Ruth Bader Ginsburg o el experimento americano

por Mabel Cuesta
100 vistas

En Cuba solíamos ver estas cosas pasadas por Hollywood. Al menos en la Cuba de los ochentas todo esto olía a falsedad, acaso a propaganda. Que la chica fuera hija de emigrantes judíos, que la madre muriera cuando ella solo tenía 17 años; que siendo de clase media, de un barrio en Brooklyn pudiera ir a Cornell, Harvard, Columbia… ¿Qué sistema de becas podía ser tan generoso con una mujer en los años 50’s en los Estados Unidos? ¿No era aquella la época de la televisión, la gloria para las amas de casa pariendo niños-futuro/niños-postguerra y esperando a que el esposo llegara, abriera la puerta y dulcemente anunciara “baby, I’m home”? Hollywood.

Pero ni siquiera Hollywood puede reinventar la realidad cuando encuentra frente a sí una historia que lo supera. Y ese fue el caso de Ruth Bader Ginsgurg, la “Notoria Ruth”, la “Disidente Ruth”, la Jueza del Tribunal Supremo que fue nominada por Bill Clinton en 1993 y que consiguió su silla en la máxima rama judicial del gobierno en una votación del senado que cerró 97-3. Sirva de referencia este dato: en el 2018, Kavanaugh, último juez supremo nominado, fue admitido con una votación de 50-48. Era otro país, quién lo duda ya.

Tímida y viciosa del trabajo, la historia la había recogido mucho antes de su reciente muerte. Ginsburg fue construyéndose como hito poniendo su cuerpo menudo a experimento. Cuatro horas de sueño al día (a veces dos) consiguieron que alternara la crianza de los hijos, con un marido que enfermó y sobrevivió al cáncer muy tempranamente y con el estudio minucioso de todos y cada uno de los casos que consiguió llevar al Tribunal Supremo desde la década del setenta del siglo pasado. Casos en los que no era ella quién decidía sino quien representaba a quienes demandaban.

Gracias a esas victorias (5 de 6 ganó Ruth en el Supremo) más las que luego apoyó siendo ya parte del máximo poder judicial de la nación, fueron inscribiéndose en la Constitución algunas de las leyes más equitativas de las cuales nos beneficiamos hoy: igualdad salarial para las mujeres; beneficios de seguridad social para los hombres en el caso de que dicho hombre quede a cargo de la crianza del hijo por muerte o abandono de la madre; posibilidad de que las mujeres asistan a colegios militares históricamente atendidos por hombres; matrimonio igualitario o protecciones laborales para los sujetos transgéneros.

El poder seductor de Ginsburg frente a los jóvenes -quienes la llevan desde hace años en camisetas, colgantes, tazas de café, calcomanías para las computadoras y cuánta regalía podamos imaginar- se fundamenta en el impacto glolocal de su trabajo y también en la posibilidad que Ginsburg en sí misma ofreció como personas del futuro. Porque Ruth Bader supo envejecer sin ceder frente al conservadurismo, manteniendo intactas la fe en el progreso, en un mañana que no tendría que ser para su beneficio sino para el de quienes venimos detrás.

Su trabajo impulsando y firmando leyes es tan loable como el de sus principios disidentes del ambiente retrógrado que se va apoderando cada vez con más fuerzas de U.S.A.. Todas las veces que no estuvo de acuerdo con la votación lo dejó por escrito. Demarcándose así de episodios conservadores. Renunciando siempre a participar, incluso cuando lo hicieran sus colegas más políticamente afines.

El experimento americano, tal y como lo hemos conocido, lleno de fallas mas funcional por una buena parte de los últimos 244 años está a punto de fracasar. Y mucho de ello tiene que ver con la muerte y posible sustitución de RBG por un juez/a supremo/a que no entienda la necesidad de disentir y de avanzar agendas que por fuerza incluyan las urgencias de minorías y otros grupos desfavorecidos: la ciudadanía blanca norteamericana que vive por debajo de los niveles admitidos de pobreza sería uno.

Porque un país que genera riquezas a ratos inconmensurables; pero donde por un lado se invierten 721.5 billones anuales del tesoro nacional en abastecer y sostener las cinco ramas del Ejército y por el otro el Departamento de Educación solo recibe 64 billones, necesita disidentes en el Tribunal Supremo.

Si la administración actual consigue pasar una votación favorable en el Senado, los jueces quedarían en una representación imaginaria de 6 conservadores y 3 liberales. Válido sea aclarar que los jueces supremos están en libertad de votar más allá de su partido de filiación y que la rama judicial del gobierno tiene poderes que están completamente separados del poder ejecutivo que constituyen el Presidente, el Vicepresidente y su gabinete; así como de la rama legislativa (Congreso, Senado y Cámara de Representantes).

Sin embargo, un Senado de mayoría republicana con un sector radical conservador; un presidente que responde solo a los intereses de esos mismos conservadores y a fuerzas de facto que generan tanto capital que devienen en poder políticamente simbólico y un Tribunal Supremo desbalanceado es ya no el comienzo, sino la primera escena concluida de un filme distópico y nada hollywoodense que pasaría a pantalla como “El fin de las Instituciones o de cómo terminó el experimento americano”. Ojalá y así no sea.

Gracias Ruth, por la resistencia.

23 comentarios

Orland 21 septiembre 2020 - 7:41 AM

Eso de que el experimento americano, está a punto de fracasar, ya lo hemos escuchado muchas veces

Yuniesky 21 septiembre 2020 - 8:46 AM
Yuniesky 21 septiembre 2020 - 8:50 AM

Saludos Isaias, aqui comparto otro corto video: https://twitter.com/senatemajldr/status/1275826832408031233

Ted 21 septiembre 2020 - 8:51 AM

No puedo estar más de acuerdo contigo. Tenemos que seguir resistiendo y votar, votar y votar!

dario45666 21 septiembre 2020 - 9:16 AM

bueno,se le salio la «cubania» a la autora.Si no fuera asi,como razonar para concluir que la jueza Ginsbur,actuo de forma tal que ganaba las votaciones uno contra ocho ? Por que acreditarle esa victoria,que no merece ni necesita ??Si hay nueve jueces ,hacen falta cinco teoricamente para ganar,o no ?Los jueces de la Corte suprema,a pesar de sus inclinaciones politicas y sociales,tienen un papel que los trascienden y ese papel es el apego a la constitucion y la constitucion de los EEUU,que plasmo el pensar de los hombres mas progresistas de su epoca . En ese espiritu,la tendencia sera hacia adelante,aunque no sea de la forma que la autora o yo deseamos.Sin duda que la personalidad de la jueza es imponente,pero ese espiritu de innovacion ,de progreso,permanecera,junto a otras voces mas moderadas,como debe ser.La sociedad civil de este pais es lo suficientemente poderosa para generar iniciativas que lleguen a los centros de Poder.

Mabel Cuesta 21 septiembre 2020 - 10:42 AM

Dónde dice que ganaba votando 1 contra 8? dónde se sale la cubanía en un texto que analiza estrictamente la dinámica política americana? dice que avanzó agendas y consiguió ganarlas claro que 5/4 y a veces 7/2… es lo que da la separación de poderes… cuando ganó como demandante es porque también se votó así…

Isaías 21 septiembre 2020 - 9:49 AM

Por otro lado: «La cubano-estadounidense Bárbara Lagoa, hija de exiliados cubanos de Miami, suena en los medios estadounidenses como una de las posibles candidatas a reemplazar a la fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo de Estados Unidos.»

Alina Lopez 21 septiembre 2020 - 9:53 AM

Ojalá la muerte de RBG sea una nueva razón para potenciar el voto contra Trump del electorado norteamericano, gracias Mabel por tu análisis.

Jagger Zayas Querol 21 septiembre 2020 - 10:23 AM

La historia de esa jueza excepcional, casi desconocida al menos, por mi, hace que esa mujer merezca un monumento y un homenaje como pocas personas en los EEUU, merecerían tener.
Al menos por características de su personalidad, su intransigencia frente al criminal conservadurismo característico de los estadounidenses y mucho peor, de sus gobernantes oligarquicos ella deja una estela de justicia y una huella imborrable que tratarán de falsear o borrar en la conciencia nacional de ese pais.
También deja la esperanza, cual persona apegada a la ética, de que otros jueces traten de imitarla.
Sin embargo, tambien se podria pensar que su aparición y permanencia el tan alto organo judicial de ese pais, haya sido una mera casualidad que se les escapó a quienes dirigen y deciden los destinos de esa nación, tan manipulada y con luces politicas tan cortas.
También deja su impronta en aquellos que aspiran a la existencia del Estado de Derecho, la democracia y la libertad en su pueblo y país.

Ojalá sea recordada por el pueblo de ese país y de los demás pueblos del mundo.
Ojalá no se designe su sucesor antes de las elecciones del 3 de noviembre y aprueben al verdugo de la ejecutoria de ella!

Azul 21 septiembre 2020 - 10:29 AM

Este artículo demuestra una vez más , que a pesar del Presidente Trump,de los «ultraderecha»,y de todo lo que se quiera estar en contra, algo «allá» funciona,mucho mejor que aquí. Existe separación de poderes,existe pensamiento propio,y existe tanto libertad como respeto al pensamiento de los demás. Tantos años aquí criticando, evidencia del «catalejo al revés «,pero :

¿ Alguien se imagina aquí a un funcionario del Ministerio de justicia, dándole marcha’trá a las anormalidades ,como por ejemplo,eso de las cooperativas ? No, no tenemos suficiente imaginación pa’ eso. Ahhhhh,pero ellos sí pueden. Ta’ raro eso,el imperialismo norteamericano tiene independencia de poderes. Ná, ahí hay trampita. Llevo muchos años oyendo al noticiero de aquí decir lo contrario como pa’ creerle a esos mentirosos.

Jorge 21 septiembre 2020 - 11:39 AM

Creo que nunca antes, después de la Guerra Civil, Estados Unidos estuvo más cerca de una nueva guerra interna. Un escenario aterrador e impredecible.

Jorge r. 21 septiembre 2020 - 12:08 PM

No es desconocida, hace poco pasaron por tv cubana una peli sobre su vida, muy buena.

Junior Jr 21 septiembre 2020 - 12:53 PM

De la misma manera que la sennora llegó a la silla que ocupaba, llegará otra u otro, uno que será nominado por el presidente de turno, y que tendrá que ser aprobado por el senado.
La hipocrecia es que los mismos que hoy protestan por que el actual presidente vaya a nominar a alguien en un anno electoral, eran los que defendian que el anterior presidente lo hiciera estando en la misma posición. No lo hizo porque el senado voto en contra, pero ahora si les parece mal porque no les favorece.

Más triste es la situación en Cuba donde al parecer se está mas pendiente de la elección de una jueza que de la surrealista realidad en que se está viviendo.

Rafael Pérez 25 septiembre 2020 - 12:53 PM

Sí, nos pasamos la vida viendo la paja en el ojo ajeno. No vemos que hace más de 60 años los cubanos no tenemos derecho a elegir a quienes nos gobiernan y, por supuesto, tampoco a exigirles cuenta or su gestión aun cuando ésta nos perjudique. Creo en la libertad de expresión, consagrada en la constitución de este país donde ahora vivo, y por ello que quien quiera publique artículos como éste o que sostenga puntos de vista diferentes si así lo desea. Pero que se informe un poco más antes de exponer ciertas ideas. En Estados Unidos no todos los negros votan demócrata ni están de acuerdo con Black Lives Matter. Las minorías aquí, y la finada jueza es un ejemplo, si se esfuerzan pueden llegar hasta donde su capacidad y esfuerzo personales le permitan.Los problemas que aquejan a la sociedad americana son en buena medida resultado del paternalismo de las autoridades queno estimulan el esuerzo y el trabajo honrado y persistente sino que c ada vez más alientan en el individuo el victimismo y la dependencia., .

Ileana 21 septiembre 2020 - 1:40 PM

Si, creo que RBG marcó una época que va siendo historia en la política norteamericana en cuanto a derechos civiles del siglo XXI.

Manuel* 21 septiembre 2020 - 4:54 PM

Como me aburre todo lo relacionado con los Estados Unidos. Como si no hubiese nada más en este mundo.

En contra de la opinión general, no creo que la clave para resolver los problemas de Cuba pase por los Estados Unidos.

jovencuba 21 septiembre 2020 - 5:03 PM

Manuel le recordamos que debe expresarse con respeto sobre los autores y sus textos o nos veremos obligados a moderar sus comentarios. También aclaramos que LJC aborda no sólo problemas de Cuba sino también del resto del mundo, si algún contenido le aburre tiene el resto de la Internet para consultar. Tenga buen día.

Alina Lopez 21 septiembre 2020 - 8:34 PM

Manuel, ¿sabe usted cuantos cubanos y latinos que residen en EE.UU. se han beneficiado por las leyes que RBG ayudó a establecer? Yo también creo que los problemas internos de Cuba dependen de nosotros, aunque reconozco que el bloqueo afecta, pero no olvide que una buena parte de los cubanos viven en la vecina nación, y que ayudan muchoooo a sus familias que seguimos en la Isla, así que, hasta siendo pragmáticos, la muerte de una mujer progresista como esta, abierta a apoyar los derechos de los inmigrantes, también podría afectarnos si es nombrado un juez o jueza con otra postura. Amén de su historia de superación personal, que es inspiradora.

Manuel* 22 septiembre 2020 - 4:37 AM

Pero Alina, una cosa es sacar un artículo internacional sobre Estados Unidos, y otra es esta obsesión donde parece que Estados Unidos es el único país extranjero del mundo.

Si metes en Google «La Joven Cuba» «Estados Unidos» salen 53.600 resultados. Me parece demasiado.

Rafael Pérez 25 septiembre 2020 - 12:59 PM

Un pueblo no puede vivir eternamente de ayudas externas. tiene que labrarse su propio destino. Además, no todos reciben esas ayudas. Mejor sería que cada cubano, como ocurre aquí en Estados Unidos, se ganara el pan con su propio esfuerzo, no que tuviera que vivir esperando la caridad ajena.,

Alexei 22 septiembre 2020 - 11:11 AM

Bueno Manuel, seleccione tres de los principales periódicos cubanos y compruebe usted cuántas veces mencionan a los Estados Unidos, por semana. Luego haga un análisis de contenido para determinar los porcientos de textos negativos y positivos dedicados a ese país. Sobre si resolver los problemas de Cuba pasa por los Estados Unidos, lo siento Manuel, pero la historia demuestra la importancia de las buenas relaciones de vecindad entre ambos países.

dario45666 22 septiembre 2020 - 9:20 AM

creo que,en general,la vision acerca de los EEUU es muy prejuiciada en los cubanos….no en balde le meten en sus cerebros desde el crculo infantil,ideas para perturbarles el juicio !!!!El articulo en si,como muchos de los comentarios,destilan recelo acerca de un pais que sencillamente,siendo igual que los otros,ha logrado ser diferente.Los criterios en los EEUU son tan diversos como ciudadanos hay,lo mismo que en otro pais,hay racistas,liberales,nazis,amantes de la vuelta a Africa,amantes de los animales y torturadores de animales,santos y demonios.Pero,aqui,hay que respetar el pensamiento ajeno,y se puede luchar por los propios,todo dentro de la ley y acatar su imperio.Nadie por encima de la ley.Los jueces del tribunal supremo,deben trascender,de echo lo demuestran,los deseos personales y apegarse lo mas posible a la constitucion,espiritu y palabra e interpretar lo mas apropiadamente las formas de progresar sin romper el equilibrio.los cubanos,ante todo,debian ya saber lo danino de las «revoluciones» y los experiments de volver ricos a los pobres y pobres a los ricos,la represion xenofona y la represion homofobica. Nadie puede acusar a los EEUU de inmovilismo ni falta de accion positiva por partede sus ciudadanos ni de su sociedad civil y lo mas importante ,por parte de sus instituciones politicas.Los EEUU seguiran progresando ,sin extremos perniciosos,porque sus ciudadanos asi lo sienten:todos tenemos que tener un lugar y es este !! Como diria un exaltado «revolucionario» en los ciudadanos de los EEUU hay muchos Ginsburg !!!

Atanasio 22 septiembre 2020 - 5:48 PM

“Parecía que sus disidencias habían conectado realmente con mucha gente, especialmente con los milenials”, “Es esta incongruencia de una abuela judía de 85 años la que dice la verdad al poder”. Efectivamente, ella se enfrentó a casos tan complicados como las relaciones homosexuales, la inequidad de salario de las mujeres, el derecho al aborto, …Su existencia en la Corte Suprema de un país más bien conservador no demuestra ninguna crisis del sistema, como alguien dice por allá arriba, sino la fortaleza de tres poderes independientes que garantizan el funcionamiento de la democracia más vieja del mundo. Entre paréntesis: cuando tendremos una Ginsburg cubana?, cuando tendremos una Corte Suprema de Justicia que sea capaz de decirle al presidente lo que no puede hacer?, que defienda los derechos de la comunidad LGBT?, que ataque el feminicidio?, la discriminación por provincias de origen?, los abusos policiales?

Los comentarios están cerrados.