El traidor

por Consejo Editorial
117 vistas

revolucion-33Por: Harold Cárdenas Lema * (harold.cardenas@umcc.cu)

Esta es la historia de un luchador en la Revolución del 30, un individuo de reconocida valentía en la lucha clandestina, del Ala Izquierda Estudiantil, de un militante del Partido Comunista (PC), de un miembro luego del ABC. José Aurelio Soler Lezama fue todo eso, pero sobre todo, era un traidor.

Desde estudiante se destacó por su audacia en el enfrentamiento a la autoridad del dictador Gerardo Machado, sus compañeros lo conocían como el joven que estaba en primera fila a la hora de enfrentarse a la policía. Esas actividades lo obligaron a exiliarse un tiempo en Nueva York, su peregrinación en el exterior sería el comienzo del fin.

Posiblemente fue en Estados Unidos donde comenzó su adicción a las drogas, el alcohol y las prostitutas, o puede ser que comenzara esa vida nocturna desenfrenada en La Habana a su regreso en 1930, lo cierto es que Soler caía por el agujero de Alicia sin encontrar fondo. Quizás fue esto lo que aprovechó la policía del régimen para convertirlo en delator, en chivato de sus propios compañeros de lucha, quizás una de sus primeras delaciones fuera la de Pablo de la Torriente y Raúl Roa. En todo caso, su destino ya estaba marcado y sus días comenzaban a contarse aceleradamente.

Cuando las sospechas de las continuas delaciones de las casas de seguridad del PC comienzan a caer sobre él, sus amigos no lo quieren creer por su comportamiento arriesgado frente a las fuerzas del orden. Finalmente el PC lo expulsa y cambia la dirección de las casas que servían de protección a sus militantes.

Es apresado, irónicamente, en el Castillo del Príncipe junto a Pablo de la Torriente Brau. Al salir de prisión integra el ABC y su valor en las calles de la capital es meritorio, lo describen como “loco, imprevisible, tenía la mirada extraviada”, aún entonces continúa delatando a otros compañeros y engrosando la lista numerosa de aquellos que perdieron la vida por sus confidencias.

Su vida resulta cuanto menos contradictoria porque la valentía no caracteriza precisamente a los traidores. Cuando cae la dictadura de Machado se encuentran sus denuncias en la Policía Judicial, tiene los días contados, el DEU ofrece mil pesos por José Soler vivo o muerto. Al final lo encuentran en casa de su tío, un compañero lo ve detrás de una cortina y aunque Soler iba armado y pudo disparar, prefiere entregarse a sabiendas de que en esa decisión le iba la vida.

Pablo de la Torriente narra los acontecimientos: “tenía un revólver en la mano pero lo entregó sonriente (…) en ningún instante intentó ocultar sus delitos”. Soler le dice a la multitud de cientos de jóvenes del DEU y miembros del ABC que se encuentran presentes que reconoce sus crímenes y “mi muerte debe servir como ejemplo”. Algunos se echan a llorar, la situación se antoja patética pero la justicia luego de la caída de Machado no va por cauces judiciales, aún no se han creado tribunales ni comparecen testigos, ha corrido mucha sangre universitaria y obrera por las calles de la Habana a manos de esbirros y delatores. Son días en que la multitud, de diversa composición social e ideológica, actúa con mano propia.

Pidió a los presentes que no arrastraran su cuerpo por las calles por respeto a su madre, con una serenidad pasmosa (que contrastaba con la tensión de los presentes) predijo que su tumba sería visitada en el futuro, “como una lección eterna a los traidores”. El jurado ahí constituido votó por fusilarlo, le propusieron el suicidio y él se negó, “los traidores debían ser ejecutados” según sus propias palabras.

Solicitó un fusilamiento de frente y él mismo dar la orden de fuego, Pablo de la Torriente describe a los fusiladores como “emocionalmente quebrados”. Luego de los disparos, llega la noticia de que algo importante estaba ocurriendo en el campamento de Columbia, un desconocido sargento Fulgencio Batista estaba liderando una conspiración de sargentos contra el Ejército. Los miembros del DEU se marchan apresuradamente y el cuerpo queda allí, solo. Soler tuvo razón después de todo, fue una lección eterna a los traidores.

*Con datos tomados del libro “Tony Guiteras. Un hombre guapo” del autor Paco Ignacio Taibo II.

Nota: La historia cubana suele estudiarse de manera viciada, los personajes históricos son juzgados respecto a la posición que tomaron a partir del triunfo de la Revolución en 1959 y los acontecimientos se utilizan a menudo para fundamentar una u otra posición ideológica post 1959.

La Joven Cuba inaugura este espacio para abordar tópicos de interés en el pasado, cuando estemos Tras las Huellas de la Historia, tratemos de ajustarnos al contexto del que se trate. En la Revolución del 30 aún no existían muchas de las polémicas actuales, nuestra perspectiva debe valorar los hechos tales como son en la época, y en todo caso, servirnos como coordenadas para comprender las actuaciones posteriores de los individuos y organizaciones políticas.

19 comentarios

Taoro 22 mayo 2013 - 1:10 PM

Interesante historia y muy bien narrada.
Coincido con Harold en que esa etapa de nuestra historia suele estudiarse de manera viciada.
Seria interesante leer historias sobre la Cuba Republicana.
El sistema de enseñanza cubano de hoy es totalmente politizado e ideologizado, apenas aborda ese periodo en las clases de historia….y en las pocas referencias que hace a ese periodo de nuestra historia, suele llamarla «Seudo Republica» o «Republica Mediatizada».
El periodo Republicano, con sus aciertos y desaciertos, trajo mucho progreso para Cuba, en las esferas politica, economica y social….merece estudiarse y conocerse.
Felicidades Harold.

Carlos Leon 22 mayo 2013 - 1:21 PM

No creas que el va a estar muy contento con esto que le comentastes. Hay cosas que mencionas que a ellos no les gusta como suena, o al menos a los «controladores»
Veremos

Harold Cárdenas Lema 22 mayo 2013 - 2:29 PM

Taoro:
La historia de la etapa republicana la hemos estudiado a menudo utilizando la misma fraseología negativa que le atribuye lacras y horrores sin mencionar los aciertos de la época, todo ello es cierto pero olvidamos los matices de la cuestión.
Por estas razones me gusta leer a Taibo y su mirada sobre la historia, desprejuiciada completamente y sin hacerle concesiones ideológicas a la historia, que es una sola y no puede ser utilizada al antojo de nadie.
En la Cuba republicana había mucho desarrollo económico, las cifras existen que demuestran que estábamos a la vanguardia del continente y un producto cubano era algo de calidad. Como mismo eso es cierto, el acceso a mucho de ese desarrollo era muy limitado, las cifras también muestran las terribles desigualdades del país.
No me dejo llevar por los cantos de sirena que edulcoran la dictadura batistiana y minimizan los jóvenes muertos por la calle, tampoco ignoro los avances del período. La historia no puede ser vista parcialmente, sino como un todo, quien no lo haga así estará destinado inevitablemente al error.
Sobre el comentario de Carlos León no me ocupo, no comparto la paranoia y me limito a lo que me toca, culquier lectura incorrecta es posible, tampoco me ocupo de ello.
H

Carlos Leon 23 mayo 2013 - 11:51 AM

Me alegro sobremanera que pienses asi y aceptes la opinion de los demas dicha de la forma que el decida. Gracias.

William 22 mayo 2013 - 1:25 PM

Pienso que como un hecho de historia y según lo narrado el post está bien pero las épocas son distintas y no se puede llamar traidores a los que piensan distinto ideologicamente.
En Cuba han existido muchos traidores a través del tiempo, a otros los tachan de traidores injustamente porque difieren de algo o critican.
En Cuba se denominan traidores los que no siguen una ruta marcada aunque ellos no se la hayan marcado y después traicionen .
Aquí hay tambien muchos ejemplos que la vida misma y sus propios compañeros los han llevado a decir que son traidores solo por decirlo pero sin una convicción exacta y se le han aplicado leyes que han sido peores que el fusilamiento.
Las ideas no se fusilan

Taoro 22 mayo 2013 - 1:31 PM

Les dejo unas recientes palabras del mismisimo Eusebio Leal sobre el tema:

“Nosotros podemos explicar la historia; lo que no podemos hacer es borrarla. Cuando no se tiene el valor de explicarla, se acude al expediente de omitirla. Yo pienso que eso es un grave error”… “yo considero que hay que estudiar la República, que no puede ser borrada de un plumazo” (…) “esa República fue extraordinariamente fecunda, en todos los aspectos”… “No se puede, de ninguna manera, hablar de la República como de un monstruo inexistente, de algo que no existió”…
Eusebio Leal.

Carlos Leon 22 mayo 2013 - 1:37 PM

Eso esta fuerte mi ambia! pero si lo dijo Eusebio Leal me imagino que no lo tachen de ‘mercenrio del pasado»

Rey David 22 mayo 2013 - 2:32 PM

Muy bueno que se empiece hablar de la etapa republicana, “las buenas y las malas,” aunque de “las malas” llevan medio siglo hablando. Después de todo, pese al tiempo las construcciones hechas en la republica son las que más han resistido el embate de la destrucción socialista. Me hubiera gustado que el pasado 20 de Mayo se hubiera sacado un post al respecto, pero desgraciadamente esta gente aparte de acabar literalmente con el país, también han pretendido borrar la historia de Cuba. Bueno tal vez esto también está “empezando a cambiar”, leí que están remodelando el Capitolio Nacional y que pretenden que vuelva a sesionar allí el Congreso o la Asamblea Nacional del Poder Popular, es que acabaron hasta con los nombre, un alcalde es ahora “presidente del poder popular”, sería interesante un post con todos esos nombre que se han inventado en Cuba para tratar de borrar la historia ;-). Pero me parece bien que el futuro gobierno de Díaz Canel (que ya está anunciado, en Cuba es donde único sucede eso) comience a funcionar en el Capitolio Nacional, tal vez el eco de los recuerdos que guardan sus salas acabe con secretismo y la unanimidad que ha acompañado nuestros debates parlamentarios y se vuelva hablar con entera libertad en ese sitio.

Andy Hardwick 22 mayo 2013 - 3:52 PM

Algun dia en la Cuba del futuro van a analizar la Cuba revolucionaria de la misma forma. Habra cosas buenas y cosas malas
Espero que sigan examinando la historia de Cuba y que restauren lo que sirvio y boten lo que no sirvio. Pero para eso, hay que abrir la mente a todas ideas y a respetar a los que discrepan. Como sistema social, el socialismo tiene sus logros pero como sistema economico es un fracaso total. Preguntales a los vietnamitas o a los chinos. Creo que aparte de Cuba los unicos que mantienen un sistema economico socialista son los norcoreanos. Ojala que los dialogos que se llevan a cabo en este blog se puedan multiplicar mil veces.

Raul Sobrino (el Sofista) 22 mayo 2013 - 4:20 PM

Bravo a La Joven Cuba!!!!!!

mirta concepcion 22 mayo 2013 - 8:56 PM

nada mas bajo que quien sirve como delator-informante a la policia.
Dirty rats,les llamo alguien

j.calvet 23 mayo 2013 - 6:37 AM

Error.
Hay una categoría mucho peor: los vende-patrias.

cernicalo 23 mayo 2013 - 9:14 AM

error. todavia hay una categoria peor, son los extranjeros asalariados, mercenarios que por dinero se meten en los conflictos de otras naciones a defender a una de las partes…..

j.calvet 23 mayo 2013 - 9:40 AM

Error tras error.
Los «soplones» son pobre gente, que lo mismo un día «avisan» a las policías de lo que sea, que cogen una cacerola y salen a la calle con esta pinta de lumpen….¡Pobre gente!
Los «mercenarios» son gente que por dinero hace lo que sea..
¡Cuba los tuvo enfrente en Angola!
Pero los peores son los que jalean que una maquinaria de poder y falta de escrúpulos, esté jodiendo a Cuba, y a su población civil desde hace 54 años. ¡Son los peores! Son los o las Martha B. Huelga del Aguacate,etc….Son los vende patrias.
Ya el colmo es cuando se junta la condición de mercenario y vende patria. ¡Piense un poco y surgirá la imagen de hombres y mujeres que reciben dinero por lo que hacen y además están obligados a decir lo que dicen contra su país. Raúl Rivero por ejemplo, «maestro» de Yoani Sánchez según confiesa ella.

Askatu 23 mayo 2013 - 10:40 AM
Askatu 23 mayo 2013 - 10:41 AM

los peores son los que jalean que una maquinaria de poder y falta de escrúpulos, esté jodiendo a Cuba, y a su población civil desde hace 54 años
Santas palabras. Tremendo nivel de autocrítica

j.calvet 23 mayo 2013 - 2:14 PM

Llegó Piltrafilla y sus hiperenlaces. Ya sabe usted como le dije en otro blog que spammer lleva dos emes….¡De nada!
Me intriga enormemente saber si usted cobra un fijo o va a porcentaje 😆 ¿A partir de qué hora cobra usted plus de nocturnidad? ¿Hora Cuba o bien hora Madrid? Me alegraría saber algún día que trabaja en Cubaencuentro, porque desde que publico este texto, y me caen un poquito mejor…..
Yoani Sánchez: la última esperanza
Cualquier acercamiento al movimiento disidente actual en Cuba debe considerar algunas de sus debilidades
Leer más: http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/yoani-sanchez-la-ultima-esperanza-284114

¿Qué está pasando? Conrado se acerca a los blogueros revolucionarios y sale ileso… Cubaencuentro publica un artículo que se resume: ¡Yoani, estuvo bien mientras duró!

Askatu 23 mayo 2013 - 5:39 PM

¿entonces los soldados cubanos se enfrentaban a «mercenarios»
en una guerra civil en territorio extranjero? que interesante

lilithalfonso 23 mayo 2013 - 4:34 PM

Reblogueó esto en La esquina de Lilithy comentado:
Ojalá pueda seguir siempre esta serie. Me la quedo.

Los comentarios están cerrados.