Intelectuales e imaginario de izquierda puertorriqueño: un discurso «antimperialista» fosilizado*

por Carlos Pabón Ortega
Imaginario

Después de la Guerra Fría y el fracaso del «socialismo realmente existente», cierta intelectualidad de izquierda continúa defendiendo la Revolución cubana de manera incólume como paradigma que produjo «un nuevo pensamiento revolucionario» latinoamericano.

Esta apreciación es representativa de un discurso «antimperialista» latinoamericano que distingue a la revolución como modelo para la izquierda regional  y mundial. Se trata, según esa perspectiva, de un modelo doble. Primero, en cuánto a cuál debe ser «el método» para «la toma del poder». Y segundo, en tanto paradigma del objetivo de la revolución: «el socialismo». Esta combinación, se argumenta, produjo «un nuevo pensamiento revolucionario».  

La intelectual argentina Claudia Hilb se pregunta por qué a la izquierda latinoamericana le resulta tan difícil, sino imposible, condenar públicamente «el carácter autocrático, antilibertario, antidemocrático y represivo» del régimen cubano. En su libro Silencio, Cuba, la autora intenta comprender «el punto ciego de la complicidad» de la izquierda supuestamente democrática con el régimen político instaurado a partir de 1959.

Hilb propone que tal silencio remite a la defensa de ciertas políticas de igualación social (educación, salud) implementadas durante la primera década del proceso. Entonces, argumenta ella: el punto ciego de esta izquierda es no poder reconocer el vínculo indisociable entre las políticas sociales de los sesenta (que ya se han desvanecido) y el régimen totalitario que las implementó. Pero en este caso, habría que repetir aquello de «que no hay peor ciego que el que no quiere ver».

Se trata de un sector de la izquierda que como dice Alina Bárbara López Hernández, coordinadora de la revista digital La Joven Cuba, tiene puesta unas «enormes gafas negras» y alega ser solidario con Cuba, «cuando en realidad prefiere no mirar lo que de verdad está ocurriendo», y «da por buena la narrativa del gobierno y el aparato ideológico porque contribuye a su leyenda y los mantiene en una zona de confort ideológico».

La izquierda puertorriqueña no ha sido excepción a la irradiación de la Revolución cubana, que ejerció una influencia ideológica decisiva en la «nueva lucha por la independencia».

Inaginario

Mural de Pedro Albizu Campos y el Che Guevara en el barrio boricua de Nueva York. (Foto: La Respuesta)

Intelectuales y antiimperialismo

El discurso nacionalista continúa siendo hegemónico entre la intelectualidad de izquierda o independentista puertorriqueña. La misma se ha posicionado históricamente de manera acrítica ante la «Revolución cubana». Y todavía hoy defiende, justifica, o hace silencio, ante el encarcelamiento o arresto domiciliario de disidentes por ser críticos de Estado, la censura de información, los juicios sumarios, la ausencia de pluralidad política, libertad de palabra, asociación y movimiento, entre otras, y a pesar de la represión violenta contra personas que han osado manifestarse en las calles pacíficamente, como ocurrió el 11 de julio de 2021.

Un texto de Carlos Rivera Lugo —profesor de Derecho Constitucional y exdirigente del Partido Socialista Puertorriqueño (PSP)—, y Carlos Severino —exrector del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico—, titulado «Amores que matan: Ciertas críticas desde la izquierda contra la Revolución cubana», ejemplifica esta postura.

Es la respuesta al artículo de Mari Mari Narváez: «Cuba: Este momento crítico podría ser para avanzar», que puede ser leído como expresión de una generación de independentistas más jóvenes, que apoyan la «Revolución cubana» pero comienzan a ejercer algún juicio crítico ante el Estado cubano. 

Mari, una vez aseverado su apoyo a la revolución y sus logros, afirma el derecho del pueblo cubano a expresarse y manifestarse, y reconoce que no se pueden ignorar las detenciones arbitrarias, los juicios sumarios y el encarcelamiento de personas que reclaman pacíficamente:

[…] la gente de Cuba tiene perfecto derecho a reclamar acciones inmediatas contra la corrupción, contra los privilegios de ciertas «clases» o contra las desigualdades, o contra la ineficiencia que provocan las colas o un mal servicio de transporte público, lo que sea. […] La protesta es un poder que se reserva el pueblo y ningún gobierno debe reprimirla, mucho menos un gobierno socialista que aspira a enaltecer la dignidad humana, ante todo. […]

No se puede justificar una vida entera de supresión de la libertad de expresión por una posible invasión de Cuba que siempre será una amenaza. No se puede justificar que el pueblo cubano viva en un estado perenne de excepción. […] los cambios que exige parte de su población no contradicen los más grandes principios revolucionarios: más participación, respeto a la libertad de expresión, más democratización del socialismo cubano, más equidad.

La respuesta de Rivera Lugo y Severino al texto de Mari no se hizo esperar. Es evidente que su contestación no es solo por lo que dice el artículo, sino por quién lo dice: la hija de Juan Mari Brás, uno de los más importantes dirigentes históricos del independentismo. Pero también por ser joven y mujer. Los dos académicos la critican porque:

En el momento en que Cuba y su revolución lucha por su supervivencia y Washington arrecia el asedio y la victimización de su pueblo impidiendo que satisfaga sus necesidades más básicas, a Mari Mari le preocupa más los derechos individuales abstractos de unos pocos por encima de los derechos colectivos concretos de todo un pueblo que lleva sobre 60 años resistiendo y sufriendo las inhumanas consecuencias del bloqueo y el embargo estadounidense.

Más aun, alegan que Mari analiza la situación cubana desde una perspectiva claramente liberal y no marxista al preguntar ¿cuándo el Estado cubano va a dar «el empujón final hacia el respeto del derecho a la protesta, la libertad de expresión, y los estándares fundamentales para juicios justos para todos, con derecho a defensa y a apelación?».

Por otra parte, los autores afirman que los críticos de la situación cubana no «presentan ni las más mínimas evidencias de la represión que se le imputa al gobierno revolucionario de Cuba». Esto, a pesar de los cientos de videos de golpizas que han propinado grupos paramilitares autorizados por el gobierno, detenciones arbitrarias, arrestos domiciliarios, etc. Para ellos, estas imágenes son parte de una conspiración y son «manipulación de hechos o fabricación de fake news» circuladas «desde los poderes fácticos mediáticos contra Cuba».

Asimismo sugieren que lo acontecido en la Isla, entiéndase la revuelta social, «corresponde […] a procesos de desestabilización y cambio de régimen ensayados y realizados en otros lugares del mundo en años recientes». De modo que su artículo despliega el arsenal retórico que el independentismo en general, y el PSP en particular, siempre han utilizado para defender a la «Revolución cubana»: imperialismo, agresión, intervención, bloqueo, guerra, soberanía nacional, manipulación, mercenarios, contrarrevolucionarios, conspiración, etc.

Rivera Lugo y Severino fundamentan su posición desde una lectura supuestamente marxista de los «derechos individuales abstractos», como ellos llaman despectivamente a los derechos civiles y humanos, y desde la postura de que Cuba vive una situación de guerra permanente desde 1959.  Se trata de una guerra que se libra «tanto dentro del país frente a la lucha de clases y la contrarrevolución que pretende revertirlo todo, y fuera del país contra el imperialismo estadounidense». Es una contienda impuesta a Cuba sobre todo «como precio por no rendirse ante la prepotencia imperial de Washington». Y tal escenario justifica el Estado de excepción. De ahí que para ellos:

Es un error garrafal pensar en ese tipo de aperturas «liberales» en un sistema político que como ya adelantamos está asediado poderosa y existencialmente por el imperialismo más injerencista, el cual es capaz de hacer lo que sea para destruir el sistema político cubano. Estamos ante una visión liberal de los derechos humanos, sin reconocer que dicho liberalismo jurídico-político no constituye una receta universal y menos un modelo sin sus propias contradicciones estructurales.

Imaginario

Carlos Rivera Lugo, profesor de Derecho Constitucional y exdirigente del Partido Socialista Puertorriqueño (PSP).

Resulta curiosa esta crítica a la «visión liberal de los derechos humanos», viniendo de dos intelectuales que disfrutan y hacen uso pleno de estos «derechos individuales abstractos» aun en el contexto colonial de Puerto Rico. Todavía más, su perspectiva borra la historia de luchas por los derechos humanos; lidias históricas que diversos sectores, incluyendo a los trabajadores, las mujeres, los inmigrantes y otros grupos oprimidos y discriminados han librado para conquistar derechos que el liberalismo no concedió voluntariamente.

Además, su crítica omite que, a pesar de que Cuba (obviamente) no es una democracia liberal, aprobó una nueva Constitución que define jurídicamente a ese país como un «Estado Socialista de Derecho» que reconoce, al menos en el papel, los derechos por los que se lanzaron a las calles miles de cubanos. Estos es algo en lo que han insistido los sectores de la oposición democrática: que estos derechos deben garantizarse plenamente a los ciudadanos y no quedar en pura retórica.

Socialismo y libertad

Rivera Lugo y Severino sostienen que lo que motiva su reflexión es el compromiso de ambos «con el socialismo y su horizonte comunista». Pero, ¿qué «socialismo» y cuál «horizonte comunista» es el que defienden Rivera Lugo y Severino? Ciertamente no es la concepción de la dirigente marxista Rosa Luxemburgo, quien afirmaba que: «La libertad sólo para los que apoyan al gobierno, sólo para los miembros de un partido (por numeroso que este sea) no es libertad en absoluto. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa de manera diferente». Y quien, además, advirtió muy temprana y acertadamente en relación con el socialismo que:

 […] Sin elecciones generales, sin una irrestricta libertad de prensa y reunión, sin una libre lucha de opiniones, la vida muere en toda institución pública, se torna una mera apariencia de vida, en la que sólo queda la burocracia como elemento activo.

Gradualmente se adormece la vida pública, dirigen y gobiernan unas pocas docenas de dirigentes partidarios pensantes […]  y de vez en cuando se invita a una élite de la clase obrera a reuniones donde deben aplaudir los discursos de los dirigentes, y aprobar por unanimidad las mociones propuestas —en el fondo, entonces, una camarilla— una dictadura, por cierto, no la dictadura del proletariado sino la de un grupo de políticos, es decir una dictadura en el sentido burgués, en el sentido del gobierno de los jacobinos […].  

No, lo que defienden estos dos intelectuales independentistas es la concepción estalinista del socialismo, que niega la pluralidad política y la democracia. Un «socialismo» donde el partido (o el caudillo) comunista mandan y el pueblo obedece.

¿Qué revolución? ¿Qué socialismo?

En Cuba no hay actualmente una revolución ni un «horizonte comunista». Hubo una revolución, pero concluyó hace mucho. Ninguna revolución es eterna. Ellas son procesos históricos determinados, que tienen comienzo, desarrollo y fin.

Respecto a la interpretación historiográfica del proceso cubano existen múltiples enfoques. Rafael Rojas, por ejemplo, en su Historia mínima de la Revolución cubana, propone que en 1956 comenzó su fase insurreccional, triunfó en 1959 y emprendió entonces un proceso de institucionalización que culminó con la aprobación de la Constitución de 1976. Es en esa fecha «cuando puede afirmarse que un nuevo orden social y un nuevo régimen político han sido finalmente creados».

A partir de ese momento, arguye, «será sumamente difícil hablar de revolución en Cuba, si por revolución entendemos lo que la historiografía argumenta a propósito de otras revoluciones, como la francesa, la norteamericana, la rusa, la china o la mexicana». De modo que la Revolución cubana finalizó hace décadas. En todo caso, lo que queda es su mito, las ruinas de lo que fue.

La postura de Rivera Lugo y Severino pone de manifiesto la noción que —como indica Stefanoni—, todavía predomina entre las izquierdas latinoamericanas y globales en relación con la «revolución» cubana. La misma se basa en la falacia siguiente: el régimen del Partido-Estado comunista es igual a la «revolución cubana», por lo tanto, mientras exista ese régimen existe la revolución. Y este régimen de Partido único sigue funcionando en Cuba, pero representa en verdad a una casta burocrático-militar cuyos intereses son defendidos por el Estado.

Imaginario

O si se quiere, lo que hay en Cuba es capitalismo de Estado. Según el historiador Alejandro de La Fuente, el capitalismo de Estado cubano:

Consiste en una alianza entre grupos empresariales vinculados al Gobierno y al capital extranjero. Llamar socialismo a eso es conceptualmente inadmisible. En el Buró Político del Partido Comunista Cubano hay representantes de esos grupos empresariales, que están sobre todo en manos de los militares. Esos grupos trabajan con el capital extranjero y eso explica por qué en 2020, mientras la gente pasaba enormes necesidades, las inversiones en nuevos hoteles se disparaban. El dinero fluía hacia los nuevos hoteles, mientras la gente no tenía qué comer.

A lo que se refiere este historiador es al Grupo de Administración Empresarial SA (GAESA), un enorme conglomerado empresarial de origen militar que controla gran parte de los sectores más importantes de la economía cubana. GAESA está adscrito al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y su presidente ejecutivo, fallecido recientemente, era el general de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, ex-yerno de Raúl Castro y miembro del Buró Político del Partido Comunista Cubano desde 2021.

Debería estar claro entonces que la casta burocrático-militar y civil que gobierna a Cuba ejerce un poder dictatorial, en defensa no de la «revolución» ni del socialismo, sino de sus enormes privilegios. El discurso de esa casta es el discurso de lo que fue la revolución, pero su poder es el del aparato de seguridad y militar.

Lo que sí hay en Cuba es un pueblo existiendo entre la miseria y la precariedad, que ni siquiera tiene derecho a expresar su hastío, agotamiento y deseo de una vida mejor. Los que se manifiestan —dicen los defensores del Estado de excepción—, son «mercenarios», «contrarrevolucionarios» y «títeres» del imperialismo. Y a estos no se les puede garantizar derechos y libertades en el contexto de guerra y agresión indefinida que vive el país.  

El estallido social del 11-J

Es interesante notar que el artículo de Rivera Lugo y Severino no discute los reclamos de los manifestantes del estallido social del 11 de julio, pues para este tipo de discurso, supuestamente marxista, no tienen importancia las condiciones materiales concretas de vida de los cubanos. De haberlo hecho, estos autores hubieran visto que a pesar de las dificultades económicas que provoca el embargo comercial, los manifestantes no han exigido el fin (ni la continuación) de las sanciones económicas contra Cuba.

No fueron el embargo y sus efectos los que motivaron a los manifestantes pobres de los barrios y ciudades a protestar en las calles, sino asuntos como la falta de libertades y derechos, la crisis económica, la insuficiente gestión sanitaria frente a la pandemia del COVID-19. Esto es, problemas por los que responsabilizaban al presidente Miguel Díaz-Canel y al Partido Comunista, no al embargo o al imperialismo. Pero esto lo escamotea el artículo en cuestión.

El artículo de Rivera Lugo y Severino también elude el análisis de qué sectores o clases sociales protestaron.  Nuevamente, de haber hecho esta reflexión, los autores debieron reconocer que, como afirma de La Fuente en su referido texto: «[…] los que salieron a protestar el 11 de julio son los perdedores del nuevo capitalismo de Estado que se ha desarrollado en Cuba en los últimos 30 años. Y los afrodescendientes están entre los grandes perdedores de las reformas que han tenido lugar. Han sido excluidos de las nuevas actividades de los nuevos sectores económicos».

Estas son conclusiones muy incomodas para quienes han persistido en celebrar los «logros de la revolución», sobre todo si se describen como intelectuales marxistas. Rivera Lugo y Severino lo que hacen es reciclar argumentos trillados, consignas, clichés y lugares comunes que no analizan la singularidad de un acontecimiento como el estallido social del 11 de julio en Cuba.

Imaginario

No fueron el embargo y sus efectos los que motivaron a los manifestantes pobres de los barrios y ciudades a protestar en las calles, sino asuntos como la falta de libertades y derechos, la crisis económica.

La trampa de la lógica binaria de la Guerra Fría

Destaco el artículo de estos intelectuales de izquierda porque es representativo de lo que ha sido la posición del independentismo puertorriqueño en general, a pesar de ciertas fisuras, hacia la «Revolución cubana». Por su parte, el 12 de noviembre de 2021, un nutrido grupo de «personalidades» europeas y latinoamericanas publicó una carta abierta dirigida a «la comunidad internacional», en la que hacían un llamado a que el gobierno de Estados Unidos cesara el bloqueo contra Cuba y denunciaban asimismo las tentativas «de desestabilizar» la Isla.

La carta fue iniciativa de Ignacio Ramonet (España), Hernando Calvo Ospina (Francia), Atilio Borón (Argentina) y Fernando Buen Abad (México). Se trata de figuras que apoyan el régimen autoritario de Maduro en Venezuela y defienden o hacen silencio ante las matanzas y la represión de la dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua.

Entre los firmantes se hallaban varios puertorriqueños,: Eduardo Villanueva, expresidente del Colegio de Abogados y Abogadas, Wilma Reverón Collazo, del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), y María de Lourdes Santiago, senadora por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y vicepresidenta de ese partido.

Además de denunciar las sanciones económicas contra Cuba, el documento afirmaba que el gobierno de los Estados Unidos: «[…] asigna millones de dólares para promocionar la subversión interna, llamando a la desobediencia civil, la anarquía y el caos, con el único fin de acabar con el actual sistema político e instaurar uno que responda a sus únicos intereses».

Es importante destacar el contexto en que se genera esta carta abierta: apenas cinco días antes de una marcha cívica pacífica convocada por el grupo Archipiélago en favor de la liberación de todos los presos políticos, porque fueran respetados los derechos de todos los cubanos y por la solución de diferencias a través de vías democráticas y pacíficas.

La marcha, concebida como secuela a las manifestaciones del 11 de julio de 2021, fue prohibida por el Estado cubano pues supuestamente violaba el artículo 4 de la Constitución, el cual establece que «el socialismo es irrevocable». Finalmente fue impedida con arrestos preventivos, detenciones domiciliarias y actos de repudio organizados por el aparato del Estado.

La carta abierta, con una retórica típica de la Guerra Fría, redujo los acontecimientos al intento de los Estados Unidos de desestabilizar y derrocar la «Revolución cubana». Reiteraba así el discurso desgastado de que todos los problemas económicos de Cuba son causados por el bloqueo. Describía a los «disidentes» y «opositores» (así, con comillas), como mercenarios creados por el gobierno estadounidense con el objetivo de «subvertir» el orden establecido y sembrar la «anarquía» y el «caos».

De tal modo, dicho texto descalificaba a los ciudadanos cubanos que exigen derechos democráticos, algunos incluso refrendados en la Constitución de 2019. En ningún momento reconoció la legitimidad de la lucha por estos derechos. Más aún, apoyó de facto la represión contra esos ciudadanos y asumió una postura acrítica hacia el autoritarismo del Estado cubano.

El enemigo de mi enemigo es mi amigo

A pesar de sus características particulares, el independentismo y la intelectualidad hegemónica puertorriqueña son parte de esa izquierda que, cuando se trata de Cuba, (e incluso de los regímenes autoritarios en Nicaragua y Venezuela) usa unas gafas oscuras. Coincido pues con la manera en que Alina López Hernández describe a esta izquierda (su cita se limita a Cuba, pero lo que dice es extensivo al régimen de Ortega y al de Maduro):

Es la izquierda que no entendió el mensaje cuando implosionó el socialismo en Europa Oriental y todavía sueña con que este modelo burocratizado, mal llamado socialista, es funcional porque ha sobrevivido tres décadas más en una pequeña islita. Como dijo una psicóloga cubana […]: «para que ellos se sientan bien, nosotros tenemos que sacrificarnos».

[…] Son los supuestos amigos que, ante denuncias de atropellos y violencia ejercidos por parte del Estado cubano a su ciudadanía […] nos piden compararnos con sus desaparecidos y sus asesinados por las dictaduras militares, o, en el mejor de los casos, arguyen no contar con pruebas y aceptan entonces la versión oficial. 

[…] Es [la izquierda] que escoge entre condenar al imperialismo de los Estados Unidos y su injerencismo hacia Cuba o criticar al gobierno cubano por no ser el Estado Socialista de Derecho que estipula su Constitución; sin entender que es posible y necesario hacer ambas cosas; que eso es lo justo, lo ético y lo coherente.

En resumen, pese a posiciones minoritarias, el discurso de la intelectualidad de izquierda y del movimiento independentista puertorriqueño respecto a la «Revolución cubana» se mantiene incólume: el protagonista de lo que acontece allí es solamente el imperialismo yanqui. Todo lo que ocurre en esa sociedad está determinado por las acciones imperialistas o por las reacciones del Partido-Estado comunista cubano a estas.

Los sectores populares, «las masas», que protestaron en las calles y recibieron la represión del Estado, no cuentan como «sujetos» en este análisis. Su lucha y reclamos no valen realmente en el relato binario de la Guerra Fría, pues son fichas a ser utilizadas por un bando u otro.

Se trata de una izquierda que sigue entrampada en un alegato antiimperialista fosilizado, incapaz de rebasar la lógica bipolar. Es un discurso que de alguna manera permanece vigente para una izquierda que no ha querido, o no ha podido, renovarse.

Pese a la pervivencia de este discurso, cualquier posibilidad de renovarlo para que sea pertinente a los tiempos que vivimos, implicaría necesariamente echar por la borda imaginarios heredados de la Guerra Fría. De lo contario, la izquierda continuará prisionera de un imaginario político arcaico y será cada día más irrelevante en tanto hipotética propuesta emancipatoria.

***

* Este texto es una versión abreviada y revisada por su autor especialmente para LJC de un ensayo aparecido originalmente en la revista Foro Cubano

46 comentarios

Ramón Izquierdo Delgado 14 noviembre 2022 - 6:54 AM

“La intelectual argentina Claudia Hilb se pregunta por qué a la izquierda latinoamericana le resulta tan difícil, sino imposible, condenar públicamente «el carácter autocrático, antilibertario, antidemocrático y represivo» del régimen cubano”
Porque no lo consideramos autocrático, antilibertario, antidemocrático y represivo.
Hasta cuando la izquierda y no izquierda va a considerar que votar cada 4 o 6 años es por si democracia.
Antidemocráticos son los que hay que ir a la calle a tirar piedras y montar barricadas porque los espacios “democraticos” (Parlamento, partidos políticos, etc) no son espacios democraticos.
Antilibertario son aquellos países que no dan visa a los del sur, mientras sus ciudadanos tienen visa automática si deciden venir de turistas al sur.
Cuando la que se hace llamar izquierda va a comprender y denunciar eso antes de ponerse a reclamar cosas para Cuba.
Se lo digo a la autora y a quien pueda interesarle de forma muy respetuosa. Nos asusten argumentos y los vamos a defender. Como dice la Sra Ivette y Alina somos parte de ese DISENTIR también nosotros los excluidos y ninguneados de este mundo.

cubano de antes 14 noviembre 2022 - 9:30 AM

Sr Izquierdo…. Usted suena como un DINOSAURIO MOMIFICADO de una izquierda que ya SUPERO ante la realidad cotidiana la época en que pensamientos como el suyo reinaban sobre nuestro planeta. ESTÁN EXTINTOS y lo peor es que no lo saben …. Pobre hombre

Godofredo 14 noviembre 2022 - 11:10 AM

Vaya vaya … Ultimamente Ramon esta mucho menos agresivo al dar sus criterios y ahora usted le dice “Dinosaurio Momificado” … Le gustara ese calificativo a Ramon? Se sentira ofendido? Y hay otros que piden a gritos prohibirle que opine aqui … En fin …

Maritza 14 noviembre 2022 - 3:38 PM

El votar cada 4 o 5 años no garantiza que la democracia funcione bien Sr Izquierdo pero es una forma de expresión de la democracia que se completa con otras participaciones, organizaciones, partidos, grupos, medios de comunicación, huelgas, sindicatos, manifestaciones, etc,sucede que en Cuba todo eso le es negado al pueblo con la consigna de la unidad contra el imperio que es una forma genial del gobierno y de la izquierda que lo apoya de justificar su Poder inamovible

Ramón Izquierdo Delgado 14 noviembre 2022 - 4:14 PM

En Cuba hay también democracia en las reuniones de vecinos en las cuadras, hay reuniones del sindicato me han dicho mensual, hay reuniones del PC y conozco muchos comunistas de base muy buenas personas, hay reuniones de debate en las escuelas entre estudiantes, hay oficina de atención a la población en las sedes de los PC.
Un ejemplo es la discusión del código de la familia. Si esa democracia no le gusta eso ya es tema de gusto. Pero en el capitalismo el capitalista te expulsa para la calle aunque tengas hijos que mantener e hipoteca que pagar y no hay democracia que valga, ni partido a quien quejarte, ni Parlamento que interceda por ti, no me cuente cuentos para no dormir, por favor. Hay muchos enajenados en este mundo Sra Marisa, pero ese no es mi caso.

RC 15 noviembre 2022 - 8:58 AM

Que bueno que usted puede dormir con un cuento. Yo llevo aqui oyendo cuentos hace años y ahora no puedo dormir por los apagones. Me gusto su comentario.

narciso 14 noviembre 2022 - 7:59 AM

Ramon si el sufragio universal fuera democracia como nos pintan los dueños del mundo no lo hubiesen implantado
La democracia de votar cada x años es inocua al sistema capitalista no hace daño por eso ellos la defienden con tanto ahinco

Armando Perez 14 noviembre 2022 - 1:19 PM

Narciso: Eso de votar cada x años se lo que ha permitido a los pueblo elegir libremente a tipos como Chávez, Ortega, Lula, etc. Pero como a usted no le gusta eso de elegir seguro cree que sería mejor que el partido en el poder anterior a esos elegidos se hubiera declarado como único y máximo guía de la sociedad y eliminado a todos los otros y a las elecciones periódicas. ¿Es así?

Ramón Izquierdo Delgado 14 noviembre 2022 - 4:44 PM

Has dicho una verdad como puños

Comunista hasta la Muerte 14 noviembre 2022 - 10:03 PM

Compañero Narciso:
Los mas grandes estafadores y mentirosos siempre se declaran ser los mas honestos. Estafador y mentiroso mas grande que nuestro fallecido Guapeton en Jefe no existen.
Ojala que los moderadores permitan este link de Youtube:

Sanson 14 noviembre 2022 - 8:12 AM

El articulo es exelente y resume reflexiones y datos que todos conocemos, al menos por aqui.
Una cosa. No se por que hay gente (defensores de la debacle cubana por lo general) que insisten en llamar a cuba “islita”.
Me repugnan terminos diminutivos como “islita bloqueada” o simplemente “pequenna Isla”que a la larga son discriminatorios, como cuando se hace referencia a un “hijo bobo” o poco listo, al que siempre se le llamara y todos conoceran por el diminutivo de su nombre ya que se sabe que nunca sera (por incapacidad, porque no supimos educarlo o simplemente porque lo designamos para conservarlo con nosotros en la vejez) el Sennor Fulano de tal.
Cuba no es una islita, es un archipielago que en epocas pasadas acogio emigrantes del area del Caribe y de TODO EL MUNDO. Tiene unas dimensiones capaces de albergar facilmente una poblacion cuatro o cinco veces mayor de la que tiene si prestamos atencion a otras islas del Mundo y una situacion geografica envidiable aunque algunos insistan en considerar este aspecto como una desventaja.
Ojo que cuando digo albergar, no me refiero a las condiciones de miseria y falta de derechos que en que viven los cubanos hoy en dia sino a una ciudadania prospera y orgullosa de vivir en su Tierra.
Hoy la gente siente lastima de CUBA. No de los cubanos sino de lo que se le ha hecho a cuba, que ha quedado para ser el hijo bobo de una claque que se empenno en utilizar a su poblacion en una labor que esta no desea y que va desde ser un gendarme mal pagado hasta el guardia de seguridad de alardosos desafiantes que no vacilan, llegado el momento, en ponerse a salvo ya sea de necesidades y carencias o de una respuesta a su desafiante brabuconeria.

cubano de antes 14 noviembre 2022 - 9:10 AM

SOBRAN PALABRAS…..la foto del profesor Carlos Rivero Lugo “ líder socialista” lo dice TODO. El típico DISFRAZ de un HAS LO QUE DIGO….PERO NO LO QUE YO HAGO

Na 14 noviembre 2022 - 9:25 AM

Que tengan un FELIZ DIA para todos y para todas.

Manuel Figueredo 14 noviembre 2022 - 9:26 AM

Feliz Día para todos y para todas.

dario 14 noviembre 2022 - 9:51 AM

Ante todo,es sencillamente ridiculo hablar de “logros de la revolucion cubana” asi como de la”sumision colonial de Puert Rico” sencillamente son distorciones de la izquierda extrema,la que solo ve el Dogma (cualquiera que este sea) y desprecia la realidad.Para comenza,hay pocos izquerdistas capaces de pensar en vias y soluciones “fuera del Dogma ” de ahi su incapacidad de gobernar creativamente,de proponer formulas progresivas de desarrollo socia y economico y se quedan siempre en la posicion del Armagedon comunsta: expropiacion,borron de las formulas de convivencia de una Republica,dictadura,represion y ….la pieza clave : ! Abajo el Imperialismo Yanky!!.El elitismo izquierdoso,nacido de la creencia de sentirse superior intelectualmente porque conocen los cinco tomos del Capital y el Manifieto comunista,los hace inmunes y ciegos ante algo que ,segun ellos ,cuestione al Dogma.No importa condenar a un pueblo de millones de personas (que no son ellos) a la miseria y el despotismo,no importa cometer los despojos mas crueles,mientras se batelle contra el Imperialismo y la “revolucion social”….Como resultado : que viva la Independencia de Puerto Rico.aunque el pueblo de puerto rico vota en contra y la mitad de ellos viven en New york,Orlando,etc y ,por supuesto : que viva el heroico pueblo de cuba ,aunque este viva sin derechos,en la miseria y sin ser consultado nunca como los EEUU ,el Imperialismo,se cansa de consultar al pueblo de Puerto Rico.El mecenazgo de los dineros de pueblo de cuba,a esos intelctuales izquierdosos,no lo voy a abordar aqui,parece de mal gusto sospechar de corruptos a esos “lchadores por el socialismo”………militancia ciega y corrupcion…que clase de mezcla.!!
El pecado pequeno burgues por excelencia,la hipocresia es el modo de vida de estos “revolucionarios antimperiaistas” : yo, disfruto de una sociedad con derechos,tu ya tienes la Revolucion,conformate con ser heroe de la resistencia antiyanky !!.

Alejandro 1 14 noviembre 2022 - 12:47 PM

Vaya, vaya, los compañeros que “atienden” el blog están muy activos y combatientes últimamente. ¿Estarán garantizando la jabita para fin de año?

Daniel Torres 14 noviembre 2022 - 5:44 PM

Muy de acuerdo con el artículo, la complicidad de cierta izquierda con el poder en Cuba sólo genera vergüenza. ‘Solidaridad’ con el régimen no es solidaridad con Cuba, las visitas en plan turístico no pueden llamarse conocer Cuba, pues no se conoce Cuba hospedándose en un hotel de Varadero, comprándose un púlover del Che y fumándose un habano; no, esas son caricaturas de Cuba, mismas que se creen todos los aguerridos militantes de la izquierda caviar. La propaganda mentirosa y desinformativa del régimen ha calado hondo en presuntos activistas solidarios con Cuba, más interesados en satisfacer su noción de la isla de Cuba como un enorme parque temático donde todas sus fantasías se hacen realidad, que en ver la realidad con sus propios ojos y contrastarla con la furiosa propaganda desplegada por el régimen, esa que invita a disfrutar Cuba, como si Cuba fuera nada más que Varadero y Guardalavaca. Ellos se proclaman de izquierda, pero su complacencia con la dictadura cubana pone en duda su presunta militancia comprometida con los humildes y los pobres de la tierra. Ha sido una tragedia para la izquierda el hacer gala de una visión romántica y complaciente del régimen cubano, nostalgia incluida. Se han prestado a la defensa de un régimen autoritario, soberbio, torpe e impopular, que no vacila en aliarse con alguien tan reaccionario como Vladimir Putin en Rusia, si este le garantiza barriles de petróleo y el apoyo incondicional en el mundo. No pocos de esta izquierda caviar se han prestado incluso para ofender y atacar a múltiples opositores al régimen, aceptando alegremente las mentiras y calumnias de la dictadura. Ana Hurtado es un ejemplo de libro, pero son muchos más. En resumen, la izquierda realmente está en deuda con los cubanos. Primero, porque en su gran mayoría han tirado a la basura los principios que dicen defender, cuando en el caso (pero no sólo) de Cuba hacen lo contrario a lo que predican, y se juntan con un régimen que de socialista solo tiene el nombre. Segundo, porque cuando se alcance la libertad y le pregunten a muchos de estos “compañeros”, no tendrán nada que hacer salvo agachar la cabeza de la vergüenza, por haber apoyado a una vil dictadura.

Daniel Torres 14 noviembre 2022 - 5:50 PM

Exactamente, eso está muy claro. Parece que hay una fuerte competencia por la jabita, o incluso puede que planeen botar a alguno de la UCI, y la lucha es por ver quién se queda.

Alexei Padilla Herrera 14 noviembre 2022 - 1:04 PM

Ramón Izquierdo tiene razón en lo que dice. Para buena parte de la izquierda mundial y de la derecha, la democracia consiste en que gobierno el político y el grupo político ideológicamente afín. Es por eso que, pese a los desmanes de Ortega Nicaragua y de que Venezuela esté bajo la lupa de la Corte Penal Internacional por denuncias bien documentadas de presuntos crímenes de lesa humanidad, silencio, justificaciones y culpar únicamente al imperialismo yanqui suelen ser las respuestas públicas de esa cierta izquierda.

Asusta saber que un profesor de Derecho Constitucional de la UPR tenga una visión estalinista de los derechos humanos. Francamente, he sentido mucha vergüenza ajena.

Con Cuba la cosa adquiere un nivel casi religioso. Pero no todo es resultado de una relación afectiva entre los individuos y la épica de la revolución cubano. Hay también intereses políticos y de otra naturaleza detrás del acriticismo, no ya de los militantes de base, sino de figuras que ocupan cargos menos o más importantes en sus respectivas sociedades.

El artículo reafirma que lo que una parte de la izquierda reclama, reivindica, exige y defiende para sí, en materia de derechos, en sus contextos específicos, no es lo que defienden para la inmensa mayoría del pueblo cubano.

No hace mucho un conocido de izquierda, un fanático de origen burgués que nunca en su vida ha trabajado fuera de una oficina me dijo con el mayor cinismo que para él lo importante no era lo que de facto estaba pasando en Cuba (los problemas y la precariedad que sabemos), sino el referente que Cuba representa. De esa forma, Cuba se ha convertido en lo que Metallica y Pink Floyd para sus seguidores. En esas cabezas solo hay espacios para la idolatría de un modelo en el que ninguno vive o ha vivido en sus peores momentos en las condiciones de la mayoría emprobrecida de cubanos y cubanas.

Hay otro elemento que no podemos pasar por alto: el clasismo. Buena parte de la izquierda latinoamericana está integrada por personas de clase media y clase media alta. Aquí en Brasil, mucha gente de izquierda tiene su empleada doméstica y pagan para que se cuide del jardín, se realice la manutención del edificio, por los servicios de un portero/vigilante, etc.

Mientras que la mayor parte de los cubanos nacidos después de 1959 nos forjamos en los trabajos voluntarios, las escuelas al campo, los Días de la Defensa, las movilizaciones de algún tipo, la educación laboral para, al menos, saber poner un clavo en la pared, parte de la izquierda latinoamericana nació burguesa, es burguesa y piensa como tal, más allá de sus indiscutibles ideas progresistas.

Y al ser burgueses es normal que no vean o ninguneen a las clases subalternizadas en Cuba. Su visión de Cuba, a veces dogmática, habla de una pobreza con dignidad, de una igualad y equidad que ya no existen, de una educación y salud de excelencia. Esas personas, de hecho, tiene como principal fuente de verdad al discurso oficial cubano. El resto o es mentira o si no lo es, no hay por qué hacerle caso si es más cómodo seguir creyendo en lo que hasta ahora.

Hay, incluso, una cuestión de ego en el sentido de la satisfacción personal que produce creer determinadas cosas e ignorar otras.

Hay que recordar siempre a nuestros próceres del siglo XIX y las condiciones en las que logramos nuestra (hasta hoy) precaria independencia. Y les digo esto porque la lucha de los cubanos siempre ha sido bastante solitaria. Es bueno sentir la comprensión, la empatía, la solidaridad de tu semejante, pero no creo ya ni espero consecuencia, coherencia de la llamada cierta izquierda. No han sido coherentes ante lo que sucede en Nicaragua y Venezuela. Muchos han apoyado fervientemente la agresión rusa contra Ucrania. Esperar de ellos qué? Lo más importante para ellos es mantener el mito que tanto placer personal les causa y cuidar de sus intereses, de la buena relación que hayan establecido con el gobierno cubano.

Para los somos de izquierda no estalinista ni autoritaria, causa tristeza ver como gente que se dice progresista apoya con su acción u omisión todo lo que no quisieran para sí en sus países. No obstante, si una parte de ellos a día de hoy venera la figura de Stalin, lo mejor que puede hacerse es ignorarlos y rebatirlos, como ha hecho magistralmente el autor de este texto.

Esteban 14 noviembre 2022 - 1:19 PM

Todo el mundo sabe que el sistema/modelo impuesto en Cuba es un fracaso. También todos en el mundo saben que en Cuba no hay futuro y de ahí los éxodos masivos de todos estos años.
Si los zurdos continúan apoyando los escombros pestilentes de lo que ellos aún llaman “revolución cubana” (aunque ni en sueños deseen vivir en Cuba), es porque “odian” a los Estados Unidos.
Por eso se aferran a discursos y consignas gastados como único asidero a su doctrinita de pacotilla.
Ni a los comunistas del grupito de poder en Cuba ni a la zurdera internacional les interesa el pueblo cubano ni la horrible situación que vive. Lo de ellos es el puñito en alto, el pulovito rojo y mucha cotorra inservible con el cuento de un “antimperialismo” que tiene a los cubanos pasando las de Caín.
Por suerte muchos izquierdistas ya notaron que Cuba es el paraíso del desastre y cada vez más de entre ellos han roto con la dictadura cubana.
Solo les bastó ser honestos ante la dura realidad de la nación cubana.

James 14 noviembre 2022 - 2:23 PM

Persiste el binarismo guerrafrísta cuando hablamos de Cuba los ¨izquierdistas¨ que estamos fuera de Cuba, pues nos paralizamos ante la tesis y la antítesis, en gran medida porque hemos sido incapaces de contemplar una síntesis, hemos sido reacios a comprender esta necesidad, la de un discurso y una praxis coherentes capaces de defender simultáneamente la soberanía y la democracia, el anti-imperialismo y el anti-autoritarismo, el igualitarismo y los derechos individuales, la crítica simultánea de la democracia liberal y del gobierno unipartidista dizque socialista, ambos modelos fracasados, ambos modelos en realidad contramodelos. Nuestra incapacidad de articular de modo colectivo aquella síntesis, nuestra falta de coraje para intentar siquiera aquella crítica bi-direccional, tiene una multitud de razones, entre ellas el terror de hacerle eco, con nuestras críticas, a la extrema derecha (no queremos cantar en ese coro), la falta de plataformas para realizar el diálogo necesario, así como la falta de una lingua franca de izquierdas compartida dentro y fuera de Cuba.

Manuel Figueredo 14 noviembre 2022 - 2:32 PM

Respetuosamente lo digo pero tanto van a nadar los Izquierdistas y abanderados del Estado Fallido Cubano que van a venir a morir a la orilla. Más temprano sucederá y es que
el mundo capitalista está en franca evolución y es para bien. Respetuosamente y sin que nadie se sienta ofendido.

Sanson 14 noviembre 2022 - 4:12 PM

Me intriga saber como reaccionaron ” los izquierdistas” ante el hundimiento de la lancha de Bahia Honda donde perdieron la vida 7 personas entre ellas una ninna de dos annitos. Como reaccionan cuando oyen la historia contada por los sobrevivientes y en especial por la mama de la ninna donde cuenta que cuando la lancha ya habia sido embestida por detras e inutilizados los motores, oyo a uno de los guardafronteras decir “la voy a apartir en dos”alardeando de lo que haria segundos despues.
Con tanto que se hablo del avion de Barbados y de la accion realizada por dos terroristas y resulta que el regimen ordena a sus guardafronteras actuar de la misma forma.
Por eso exorto a los politicos cubano/ americanos victoriosos en las elecciones de medio termino a seguir manteniendo las sanciones al regimen cubano que ejecuta el terrorismo en contra del propio pueblo cubano, valga la redundancia.

Daniel Torres 14 noviembre 2022 - 5:52 PM

Muy de acuerdo con el artículo, la complicidad de cierta izquierda con el poder en Cuba sólo genera vergüenza. ‘Solidaridad’ con el régimen no es solidaridad con Cuba, las visitas en plan turístico no pueden llamarse conocer Cuba, pues no se conoce Cuba hospedándose en un hotel de Varadero, comprándose un púlover del Che y fumándose un habano; no, esas son caricaturas de Cuba, mismas que se creen todos los aguerridos militantes de la izquierda caviar. La propaganda mentirosa y desinformativa del régimen ha calado hondo en presuntos activistas solidarios con Cuba, más interesados en satisfacer su noción de la isla de Cuba como un enorme parque temático donde todas sus fantasías se hacen realidad, que en ver la realidad con sus propios ojos y contrastarla con la furiosa propaganda desplegada por el régimen, esa que invita a disfrutar Cuba, como si Cuba fuera nada más que Varadero y Guardalavaca. Ellos se proclaman de izquierda, pero su complacencia con la dictadura cubana pone en duda su presunta militancia comprometida con los humildes y los pobres de la tierra. Ha sido una tragedia para la izquierda el hacer gala de una visión romántica y complaciente del régimen cubano, nostalgia incluida. Se han prestado a la defensa de un régimen autoritario, soberbio, torpe e impopular, que no vacila en aliarse con alguien tan reaccionario como Vladimir Putin en Rusia, si este le garantiza barriles de petróleo y el apoyo incondicional en el mundo. No pocos de esta izquierda caviar se han prestado incluso para ofender y atacar a múltiples opositores al régimen, aceptando alegremente las mentiras y calumnias de la dictadura. Ana Hurtado es un ejemplo de libro, pero son muchos más. En resumen, la izquierda realmente está en deuda con los cubanos. Primero, porque en su gran mayoría han tirado a la basura los principios que dicen defender, cuando en el caso (pero no sólo) de Cuba hacen lo contrario a lo que predican, y se juntan con un régimen que de socialista solo tiene el nombre. Segundo, porque cuando se alcance la libertad y le pregunten a muchos de estos “compañeros”, no tendrán nada que hacer salvo agachar la cabeza de la vergüenza, por haber apoyado a una vil dictadura.

cubano de antes 14 noviembre 2022 - 6:30 PM

Algo EXTRAÑO está ocurriendo…..pregunto ?estan las IZQUIERDAS DEMOCRATiCAS intentando diferenciarse de las izquierdas NO democráticas de Cuba, Nicaragua y Venezuela? CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador anunció el lunes que será anfitrión este mes de una reunión de mandatarios latinoamericanos, entre ellos varios de la ola izquierdista que han sido elegidos recientemente.
La cita será entre el 23 y 25 de este mes en Ciudad de México, indicó López Obrador.

Añadió que asistirán los presidentes de Chile, Argentina, Ecuador, Perú y Colombia, y que está a la espera de confirmación por parte del presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

López Obrador no asistió a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles en junio porque no fueron invitados los mandatarios de Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Todos los mandatarios, a excepción de Guillermo Lasso, de Ecuador, son considerados de tendencia izquierdista. López Obrador en el pasado ha expresado deseos de reformar a la Organización de Estados Americanos y la cumbre podría ser parte de ese plan.

López Obrador considera a la OEA como demasiado sumisa ante Estados Unidos y ha propuesto otros organismos regionales, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como posible alternativa.

“Nos gustaría también que se reformara la OEA… que no esté subordinado a ningún país, a ningún gobierno, que no sea apéndice de ninguna hegemonía”, dijo el mandatario mexicano.

dario 15 noviembre 2022 - 9:14 AM

estimado: solamente os EEUU son capaces de financiar un proyecto tan abarcador coo la OEA y tan diverso….los izquierdisas quieren tener foros pra propagandizar,pero no tienen recursos para financiar Proyectos que conlleven diversidad…..son muy elitistas para eso !!!!

cubano de antes 14 noviembre 2022 - 6:48 PM

Se ABOCHORNAN y quieren DIFERENCIARSE las IZQUIERDAS DEMOCRÁTICAS ELEGIDAS en elecciones LIBRES de los desgobiernos IMPRESENTABLES de la izquierda dinosauricas de CUB, NICRAGUAY VENEZUELAN — CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador anunció el lunes que será anfitrión este mes de una reunión de mandatarios latinoamericanos, entre ellos varios de la ola izquierdista que han sido elegidos recientemente.
La cita será entre el 23 y 25 de este mes en Ciudad de México, indicó López Obrador.

Añadió que asistirán los presidentes de Chile, Argentina, Ecuador, Perú y Colombia, y que está a la espera de confirmación por parte del presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva

Lopez Obrador no asistió a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles en junio porque no fueron invitados los mandatarios de Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Todos los mandatarios, a excepción de Guillermo Lasso, de Ecuador, son considerados de tendencia izquierdista. López Obrador en el pasado ha expresado deseos de reformar a la Organización de Estados Americanos y la cumbre podría ser parte de ese plan.

López Obrador considera a la OEA como demasiado sumisa ante Estados Unidos y ha propuesto otros organismos regionales, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como posible alternativa.

“Nos gustaría también que se reformara la OEA… que no esté subordinado a ningún país, a ningún gobierno, que no sea apéndice de ninguna hegemonía”, dijo el mandatario mexicano.

James 14 noviembre 2022 - 7:01 PM

Es verdad que la izquierda fuera de Cuba sigue con el esquema binario de la Guerra Fría sin poder dar el salto hacia una crítica bi-dimensional, una crítica de dos modelos fracasados, pero de diferentes maneras—el capitalismo salvaje que se viste de democracia y el capitalismo de estado que se viste de socialismo. Superar el binarismo requiere trabajo, imaginación y coraje, y sobre todo un robusto y sostenido diálogo entre la izquierda crítica cubana y aquella izquierda crítica no cubana que comprende en qué medida y de qué manera la democracia liberal plutocrática tampoco es la solución. En otras palabras, solo comprendiendo a fondo los defectos de la tesis y la antítesis daremos poco a poco y entre todos con una síntesis.

Comunista hasta la Muerte 14 noviembre 2022 - 9:08 PM

Compañeros Raul y Narciso:

Estos grupos de izquierda son la unica esperanza de Puerto Rico. Por eso el 93% del pueblo quiere la independencia y solo el 7% continuar como colonia de Estados Unidos.
Esas estadisticas demuestran la superioridad del Socialismo sobre el Capitalismo. Algo que muchos niegan en este blog.

Comunista hasta la Muerte 14 noviembre 2022 - 9:40 PM

Compañeros Raul y Narciso:

Es imposible entender como un español puede apoyar al Capitalismo con lo dura que esta la vida en España.
Los apagones y la falta de agua duran mas de 12 horas diarias. El gas muy escaso y racionado. Muchas familias tienen que cocinar con leña y carbon como hace 2 siglos atras.
Estos capitalistas brutales han concentrado los productos de primera necesidad en esas tiendas que solo venden en dinero cubano y el español que no tenga pesos cubanos no puede comprar porque sus Euros no le sirven.
Para mas descaro no le venden pesos cubanos a los españoles. El español tiene que rogarle al familiar de Cuba que le mande pesos cubanos o no come. O pagar en el mercado negro 200 Euros por un peso cubano. El salario promedio de 4,000 euros se le queda en 20 pesos cubanos que lo obliga a vivir en la miseria absoluta.
Y si un español sale a protestar lo acusan de anti capitalista y le meten hasta 20 años de carcel. Que brutalidad!!!!!!.
Por eso mas de 200,000 mil españoles han emigrado en los ultimos meses. La mayoria hacia Cuba.

Compañeros Ramon y Narciso. Si la gente huye del Capitalismo salvaje y brutal para vivir en nuestro Socialismo, Prospero y Sostenible, como alguien puede decir que el Capitalismo es superior a nuestro Socialismo?. Las imigraciones siempre ocurren hacia donde se vive mejor. Ni un ciego y sordo puede negar esta realidad irrefutable.

Ramón Izquierdo Delgado 15 noviembre 2022 - 3:55 AM

La vida en España no va muy bien: las personas comprando las peligrosas estufas de butano que hay personas que no las usaban desde hace 30 años algunos!!!!, una calefacción de pobres, teniendo Calderas de gas natural. Y la inflación salga a un mercado y pregunte a los que salen qué grado de satisfacción tienen con los precios.
Pregunte, y después le dice al foro. Pero hacerlo por favor.

Sanson 15 noviembre 2022 - 4:37 AM

El foro de cubanos no es solo el que comenta aqui. En todas las redes sociales, en las plataformas como Youtube y en innumerablas espacios abiertos a comentarios se exponen todos los dias por cientos de miles de cubanos los crimenes, los fracasos y las mentiras del comunista regimen de cuba y sus “dirigentes “fallidos y ladrones.
La gente que huye desesperadamente de cuba arriesgandose a morir es la misma que ha convertido a el Estado de la florida en un Estdo Republicano cyos politicos mantienen sanciones sobre la tirania de los castro y sus peleles barrigones y criminales.

Ramón Izquierdo Delgado 15 noviembre 2022 - 2:04 AM

Cubano de antes sus palabras no me ofenden, me honran.
Usted y el Sr Figueredo y Sanson tienes ideas opuestas. Así estabel mundo, dividido.
El capitalismo que hay fuera de los países centrales es un capitalismo fallido. En pocos lugares en el Sur del mundo se puede pasear libremente, sin riesgo. Todo el mundo quiere ir para EE UU o Europa, pero eso no tiene que ver con el comunismo o la libertad, sino por el monto de los salarios, los cubanos no son la excepción. O acaso usted cree que si Cuba tuviera un gobierno al gusto suyo no seguirían emigrando cubanos.
Por último decirle que el mayor número de emigrantes cubanos en parte también debe explicarlo porque en el período covid los aeropuertos del mundo estuvieron cerrados y al abrirse de nuevo salieron los que no habían podido hacerlo durante dos años atrás, si a eso suma que para los cubanos estaban las fronteras casi abiertas, lo único que tenían que hacer es llegar a la frontera norte de México, pues el éxodo tiene que ser mayor. Los hondureños no gozan de esa posibilidad. Debieran ustedes que son tan democráticos también pedir eso. Ya que aman tanto la justicia y la libertad debieran pedirla para los demás pueblos, somos también seres humanos.

Ramón Izquierdo Delgado 15 noviembre 2022 - 2:05 AM

Cubano de antes sus palabras no me ofenden, me honran.
Usted y el Sr Figueredo y Sanson tienes ideas opuestas. Así estabel mundo, dividido.
El capitalismo que hay fuera de los países centrales es un capitalismo fallido. En pocos lugares en el Sur del mundo se puede pasear libremente, sin riesgo. Todo el mundo quiere ir para EE UU o Europa, pero eso no tiene que ver con el comunismo o la libertad, sino por el monto de los salarios, los cubanos no son la excepción. O acaso usted cree que si Cuba tuviera un gobierno al gusto suyo no seguirían emigrando cubanos.
Por último decirle que el mayor número de emigrantes cubanos en parte también debe explicarlo porque en el período covid los aeropuertos del mundo estuvieron cerrados y al abrirse de nuevo salieron los que no habían podido hacerlo durante dos años atrás, si a eso suma que para los cubanos estaban las fronteras casi abiertas, lo único que tenían que hacer es llegar a la frontera norte de México, pues el éxodo tiene que ser mayor. Los hondureños no gozan de esa posibilidad. Debieran ustedes que son tan democráticos también pedir eso. Ya que aman tanto la justicia y la libertad debieran pedirla para los demás pueblos, somos también seres humanos

Ramón Izquierdo Delgado 15 noviembre 2022 - 3:51 AM

La verdad que el foro no se en el mundo que vive:
En un mundo con 800 millones de analfabetos decir que hay democracia mientras en Cuba hay dictadura es muy grande.
En México hay zonas donde dos millones y medio de niños no tienen un pediatra. Por eso están en México los médicos cubanos. Decirle a esos que no tienen Seguridad Social en el mundo que son libres porque pueden cada 4 años votar para seguir sin atención médica, sin trabajo y obligados a emigrar. Ustedes señores del foro no saben que es democracia, se las han metido los multimedia occidental muy bien y siguen con ella metida.
Y así el Sr Figueredo dice que el capitalismo va a mejor. No sé dónde, porque la inflación y la inseguridad hasta en EE UU aumenta.
Siguen sin ver el bosque tras los árboles

Manuel Figueredo 15 noviembre 2022 - 9:19 AM

Me encantaría que el Señor Ramón Izquierdo Delgado instalara su residencia definitiva en Cuba, ahh eso sí, sin ningún tipo de prebendas.
A los 6 meses estaría haciendo sus gestiones para regresar a su lugar de origen. Es que una cosa es con guitarra y otra con violín.

Sanson 15 noviembre 2022 - 5:39 AM

En cuba ya no hay inseguridad. Se sabe que ya estan en el abismo y no saben como salirce.
Estamos todos seguros del fracaso desde la Zafra del 70

Manolo. 15 noviembre 2022 - 7:40 AM

Osea Izquierdo, que los cubanos al tener salud gratis (sea lo que sea que Ud entiende por salud gratis) debemos aceptar la dictadura porque la democracia en algunos países no ha logrado proveer salud gratis a parte de su población.
¿No cree que se pueda tener las dos cosas o solo es un argumento fallido más para defender la dictadura?

Manolo. 15 noviembre 2022 - 7:42 AM

Lo mismo para la inflación y la inseguridad. Ambas cosas aumentan exponencialmente en Cuba, pero como en algunos países la democracia no lo resuelve, debemos seguir apoyando a una dictadura que tampoco lo resuelve.

Ramón Izquierdo Delgado 15 noviembre 2022 - 7:57 AM

Manolo si tu sigues siendo binario y anclado en el pasado estas perdido
Una dictadura donde no hay desaparecidos es algo raro
Una dictadura donde los que gobiernan son casi todos nacidos con la revolucion es algo raro
Una dictadura donde los que se van quieren hacer dinero para volver a pasear por sus calles es algo raro

Armando Perez 15 noviembre 2022 - 3:38 PM

No hay que filosofar mucho para ver que es mejor o peor. Los cubanos huyen de su socialismo democrático y maravilloso hacia el capitalismo imperialista y explotador de los USA, pero también al capitalismo fallido de Ecuador, México, Colombia, Angola, Costa Rica y hasta para Haití. Están votando con los pies. ¿Será que son masoquistas que prefieren vivir explotados y sin seguridad ni educación?

Armando Perez 15 noviembre 2022 - 3:47 PM

¡Ah, se me pasaba! Resulta además que nadie de los inseguros y explotados países capitalistas (incluso ni el propio Sr. Izquierdo) quiere venir al paraíso socialista cubano. Es muy extraño porque antes de 1959 había colas de solicitudes de visa de inmigrantes en muchas embajadas cubanas. Aún recuerdo que en mi escuela primaria (publica) había chicos hijos de sirios/ libaneses (les decían moros, no se bien de dónde eran), españoles, judíos, chinos, rusos, e italianos. ¿Qué cambió después de 1959 que si antes la gente hacía cola para mudarse a Cuba ahora la gente se tira de forma cuasi suicida al mar o a la selva para huir de ella?

Justo 15 noviembre 2022 - 8:22 AM

Claro que no hay que desaparecer a nadie, si se violan todas las leyes, te meten preso y ya esta , después cuando les de la gana te celebran elmjucio y por salir con un cartel de cartón a la calle te meten 7 años por la cabeza y no pasa nada, eso es el.socialismo democratico.

Sanson 15 noviembre 2022 - 10:01 AM

La tirania ha llegado a un punto critico en su desprestigio.
1)Ningun pais normal mata a su gente cuando esta tratando de emigrar como hacian los comunistas de la RDA con los que trataban de cruzar el muro, como hacen en corea del norte y como hacen en cuba donde soo el otro dia los guardafronteras mataron a 7 personas al partir la lancha rapida en que viajaban intencionalmente incluyendo a una bebita de 2 annitos.
El llamado “Crrimen de Barbados”es un ninno de teta comparado con este acto terrorista ejecutado y ordenado por la tirania de los castro y sus esbirros
2) En cuba decide la familia castro que es la que maneja el dinero. El mas joven de sus miembros, en aquel momento, abofeteo a Diaz Canelo por haber tomado un dinero que segun el pertenecia a su familia.
3) Al puesto a dedo no lo han destripado por su lastimosa actuacion cuando los sucesos del 11 /7/2021 porque se murio Lopez Calleja. Estaba a punto de sufrir la misma suerte defelipe perez roque y carlos lage pero se puso de suerte por un tiempo.

Aramis Aguiar Alemán 15 noviembre 2022 - 8:19 PM

De todo hay en la viña del Señor. Mari te felicito por no guardar cómplice silencio.

Alexei Padilla Herrera 16 noviembre 2022 - 8:56 AM

Ramón Izquierdo Delgado me recuerda a un par de amigos latinoamericanos que tengo. Primero, creen saber más que los nativos, estén los últimos equivocados o no, cuando de la vida en Cuba se trata. Segundo, esgrimen una definición de dictadura (como si la Ciencia Política, la Filosofía y la Historia no existieran) a fin a su ideario, afectos e intereses. Franco era dictador, pero Stalin no lo era. La democracia y el ejercicio pleno de derechos civiles y políticos son para ellos que viven el capitalismo que no abandonan, pero no para los cubanos, que deben ser obedientes.

No hay dudas de que las dictaduras necesitan de las violencias para mantenerse en el poder, pero no todas tienen llegar a los extremos. Mientras más fuerte sea la resistencia, más fuerte será la represión. Hay quienes dudan de la ferocidad de la dictadura militar brasileña porque en Brasil hubo menos muertos, desaparecidos y torturados que en Argentina o en Chile. Sí, hubo menos, pero menor fue también la resistencia al régimen. Hay una relación directamente proporcional, en términos de represión.

Moshe Lewin, en El siglo soviético, habla de como después de la muerte de Stalin, la KGB sustituyó los métodos de represión activa por algo llamado profilaxis. Los órganos de seguridad cubanos actuales y actuantes vivieron de la experiencia de esa KBG, no de la KGB de Stalin. Profilaxis porque con el país controlado, no hacían falta los niveles de terror y de violencia física de otrora. Bastaba tener vigilados y controlados a opositores y disidentes, no fusilarlos no exterminarlos en campos de trabajo. Ni más ni menos. A los más incómodos se les encarcelaba, excluía o exiliaba.

Por otra parte, hasta las dictaduras necesitan y reciben apoyo popular. Sí, Ramón, líderes y gobiernos autoritarios han gozado del favor de buena parte de su pueblo. Franciso Franco fue uno de ellos, de ahí el arreglo político que derecha e izquierda tuvieron que hacer para que hoy Ramón y el resto de los españoles puedan vivir en una democracia imperfectísima, pero mucho mejor que lo existente antes.

Eso de comparar entre autoritarismos de derecha e izquierda puede dejarnos muy mal parados. Saben por qué? En primero lugar, porque más allá del derecho a tener una visión y opinión personal (cualquier católico puede decir que no se han cometido abusos sexuales dentro de la Iglesia católica), hay ciencias que estudian, analizan y explican los regímenes políticos. El discurso ideológico no es científico. Ideología puede ser cualquier, inclusive el disparate de que los arios eran una raza superior.

Mal parado, concluyo, porque si hacemos cuentas, entre sobre los hombres de Stalin y Mao hay más muertos por razones políticas que la sumatoria de todos los regímenes militares de los últimos 50 años en el Cono Sur. Y eso no es una opinión personal, son números duros.

Casi todos los juicios de Ramón Izquierdo son ideologizados. Ramón rebate a personas que tienen más conocimientos académicos y vivenciales que él. Se la pasa emitiendo juicios de valor sobre Ivette y Alina, pero no exhibe buenos argumentos para desmontar los argumentos de ambas. Cree que gana el debate ideologizando las cosas, cuando lo que aquí importa es lo concreto, no la ideología particular de cada persona.

Analizo el discurso de Ramón y en el veo los mismos elementos que en el discurso de actores de la ultraderecha. Usted es la demostración de la porosidad de las fronteras entre izquierda y derecha

Los comentarios están cerrados.