Los jubilados de la Revolución

La señora Amanda Gautier en «Suite Habana» del realizador Fernando Pérez. Foto: Chris Erland/Periodismo de Barrio

Esta historia es sobre los jubilados de la Revolución. En las escenas finales del filme-poema cubano «Suite Habana» (2003), del realizador Fernando Pérez, se relatan los sueños de cada personaje, todos ellos reales.

El sueño de Francisquito era «subir a las alturas»; el de su papá, «no faltarle nunca a Francisquito»; el de Norma, «encaminar a Francisquito para que no sea una carga para nadie»; el de Waldo, «tener salud para vivir»; el de Iván, «actuar en un gran escenario»; el de Raquel, «viajar para regresar»; el de Heriberto, «ser músico en una orquesta»; el del médico Juan Carlos, «ser actor»; el de Jorge Luis, «reunir a su familia»; el de Julio, «tener cada noche un traje distinto»; el de Ernesto, «arreglar la casa para que su mamá viva cómoda y ser un gran bailarín».

Mientras, Amanda, obrera textil retirada que vendía maní para sobrevivir, ya no tenía sueños. La escena de Amanda con los cucuruchos de maní bajo la lluvia parte el alma.

La reciente decisión del gobierno cubano de establecer la unificación cambiaria en medio de un proceso de re-dolarización parcial de la economía cubana, vino acompañada de una reforma de salarios y pensiones, así como de precios y tarifas. A todo este conjunto de medidas se le ha llamado, eufemísticamente, «Tarea Ordenamiento».

De acuerdo con esa «Tarea Ordenamiento», el nuevo tipo de cambio unificado se establece en veinticuatro pesos cubanos (CUP) por dólar estadounidense (USD), mientras que los salarios aumentarían, como promedio, en 4.9 veces y las pensiones de los jubilados, alrededor de cinco veces –aunque ya estaban profundamente deprimidos tanto unos como las otras, frente al coste de la vida que se ha venido incrementando sustancialmente desde la crisis de los noventas.

La canasta básica de bienes y servicios «de referencia» se ha calculado en  1528 CUP –sería muy útil conocer en profundidad este cálculo, porque sólo se ofreció una información demasiado agregada sobre el costo estimado de bienes y servicios– y a partir de esto se ha establecido el salario mínimo en 2100 CUP –que resulta de aplicar al valor de la canasta básica un factor de multiplicación de 1.3 más un 5% de contribución a la Seguridad Social, aproximando hacia arriba– y se formuló una  escala salarial de 32 niveles, con un valor máximo de 9510 CUP. Así las cosas, el salario mínimo sería equivalente a 87.50 USD y el máximo a 396.25 USD.

Mientras tanto, los montos de las jubilaciones se establecieron en seis niveles, entre 1528 CUP y 1733 CUP. Los primeros cinco niveles reajustan las pensiones que estaban entre 280 CUP y 500 CUP y a quienes recibían una pensión superior a 501 CUP se les estableció un monto de 1528 CUP más el valor anterior. Así las cosas, una persona con una pensión de 500 CUP recibirá 1733, mientras que otra con 501, recibirá 2029. De una diferencia de un CUP se pasa a una diferencia de 296. La inmensa mayoría de las pensiones quedan por debajo del salario mínimo, a pesar de que una parte de esos pensionados actuales, cuando trabajaban, tenían salarios en torno al salario promedio o incluso, salarios altos.

Se ha informado que, como promedio, los precios en el comercio estatal subirán 1.6 veces, mientras que el aumento de los precios en el sector no estatal «solo se permitiría», como promedio, hasta tres veces. Mientras tanto, se anunció un incremento considerable de las tarifas eléctricas, pero días después fueron rectificadas a la baja por decisión del gobierno ante las protestas expresadas por la población.

Según el discurso oficial, la población en general se beneficia de este «ordenamiento» porque sus ingresos aumentan más que los precios o tarifas. Sin embargo, no se está tomando en cuenta que una gama importante de bienes ya se estaba comercializando en las llamadas Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD) a precios, primero en USD y luego en los llamados pesos convertibles (CUC), que estaban muy lejos de las posibilidades de los consumidores cubanos con los niveles de ingresos que obtenían por sus salarios.

A dichas tiendas accedían, fundamentalmente, los turistas, los cubanos residentes en el exterior, los diplomáticos y personal técnico radicado en el país y los residentes cubanos que recibían remesas de sus familias en el exterior o que tenían ingresos en CUC debidos a su actividad por cuenta propia. En la lógica de los funcionarios, estos precios no se alteran, porque al estar denominados en CUC, simplemente se multiplican por 24.

No obstante, la realidad es que aunque no se modifiquen, ya estaban a unos niveles inaccesibles para las personas que viven de sus salarios en alguna empresa estatal o unidad presupuestada, o de sus pensiones. Por otra parte, la idea peregrina de controlar el mercado a punta de precios topados es ya un error de partida, porque lo único que logra es reforzar la escasez.

***

En medio de todo esto, quienes llevan la peor parte son los jubilados. En Cuba existen alrededor de 1.7 millones de jubilados, algunos de ellos se han re-contratado para poder obtener ingresos adicionales. La mayor parte de los jubilados de hoy han realizado importantes contribuciones al país y asumieron con estoicismo una alta cuota de sacrificio personal.

Muchos lucharon en la guerra revolucionaria o en la clandestinidad; otros se incorporaron rápidamente a las tareas que les impuso su tiempo –campaña de alfabetización, sucesivos «trabajos voluntarios» en la agricultura, zafra azucarera y construcciones, así como noches sin dormir por guardias en centros de trabajo y barrios–; padecieron la escasez generalizada de bienes, se abstenían de consumir bien para mejorar el consumo de sus hijos; deterioraron su salud por una altísima consagración al trabajo; y perdieron sueños de vida pospuestos por un ideal que ya es, en la actualidad, una quimera.

Ellos mismos y otros se consagraron laboralmente en la educación, la salud, la ciencia, la cultura, la defensa del país, la industria, la agricultura o los servicios, e intentaron construir ese país mejor que tantos hemos soñado, pero que cada día se hace más lejano. Ellos son los jubilados de la Revolución.

Para cualquier economista es claro que el sistema pensional tiene que ser sostenible. Los sistemas privados en América Latina han demostrado su inviabilidad para el pensionado y son un negocio lucrativo para los fondos de pensiones y las aseguradoras. Sobre estos temas, el profesor Carmelo Mesa-Lago ha escrito muchísimo y de mucho valor para que repensemos en Cuba como estructurar un sistema pensional adecuado, que realmente le dé seguridad a las personas que han dedicado su vida a trabajar y que, al mismo tiempo, sea sostenible financieramente.

Muy lejos de una y otra condición está el sistema pensional cubano. Sin embargo, tanto desde el punto de vista humano como político, es necesario abordar este tema de una forma distinta a como lo ha hecho el gobierno cubano. Todo ello debe hacerse partiendo de la realidad de un país subdesarrollado, pobre y cuya población envejece, como resultado de tres factores principales: 1) el aumento de la expectativa de vida, 2) la disminución de la tasa de natalidad, y 3) el aumento de la emigración de la población joven.

El sistema pensional cubano tiene un desfase considerable frente al incremento sostenido del coste de la vida. Desde los sesenta, cuando los gobernantes de la Isla comenzaron a desconocer las leyes económicas, cargaron las pensiones al presupuesto del Estado. En aquellos años, todos los trabajadores cubanos tenían asignado un salario bruto y percibían directamente un salario neto que resultaba de descontar al salario bruto el aporte a la seguridad social. Por decisión del gobierno cubano, todos los salarios quedaron establecidos en los niveles netos y con ello, el sistema pensional empezó a depender del presupuesto.

Cuando en aquellos años se eliminaron hasta los presupuestos, los jubilados recibían su dinero de acuerdo a las tarifas de entonces, directamente del Estado, como resultado de la emisión de papel moneda. Eran los tiempos en los que las finanzas y la contabilidad no importaban. Estas y muchas otras cosas más fueron reconocidas como errores por Fidel Castro en su Informe Central al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), en 1975.

Posteriormente, se restablecieron los presupuestos, pero no se replanteó profundamente el sistema de pensiones, hasta que nuevamente se establecieron las contribuciones empresariales a la seguridad social.

La crisis de 1990-1993 no solo produjo una caída considerable del PIB, sino una gran escasez de bienes y servicios, así como una profunda devaluación del CUP en el mercado negro –sin que se corrigiera el tipo de cambio oficial, lo cual fue un grave error de los gestores de política económica–. La vida se encareció significativamente, mientras tanto, no se rectificaron los salarios ni las pensiones.

En el estudio de la CEPAL sobre la economía cubana en los años noventa se calculó que en el mercado informal –donde casi todos los cubanos debían completar sus necesidades más elementales–, los precios crecieron de forma acumulada entre 1990 y 1993 en un 458.2% (CEPAL, 1997: Cuadro III.1 y 1999: Cuadro 1), mientras tanto, los salarios y las pensiones se mantuvieron sin variación. Años después se hicieron varias reformas salariales y ajustes en las pensiones en las que, de manera general, el valor real del ingreso de las personas en lugar de crecer, descendió como resultado de un incremento del coste de la vida superior al incremento de los ingresos.

En un interesante trabajo publicado en 2008, en la conocida revista Nueva Sociedad, Mesa-Lago, mencionaba que el costo de las pensiones como proporción del PIB había aumentado en Cuba, entre 1986 y 2006, de un 4.6% a un 6.3% del PIB. En 2019, seguía siendo un 6.3% del PIB (ONEI, 2020). Por otra parte, en dicho artículo afirmaba que la pensión promedio en 2005 era de 179 CUP –equivalente a 9 USD–, mientras que la pensión mínima, que era de 150 CUP –7.50 USD–, la recibían la mitad de los pensionados.

Para entonces la suma de gastos relacionados con la canasta de bienes normados en la libreta de abastecimiento, el costo mensual promedio de electricidad, el costo del transporte, los gastos de teléfono y agua, oscilaba entre 60 y 115 CUP. Con lo restante debían acceder a adquirir los demás bienes necesarios en los mercados agrícolas o los servicios, donde los precios excedían claramente sus recursos disponibles (Mesa-Lago, 2006). A esto debe añadirse la dificultad que tienen las personas ancianas de Cuba para enfrentar las penalidades de la vida cotidiana, con fuerzas físicas mermadas.

***

Es evidente que la situación pensional en Cuba es insostenible, pero también es insostenible la situación económica en general del país, que entre 2010 y 2020 tuvo un crecimiento promedio anual del 0.8% en el PIB, mientras que entre 2015 y 2020 la variación fue de -0.5% promedio anual (1). La razón matemática entre trabajadores activos y pensionados, que Mesa-Lago (2008) calculaba que había descendido de 3.7% a 3.1% entre 1986 y 2006, en 2019 fue de solo 2.7% (2).

Las pensiones actuales son insuficientes e injustas. Han sido niveladas por lo bajo y calculadas a partir de un supuesto valor de la canasta básica que podría ser muy discutible si consideramos las condiciones normales de la vida moderna, que no son las que existen en Cuba. Es injusto y además, lejano al ideal del Socialismo, que la recompensa después de trabajar en muchos casos más de tres décadas de sus vidas sea de un ingreso por debajo del salario mínimo del país. Esto sería condenarles a una condición de pobreza.

De hecho, si consideramos el umbral internacional de pobreza que ha establecido el Banco Mundial en 2 USD diarios, la mayor parte de los jubilados cubanos estarían rozando esa línea –los niveles de pensión inferiores a 501 CUP en 2020 quedarían entre 2.12 y 2.40 USD diarios en las pensiones a partir de 2021–. Sin embargo, la realidad es que la tasa de cambio oficial de 24 CUP por un USD ya está muy por debajo de la cotización real de la divisa estadounidense en el mercado subterráneo, lo cual en la práctica reduce las cifras anteriores de manera considerable.

El país está en crisis y existe una fuerte tensión en el presupuesto del Estado en el que, en 2021, los ingresos al sistema de seguridad social cubrirán solo el 65% de los gastos, generando un déficit del sistema de 11 549 CUP. No obstante, resulta necesario reconsiderar el nivel de las pensiones actuales. Tal y como se ha expresado antes, la fórmula es injusta porque en primer lugar establece los niveles de las pensiones por debajo del salario mínimo, y además, porque impone un salto considerable entre el quinto y el sexto nivel de pensiones, mientras que la diferencia es mínima entre los primeros cinco niveles.

Por otra parte, también resulta injusto que quienes se han pensionado con mayor anterioridad, cuando sus salarios eran mucho más bajos a los actuales y el coste de la vida también, no se beneficien de una corrección de su pensión a partir al menos del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Es injusto que profesionales y técnicos cubanos que hoy tienen 70 u 80 años o más, y que trabajaron más de 30 años con salarios que variaron muy poco en ese tiempo, tengan jubilaciones actuales en niveles mínimos cuando otros que empiezan a jubilarse ahora, lo harán con pensiones más altas por el simple hecho de haberse beneficiado de reformas salariales. Y también es injusto que esas personas que lo dieron todo por el proyecto de país que inspiró la Revolución Cubana, tengan que vivir con ingresos inferiores al salario mínimo que es el que se paga por el menor nivel de complejidad en el trabajo.

Esta decisión burocrática está muy cerca del puro «economicismo» y muy lejos de la justicia social.

Esta como muchas de las decisiones recientemente adoptadas por el gobierno cubano, a pesar de la constante alusión al profundo estudio que las precedió –en algunos casos casi diez años, aunque no estemos seguros de que el estudio haya durado todo ese tiempo, sino más bien parece que estaban durmiendo el «sueño de los justos»–, muestra, al parecer, un cierto nivel de improvisación.

El establecimiento de un tipo de cambio a un nivel que no refleja en realidad las condiciones de precios relativos ni de competitividad internacional, ni las condiciones del mercado doméstico de divisas y que, por tanto, parece estar lejos de su nivel de equilibrio, es una muestra de una decisión equivocada en la que no se aplicó un análisis económico debidamente fundamentado.

El caso de las tarifas eléctricas en el que tras las críticas de la población, hubo que rectificar a solo unos días de haberlas establecido, está demostrando improvisación por parte de quienes han adoptado medidas económicas que afectan a millones de personas que, además, llevan décadas asumiendo una cruenta lucha por la subsistencia. Rectificar las pensiones de los jubilados de la Revolución, es lo que, en justicia, el país y las nuevas generaciones de cubanos les deben a esas personas que están en el ocaso de sus vidas.

En tal sentido, debería producirse una reforma general del sistema de pensiones, combinando la justicia social con la sostenibilidad financiera. Sin embargo, de momento es necesario solucionar la situación crítica en la que se encuentran la mayor parte de los pensionados en las condiciones actuales y que no se resuelve con esta reforma.

El sistema actual de pensiones (Ley 105 de Seguridad Social de 2008) establece un régimen general que fija la cuantía de las pensiones ordinarias en el 60% del promedio de los mejores cinco años entre los últimos quince, más un 2% por cada año trabajado sobre los treinta que establece la ley. Muy probablemente, en las condiciones de hoy, muchos trabajadores cercanos a su edad de jubilación esperarían a completar cinco años con los niveles de salario actuales –que incluso podrían indexarse de acuerdo al costo de la vida–, pero ese no es el caso de los pensionados que superan los setenta u ochenta años y en los que cualquier promedio con los niveles anteriores de salario sería bajísimo.

Por tanto, para estas personas –los jubilados de la Revolución se podría establecer un régimen especial que determine el monto de la pensión como el 60% de lo que ganaría si estuviese trabajando, sin considerar los incrementos del 2% anual que la ley establece por cada año adicional que supere los treinta años de trabajo –como compensación al no uso de promedios con niveles muy bajos–.

Así por ejemplo, una maestra jubilada hace veinte años después de 35 años de servicio y con título universitario, en el nuevo sistema tendría un salario de 5060 CUP. El 60% de esta cifra serían 3036 CUP. Seguramente, la pensión de esa maestra por el sistema adoptado recientemente estaría en los más bajos niveles de pensión actuales –1528 o 1578–, que equivalen a un nivel límite inferior del coste de la vida.

Para el caso de los pensionados cuya actividad laboral estaba ubicada en los niveles más bajos de complejidad y a quienes el cálculo del 60% del nivel actual en el que se establecería su actividad no alcanzara a los 1528 CUP de la canasta básica, podría establecerse ese nivel mínimo.

Podrá decirse que muchos pensionados en Cuba viven con otros familiares que trabajan, pero no es el caso de todos ni tampoco resulta justo con ellos que después del esfuerzo de toda una vida tengan que ser mantenidos por sus hijos o nietos.

***

Ahora bien, ¿cómo puede el Estado incrementar sus ingresos o reducir los gastos para acometer las medidas sociales necesarias que son de su responsabilidad? Resulta necesaria la adopción de las normas correspondientes para estimular el emprendimiento y la creación de empresas de producción y servicios, privadas y cooperativas. Esta medida, aun «en estudio», no se ha adoptado y podría contribuir significativamente a la recuperación de la actividad económica, a la reorganización del mercado de trabajo y del empleo y, además, ayudaría a incrementar los ingresos del presupuesto por medio de impuestos y de contribuciones a la seguridad social.

Además, sería necesario incrementar el porcentaje de descuento de los salarios brutos y de los aportes de las empresas para contribuir al fondo de la seguridad social, realizando los cálculos actuariales necesarios para establecer los niveles adecuados de contribución. Adicionalmente, la aparición de un pujante sector productivo y de servicios no estatal, debería ir acompañada de la racionalización del aparato del Estado, lo que eliminaría cargos superfluos que, además de fortalecer la densa burocracia, son una excesiva carga para el erario público.

En este sentido, el Presupuesto del Estado debería dejar de asumir el pago de salarios de los funcionarios de organizaciones políticas y sociales, las cuales deberían funcionar de forma autosuficiente y ser pagados directamente por esas organizaciones, como ocurre en cualquier otro lugar del mundo sin sistemas de Partido-Estado.

Los jubilados de la Revolución, mujeres y hombres que hicieron una contribución significativa a Cuba con un inmenso sacrificio personal, pero estimulados por la esperanza de construir un mejor país para las generaciones venideras, merecen ser tratados con justicia y con dignidad, para que puedan recuperar, al menos, algunos de sus sueños.

  1. Cálculos con base a cifras de la ONEI (varios Anuarios Estadísticos de Cuba).
  2. Ibídem.

Referencias:

  • CEPAL (1997) La economía cubana. Reformas estructurales y desempeño en los noventa. Fondo de Cultura Económica, México.
  • CEPAL (1999) Cuba: evolución económica durante 1998. LC/MEX/R. 712, 31 de mayo de 1999.
  • Colina Hernández, Henry (2020) Sistema de pensiones de la seguridad social en Cuba: un debate presenta para el futuro. Friedrich Ebert Stiftung. http://library.fes.de/pdf-files/bueros/fescaribe/16174.pdf
  • Mesa-Lago, Carmelo (2006) ¿Es viable terminar con medio siglo de racionamiento en Cuba? Revista Vitral, Año XIII, Número 74.
  • Mesa-Lago, Carmelo (2008) La carga creciente. Nueva Sociedad, Número 216, Julio-Agosto, 2008. https://nuso.org/articulo/la-carga-creciente/
  • ONEI (varios años) Anuario Estadístico de Cuba. http://www.onei.gob.cu/

Textos relacionados

Las leyes pro-monopolios en Cuba

El accidentado trayecto de los mecanismos económico-financieros

La «Tarea Ordenamiento», del diseño a la realidad

53 comentarios

Orl 4 enero 2021 - 7:37 AM
Copio de Mauricio de Miranda. El sistema pensional cubano tiene un desfase considerable frente al incremento sostenido del coste de la vida. ..Y no entiendo nada. ?No se sabe que la revolución no deja a nadie abandonado nunca? Saludos de Orlando, ex del CIEI
dario45666 4 enero 2021 - 9:06 AM
estimado Profesor,ante todo...si usted alguna vez penso que nuestro pueblo podria aspirar a una vida mejor bajo un sistema de "socialismo real" como el que tiene (o aspira a tener) cuba desde hace 55 anos (mas o menos) quiero decirle,nado contra la corriente.Hace mucho tiempo se sabe adonde conduce este camino.Por lo demas,el problema de los retiros,asi como el de los sueldos y precios,no se resuelve verdaderamente adoptando un sistema u otro para manearlos,eso seria discutible,lo mas importante,sin embargo y que usted deja para el final es la productividad del sistema economico en general,la creacion de riquezas,lo que se va a repartir,primero hay que crearlo....elemental.....Gracias.
Jagger Zayas Querol 4 enero 2021 - 9:30 AM
Todo lo expuesto en este post es dramaticamente real. Es rememorar día a día el filme Suite Habana, que no repondrian por TV. Sin embargo, NO TIENE SOLUCIÓN. Tampoco tiene solución el envejecimiento acelerado de la poblacion por las causales tan bien expuestas por el autor. Las soluciones pudieron darse cuando era evidente que el modelo de capitalismo de Estado con deseados modos de distribución socialistas, eran y son inviables y condenados al fracaso. Sin la producción de riqueza no es posible asegurar la vejez de la población, esa que lucho por el sueño del triunfo del Socialismo y que hoy, habiendo mermado sus fuerzas fisicas --como apunta el autor-, tienen que competir con los más jóvenes en las largas colas para conseguir lo minimo en las shopping, en los ómnibus donde rara vez les ceden los asientos, en las agencias bancarias porque no se actualizaron en las tecnologías, en los cuerpos de guardia de hospitales y policlínicos, en las largas y extenuantes colas en las farmacias cazando los deficitarios e inexistentes medicamentos que por los achaques de la vejez, les son imprescindibles y no pueden pagar los especulativos precios de esos medicamentos que criminalmente venden se venden por la izquierda. La trabazón de las fuerzas productivas ha trancado el dominó y a pesar del triunfalismo de la propaganda del regimen en los medios de comunicación social y los aburridos e ineficaces "llamados y exhortaciones" de los dirigentes a aumentar la producción y la productividad, las timoratas "reformas" anunciadas y que como otras tantas veces, nunca llegaran o seran otro fracaso porque el 2030, en contra del calendario, se aleja cada vez mas, dejando nuevas legiones de jubilados de la Revolución, cuya solución es que les llegue la muerte.
tony antigua. 4 enero 2021 - 10:59 AM
Asi es, lamentablemente. Es un problema sin solución. Como lo es el futuro de Cuba.
Alberto D Aza 4 enero 2021 - 11:54 PM
Como guajiro al fin, si la guardarraya me impedia el paso., siempre buscaba otra salida para completar mi objetivo y finalizar mi tarea. Creo que hay muchos guajiros en el Poder. que saben de lo que hablo
Observador 2021 4 enero 2021 - 3:24 PM
Dramáticamente cierto el artículo, y mas triste aún que no pueda revertirse el asunto en el corto ni mediano plazo. A la inviabilidad del sistema se suma la incapacidad de los decisores y expertos asesores. Es asombroso el nivel de equivocaciones en temas medulares, agudizados en los últimos meses, que no puede ser otro a partir de cargos asignados a leales y para cumplir parámetros de genero, raza, etc., rematados con espacios de discusión y aprobación signados además por la obediencia y el oportunismo. Una ecuación ideal para el fracaso. Partiendo de la utopía de mantener un sistema de salud, educación y seguridad social gratuito -que enmascara el subsidio permanente que todo el pueblo tributa con los abusivos precios en las tiendas recaudadoras de divisas (por cierto, que nombres les darán ahora que cobran en CUP) y los salarios muy deprimidos -, el lastre todavía lo agrandan con el aumento del aparato burocrático (p.ej. las OSDE, devenidas entidades parasitarias que vinculan la estructura empresarial con sus organismos centrales) y no satisfechos aun, persisten en presentar un sistema se jubilación en que el estado, es decir la revolución, es decir el partido, ejerce otra obra de humanidad y solidaridad, tensando el presupuesto estatal, a fin de cuentas el dinero del pueblo con su innata e inacabable generosidad. Aunque algunos compatriotas de la tercera edad se han deslumbrado con el aumento de sus pensiones y se imaginan una mejora en su vida cotidiana, el mayor conocimiento de otros y la realidad que vivirán a partir de este enero, tristemente les hará despertar y continuar las vicisitudes que el estado se obsesiona en asegurar. Como siempre, la revolución no deja a nadie desamparado... de su inmensa capacidad de empobrecer. Como a la digna Amanda, que no pudo disfrutar lo que debió merecer y que estruja el alma de nuestra nación.q
Carlos 4 enero 2021 - 9:54 AM
Nada nuevo, sigamos en lo mismo. Nos esperan otros 62 años de amor y felicidad en el paraiso socialista. Solucion: seguir manteniendo al parasito. Bajar la cabeza, seguir emigrando calladitos, enviar dinero, recargas, paquetes, viajes, mulas, callar, seguir callando, como ovejas obedientes. Paguemos el pasaporte, prorroguemos el pasaporte, viaje, fiestas, hoteles, familia feliz, repetir, repetir. Sigamos calladitos, bajemos la cabeza. El ciclo infinito. La dictadura sigue incitando al mismo ciclo para mantenerse en el poder.
Manuel* 5 enero 2021 - 7:34 AM
No Carlos, eso no puede durar porque no hay quien lo aguante.
tony antigua. 4 enero 2021 - 10:57 AM
Murillo no dejo nada claro como seria el nuevo sistema para calcular pensiones, lo que si dejo claro es que no se seguiria usando el actual. Se calculará en base a salarios nuevos haciendo tabula rasa con el anterior por lo tanto quienes ocuparon cargos de dirección y ahora tienen salarios menores por no seguir en el cargo, se veran afectados pues esa serie historica se pierde. Por otro lado segun el MTSS para jubilarse como TCP hay que cotizar 10 años en ese sistema por lo que una persona de 60 años no tiene esa posibilidad de empleo si es que quiere jubilarse a los 65, a no ser que pague retroactivamente los años que le faltan, lo cual le hará cotizar doble ese periodo (la cotización retroactiva para pagar como TCP los mismos años que cotizó como trabajador estatal.) En momentos en que rentabilidad empresarial está en juego y muchas empresas sucumbiran, la generación de empleo en el sector no estatal debería ser decisiva pero los trabajadores mas veteranos confrontaran ese problema.
Jose A. Huelva G 4 enero 2021 - 11:37 AM
Como dice Jagger Zayas Querol arriba: Muy real, pero sin solución. Esta claro que es injusto para los pensionados, pero tuve un tío que siempre decía: "Si naces pobre no es tu culpa, pero si mueres de viejo, pobre sí lo es". A esto le agrego lo siguiente: "Si te engañan una vez la culpa es del otro, pero si te engañan 2 o mas, la culpa es tuya por confiar en alguien que sabes que es un mentiroso". Y es aquí cuando pienso que la mayoría de aquellas promesas que hacía el innombrable en nombre de una Sociedad Socialista Justa y bla, bla bla..., se las hicieron a ellos. Las creyeron, confiaron, se sacrificaron y aquellas aguas trajeron estos lodos. Lo peor es que muchos aún no reaccionan y siguen recogiendo la cosecha de lo que ayudaron a sembrar. Yo a los 23 años sabía que teníamos un gobierno de mentirosos y traté en vano de "despertar" a los "crédulos comunistas" que tenía en la casa. Ni les cuento la que me busqué por eso. Es peor que enfrentar la policía porque deja secuelas que nunca curan y aún después en el tiempo ya después de fallecido mi padre me quedan remordimientos por cosas que sé que le hicieron mal, pero también me queda el orgullo de saber que tuvo el valor de reconocer antes de su muerte que había luchado por nada. Resumiendo, no son tan inocentes nuestros jubilados del desastre actual. Entre todos ayudamos un poco. Y me parece que los mas viejos han "aportado" mas. Quizá para ellos no hay una solución, pero al menos podían hacer que las nuevas generaciones lucharan para no pasar por lo mismo.
Esteban 4 enero 2021 - 1:08 PM
Pienso que bajo el sistema sociopolítico actual Cuba es un país sin futuro para nadie, y menos para los más vulnerables. Quisiera pensar diferente o al menos ser mínimamente optimista, pero la realidad es demasiado fuerte y terca. Me maravilla ver a quienes aún esperan que quiénes destruyeron el país vayan a solucionar sus tremendos problemas de fondo cuando repentinamente se les ocurra alguna idea brillante que revierta la desastrosa situación actual.
Ramón Izquierdo 4 enero 2021 - 11:48 AM
Si en realidad las pensiones de los jubilados es la cara menos amable de la reforma cubana que inicia en enero de este año. Me imagino que pueda actualizarse cuando la riqueza creada lo permita. También es muy correcta la decisión de poner al sector capitalista privado a competir en igualdad de condiciones con el sector estatal, ¡vamos a ver ahora cuan rentable es!. Esperamos que los capitalistas privados cubanos que ahora venderán más caro sus mercancías y servicios sean capaces también de subir el salario, al menos 1 o 2 veces, a los obreros que le permiten acumular el capital y las riquezas. Esta es una buena oportunidad para que muestren quienes son.
TERE 4 enero 2021 - 11:59 AM
Profesor, agradezco desde lo profundo de mi corazón que personas preparadas manifiesten y hagan pública la cruda y desgarradora verdad que nos ha tocado a nosotros que no tenemos voz y somos “Los jubilados de la Revolución”. Tengo 71 años y mi esposo 73, profesionales los dos, la participación de mi esposo en varias misiones nos permitió mejorar las condiciones de la vivienda, además decidimos abrir una cuenta bancaria para compensar las entradas cuando nos llegara la jubilación, ahora los ahorros de toda la vida quedaron devaluados y ambos tenemos jubilación por debajo del salario mínimo. El cubano de a pie sabe que la canasta básica no abastece la alimentación en el mes, quienes diseñaron la escala de jubilación viven ajenos a esa realidad. ¿Con que dinero compensamos los que nos falta para cerrar el mes?, ¿podremos pagar ahora la resistencia de la hornilla eléctrica?, ¿podremos pagar por un bombillo ahorrador? ¿por una frazada de piso? ¿por un desodorante? ¿por una escoba? ¿podremos pagar un ciclo de antibióticos o un ciclo antiparasitario o simplemente una cajita de duralgina? ¿podremos poner los ventiladores en el verano? No, no podremos. ¿entonces que nos hacemos? Nos pasó como Amanda, a estas alturas no podemos soñar, solo nos queda arrepentirnos de haber creído que trabajando era posible un país mejor. Es lamentable que persona como usted no les sea posible pertenecer a la dirigencia de este país o a la Asamblea Nacional, nos hacen falta voces, dudo de la honestidad de los que nos dirigieron y nos dirigen.
Manuel* 5 enero 2021 - 7:33 AM
He leído que en Argentina, con la tremenda inflación que tienen y con la dificultad de adquirir dólares, la gente está empezando a ahorrar en bitcoins. Hubiese sido una buena opción en Cuba. Solo necesitas una conexión a Internet y una cuenta bancaria en cualquier moneda. Pero vamos al fondo del asunto. Es una temeridad poner los todos los ahorros de una vida en una moneda local poco antes de una reordenación económica de tal magnitud. En realidad es una temeridad poner todos los ahorros en un solo lugar. Lo mejor es diversificar entre dinero en efectivo, acciones y cuentas bancarias de distinto tipo en varios bancos. Si mañana triunfasen los comunistas donde vivo, yo tendría una parte importante de mis ahorros fuera de su alcance. Si sospechase que podrían llegar al poder, antes pondría mi patrimonio fuera de su alcance. Lo haría por mi familia y por mí.
lisadelalisa 6 enero 2021 - 12:47 PM
Que pena Tere leer su comentario. Los unicos que pueden tirarse para la calle sin consecuencas son ustedes, que ya no tienen nada que perder. En cierta medida tambien por una deuda con las generaciones mas jovenes por ser quienes, mas ayudaron a serrucharles el piso. Espero que las cosas mejoren cuando lo haga la economia.
Jagger Zayas Querol 4 enero 2021 - 4:33 PM
Probablemente se equivoca, Ramón izquierdo. Nunca los TCP estarán en las mismas conficondic que los estatales. Los mercados mayoristas para ellos no existen, o están vacíos, o son en MLC con precios de especulación por el Estado. Por otra parte, nunca van a ser subsidiados en caso de pérdidas como el estatal. Los alquileres y arrendamiento seran arranca pescuezo para los TCP, mientras que los estatales recibiran los inmuebles sin pagar por ellos en su contabilidad e incluso, recibiran por su depreciación. El Estado les garantizará los insumos productivos y el mercado para sus producciones, y un largo etcétera. Cómo es posible comparar? De timbiriches no pasarán y ningún pais, sea capitalista o "socialista" puede vivir y desarrollarse mediante timbiriches y producciones o servicios de orilla o no fundamentales. Es una nueva ilusión para volver a engañar a la gente y esperar otros 10 años para reconocer, como tantas veces anteriores, el fracaso. Si no lo creen, nos veremos en el 2030...
Franklin 4 enero 2021 - 11:05 PM
Ay Ramon, Ramon..!! ..es que es algo que no puedes controlar hijo. Lo se te es dificil.! No te preocupes no es tas solo. Eso de continuar creyendo tozudamente viable un sistema e ideologia, que ha sido, fue y sera un estrepitoso fracaso en todos los ordenes, un sistema antinatural, antidemocratico y que saca a flote lo peor que pueda haber en el hombre, dice mucho de usted. No pierdes oportunidad para asomar la oreja peluda anticapitalista, antipropiedad, etc.. que vamos hacer, eres asi. Las lecciones de la historia estan ahi, delante de nuestros ojos, es solo leer y aprender. No es dificil creeme.!
tony antigua. 4 enero 2021 - 12:00 PM
Señor Izquierdo, desconozco si los empresarios cubanos subirán o no los salarios. Pero habría que reconocer que el estado sube ahora 5 veces el salario tratando de ser competitivo con un sector que pagaba ya 10 o mas veces el valor de los salarios estatales, por lo que pedirles ahora cuando todos sus costos suben que aumenten tambien puede parecer justo y quizas lo sea pero haciéndolo en el tono en que usted lo hace suena ventajista. Claro, entiendo que usted no sepa que despues del aumento estatal aún un empleado del cuentapropismo gana mas. Es logico pues no es la primera vez que se evidencia que usted opina acerca de la realidad de un pais que no conoce o conoce muy someramente, por no vivir aqui.
TERE 4 enero 2021 - 12:00 PM
Sierra Maestra Junio 5-1958 Celia: (…) Al ver los cohetes que tiraron en casa de Mario, me he jurado que los americanos van a pagar bien caro lo que están haciendo. Cuando esta guerra se acabe, empezará para mí una guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos. Me doy cuenta que ese va a ser mi destino verdadero. Fidel
Carlos 4 enero 2021 - 3:26 PM
Tere, en Cuba lo que ha existido es Fidelismo, y punto. Después de que el hermano tomo el poder ha sido lo mismo, es un constante maquillaje y manera de aplazar las cosas que importan y tomar decisiones que de verdad arreglen la economía del país. Lo triste es, ver a muchos que confiaron y trabajaron duro ahora estan en la miseria.
tony crespo 4 enero 2021 - 5:06 PM
Tere......mi hija.....los que estamos pagando los “bonbardeos yankis” a Mario somos nosotros....esa guerrita era de Fidel.....ese destino era el de Fidel....cuando pregunto Fidel si el pueblo quería esa guerrita y destino con los yankis?
TERE 4 enero 2021 - 10:12 PM
Tony, completamente de acuerdo contigo
lisadelalisa 6 enero 2021 - 12:55 PM
Si preguntó...decenas, cientos de veces, si el pueblo lo queria, y la respuesta fue siempre un Siiiiiiiiiiiiiiiiii gigante...en los discursos interminables de la Plaza, es la pura verdad por dura que sea. Se jamo a todos con papas... solo unos pocos iluminados vieron la verdad a tiempo y cogieron camino...los ultimos de ellos en el 80 con el Mariel.. los demas ya son de otra generacion.
Carlos 4 enero 2021 - 12:59 PM
El cubano tiene memoria corta, pero así es la vida. El que no aprende, nunca rectificara. En el año 2019 hubo un alza en los precios de Chile por el alza del peaje, la prensa oficial cubana arremetió todo lo que pudo contra el gobierno de Sebastián Piñera, y después hablan de injerencia. Ahora en Cuba, se la aprietan al cubano todo lo que da, y se van a pasar el año entero diciendo que hay que hacer sacrificios y apretarse el cinturón, y ahorrar, etc. Los ahorros en CUC se esfumaron, todo subió de precio. Allá vamos, a perseguir al socialismo, digo al arco iris, prospero y sostenible. Si, pero con los dolares de los emigrados.
Eva 5 enero 2021 - 12:59 AM
Para ver la paja en el ojo ajeno este gobierno se gasta lo que no tiene !! Son hipócritas o sub normales a veces pienso que son tan incapaces que ni cuenta se dan de que todo lo que Critican de otros gobiernos aquí es muchísimo peor Gracias a ellos
Cubanitodel57 4 enero 2021 - 1:23 PM
Lo peor es que muchos de esos jubilados renunciaron a una vida relativamente cómoda en el "capitalismo" para entregarse en cuerpo y alma a las labores de la Revolución. Muchos también rompieron toda relación con sus familiares "gusanos" que abandonaron el país. Ahora solo tienen la pensión, porque no reciben "remesas familiares"...
Alfonso Rojas 4 enero 2021 - 1:35 PM
Apostaron mal y perdieron ahora que asuman las consecuencias que pueden esperar de un regimen tan inhumano como al que se entregaron en cuerpo y alma creyendo o no en el proyecto revolucionario?
Eva 4 enero 2021 - 1:50 PM
Mi madre es un ejemplo vivo de este artículo trabajo desde los 16 años durante 49 años y recibe una pensión miserable Una mujer que ni los domingo veía porque se pasó la vida dedicada a la revolución hasta los domino ngos de trabajo voluntario Y hoy ni su medicina para hipertensión tiene garantizada porque no hay desde enero 2020 Es eso entre millones de arbitrariedades lo que me indigna Es todo una estafa y todavía hay quienes la defienden , claro los que no tienen moral para exigir y lo hacen desde sus comidas vidas ajenas a la realidad del pueblo cubano que han empobrecido a niveles de vergüenza El cinismo del tal Murillo en la Mesa Redonda obliga a apagar en tv Pero cada cual piensa como vive y ellos todos viven con prebendas inmerecidas y que salen del sudor de este pueblo ya cansado de tantas mentiras y politiquería sucia
eduardo carmelo 4 enero 2021 - 6:40 PM
Bueno Eva. Si te cuento de la mía. Entonces te darás cuenta que no es aislado. Mira que ser Habanera y no poder rezar en la libreta del apto de su mama y abuela mia. No tener propiedad del apto porque los señores abogados esperan de ella un buen incentivo económico, mientras piden mas y mas papeles.. No tener tampoco medicamentos por tarjetón porque nunca hay. No tener pensión propia porque por cuidar a mi abuela no pudo terminar de trabajar durante dos meses mas en el central, le recuerdo que ella no es legal en su provincia de nacimiento donde ha vivido 60 años y en esa otra provincia, vivió apenas un octavo de su vida. Ella tiene un poco porque tiene tres hijos que la ayudan de alguna forma una vez mas que otra y sostenidamente. Y ademas´de cuando en cuando algún demonio del norte envía recados cortos pero oxigeno para ella. Ahora mismo fue mi hija. Ella formo parte en su juventud del sueño socialista. Creyó como muchos creyeron y nada mas de lo mismo, ella sabe la verdad de todo y como fue engañada y manipulada. como fueron muchísimos honrados trabajadores que hoy no tienen ni vejez. Pero puedo seguir contando mas.... ¡Y eso que nadie quedará desamparado!. Hum. Los éxitos de este fracaso solo son posibles en la TV como las historias de Tarzán o Superman en los comics, pero ahora en forma de "modestos dirigentes" anclados al poder desde siempre y que si alguna vez fueron pueblo ya lo olvidaron hace rato.
Eva 5 enero 2021 - 1:24 AM
Es terrible porque son miles de ancianos en esas condiciones , que la pandemia ha puesto en total evidencia . Mientras ellos siguen equivocándose y haciéndose los que no escuchan que es lo que indigna Hace falta una carga para matar bribones y derrumbar esos Murillos que se burlan de todos los cubanos decentes, ejemplos de honestidad y con dignidad aunque pretendan ignorarlos Este país está urgido de dirigentes con moral que sean dignos de respeto. Líderes que muevan y cambien el temor de muchos a manifestar su verdadero pensamiento. Líderes que estimulen el amor y no el odio , líderes que no hablen más de Usa y su bloqueo y comiencen a trabajar y a ser ejemplos Líderes que sepan que el mercado existe desde antes que cualquier sistema social y que no es un tabú! es un derecho y una necesidad para un país que ha perdido por incapacidad de los que lo dirigen todas o casi todas sus industrias Líderes que no roben, que no mientan, que vivan como mismo vivían antes de llegar al poder Líderes con sentido del deber y capaces de ponerse en la piel del más humilde ser humano y no se les suba el poder a la cabeza Líderes transparentes que declaren que tienen antes de asumir sus cargos y se vayan de su función con las mismas y no como se van cuando se van o los van enriquecidos a costa del pueblo que no los eligió Líderes para los que el bienestar de los ancianos sea prioridad y luego por igual los niños Y todos los ciudadanos Cubanos estén donde estén. Líderes que se enteren y asuman que el estado no es un partido , ni un ministro, ni un presidente , el estado somos el pueblo. Que no hablen tanto sin decir nada y tengan la vergüenza de apartarse cuando sepan que no dan la talla Hace ya demasiado tiempo qué hay muchos por allá arriba cacareando y no resuelven nada que beneficie al pueblo Mucha subidas de precios y las bodegas DAN ASCO, deberían ir a comprar su comida donde y , tal como la compra el pueblo. Este pueblo lleva 62 años haciendo cola pero ya es demasiado el des perfeccionamiento de todo en todo.
Jose A. Huelva G 4 enero 2021 - 2:19 PM
"es muy correcta la decisión de poner al sector capitalista privado a competir en igualdad de condiciones con el sector estatal" Esa parte me ha dado risa. Lo que es no saber. El sector privado, estando TODO el tiempo con las manos atadas, SIEMPRE ha sido mas eficiente que el sector estatal. Esa cacareada "igualdad de condiciones", no es mas que otra falacia. Al sector privado solo le sueltan un poco mas la cuerda para callar voces críticas, pero no bien ven que despuntan y ya les empiezan a poner trabas. Falta de suministros, les empiezan a cobrar supertaxes y terminan con las culpas de todas la bs que hace el gobierno. Un ejemplo fué cuando falló el Transporte de omnibus en la Capital y todas las culpas fueron a parar a los boteros que hicieron una huelga silenciosa por las medidas que quisieron que acataran. En realidad en pocos sitios de este mundo las empresas estatales son mas eficientes que las particulares y normalmente son empresas con mayoría de capital estatal y administración privada.
Jose A. Huelva G 4 enero 2021 - 4:20 PM
lo anterior era una respuesta a Izquierdo ahí arriba.
Jagger Zayas Querol 4 enero 2021 - 4:37 PM
Concuerdo con José A. Huelva.
Jagger Zayas Querol 4 enero 2021 - 4:46 PM
En cualquier país del mundo, cuando suceden cosas como las que nos estan sucediendo, los parlamentos (excepto en las dictaduras o tiranías) elaboran y aprueban mociones de censura contra sus gobiernos o los destituyen. Y aqui, no pasa nada, ni puede pasar. La ANPP es incapaz de cuestionar las decisiones gubernamentales y partidistas y a estos últimos, ni siquiera los pueden demover, porque ella no los eligió y no tiene facultades para ello, a pesar de que la titulan como el órgano supremo del Estado....
tony crespo 4 enero 2021 - 4:54 PM
De que nos quejamos. Si en Cuba los últimos 60 años se hubiera trabajado DE VERDAD no aparentando que se trabajaba y si el empleador(el único) hubiera pagado de verdad, no aparentando que pagaba...no se puede recoger lo que no se siembra....somos el perfecto mal ejemplo de economía politizada
Sofia. 4 enero 2021 - 6:21 PM
Muchas gracias al autor por su articulo.Ademas quisiera añadirle algo positivo, Las personas en condiciones óptimas estarán obligadas a aportar a la economía hogareña, por iniciativa propia o por exigencia de los padres, quienes dejarán de hacer la vista gorda porque las cosas no están para mantener vagos.El remedio más efectivo para la vulnerabilidad es el trabajo ,¿ no es as ?i,!A trabajar he dicho!
cubanoypunto 4 enero 2021 - 8:06 PM
Muy interesante que un profesor de una universidad extranjera publique en La Joven Cuba sobre economía cubana, y para hablar nada menos que de los jubilados cubanos, y con un enfoque muy negativo. Muy a tono con la "Declaración del Consejo Editorial de LJC" el 31/12. Yo no los pongo como financiados por EE.UU. porque no hay evidencias de ello, por el momento, pero sus publicaciones dejan mucho que desear.
Franklin 4 enero 2021 - 11:15 PM
No me digas. ! Y que mas. ! Asi que dejan mucho que desear. ? Y porque. ? No te ocurre lo mismo con una prensa, que ni el nombre de prensa propiamente dicho debiera llevar. ? Como es posible que esos llamados " periodistas " puedan dormir. ? Nada de esto te deja mucho que desear ? No..? Para tratarte este mal que te aqueja, te tengo la solucion. NO entres al blog y punto !!
Javier el otro 5 enero 2021 - 12:04 AM
Ese profesor es tan cubano como cualquier otro, aunque trabaje en Colombia. Y se basa en cifras estadisticas publicadas por la ONEI y la CEPAL, no saco un conejo del sombrero. Yo si creo que los articulos de LJC si tienen sustancia y dan para muchos analisis, aunque no todos estemos de acuerdo en todo. Pero Ud tiene la libertad de leerlos o no. Es parte de ir ganando cultura democratica.Y mas aun, fundamentar con bases con lo que este en desacuerdo en vez de simplemente, criticar por criticar como hizo Ud.
mauriciodemiranda 5 enero 2021 - 1:15 AM
Por si Usted no lo sabe, "cubanoypunto" (qué interesante expresar comentarios bajo un seudónimo y no bajo su nombre y apellido) soy cubano y llevo más de 30 años escribiendo sobre economía cubana. Sí, trabajo en una universidad extranjera, lo cual no me hace menos cubano. Ya me gustaría a mi ser profesor de la Universidad de La Habana como algún día fui. Eso si, ejerciendo la libertad de cátedra que es reconocida en aquellos países en los que no es obligado profesar una ideología o transmitir un dogma para poder enseñar. Lo del "enfoque muy negativo" podríamos discutirlo. ¿Se tomaría el trabajo de expresar sus argumentos para rebatir mis ideas? Aquí lo espero.
Eva 5 enero 2021 - 1:36 AM
Cubano y punto debe ser parte de la camada de corruptos y oportunistas que no quieren ver y reconocer los barbarismos de este desordena miento para peor , y que afectan a los cubanos honrados Digo y repito el único modo en que hubieran mejorado la vida de todo el pueblo habría sido subir salarios a todos, arreglar la pirámide invertida, generar trabajos que estimulen a los jóvenes a querer quedarse en su país y no seguir fracturando a la familia cubana, Liberar las fuerzas productivas sin impuestos hasta que la ausencia de industria resucite y todo esto y mucho más sin cambiar los altísimos precios que nos han impuesto por años y años
Alina Lopez 5 enero 2021 - 1:42 AM
Cubanoypunto, el colega Mauricio de Miranda es cubano y reside en Colombia, ultimamente en Granma publica una colega cubana que reside en México. ¿Algún problema con eso?
Alex Garcia 5 enero 2021 - 6:18 AM
Cubanoypunto: Saque el cuaderno que le voy a dictar la tarea: Ejercicio 1 y unico: Segun su logica; el Sr. de Miranda no esta facultado para opinar sobre Cuba porque trabaja para una institucion extranjera. LJC por su linea editorial parece estar financiada desde el extranjero y ello le invalida para lo mismo. Los cubanos que no residen en Cuba no tienen, entre otros, derecho al voto, opinar o decidir sobre Cuba. a)- De acuerdo a esta logica. Tiene Jose R. Machado Ventura derecho a escribir, opinar, tomar decisiones con relacion a Cuba? b)-Tenia Jose Marti y Perez derecho a escribir, opinar, tomar decisiones con relacion a Cuba? c)- En 1895. Tenian Antonio Maceo y Grajales, Flor Crombet, Calixto Garcia Iniguez, derecho a escribir, opinar, tomar decisiones con relacion a Cuba? Justifique su respuesta. Nota aclaratoria: Sus repuestas seran consideradas a la hora de evaluar su derecho a que, de ahora en adelante, se le tome en serio en este sitio.
Livio Delgado 4 enero 2021 - 8:41 PM
Los jubilados de la revolución se fueron con la de trapo, y hoy los siguen tratando como un trapo desgraciadamente, el problema de recomponer el sistema de la seguridad social y las pensiones en l Cuba de hoy, pasa por lograr un equilibrio económico que tendría como primer punto hacer funcional y prospera la economía cubana y eso creo será imposible mientras el estado-partido- gobierno único sea el dueño de todo. Lo jodido es que hay muchísimos "proletarios" en retiro, en los que incluyó a mi padre, que sigue pensando que el sacrificio valió la pena, y que la "revolución" es corregible en manos de los mismo que la traicionaron, llevando al país al estado calamitoso que hoy es tan evidente, sin ni siquiera hacerse cargo del fracaso. Pero si como usted bien señala. -Sin estimular el emprendimiento y la creación de empresas de producción y servicios, privadas y cooperativas. -Sin la aparición de un pujante sector productivo y de servicios no estatal. -Sin la racionalización del aparato del Estado, lo que eliminaría cargos superfluos que, además de fortalecer la densa burocracia. -Sin que el Presupuesto del Estado dejarse de asumir el pago de salarios de los funcionarios de organizaciones políticas y sociales, las cuales deberían funcionar de forma autosuficiente y ser pagados directamente por esas organizaciones. -Y finalmente y esto lo pongo yo, sin que el partido único deje de ser único y no se acepte pluralidad de ideas, y el debate real desde diferentes puntos de vista como es tan visible en cualquier sitio tema Cuba hoy. Esos que usted mi acertadamente llama "Los jubilados de la Revolución, mujeres y hombres que hicieron una contribución significativa a Cuba con un inmenso sacrificio personal" seguirán teniendo que soportar que la burocracia del poder les fije su retiro por una vida de trabajo inclusive por debajo del salario mínimo sin que se les caiga las caras de vergüenza y al menos pedir disculpas por haberlos embarcado en un final de viaje tan jodido.
Manuel* 4 enero 2021 - 10:03 PM
En los países capitalistas siempre queda el recurso de aumentar los impuestos a los ricos para sostener labores sociales. Se hace continuamente y cada vez más. El problema de Cuba es que no hay ricos a quienes subir los impuestos. Porque la preocupación de la revolución fue en primer lugar acabar con los ricos, cuando hubiese sido mejor acabar con los pobres. El problema es que no se acaba con la pobreza eliminando los ricos, por el mismo motivo de que no se acaba con la gente baja fusilando a la gente alta. ¿De dónde se sacan recursos cuanto todos son pobres? No hay respuesta rápida. Si milagrosamente se desbloqueasen la fuerzas productivas de la Isla eliminando un montón de leyes, la recuperación económica tardaría muchos tiempo, un tiempo que literalmente millones de cubanos no tienen porque antes se morirán. En fin, mi recomendación para los cubanos jóvenes que todavía tienen tienen tiempo, es que se vayan a un país próspero para librarse de la pobreza.
Manuel* 4 enero 2021 - 10:13 PM
Los jubilados cubanos son como el caballo Box de Rebelión en la Granja.
Marcos Castillo 4 enero 2021 - 11:01 PM
Una cuenta fácil, pero que me hace más difícil la vida: me jubilé en 2011 y tenía una pensión de 455 pesos, lo que representa el 40% del salario que devengaba al jubilarme. Ahora me "subieron" la pensión a 1678 pesos, lo que representa el 25% del salario actual del mismo cargo y grado científico que tenía en aquella fecha. Lo.difícil está en el incremento marcado de los precios de bienes y servicios. Obviamente es imposible entender que pasar del 40% al 25% sea un incremento de la pensión
mauriciodemiranda 5 enero 2021 - 1:20 AM
Muy buen análisis, Marcos. Gracias. Ese es el tipo de cuentas que es necesario hacer.
Eva 5 enero 2021 - 1:44 AM
Los que ni lógica ni matemática saben imponen muros incomprensibles !
Manuel Figueredo 5 enero 2021 - 1:25 PM
Perdonalos Padre Celestial es que no saben lo que hacen.
Nina 5 enero 2021 - 3:48 PM
No los perdones Padre Celestial porque si saben lo que hacen o es que las mafias son tontas?
Eva 5 enero 2021 - 9:59 PM
Así mismo ! No hay perdón para quienes se ríen de los que más respeto y consideración merecen en los programas que deberían ser serios y en cada paso que den los gobernantes. Hay que juzgar políticamente a esa lacra que tanto daño han hecho a un proyecto que pudo ser iluminado. Esos que durante 11 años no hicieron bien las cuentas merecen el mismo trato que se le da a los bandidos, esos son más capitalistas que Rockefeller y otras pandillas .
Eva 5 enero 2021 - 10:03 PM
Desordeno y miento debería llamarse a todo este caos que no “ tuvieron tiempo “ para hacerlo bien . Nada que ni 20 ni 11 años son nada para los que mal gobiernan a un pueblo sometido a arbitrariedades durante 60 años

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario