En solo 3 páginas, las modificaciones de las regulaciones del TCP anunciadas ayer

se-vende-cartel-casa-cuba Por: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)

Uno de mis pasatiempos en la mañana cuando me traslado hacia la universidad, es contar cuántos carteles nuevos han sido colocados ofreciendo nuevos productos y servicios. Son más de 38 en todo el trayecto, de apenas unos kilómetros. Ofertan de todo lo que se pueda uno imaginar: una casa, un colchón, una bicicleta, un carro y una gran variedad de servicios.

En una de mis clases donde utilizaba como referencias las especulaciones financieras en las bolsas de valores. Unos de los estudiantes me pregunta: ¿por qué en Cuba no hay una bolsa comercial?

En Cuba existe la Feria Internacional de la Habana que realiza la función de bolsa comercial pero sesiona una vez al año y por una semana, donde las empresas tienen la oportunidad de mostrar su cartera de productos y servicios. En 1890 se estableció en Cuba la primera bolsa comercial de forma oficial que duró hasta 1898, por la misma fecha existía otra de carácter privado que era la preferida por los comerciantes pero que operaba de forma ilegal, hasta que en el año 1910 se le concedió autorización oficial mediante un decreto presidencial. Esta bolsa que funcionó hasta 1959 en realidad no tuvo mucha relevancia para los comerciantes de nuestro país porque preferían acudir al mercado de Estados Unidos.

Imagen exclusiva de un atardecer en Varadero
Colaboración de Roberto Carlos

Después que pasamos la florida poco tiempo después se puede ver Cuba. Es extremadamente emocionante ver tu país desde el aire. Entonces es cuando te das cuenta que Colon tenía razón al decir: “esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto”. Y ya estás loco por llegar. La última media hora será la más larga.
A petición de Tatu escribo sobre mis impresiones de Cuba. Antes de comenzar quiero decir que no voy a Cuba a coger falta sino que voy de vacaciones, voy a ver a mis amigos y familia. Y compartir con ellos. Voy como si estuviera allá porque como dice Habana Abierta en su canción “Divino guion” siento que “yo no fui yo me aleje un poquito…”
Durante mis vacaciones pude ver cosas nuevas. Entre las cuales algunas me sorprendieron más que otras. Pero mi primera impresión cada vez que viajo a Cuba siempre ha sido las aduanas cubanas en el aeropuerto. Estas aun no terminan con el trato discriminatorio hacia nosotros los cubanos. Mientras los yumas salen como Pedro por su casa a ti te espera ese absurdo trámite aduanal que favorece aun más la corrupción. Total si quieres entrar algo con solo tocar al aduanero tienes. Mi segunda impresión siempre es el tema de la calidad del servicio, la cual no encaja con las calidades humanas de nosotros los cubanos que en la calle somos serviciales, buena gente siempre dispuestas ayudar al prójimo, pero cambiamos si trabajamos en un establecimiento dedicado al servicio. Un amigo québecoi dice:”el cubano no es como el dominicano o el mexicano que te matan si es posible por quitarte cualquier cosa. No, el cubano te seduce se hace tu amigo y después cuando te vas se lo dejas todo. Pero esto es en la calle no en un restaurante o tienda. El cubano no sabe servir al público”.