Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu) Desde que los matanceros tenemos uso de razón sabemos que el 27 de diciembre […]

Anuncios

Por Eduardo

Hoy es 24 de febrero. Como  cada año, todos los que realmente sienten que la Patria, como rezaba el Apóstol “es ara, y no pedestal”, se regocijan de sano orgullo por nuestra herencia mambisa. En un día como hoy, en que la Revolución nos llama a un nuevo combate por afianzar la independencia nacional, que ha costado al pueblo cubano ríos de sangre; no deseo hablar de los aspectos generales del plan de alzamiento más conocidos por los textos que relatan nuestra gloriosa epopeya. En mi artículo haré referencia al levantamiento independentista en nuestra provincia de Matanzas.

Como se sabe, el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, incautó en el puerto de Fernandina, los vapores Lagonda, Amadís y Baracoa, cargados con las armas compradas con el aporte fundamentalmente de los obreros cubanos emigrados de Tampa, Cayo Hueso, y otras ciudades del sur de ese país. El país norteño, ya amenazaba en convertirse en el imperio voraz, que hoy pretende controlar hasta el último milímetro cuadrado de área, en este contaminado planeta. Esa ocasión fue la primera, y única vez, en que los Estados Unidos aplicaran la denominada “Ley de Neutralidad”.

Por Eduardo

El frío, hoy nos cala hasta los huesos. Quizás porque Matanzas tiene ese gran regulador climático que es su abierta y profunda bahía, no alcanzamos esta madrugada del 15 de diciembre de 2010, los 3ºC a los cuales descendió la temperatura en el municipio de Jagüey Grande y que constituye, el record nacional como la temperatura más baja para el mes de diciembre, desde que se realizan esos registros en la isla. Me enteré del interesante dato en el matutino “Haciendo Radio” de la Emisora de la Revolución, Radio Rebelde. Algunos científicos comprados por el gobierno de EEUU, aseguran que el clima mundial no está cambiando. Deberían mudarlos a los llanos de Venezuela o los campos de Colombia, para que resultasen damnificados de la tragedia climática que padecen esos países hermanos. En su prepotencia, los del norte imaginan que la tragedia climática nunca les tocará a ellos. ¡Que ilusos!

cubasi.cu

Por Eduardo

 Hace días, que contrario a mi costumbre de participar regularmente en La Joven Cuba, no he podido dedicar parte de mi limitado tiempo libre a redactar un post. Deberes laborales impostergables, no me han dejado otra opción. Sin embargo, a pesar de tener mañana 14 de julio la misión de evaluar el proyecto de curso final de mis estudiantes, sumando a posteriori, la agradable tarea de ser miembro del tribunal en la discusión de la Tesis de Maestría de un querido alumno mozambiqueño, que después de haber vivido en Cuba por más de 10 años es más cubano que algunos apátridas que conozco, me he decidido a escribir sobre un suceso que ha conmocionado a todo los cubanos patriotas de la isla.

 El lunes prometía ser un día igual a los demás. Me levanté como siempre a las 5.45 AM y como siempre, me encargué de preparar el desayuno de todos, mientras mi mujer tomaba su ducha matutina. Conecté, como es también mi costumbre, el radio, y lo sintonicé en Radio Rebelde, la Emisora Gloriosa de la Sierra. A las seis de la mañana, la voz familiar de Magdiel, locutor del programa Haciendo Radio anuncia: – Hoy en el programa Mesa Redonda, intervención especial del compañero Fidel Castro. En ese instante pasaron por mi mente, los días tristes donde toda la nación se conmocionaba con la noticia de la enfermedad de nuestro líder, y miles de combatientes regulares, y milicianos, movilizados en espera de la anunciada agresión de Bush, escucharon en boca de los políticos de nuestras unidades la Proclama en la que transfería temporalmente sus responsabilidades, y funciones de Estadista.