Una fiesta en la Florida muestra los límites de nuestra propaganda ideológica: burda, saturante, repetitiva, fraseológica y divorciada de una realidad que la supera

Anuncios