana están en mal o regular estado habitacional
Entonces???? Seguirán haciendo el hotel en el CINE PAYRET, en SARATOGA, en 23 y L, en el antiguo restaurante MOSCÚ?
Cuando nos enteraremos de las sanciones a los responsables de la explosión que sepultó a 41 personas por negligencia ?
De verdad que a veces ni un excelente sátira de la realidad da ganas de reír más bien de preguntarnos HASTA CUÁNDO ESTAREMOS LIS CUBANOS PERMITIENDO QUE ESTE DESGOBIERNO NO SE VAYA!!!

Un poquito a pie — La Joven Cuba | Cuba Nuestra: Sociedad Civil 6 junio 2022 - 3:11 AM

[…] Un poquito a pie — La Joven Cuba […]

Los comentarios están cerrados.