Leer a Marx no daña a nadie, lo ilustra

Respetar las opciones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener.

Queridos amigos. Estimados adversarios. Respetados enemigos. [….] francotiradores. Se anuncia que los comentarios en el blog serán sujetos […]

Roberto Peralo, Harold Cárdenas y Ted Henken respectivamente. Disfrutando un rico almuerzo en un paladar de La Calle del medio matancera.

Por: Roberto Peralo

Un correo llega al buzón de colaboradores.lajovencuba@gmail.com. El remitente Ted Henken, el nombre me era familiar pero no lograba identificarlo. Harold que se encontraba a mi lado( aún con el agotamiento de alguien que ha recorrido 65 km y caminando durante 72 horas de aventuras, reencontrándonos con la epopeya de Girón) me recuerda que es el administrador y creador del Blog “El Yuma”.

El objetivo del correo era para comunicarnos que se encontraba de visita en Cuba y que le gustaría tener un encuentro con los miembros deLa JovenCuba.Rápidamente nos comunicamos por teléfono y quedó concertado el encuentro para el sábado 23 de abril en nuestra bella ciudad de Matanzas.

Lo poco que conocíamos de nuestro invitado es que era profesor de la Baruch College de la ciudad de Nueva York donde se especializa en asuntos Hispánicos de Sociología y Antropología, también le realizó una entrevista a Yoany Sanchez.

A las 10:15 a.m. del día acordado llega el autobús donde arribó nuestro invitado. A pesar de que nunca nos habíamos visto personalmente fue fácil reconocernos, todavía no se por qué, parece que existe un código bloguero. Después de intercambiar saludos lo invitamos a un recorrido por el casco histórico de la ciudad. Recorrido que no se prolongó mucho porque rápidamente hicimos la primera parada para degustar un rico café. El deseo de intercambiar ideas, conocernos uno a otro fue revelado por ambas partes, así que decidimos establecernos en un sitio cómodo y agradable y entre preguntas y respuestas , reflexiones e ideas estuvimos intercambiando y compartiendo aproximadamente 4 horas.


Los administradores de LJC: Roberto, Harold y Osmany respectivamente. Los 3 en plena publicación y moderación de los artículos.

Por Harold Cárdenas Lema

Ya ha pasado un año desde el nacimiento de este espacio en la web. Muchos han sido los desafíos, las experiencias y los descubrimientos en tan corto período, quizás ya sea la hora de contar la historia de sus autores y el funcionamiento interno de la administración.

Todo empezó en el mes de marzo del 2010, cuando Osmany (Tatu) y Harold se sentaron en el parque de la Universidad de Matanzas a comenzar sobre sus experiencias en Internet. Ambos convinieron en lo injusto del manejo del tema cubano en la red de redes, en cómo la mayoría de las veces es un discurso sordo, donde no se busca llegar a un acuerdo o encontrar verdad alguna sino convencer al interlocutor de lo que uno mismo cree. Los que defienden la Revolución estaban en franca desventaja frente a su contraparte, que con una inmensa mayoría era mucho más agresiva en la web y montaba campañas de difamación de un sincronismo sorprendente. La balanza estaba entonces muy desequilibrada, también podía ocurrir esto por un fenómeno común en el país: cada vez que aparece algo que pueda convertirse en amenaza (entiéndase Internet) la respuesta es la prohibición y la limitación, en vez de su utilización a nuestro favor, en los últimos tiempos la mirada ha cambiado mucho para bien, La Joven Cuba es una muestra de ello.

Situada en Vía Blanca, carretera que conecta el polo turístico de Varadero con la Ciudad de La Habana.
Foto de la Universidad de Matanzas, hogar de LJC.

Acordamos entonces hacer un blog que sirviera no sólo para defender la Revolución sino para un debate interno sobre el presente y futuro de