La comunión con los soviéticos fue tal, que hoy seguimos acunando como hijo propio al modelo burocrático de socialismo que colapsó allí

Anuncios