mercadomayoristadealimentacion
El Trigal, primer mercado mayorista de abasto de los alimentos del campo en Cuba. Municipio Boyeros, La Habana.

Por: Ónix Pelayo Madan (estudiante de periodismo)

La popularidad del programa humorístico Vivir del Cuento ha mostrado, con el personaje del anciano Pánfilo Epifanio, el histrionismo del matemático devenido en actor cómico Luis Silva.Pero el éxito de este humorista no solo se centra en la interpretación de Pánfilo, sino también en la representación de otros personajes costumbristas de la sociedad cubana actual.

En uno de sus tantos monólogos el humorista se acerca a una situación que enfrenta un padre cubano de vacaciones con su familia .El progenitor reprende a su hijo porque este no quiere asistir al desayuno del hotel en el que se hospedan, pues según el papá no se podía perder la oportunidad de saborear hasta la saciedad de tan variado y amplio menú.

Entre risas el público cubano reflexiona sobre el mensaje del chiste, el cual, entre otras lecturas,recuerda que frente a esta favorable oferta culinaria del hotel,el cubano promedio afronta innumerables peripecias para que, al menos, llegue a su mesa familiar los alimentos imprescindibles.

Aunque salpicado de jocosidad, como todas las problemáticas del cubano, salta al debate un asunto de tanta relevancia para la Cuba de estos tiempos. La elevada cifra de los precios de los alimentos, la insuficiente oferta de bienes agrícolas y el protagonismo de mercados informales, entre otras aristas espinosas del tema agroalimentario, son temas recurrentes en las polémicas diarias de los habitantes.

Con las reformas económicas que se acometieron en la Cuba de los noventa para afrontar la caída del Campo Socialista y la eventual crisis de la economía de casa,en 1993 emergió una nueva estructura agraria para sortear el difícil contexto económico. Comenzaban las Unidades Básicas de Producción Cooperativas (UBPC), una nueva forma colectiva del tipo socialista para hacer producir la tierra, la cual le daba un mayor protagonismo al sector privado.

Luis Silva - Turrón Don PánfiloLuis Silva - Turrón Don PánfiloPor: Luis Silva (Hoy compartimos con los lectores del blog este mensaje que anda circulando vía e-mail y se atribuye al humorista cubano Luis Silva, que se encuentra de visita en los Estados Unidos y cuyo programa televisivo Vivir del Cuento goza de una inmensa audiencia de 6 millones de espectadores en esta isla tan pequeña)

Amigos de Facebook, solo 6 días de visita en los Estados Unidos, y cuántas noticias me llegan de Cuba. Primero que si los carros, que si las cartas, que si los precios de los carros en la calle, que si van a priorizar las cartas. No saben la alegría que tiene mi carta, cuando se enteró que va a ser priorizada. Y pensar que ya había gente hablando boberías. Si es que solo son noticias buenas, las que me llegan de allá.

image003Por: Yarislay García Montero (colaboradora de La Joven Cuba)

Todos los lunes, después del noticiero estelar de la Televisión Cubana, me siento frente al televisor para no perderme el espacio humorístico Vivir del cuento, que según su principal figura, Luis Silva, quien encarna al viejo Pánfilo; cuenta con un 97 por ciento de aceptación en la población.

Un nivel de audiencia bastante significativo y competente, si tenemos en cuenta la creciente preferencia de los cubanos por las series norteamericanas y otros tantos programas televisivos extranjeros, así como la caducidad de varios espacios en la pantalla chica, que dejan a un lado la creatividad y las necesidades de consumo de la gente, esa que ya no se conforma con las transmisiones de cinco canales de televisión.

Lo cierto es que cada historia de Pánfilo y Chequera quedan en mí como una descripción detallada de lo que es la Cuba de hoy y cómo la vive cada cual, da igual si es gerente, jubilado, un insignificante dirigente o un carpintero como Chacón. Guiones que expresan, escenifican, critican y también representan, desde los más antiquísimos baches hasta “la lucha” de aquellos, que como Aguaje, buscan una vida fácil beneficiándose de otros.