Ya los cubanos no son inmigrantes de élite

por Consejo Editorial
50 vistas

 emigrantes_cubanos_pasaporte

Por: Manuel E. Yepe

“El perfil del inmigrante cubano educado de los 60 y 70, que se exilió en EE.UU. por razones políticas, ha dejado paso en las últimas décadas al del extranjero empobrecido, con necesidades parecidas a las de inmigrantes de otros países, que quiere hacer dinero para ayudar a la familia que quedó en Cuba”.

El “descubrimiento” lo ha hecho la periodista Claudia Solís, de la agencia española EFE, citando al profesor de origen cubano Alejandro Portes, de la universidad estadounidense de Princeton, en artículo publicado el 26 de mayo en El Nuevo Herald, vocero de la extrema derecha de la inmigración cubana en la Florida.

Según el entrevistado, las primeras oleadas de cubanos que llegaron a Miami tras el triunfo de la revolución contra la dictadura de Fulgencio Batista crearon una comunidad exitosa, con gran poder económico y político, pero esa situación cambió en los posteriores éxodos que venían “con un nivel de educación más bajo y orientación política distinta, más alejada de la crítica al régimen y más preocupada por ayudar a su familia en Cuba».

Se trata, por supuesto, de un eufemismo que describe el éxodo de criminales, políticos corruptos enriquecidos durante la tiranía y acaudalados capitalistas afectados por las leyes revolucionarias de justicia social que sucesivamente llegaron en los años 1959 y 1960 a Estados Unidos, donde ya poseían cuentas bancarias cebadas por la corrupción o la explotación.

En su “huida” o su exilio voluntario contaron, respectivamente, con el activo sustento de las agencias de inteligencia y subversión estadounidenses- urgidas de personal nativo para sus planes contra Cuba- o con el bienestar que pudieran depararles sus fortunas habidas según las reglas explotadoras del capitalismo, o de espurio origen en cualquier ley.

Según el profesor entrevistado, “a partir de 1980, la creciente presencia en el sur de Florida de inmigrantes cubanos se ha visto acompañada de una caída de sus ingresos, para quedar al mismo nivel que el de los mexicanos y demás grupos de inmigrantes de la clase obrera”. Culpa de ello a “las clases medias y altas cubanas que llegaron antes del Mariel, que crearon grupos económicos de poder y cortaron los lazos con los inmigrantes que llegaron después (quienes) básicamente han tenido que defenderse obteniendo empleos en un mercado laboral relativamente pobre como es el de Miami».

“Lo que ha ocurrido es que la convivencia de estos dos grupos ha provocado un fenómeno de bifurcación… Por un lado está el viejo exilio y sus hijos, que han crecido y escalado posiciones de éxito, y por otro la inmigración nueva, con ingresos no diferentes de otros grupos de inmigrantes de clase trabajadora de toda Latinoamérica», dice la entrevistadora española.

Estos inmigrantes cubanos hacen lo que otros inmigrantes económicos: trabajar duro en un sistema que no permite el ahorro, para enviar remesas a su país lo que «unido a que los cubanos ya establecidos no les ayudan, ha dado lugar a una generación de cubanos empobrecidos», sostuvo Portes.

Quizás lo más hipócrita de la política hostil de Estados Unidos contra Cuba sea la promoción mediática de la idea de que la mayor parte de los inmigrantes cubanos están allí por motivos políticos.

Hace mucho que las ciencias sociales de Cuba y EE.UU., así como los científicos cubanos radicados el EE.UU., estudian las diferencias entre los emigrantes cubanos que salieron durante los sesenta y setenta, y los que han llegado recientemente.

La mayoría de los emigrantes jóvenes de Cuba llegados luego de 1990 a la Florida tienen comportamientos formados en la Cuba revolucionaria.

Durante su infancia, adolescencia y parte de su adultez, vivieron tiempos de cambios radicales que abrieron las vías para que se produjera en toda la población una movilidad social ascendente que se detuvo abruptamente en los años noventa por la crisis que provocó el derrumbe de la Unión Soviética.

Una de las razones que les motivaron a emigrar fue que percibieron que, debido a la crisis motivada por el bloqueo de Estados Unidos y la desaparición de aliados que ayudaran a limitar sus efectos genocidas, en Cuba se les detenían sus posibilidades de continuar con la movilidad social ascendente experimentada por sus progenitores en el transcurso de una generación y también por ellos hasta entonces.

Aprovechando las ventajas para la inmigración que EE.UU. proporciona a los cubanos (y a ninguna otra nacionalidad), decidieron emprender sus proyectos de vida fuera de Cuba para continuar escalando socialmente, equiparándose con emigrantes de los demás países del Tercer Mundo, sin que ello signifique que repudian el proyecto revolucionario que los formó.

Tomado de: http://percy-francisco.blogspot.com/2013/06/ya-los-cubanos-no-son-inmigrantes-de.html

25 comentarios

Luis 29 junio 2013 - 5:13 AM

«……movilidad social ascendente…..»
🙂
Cosas veredes, sancho.
saludos, Luis

DeLawton 29 junio 2013 - 6:56 AM

Te falta un poco de balance, vamos a ver, donde dice:

«Quizás lo más hipócrita de la política hostil de Estados Unidos contra Cuba sea la promoción mediática de la idea de que la mayor parte de los inmigrantes cubanos están allí por motivos políticos»

Podría continuar asi:
«… mientras que del otro lado, el Govierno de Cuba los catalogó también como tales, con las consecuencias que eso significaba, hasta que en los años 90 precisó de su dinero.»

Alina 29 junio 2013 - 9:30 AM

«trabajar duro en un sistema que no permite el ahorro» Te refieres al sistema cubano? Por favor hay que tener cara para decir esas cosas, los cubanos que salen de la isla lo hacen sólo por problemas económicos? Si claro, es que la economía en Cuba la manejan las matas de cocos, en eso el gobierno no interviene, por favor…………

Raul Sobrino (el Sofista) 29 junio 2013 - 10:04 AM

Con este articulo, que anteriormente habia salido en cubadebate, lo unico que consiguen es ofender mas a los cubanos por el cinismo que aqui reflejan. Una cosa es que la inmensa mayoria de los cubanos en el exterior quisieran que el regimen les diera una larga disculpa, y otra cosa es que no se hayan alegrado y celebrado los bombardeos aereos que acabaron con los regimenes enemigos de los EE.UU

Raul Sobrino (el Sofista) 29 junio 2013 - 9:53 AM

Si bien es cierto que si en Cuba no hubiera habido un cambio hacia un sistema totalitario, de todas maneras miles ó millones de cubanos hubieran querido emigrar hacia los EEUU, no se puede negar que entre los cubanos, las personas no-ideológicas ó muy poco ideológicas, las que no sienten tener ningún compromiso ni con el régimen ni con los que están en contra de el, estas son las menos, por cuanto la mayoría de los cubanos están muy radicalmente politizados, ya que así fueron formados. De manera que la gran mayoría de los que se van de Cuba son personas con un muy alto sentimiento de desafecto hacia la vida en la isla, así como hacia la política del gobierno. Por lo que ellas se consideran a sí mismas como inmigrantes políticos; no importa que no sean perseguidos «por que no estén con aquello», pues en Cuba el gobierno tiene un control absoluto de la situación, y por tanto, no es necesario perseguir a nadie, si nadie le puede representar una verdadera amenaza a la estabilidad y seguridad del sistema. O sea, que, por lo general, los perseguidos políticos aparecen en países donde hay una prensa crítica y de denuncia al gobierno, así como organizaciones y partidos políticos que se les enfrentan. Si nada de esto existe en Cuba, ¿como podría calificar alguien para que se le persiga políticamente, más allá de «por contrarrevolucionario» negarle ciertas posiciones de trabajo que se les dan a personas más confiables y agradecedoras al régimen? Los únicos perseguidos políticos que puedan haber en Cuba son aquellos que por no tener medios económicos ni materiales para intentar crear un movimiento de oposición al sistema (no están en un país capitalista donde se consigue de todo), se ven obligados a recurrir a los ofrecimientos que les hacen desde los EEUU para adquirir ciertos medios con los que podrían operar (maquinas de escribir, tinta, papeles, libros, computadoras), y de ahí que se les acose por recibir ayuda externa de un país enemigo. Por supuesto que si esa ayuda se las ofreciera China, Venezuela, Vietnam ó Corea del Norte, ellos preferirían las de estos países antes que la norteamericana, pero ese no es el caso; de todas manera si fuera México, Haití ó Brasil los que les ofrecieran apoyo a los que buscan un cambio político en Cuba, de seguro que fueran denunciados y romperían las relaciones diplomáticas y hasta comerciales con ellos, acusándolos además, de peones del imperialismo.

La inmensa mayoría de los cubanos que emigran no serán perseguidos políticos, pero si algo es innegable es el hecho de que es muy común notar que los únicos inmigrantes que traumáticamente siempre están hablando de política en los EEUU son los cubanos; desde los que están en las radios hasta los que hacen vida familiares; algo que hasta le molesta a inmigrantes de otros países como los provenientes de Nicaragua, por cuanto ellos no sienten hacer lo mismo a pesar de que muchos de ellos entraron a los EEUU como refugiados políticos, cuando en realidad estos nunca se sintieron incómodos con el régimen sandinista. Que los cubanos en el exterior se hayan cansado de esperar a que el régimen se «caiga» y de ahí que quieran visitar a Cuba al poco tiempo de haberse acogido a la ley de ajuste cubano, eso no quiere decir que empuñarían un arma para defender al régimen en caso de una crisis que terminara en una invasión. Por el contrario: celebrarían el comienzo de los bombardeos con mucha más euforia que como lo celebraron durante las dos guerras contra el régimen de Saddam en Irak así como la lanzada en contra de el Gadafi en Libia.
El que el régimen totalitario cubano quiera negar esto en sus intensos por congraciarse con los exiliados en una nueva de sus jugarretas después que concluyeron que les convencía más llamarlos de exiliados económicos para así quitarles el sello de “políticos” y ó de “contrarrevolucionarios” que siempre habían tenido, eso es una cosa, mas la realidad es que de todos los inmigrantes en los EE.UU solo los cubanos odian al régimen del cual salieron. Cierto puede ser que la inmensa mayoría de los cubanos jóvenes que nacieron en el totalitarismo no tienen ideas para hacer comparaciones entre uno y otro sistema, sabiendo solamente que no están contentos ó conformes con la vida en un país que se ha quedado en el pasado. Sí, puede ser que la mayoría de los que dejan a Cuba ahora no tengan un sentimiento tan radical y enfermizo de odio hacia el régimen totalitario como lo tenían los que sabían lo mucho que se mentía para convencerles de mil verdades y semiverdades y mentiras que se decían de lo que fue el pasado y de lo que era el presente. Pero aun así –y aunque sea duro admitirlo- la inmensa mayoría de los cubanos se alegrarían grandemente de que se formara una crisis que diera lugar a una guerra y al desembarco de los marines yanquis. Y artículos como este que solo hacen enojar a los que los leemos, son los que mantienen esa rabia hacia el régimen. Yo he conocido a muchos cubanos fracasados económicamente que aun cuando se regresarían a Cuba por no haber sabido competir en el monstruoso sistema capitalista, ello no quiere decir que el tener que regresar a sus amos sea por que los amen y reconozcan que tenían la razón; lo hacen por que no estaban preparados para competir en un mundo difícil, diseñado para los superhombres y las supermujeres. Hablemos con la verdad para evitar seguir exacerbando los odios acumulados.

Taoro 29 junio 2013 - 10:12 AM

Resulta decepcionante descubrir como aun existen personas que manipulan la realidad historica de nuestro pais y mienten descaradamente.
No conozco al autor, pero al ver quien lo publico, Percy Alvarado Godoy, no podria esperar otra cosa.
En primer lugar, referirse a la inmigracion de los años 1959 y 1960 como el «éxodo de criminales, políticos corruptos enriquecidos durante la tiranía y acaudalados capitalistas afectados por las leyes revolucionarias de justicia social que sucesivamente llegaron en los años 1959 y 1960 a Estados Unidos, donde ya poseían cuentas bancarias cebadas por la corrupción o la explotación».,,, es una gran FALACIA.
Es cierto que escaparon a EU unos cuantos ex batistianos, pero fue un porciento muy pequeño. Ese primer exodo estaba integrado en su mayoria por empresarios y profesionales trabajadores, decentes, nobles y emprendedoras que hicieron su capital con mucho sacrificio, sin robar a nadie. A esas personas el gobierno revolucionario los despojo sus propiedades y sustento familiar sin indennizarlos economicamente.
En segundo lugar, decir que » trabajar duro en un sistema que no permite el ahorro, para enviar remesas a su país lo que “unido a que los cubanos ya establecidos no les ayudan, ha dado lugar a una generación de cubanos empobrecidos»…es una gran mentira e hipocresia.
La emigracion cubana en Miami es la unica de las variadas emigraciones de esa ciudad que ayuda a quienes recien llegan de Cuba, se movilliza para recoger muebles, autos, ropa y electrodomesticos para hacer mas facil el comienzo en ese pais.
Ademas, le recuerdo al Sr. Yepe, que esos empobrecidos cubanos de Miami son los que mantienen a un enorme por ciento del pueblo cubano con sus remesas y envios.
Por ultimo, es muy triste para mi como cubano ser testigo de como «esos emigrantes jóvenes de Cuba llegados luego de 1990 a la
Florida tienen comportamientos formados en la Cuba revolucionaria»….nada mas al llegar a EU comienzan a hacer gala de esa ‘movilidad social ascendente» que aprendieron con la revolucion y comienzan a robar en tiendas, a sembrar hidroponicos de Marihuana, robar al Medicaid, ninguno quiere trabajar y poseen los modales mas despreciables que se puedan observar en un joven.
Muchachos de LJC, este articulo que han reproducido en su blog esta plagado de mentiras y manipulaciones historicas. Este tipo de articulo no ayuda a acercarnos y estrechar nuestros brazos como cubanos y hermanos para construir esa gran nacion a la que aspiramos, los adentro y los de afuera.

Raul Sobrino (el Sofista) 29 junio 2013 - 10:33 AM

totalmente de acuerdo con Taoro

amel24253 1 julio 2013 - 10:15 AM

El que escribió el artículo es de al misma ralea de los que antes decían que a los cubanos en USA les tiraban los perros, un propagandista frustrado y lleno de hiel, aunque si hay cosas que dice que tiene visos e realidad. La emigración cubana mas reciente, nacida y «educada» por el gobierno totalitario, llega al extranjero pensando que no tiene que trabajar para vivir y, que si se digna a hacerlo, tiene que ser en una oficina con aire acondicionado y con chofer. Una buen parte de ellos viene lastrada con la doble moral al uso en Cuba y con el concepto de que el secreto del éxito es «resolver». Claro que no son bien percibidos por el resto de la comunidad. Por otra parte, la gente que se fue en su mayoria antes de 1980 , aun cuando había bastantes que habían sido gente acomodada en Cuba, se metieron a trabajar donde fuera y se levantaron con trabajo, sólo una pequeña minoría tenía dinero en bancos extranjeros, la mayoría empezó de cero y sudó lo que tienen ahora.

Raul Sobrino (el Sofista) 29 junio 2013 - 10:23 AM

Hice un largo comentario relacionado con el tema, pero no entró. En el hablaba de lo mucho que ofende a los exiliados cubanos articulos como este, en los que se niegan nuestro odio crónico hacia los regimenes totalitarios, aun hasta cuando nos arrepintieramos de haber dejado a Cuba a los pocos dias de haber pisado tierra en los dominios del capitalismo salvaje y brutal.

Luis 29 junio 2013 - 10:46 AM

uno de los peores bodrios q jamas hayan puesto aqui, me imagino q la decision de ponerlo haya sido de los tres y q aprueben el mismo y piensen de la misma manera….la barriga del maja’
Saludos, Luis

Raul Sobrino (el Sofista) 29 junio 2013 - 11:30 AM

Si bien es cierto que si en Cuba no hubiera habido un cambio hacia un sistema totalitario, de todas maneras miles ó millones de cubanos hubieran querido emigrar hacia los EEUU, no se puede negar que la gran mayoría de los que se van de Cuba son personas con un muy alto sentimiento de odio hacia el régimen que dejaron atrás… hasta cuando muchos lleguen a rendírseles a las migajas y piltrafas que recibían de el, regresando por ellas. Que los cubanos en el exterior se hayan cansado de esperar a que el régimen se «caiga» y de ahí que quieran visitar a Cuba al poco tiempo de haberse acogido a la ley de ajuste cubano, eso no quiere decir que empuñarían un arma para defender al régimen en caso de una crisis que terminara en una invasión. Por el contrario: celebrarían el comienzo de los bombardeos con mucha más euforia que como lo celebraron durante las dos guerras contra el régimen de Saddam en Irak así como la lanzada en contra de el Gadafi en Libia.
El que el régimen totalitario cubano quiera negar esto en sus intensos por congraciarse con los exiliados en una nueva de sus jugarretas después que concluyeron que les convencía más llamarlos de exiliados económicos para así quitarles el sello de “políticos” y ó de “contrarrevolucionarios” que siempre habían tenido, eso es una cosa, mas la realidad es que de todos los inmigrantes en los EE.UU solo los cubanos odian al régimen del cual salieron. Cierto puede ser que la inmensa mayoría de los cubanos jóvenes que nacieron en el totalitarismo no tienen ideas para hacer comparaciones entre uno y otro sistema, sabiendo solamente que no están contentos ó conformes con la vida en un país que se ha quedado en el pasado. Sí, puede ser que la mayoría de los que dejan a Cuba ahora no tengan un sentimiento tan radical y enfermizo de odio hacia el régimen totalitario como lo tenían los que sabían lo mucho que se mentía para convencerles de mil verdades y semiverdades y mentiras que se decían de lo que fue el pasado y de lo que era el presente. Pero aun así –y aunque sea duro admitirlo- la inmensa mayoría de los cubanos se alegrarían grandemente de que se formara una crisis que diera lugar a una guerra y al desembarco de los marines yanquis. Y artículos como este que solo hacen enojar a los que los leemos, son los que mantienen esa rabia hacia el régimen. Yo he conocido a muchos cubanos fracasados económicamente que aun cuando se regresarían a Cuba por no haber sabido competir en el monstruoso sistema capitalista, ello no quiere decir que el tener que regresar a sus amos sea por que los amen y reconozcan que tenían la razón; lo hacen por que no estaban preparados para competir en un mundo difícil, diseñado para los superhombres y las supermujeres. Hablemos con la verdad para evitar seguir exacerbando los odios acumulados.

CienfuegueroLibre 29 junio 2013 - 11:37 AM

Lo peor de todo esto es haber perdido par de minutos de mi vida leyendo un artículo que a parte de ofensivo esta bien lejos de la realidad salvo en un 2 o 3 puntos, bunch of crap es lo que habla este personaje.

CienfuegueroLibre 29 junio 2013 - 11:40 AM

“con un nivel de educación más bajo y orientación política distinta….»
Uno de los logros del socialismo Made in FC

ALEX 29 junio 2013 - 1:00 PM

Muy bueno el articulo, como les duele la verdad a los asquerosos anticubanos de Miami.

mirta concepcion 29 junio 2013 - 1:13 PM

Este post me recuerda a Olga Guillot cantando:»Voy viviendo ya de tus mentiras…..Y que mas da,mienteme mas,que me hace tu maldad feliz»

Taoro 29 junio 2013 - 1:39 PM

Creo que se impone preguntar a los administradores de este blog, quienes reprodujeron este articulo en su blog, si estan de acuerdo con todo lo expresado en el.
Estan de acuerdo los administradores de LJC con este articulo?.

Luis 1 julio 2013 - 1:34 PM

Rethorical question.
saludos, Luis

josepcalvet 29 junio 2013 - 1:51 PM

Y cuando las personas que han tenido que emigrar, por distintas razones no logran consolidar una situación personal favorable, económica en primer lugar, social ,etc, en el país de acogida, ¿qué hacen?. Pues muchas de ellas se vuelven. El lunes voy a conocer a M., ocho años en España, dos hijos, se vuelve en un mes a La Habana,

Liborio 29 junio 2013 - 6:55 PM

Yepe dijo «…Quizás lo más hipócrita de la política hostil de Estados Unidos contra Cuba sea la promoción mediática de la idea de que la mayor parte de los inmigrantes cubanos están allí por motivos políticos…»

Segun dice Yepe que nuestros padres le hicieran actos de repudio a los «gusanos» y «escoria» en la masiva emigracion de los años 1980, lanzandoles huevos, piedras a sus casas y golpeandolos cobardemente, se debio a que fueron influidos hipocritamente por la politica hostil de EE.UU a Cuba. Aqui la propaganda de Granma y las brigadas organizadas por el PCC-Gobierno nada tuvo que ver. Los convertimos en traidores a la Patria. Les confiscamos sus propiedades. Los desterramos hasta nuevo aviso debido a que leimos mucho El Nuevo Herald.

Hoy los «gusanos escorias» se convirtieron en mariposas y hoy son los que mantienen a flote la economia cubana con sus casi 3000 millones anuales de remesas. Yepe no son los batistianos los que remesan a Cuba. Son los que les gritamos «que se vaya la escoria gusana». «Cuba para los revolucionarios»

Vamos Yepe dese un baño de verdad antes de escribir superficialidades. La emigracion cubana a EE.UU a sido utilizada como rehen politico por ambos gobiernos en su viejo enfrentamiento. Las victimas de este manipuleo politico han sido las familias cubanas que han quedado divididas y destruidas por el capricho de los politicos de ambas orillas.

Rey 29 junio 2013 - 11:38 PM

Este supuesto articulo publicado en EFE o cubadebate no puede ser mas superficial y mentiroso. Deberían cuidar un poco mas el blog y a sus lectores, para leer chorradas tenemos al granma.

Armienne la Puta 30 junio 2013 - 1:04 AM

Este texto, como siempre sucede, está plagado de mentiras y no creo que una periodista española sea la mejor para hablar de la realidad cubana.
Es un insulto a la inteligencia afirmar que el proyecto de la isla es «ascendente» cuando la realidad es que no se puede hundir más y hoy el gobierno manteine el socialismo para el pueblo mientras los escogidos viven en la opulencia.
Nadie cree que los emigrados cubanos viven en la extrema pobreza cuando 400,000 mil cubanos viajaron a Cuba pagando tarifas exorbitantes por pasajes, pasaporte y visa. Unase a ésto los 3,000 millones de dólares enviados a Cuba en dinero (la cifra puede duplicarse si se tiene en cuanta el dinero llevado por los que viajan y el que llega a Cuba por vías alternas.

Alina 30 junio 2013 - 8:47 AM

Y que me dicen los chicos de LJC de la manifestación que hubo ayer en Caracas de los estudiantes venezolanos? Su slogan «Una educación igualita a la cubana y no, y no, y no me da la gana» esas noticias no la ponen alli en la tele?

Bennie J. Fox 30 junio 2013 - 5:14 PM

“Lo que ha ocurrido es que la convivencia de estos dos grupos ha provocado un fenómeno de bifurcación…Por un lado está el viejo exilio y sus hijos, que han crecido y escalado posiciones de éxito, y por otro la inmigración nueva, con ingresos no diferentes de otros grupos de inmigrantes de clase trabajadora de toda Latinoamérica”, dice la entrevistadora española. Estos inmigrantes cubanos hacen lo que otros inmigrantes económicos: trabajar duro en un sistema que no permite el ahorro, para enviar remesas a su país lo que “unido a que los cubanos ya establecidos no les ayudan, ha dado lugar a una generación de cubanos empobrecidos”, sostuvo Portes.

Raul Sobrino (el Sofista) 1 julio 2013 - 8:42 AM

Ojalá y los que están monitoreando todo lo que se dice aquí les informen a los “duros” del gobierno cubano que la convicción de la inmensa mayoría de los exilados cubanos es que aun cuando nuestra condición humana habría sido vilipendiada y humillada a los niveles del preso que prefiere seguir en la cárcel por desconocer otra forma en la que pueda sobrevivir en libertad… que así como muchos esclavos regresaban a sus amos para rogarles que los dejaran seguir siendo sus esclavos después de haberlos liberados en un mundo cruel e indolente, teniendo que rendírseles al potaje de frijoles con que eran alimentados… que así como las zorras regresaban al amo que odiaban y quien las recibía a latigazos mientras les tiraba algunas piltrafas… así también muchos cubanos hemos querido regresar a nuestro proxeneta después de descubrir -como el pollo al que le arrancan todas las plumas y que tiene que ir a abrigarse del frio al calor del mismo que se las arrancó- que se nos hizo seres ineptos que no sabrían vivir de otra manera que no fuera siendo dirigidos por un amo. Sí; muchos de nosotros los exiliados somos una mierda bien grande; muchos de nosotros estamos llenos de rabia y de odio al tenernos que humillar y rebajar a los niveles más desmoralizantes para pedirle a nuestro verdugo que nos deje regresar, como decenas de miles de ancianos cubanos intentaron infructuosamente durante los años 70-90 conseguir un perdón para que los dejaran regresar a Cuba a vivir sus últimos años, muriendo todos ellos en el dolor y la angustia sin que lograran la piedad por la que tanto rogaron.
Es por todo esto que cuando se nos llama de inmigrantes económicos se nos ofende mil veces más que lo que el ex presidente mexicano Vicente Fox ofendió a los afronorteamericanos cuando dijo que “ni los negros norteamericanos –o sea, ni la mierda- hacían en los EE.UU el trabajo que allá hacían los emigrantes mexicanos”. Lo que se nos está diciendo es que nosotros nunca hemos tenido razones políticas ni de odio hacia el régimen para abandonar a Cuba, con lo que se nos han negado nuestras rabias y nuestras maldiciones, con las que les hemos deseado lo peor a los que nos vilipendiaron a los niveles más humillantes. De ahí… de nuestros odios, es que fueron condenados los “Cinco”, alegrándonos la inmensa mayoría de sus largas condenas, aun cuando todo fuera el resultado de una gran manipulación; de ahí es que nos alegráramos de los bombardeos aéreos; de ahí que tengamos representantes de línea dura; de ahí es que todo les haya salido mal donde siempre ha habido tanto oidio.

william portal 2 julio 2013 - 1:09 PM

En la Emigración cubana hay de todo como en las peliculas.
Hay quien se fué como exiliado político porque perteneció al regimen de Batista.
Después se fué la clase media.
Otros que la política interna y algunas personas extrmistas los echaron del país
Otros que poe la situación interna y económica de Cuba tuvieron necesidad de emigrar para ayudar a sus familias.
Otros que se desencantaron de lo que estaban construyendo.
La realidad es que hay cerca de 3 millones de cubanos fuera como nunca en la historia de Cuba.
Se han marchado médicos, ingenieros, abogados, deportistas, escritores, artistas, exmilitantes del PCC, exmilitantes de la UJC, combatientes de girón, miembros del MININT, enfermeras, maestros, combatientes internacionalistas, Federadas, miembros de los CDR,, obreros, campesinos, etc, etc etc,
Hay mucha tela por donde cortar y la lista se haría interminable.
Sobre todo esto hay que meditar mucho y lograr que las familias se puedan unir y disfrutar de un país que es de todos.

Los comentarios están cerrados.